Puertas de Fuego, Steven Pressfield

“Ve a decirles a los espartanos, extranjero que pasas por aquí, que, obedientes a sus leyes, aquí yacemos.” (Simónides)

Siglo V a.C. en el estrecho paso de las Termópilas 300 hoplitas espartanos  (junto a unos 700 tespios y 1000 griegos) se enfrentan al descomunal ejército persa formado por 400.000 hombres, y comandados por Jerjes I, Emperador de Persia. Durante cinco días tuvo lugar la batalla más heroica de todos los tiempos.

La verdad es que esta reseña me produce muchísimo respeto, ya que se trata de uno de los mejores libros que he leído nunca.Estoy seguro que muchos ya lo habéis leído, y sabéis de la calidad del libro.Para los que no, os aseguro que van a ser los 10 euros mejor invertidos en un libro. El autor Steven Pressfield, en esta para mi su mejor obra, utiliza como narrador a Xeones, escudero de Dienekes, para narrar la vida, batallas, y sentimientos de un pueblo único: Esparta. No hay que impacientarse con la lectura de la novela ya que buena parte de ella se centra en la preparación de los hoplitas espartanos y las diferentes batallas para sofocar diversas revueltas internas. La gran batalla de las Termópilas no llega hasta bien entrada la novela (sobre la página 250 de las 463 que tiene el libro), pero antes Pressfield nos hará vibrar con la fuerza descomunal de la falange espartana preparándonos para un torrente de emociones que desembocará en una batalla épica de auténticos héroes de los que destacan por encima del resto: Leónidas, Dienekes y Polínices. Quiero dejaros un par de fragmentos que me pusieron los pelos de punta y que creo que disfrutaréis recordándolos los que habéis leído la novela y os impresionará a los que no lo hayas hecho todavía.

De Leónidas a sus espartanos antes de entrar en batalla:

“Vendrán quizá estudiosos, o viajeros de allende del mar, impulsados por la curiosidad hacia el pasado y el deseo de conocer a los antiguos. Contemplarán nuestras llanura y revolverán las piedras y escombros de nuestra nación. ¿Qué sabrán de nosotros? Sus palas no desenterrarán lujosos palacios o templos, sus picos no pondrán al descubierto arquitectura a arte eternos. ¿Qué quedará de los espartanos? No monumentos de piedra o mármol, sino esto: lo que hoy hagamos aquí.”

La explicación al rey persa Jerjes, de la naturaleza de un verdadero rey (como Leónidas):

“ Contaré a Su Majestad qué es un rey. Un rey no permanece dentro de su tienda mientras sus hombres se desangran y mueren en el campo de batalla. Un rey no cena mientras sus hombres pasan hambre, ni duermen cuando ellos están en vela en la muralla. Un rey no ordena a sus hombres lealtad por miedo a no comprarla con oro; se gana el amor con el sudor de su frente y los dolores los soporta por ellos. Lo que resulta la carga más pesada, un rey la coge primero y la deja último. Un rey no exige el servicio de aquellos a los que dirige sino que se los proporciona a ellos. Les sirve a ellos, no ellos a él.”

Quizás al futuro lector de Puertas de Fuego no le gusta que le haya destripado momentos cumbres de la novela, pero creo que en Novilis poca gente no habrá leído ya esta novela. Además todo lo que os pueda decir nunca llegará a la intensidad y fuerza que supone cualquier pasaje de esta grandiosa novela.

Si amáis la Grecia Clásica, si os gusta la novela, si disfrutáis con la épica, si os apasiona la primera potencia militar de la antiguedad (Esparta), y sobretodo si quéreis que os recuerden porque gracias a Leónidas (y posteriormente Temístocles) somos actualmente occidentales, Puertas de Fuego os esta esperando.

Os animo a todos que dejéis vuestra experiencia con la novela en forma de comentario. Me gustaría mucho saber lo que sentísteis al leerla.

Lengua: CASTELLANO
Encuadernación: Tapa blanda bolsillo
ISBN: 9788497938327
Colección: BEST SELLER
Nº Edición:1ª , Debolsillo
Año de edición:2005
Plaza edición: BARCELONA

13 pensamientos en “Puertas de Fuego, Steven Pressfield

  1. Qué libro. Que libro. Que libro.

    Otras generaciones tienen sus clásicos. Nosotros tenemos los nuestros.

    Y este es uno.

    Que libro tan grande. Ese libro que solo deseas no haber leído para poder leerlo otra vez con ojos nuevos.

  2. Bueno, Xavi, reseña muy ilustrativa, gracias. He de decirte que no he leído la novela (no soy muy dado a novelas como ya debes saber), tendré que leerla… sin embargo la historia pura y dura si que la sigo. Indicas que “Esparta fue la primera potencia militar de la antigüedad”,no lo pongo enduda, pero si que me gustaria matizar un poquito si me lo permites. Es evidente que Esparta era muy militarizada, fíjate si era que a los niños los separaban a los siete años de sus familias y los adiestraban en el arte de la guerra (los militarizaban) hasta que cumplieran los los treinta años. Creo que sí, sería una de las primeras potencia o por lo menos ciudad-estado militarizadas de la antigüedad, pero del mundo de Occidente (después vendría otras como Roma), digo Occidente, pues la potencia militar Asiría en Oriente Medio, era una de las más militarizadas y depravadas que se tenga conocimiento de la historia antigua en Oriente, sí, véase un poquito de su historia para saber que ello era así.

    Un saludo.

  3. Los Asirios fueron más “brutos” que los espartanos. No solo era un pueblo hecho por y para la guerra, sino que además practicaban la política total de tierra calcinada y no tenían ningún tipo de piedad con sus enemigos, daba igual que se rindieran. Los Asirios también separaban a los hijos de las madres sobre los 7 años y nunca más volvían a su regazo. Yo creo que Esparta no puede considerarse la primera potencia militar de la antiguedad, supongo que como todo habrá que matizar pero antes está el imperio Asirio, siglo VIII a.C sino me equivoco. Pero mucho antes, el primer imperio de la historia, reconocido como tal, es Sumer. Los sumerios consiguieron unificar todo el creciente fértil, todas las ciudades estado bajo un único rey, Sargón I de Akad y lógicamente no fue una unión pacífica, sino hecha a sangre y espada.
    La Historia Antigua, que tiempo tan lleno de luces y sombras, es muy difícill establecer un criterio claro sobre todos estos asuntos.

  4. En sus Escritos sobre la Historia, Arnold Toynbee indica que en el Mediterráneo es donde se produce una primera manifestación de la guerra a ultranza, despiadada y de conquista imperial. Esta guerra, que afecta a toda la oikumene mediterránea, comienza con la conquista asiria del Creciente Fértil y continúa luego con sus “herederos”, los persas. Luego se expande en el Mediterráneo oriental con las guerras Médicas, la serie de guerras llamadas del Peloponeso, Alejandro el Grande, el enfrentamiento entre etruscos, cartagineses, latinos y romanos, la caída de Cartago, la conquista del Mediterráneo occidental por Roma, la caída de Macedonia y luego de los Sucesores frente a Roma, la guerra de las Galias, las guerras civiles romanas y, finalmente, la derrota de Antonio y Cleopatra frente a Octavio, que instaura la llamada Pax Romana, que es un concepto ideológico más que real, pues siguió habiendo guerras y expediciones. Pero los romanos siempre consideraron a Octavio el salvador de la patria, etcétera. Estoy leyendo estos días un libro de Leopold von Ranke, La monarquía otomana y la española en los siglos XVI y XVII y el historiador alemán plantea una situación parecida en el Mediterráneo durante esta época, una situación de guerra mundial entre los dos imperios, que se desarrolla en el Mar Interior. Tanto en el caso de Toynbee como en el de Ranke, lo que intentan explicar es que los poderes estatales son lógicamente militaristas, expansionistas, y la alianza entre la aventura militar y el capital es inseparable. En ese sentido, quizás Troya sería una sociedad militar, una sociedad de hoplitas escogidos, con sus rasgos característicos, que dicho sea de paso, cautivaron especialmente a los románticos y a los nazis, por su culto a la juventud (practicado de todas formas en toda Grecia, pero reinterpretado durante el siglo XIX); pero no fue una sociedad agresiva, conquistadora, como la de los asirios. Y aún en estos, habría muchos matices, ya que, como los turcos, son demasiadas veces valorados y conocidos a través de las fuentes babilónicas, egipcias, persas o veterotestamentarias, con lo cual no quedan precisamente como gentlemans, sino como salvajes. Pero la guerra en esa época no era precisamente un prodigio de corrección política. Bueno, corto el rollo.

  5. Me encanta, cada dia aprendo algo con vosotros. el tal Sargón ese me suena de algo, eh Javi. Tenéis razón chicos, Esparta no fue la primera potencia militar, pero no me negaréis que es de las más reconocidas por la forma tan bestia que tenia de formar a sus hoplitas.

    Como dejo escrito Heródoto:

    “LOS ESPARTANOS NO PREGUNTAN CUANTOS SON LOS ENEMIGOS, SINO DÓNDE ESTÁN”

  6. Ah por cierto, que JF no haya leído la novela no se lo tengo en cuenta y más con el notición que me dio de la reedición de V de Vendetta (por cierto JF ya son 3 veces la que he ido a comprarla y no me saben decir el dia que sale), pero tú leiva, vamos dime que te parece la novela, creo que igual no te acabo de gustar, ¿o no?

  7. Lo siento, pero no la he leído. No leo demasiada novela histórica, no soy aficionado al género; me quedé con las cosas clásicas, tipo Marguerite Yourcenar o Gore Vidal. Y además, las novelas de la Antigúedad no suelen interesarme, pero son manías mías, eso por supuesto. Si puedes encontrar Creación, de Gore Vidal (como cualquier otra cosa de este señor) píllalo, porque seguro que te va a gustar.

  8. Gracias leiva, de Gore Vidal tengo por ahi alguna biografia de Abraham Lincoln. La de Creación ya eres el segundo o tercero que me la recomienda, tendré que empezar a buscarla.

  9. Gracias Xavi por no tenérmelo en cuenta jejeje; pero es que lo mío son los cómics o en todo caso novelas gráficas. En Historia me gusta las publicaciones puras y duras -las novelas bien poco-. Sabes lo que pasa, que con reseñas de novelas como las tuyas me estoy aficionando aunque sea un poquito… pero según el tema y sólo un poco, jejeje.
    Con respecto a V de Vendetta, me alegra mucho el que te gustara cuando te di la notica. El cómic debe de salir ya (julio es su mes), lo que pasa que Planeta DeAgostini se está haciendo de rogar para crear mas expectativa y que los aficionados suframos un poco más… habrá que esperar que remedio.

    Un saludo.

  10. Pues si yo he conseguido que te aficiones a las novelas un poquito, tú has conseguido que me aficione a los cómics muncho (como diría mi hija). El de V ya les vale hacernos sufrir asi. Tengo pendiente el de From Hell, por cierto JF que me dices de un Superman de Alan Moore,lo he visto hoy por 15eurillos en tapa dura.Creo que viniendo de este tio tiene que ser bueno casi por obligación.

  11. Alan Moore es un gran autor (guionista), el truco está en como escribe sus guiones, sus historias, creo que hace los personajes un poco suyos y eso le da un plus. Moore tiene sus admiradores y detractores (no digo nada nuevo), y esta obra también. Personalmente te lo aconsejo sin más: un gran guión sobre un gran personaje (aunque no es mi favorito de los superhéroes -mi preferido es Batman-: un personaje sin superpoderes, sino como todos nosotros de carne y hueso, pero eso si, eficaz y contundente contra el crimen y la maldad: será los millones que tiene, lo preparado físicamente que está y su cruzada contra el crimen arrastrada desde la niñez), es el superhéroe por excelencia, poderoso, noble, etc., que ama la Tierra y al ser humano, casi un salvador de la humanidad. El precio es el suyo, vale casi 16 €, pero es una Edición Absolute de 128 páginas y a color.
    Cómpralo no te arrepentiras.

    Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *