Kiev 1941, David Stahel

Segundo libro de Stahel, otra vez centrado en Barbarroja, donde el autor se plantea como objetivos tratar de forma intensiva la batalla de Kiev y trazar el curso de la debacle de la Wehrmacht en el verano-otoño de 1941, hasta el comienzo de Tifón.

Otra vez, como en su anterior libro, Stahel comienza fuerte, con una deliciosa introducción, analizando la bibliografía en torno a la batalla de Kiev, y en general en torno a Barbarroja.  Un par de capítulos analizan la situación internacional, para poner en contexto la situación, con datos aplastantes como por ejemplo la capacidad de reponer bajas de los soviéticos (40 nuevos ejércitos en sólo seis meses!), o la edad media de las poblaciones rusa y alemana: el 45 % en Rusia era menor de 20 años, y el 33% en Alemania.  Yo creo que Stahel tiene una fuerte vocación didáctica en su escribir, ya que las explicaciones son muy elaboradas y a la vez sencillamente explicadas.  Es muy dado asimismo a ir siempre revisando la historiografía de los aspectos que va tocando: analizando lo que hay escrito con nombres y apellidos, para valorarlo, ponderarlo y finalmente dar a conocer su parecer. Esto es una tónica en todo el libro. Por ejemplo, en los capítulos introductorios, presenta de forma sencillísima las diferentes interpretaciones sobre la economía alemana en los primeros años de guerra, comparando las tres teorías más en boga hasta el momento: la de Milward, presentada en su War , Economy and Society, la de Tooze (Wages of Destruction) y la de Müller (presente en el 5º volumen de la historia del MGFA). Así pues, antes de dar comienzo la batalla en sí el libro ya cumple con mis expectativas.

Entrando en la batalla que da nombre al libro, Stahel argumenta que , si bien para el 10 de Julio del 41 el III Panzer Korps de MAckensen ya está cerca de Kiev, el hecho de pensar hoy día que podría haber sido tomada  entonces es un tanto irrealista:

“Las decisiones concernientes a la captura de Kiev han generado siempre debates desde la Guerra, tratándola como una oportunidad perdida. Aunque estas nociones, como otros escenarios  what if  ganan esta credibilidad desde un ilusorio optimismo expresado por el generalato alemán. Por ejemplo, Kiev, situado en la curva de un río mayor, como Stalingrado con 850.000 habitantes, está construido en su mayoría en el banco oeste del río : hacerse con la ciudad sin obtener mucha resistencia iba a ser improbable. Kiev tenía más habitantes que Stalingrado, y además estaba unido muy bien por tren con el este… ahora la importancia de Kiev crecía como punto de concentración de tropas de Kirponos… Dada la subsecuente  sabida dificultad del combate urbano contra los soviéticos… incluso la combinación de unas cuantas unidades del 6º ejército con el III cuerpo de Mackensen hubiera devenido en fracaso. De hecho, a finales de Julio y principios de Agosto, hubo numerosos infructuosos intentos por parte del XXIX Cuerpo de Ejército de Reichenau con hacerse con Kiev, lo que subraya lo difícil de la tarea… La lucha en ciudades, incluso en centros con menor población como Odessa, Dnepropetrovsk y Sevastapol, demostrarían tanto el extraordinario coste como lo inadecuado de los recursos y material  alemanes.”

Enfrascados en una difícil situación en el grupo de Ejércitos Centro en las batallas en torno al norte y sur de Smolensk  y en un entorno de indecisión generalizada en el frente del Este, con fuertes disensiones entr el OKH y Hitler,  Guderian visita a Hitler para discutir la situación estratégica y vuelve con la opinión de lado de Hitler. ¿Qué ventajas va a presentar el ataque hacia el sur? En primer lugar, el ataque alemán va a tocar puntos débiles de los soviéticos ya que Stalin había revisto que Hitler atacaría hacia Moscú, y allí estaba el grueso de sus tropas. Y en segundo lugar, el tamaño del área operacional: A no ser que los rusos se retiraran hacia el este (cosa que defiende Zukhov , y le cuesta el cargo) sería fácil atrapar a muchos soldados.

Al igual que en su anterior trabajo, las disputas entre los distintos generales de los Grupos de Ejércitos, de los Grupos Panzers (especialmente Guderian), y de los ejércitos  forman parte del núcleo del libro, de su valor como documento. A mí personalmente es lo que más me ha gustado de este libro.  Aquí la palma se la llevan Guderian y Bock. Claramente se percibe que Guderian es un protegido de Hitler, y que el apoyo del primero al último en su ataque hacia el sur no hace más que reforzar este argumento. Guderian cae en insubordinación flagrante en más de una ocasión, cosa que Bock tiene que dejar pasar, sin más.

En cuanto a la batalla de Kiev en sí, Stahel se propone dos objetivos concretos: Uno, mostrar  la precariedad del avance de las pinzas  que van a cerrarse en torno al frente Suroeste de Kirponos, por el norte Guderian, con el XXIV PZ Korps como punta de lanza y por el sur Kleist, con el primer Grupo Panzer. Y otro, el altísimo coste que supone para los alemanes acabar con los focos de resistencia soviética una vez cerrado el cerco, lo que va a condicionar Tifón.

También es cierto que Stalin ayuda mucho a los alemanes negándose en redondo a retirar las tropas hacia el este, lo que facilita la tarea para los alemanes.

Este es el valor del libro como aporte a la batalla de Kiev, en mi humilde opinión.

Después de Kiev, otra vez la paradoja eterna del alemán en Rusia: “Un éxito operacional no trae un éxito estratégico”. Y tomando prestadas las palabras de Michael Wildt (“An uncompromising generation”, sobre los altos cargos del RSHA), la no consecución de un objetivo lleva a buscar otra solución aún más grandiosa, y más difícil de conseguir, y más radical: Tifón.

El título del libro no hace justicia a su contenido, y algo de márketing  veo yo detrás de esto:  Stahel contempla muchos más aspectos que la batalla de Kiev: la situación previa en el Grupo de Ejércitos Centro es analizada con detalle, así como la preparación de Tifón: con mucho lujo de detalle. Para el comienzo de Tifón, o el ataque sobre Moscú, Bock va a contar con todo lo que hay disponible, básicamente. El primer gran problema que Stahel explica es que las distancias que cuerpos de ejército enteros tienen que recorrer son terroríficas. Todo esto lo cuenta con todo lujo de detalles, grupo panzer por grupo panzer, e incluso división por división (chapeau). Y esto con unos problemas logísticos horribles: Por ejemplo, se pregunta Stahel: si la 4ª div Panzer , perteneciente al XXIV Panzer Korps tiene como objetivo final Moscú, que queda a cientos de km, ¿cómo va a llegar si sólo tiene gasolina para dos días? Sin duda alguna, la logística es el eje en torno al cual Stahel argumenta las limitaciones de la Wehrmacht tanto en este libro como en el anterior.

Creo ver que Stahel tiene claro que una historia de la guerra en el este no puede desligarse de las atrocidades cometidas por el ejército en este escenario bélico, no son acontecimientos aislados de la guerra, sino que trata de hacer ver que son algo consustancial, con lo que los oficiales del Heer también están comprometidos.

En general el libro es maravilloso: sí le pondría dos pequeñas faltas: la primera el título, que creo que  no hace justicia en  realidad a cuantos temas ,interesantísimos eso sí , cuenta.  Y en segundo lugar, y ya lo percibí en su primer trabajo, la verdad es que ningunea el genio operacional alemán que, al fin y al cabo, ahí queda para la posteridad. Aunque supongo que Stahel me daría como respuesta que de eso ya se ha escrito muchísimo, y que hay evidencias. De lo que no había tantas evidencias es de muchas cosas que él cuenta.

Actualmente el autor  prepara un volumen sobre Tifón. Estaremos atentos a su publicación.

Kiev, derrota personal de Stalin, victoria personal de Hitler. Bravo, Stahel.

Ediciones Salamina:

Tamaño 15×23 cm.
Nº de páginas:
Incluye : 1 mapa operacional de toda la batalla del cerco desplegable y a todo color. Medidas desplegado 57×21 cm.
Extras 13 mapas en B/N y más de 20 fotografías en B/N.
Lengua: CASTELLANO
Encuadernación: Tapa blanda con solapas
ISBN: 9788494497148
Año edición: 2017
Precio: 25€

9 pensamientos en “Kiev 1941, David Stahel

  1. Muchas gracias por la reseña Isidoro. Coincido contigo en que trata más temas que lo estrictamente relativo a Kiev. Para mi eso ha sido algo negativo porque que en el primer capítulo me habla de la campaña de bombardeo británica sobre Alemania ?? Pues me he bloqueado y he dejado el libro para otro momento. Como diría Umbral: Yo compré el libro para leer de KIEV 1941 ¡¡ Cuando se me pase el enfado lo retomaré.

  2. Felicidades, Isidoro. Una obra más que me pierdo hasta que alguna editorial se anime a traducirla a la lengua de Cervantes. De todos modos, ahora estoy enfrascado en “Guerra Absoluta” de Chris Bellamy. Muy, muy, muy recomendable – como ya adelantó Leiva – pero que requiere su tiempo y paciencia – ya se sabe, el trabajo y un “peque” dificultan la lectura -.

    Saludos

  3. Hola amigos, gracias por vuestros comentarios.

    Pues sí, tengo que leer el libro de Bellamy. Y no será porque no se lo he recomendado ya a mucha gente.

    Davout, retómalo cuando puedas. No te va a decepcionar. Merece la pena.

    Estoy seguro de que, una vez esté publicado su tercer libro, la trilogía se va a convertir en un estándar para el estudio de Barbarroja.

  4. Excelente reseña Chuikov . A ver si se animan a publicar los libros de Stahel en español o al menos en francés.

    Leo en tu reseña que David Stahel vuelve a remarcar una vez más la debilidad operacional del avance por los flancos de la Wehrmacht, resaltando su incapacidad para mantener con éxito el progreso de este táctica con visos a lograr los objetivos estratégicos marcados desde Barbarroja. Ahora bien, siempre surge la discrepancia sobre el hecho de que Hitler desplazara fuerzas del Grupo de Ejércitos Centro al Grupo de Ejércitos Sur a pesar del triunfo que supuso cercar y aniquilar a un grupo de ejércitos enemigos. ¿Quiere decir Stahel que una maniobra de estas características estaba reñida con un éxito estratégico a pesar de haber supuesto un logro operacional sin precedentes?

    Un saludo.

  5. Hola David,

    Respondiendo a tu pregunta, efectivamente, el éxito operacional de Kiev sigue sin resolver el problema estratégico, esto es, Barbarroja. Es en ese sentido en el que Stahel habla. Después de Kiev los alemanes levantan la vista y se dan cuenta de que aún no han llegado a lo alto de la montaña, que después de esa cima hay otra más grande. Una búsqueda sin éxito de “La batalla decisiva” para desmoronar el castillo soviético.

    Con respecto a la consabida discusión sobre si Hitler no hubiese virado hacia el sur, y se hubiera concentrado en Moscú, Stahel no se detiene casi nada. Se limita a transcribir los argumentos que Glantz ya ha dado en varios sitios (que yo conozca, dos: en “Antes de Stalingrado”, y en su primer tomo de “Barbarossa Derailed”, que es de donde coge la cita prestada Stahel). Más o menos viene a decir lo siguiente: “¿Y si el ataque a Moscú se hubiera desencadenado en Agosto? pág. 352:

    1. En Agosto Hitler aún no había autorizado a mandar los 300 nuevos tanques de fábrica que sí que participaron en Taifun, ni tampoco había autorizado a mandar las dos divisiones Panzer que estaban en Alemania: La 2ª y la 5ª. Estos 300 tanques más los de la 2ª y 5ª Panzer ya doblan a todos los tanques que le quedan a los 4 Grupos Panzer al comienzo de Taifun (una vez acabado con Kiev).

    2. La logística para Taifun está mucho mejor en septiembre que en Agosto, porque para septiembre ya los alemanes han conseguido que los trenes lleguen más cerca del frente.

    3. Las fuerzas soviéticas hubieran sido fortísimas en Agosto, debido a las dos grandes ofensivas que en ese momento tiene montadas al norte y sur de Smolensk: Dukhovshchina y Yelnia, respectivamente.

  6. Por cierto, no creo que los franceses tarden en traducirlo. Es un libro corto y, viendo la cantidad de traducciones que hacen los franceses, es cosa de poco tiempo.

    Saludos.

  7. Hoy buena noticia, Platea lo anuncia. Solo falta que luego vengan el Brabarossa original, y el de Typhoon, también reseñados en este foro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *