Moscú 1941, David Stahel

En las amplias llanuras de Rusia la Wehrmacht se enfrentó al Ejército soviético en una lucha a escala titánica como el mundo no había visto. La cantidad de soldados, vehículos y materiales involucrados convierten el Frente del Este en un escenario casi inabarcable y del que, hasta hace pocas décadas, se tenían algunas ideas equivocadas en la historiografía militar.

David Stahel contribuye a derribar mitos sobre el avance de la Wehrmacht hacia el corazón de Rusia en Moscú 1941. La batalla por la capital soviética, traducido al español por Ediciones Salamina, un estudio que analiza la experiencia alemana en la Operación Tifón durante noviembre y diciembre de 1941.

Moscú 1941 forma parte de un conjunto de libros escritos por Stahel, publicados por Salamina bajo los títulos de Kiev 1941 y Operación Tifón (y un primero sin traducir Operation Barbarossa and Germany’s Defeat in the East), en los que el historiador neozelandés estudia el comienzo de la invasión alemana de la Unión Soviética. No obstante, el propio autor comenta que no es necesario seguir el orden de publicación, son libros que se leen sin problemas por separado.

De hecho, el trabajo que hace Stahel para introducir Moscú 1941 deja claro que no se trata de un libro que, sencillamente, siga donde terminó Operación Tifón. El autor no sólo hace un repaso por la situación del frente en noviembre de 1941, sino que dedica casi las 100 primeras páginas a explicar cuestiones como la fabricación de la idea del barbarismo eslavo, la superioridad moral alemana a través del mito de Tannenberg o cómo la guerra de aniquilación de Hitler fue ejecutada por la Wehrmacht en 1941.

Había una distorsión del enemigo soviético incluso mayor basada en las ideas raciales nazis, que aprovecharon la breve ocupación rusa de Prusia oriental en 1914 para dar pábulo a las más virulentas descripciones de los salvajes orientales.

Pasadas esas cerca de 100 páginas Moscú 1941 comienza a adentrarse en la Operación Tifón y su reanudación en noviembre. Stahel hace gala de gran habilidad para entrelazar el día a día del frente con el análisis de otros temas de fondo. En los diez capítulos del libro, el autor consigue narrar el lento y costoso avance alemán mientras que, poco a poco, explica de manera exhaustiva por qué era tan lento y costoso.

Moscú 1941 es un perfecto ejemplo de que los Estudios de la Guerra son el futuro para una mejor comprensión de los conflictos armados. Es un libro que narra los acontecimientos, describe el terreno y las condiciones climáticas, expone los números de ambos ejércitos, explica la gran estrategia de los altos mandos y que al mismo tiempo no se olvida del componente ideológico, de la vida diaria del soldado en el frente y de cómo afectaban ciertos factores psicológicamente a la tropa y, por tanto, al desarrollo del conflicto.

Cruzar las extensiones de barro… era una experiencia diabólica; cada metro de lodo era un obstáculo que provocaba esfuerzo y sufrimiento… Caíamos en hoyos de barro, soltando nuestras armas, buscándolas a continuación a tientas. El agua se elevaba por encima del medio muslo. Los agujeros eran tan peligrosos que nos teníamos que amarrar en grupos de tres de modo que pudiésemos tirar rápidamente de alguien si caía en uno de ellos… Durante esta fase del combate, uno de nuestros hombres se desplomó en la ciénaga después de haberse volado la cabeza.

Leon Degrelle, voluntario belga de las Waffen SS

Aunque David Stahel hace un estudio del Grupo de Ejércitos Centro de la Wehrmacht en la fase final de Tifón, no deja de lado al bando soviético. Desde el Programa de Préstamos y Arriendo hasta el gran desfile en Moscú que ordenó Stalin para levantar la moral con los alemanes a menos de 100 km de la capital de la URSS. El autor mira de forma sucinta pero certera al Ejército soviético cuando la situación lo requiere, lo que ayuda a comprender el conjunto de las operaciones bélicas entre noviembre y diciembre de 1941.

La Wehrmacht de Operación Tifón fue un ejército que, aún estando a corta distancia de Moscú, realmente nunca tuvo opciones de capturar la capital soviética. Ya desde la fecha en la que se relanzó la operación Stahel deja claro que las tropas alemanas estaban en una situación lamentable y que, a pesar de todo, continuó avanzando a un altísimo coste. Partiendo de esta situación, el autor responde a las preguntas que surgen: ¿Por qué estaba así la Wehrmacht? ¿Por qué continuó avanzando a pesar de estar tan mal? ¿Qué ocurría en el alto mando alemán? ¿Qué planeaba la URSS?

Muchas de estas respuestas son impactantes y derriban varios mitos, como que la Wehrmacht estuvo muy cerca de tomar Moscú, o que la responsabilidad de continuar con el ataque correspondía a unos pocos chivos expiatorios. La realidad es que existía una ceguera bien extendida por diferentes niveles del Ejército alemán en 1941, basada en la creencia de que la URSS estaba al borde del colapso, por lo que había que continuar por alto que fuera el precio a pagar.

Nuestro alto mando continúa cursando órdenes poco realistas e impracticables, y todavía no hemos sido reaprovisionados apropiadamente de munición y combustible… Para nosotros, su actitud es totalmente incomprensible.

Hellmuth Stieff, oficial de estado mayor del Cuarto Ejército.

Moscú 1941 llega a principios de diciembre con la URSS a punto de lanzar una contraofensiva masiva que iba a mostrar a los alemanes lo lejos que estaba del colapso. Es la fase de las operaciones que Stahel aborda en su nuevo libro Retreat from Moscow, de próxima aparición en Ediciones Salamina. Para el historiador australiano, como ya han señalado otros, el plan alemán para conquistar la URSS tenía graves fallos a nivel conceptual y la Wehrmacht no estaba preparada para el tipo de guerra que planteaba el Este. En esta situación límite, la multiplicación de frentes y sumar EE.UU. a su lista de enemigos, más que confirmar, aceleró la derrota.

David Stahel ha escrito un libro coherente y honesto con un fabuloso trabajo de investigación y documentación. Ha sido capaz de narrar y analizar de manera sucinta y minuciosa en un espacio que no llega a las 400 páginas y, además, es sencillo de leer gracias, en buena medida, a la gran labor de traducción de Hugo A. Cañete.

Moscú 1941 es la confirmación de Stahel como uno de los investigadores de la Segunda Guerra Mundial más interesantes de la actualidad. En la línea de maestros y colegas como Dennis E. Showalter, Robert M. Citino, David M. Glantz o Jeff Rutherford y con el dinamismo de los Estudios de la Guerra, David Stahel está conformando una serie de libros indispensable para comprender la invasión alemana de la URSS en 1941. Su capacidad para adentrarse en lo complejo y explicarlo de manera sencilla hace de este libro no sólo imprescindible, sino perfecto para todo tipo de público.

David Stahel se ha convertido en uno de los especialistas más reputados de la Wehrmacht en la invasión de la URSS. Es docente en la Universidad de Nueva Gales del Sur y en la Australian Defence Force Academy. Su tesis Operation Barbarossa and Germany’s Defeat in the East se puede considerar como el punto de partida de su serie de libros sobre el Frente del Este, seguida de Kiev 1941, Operación Tifón, Moscú 1941 y Retreat from Moscow.

Reseña publicada originalmente en Rea Silvia

FICHA DEL LIBRO:
Tamaño: 15×23 cm.
Nº de páginas: 412
Edición ilustrada con fotos y mapas descriptivos de las operaciones. Incluye un desplegable con un mapa de situación del Heer de 1941.
Lengua: CASTELLANO
Encuadernación: Tapa blanda con
solapas y cosido con hilo.
ISBN: 9788494989155
Año edición: 2019
Precio: 25€

3 pensamientos en “Moscú 1941, David Stahel

  1. Lo leí el mes pasado y me gustó muchisimo. Además de didáctico y bien escrito, no se hace nada farragoso de leer como Glantz.

    Una acierto su publicación.

    Pd. Buena reseña

  2. Es que para leer a Glantz hay que tener muchas ganas. Esto es divulgación histórica, lo de Glantz es otra cosa, más bien son obras de consulta para otros autores o estudiosos. Sus trabajos no dejan de ser una sucesión de datos y partes de batalla pero no es nada didáctico o divulgativo.

  3. Acabo de terminar de leerlo. Anteriormente me leí Operacion Tifon y comienzo Kiev 1941. Todos de Stahel. Creo que son estupendos, no llegan al nivel de Glantz ( aunque discrepo parcialmente y desde el respeto con la opinión de Lutzow) en el nivel de hiper detalle que puede llegar a ser tedioso pero dan información novedosa, análisis muy interesantes e independientes respecto a otros historiadores.
    Sin duda mi más entusiasta recomendación. Espero con interés su libro La retirada traducido.
    Mi enhorabuena a Ediciones Salamina
    Y por supuesto a la estupendisima reseña de Álvaro BC

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *