Yo acuso, Émile Zola

yo acuso: la verdad en marcha-emile zola-9788483105795

“La verdad está en marcha y nada la detendrá” (Émile Zola)

A finales del siglo XIX el capitán Alfred Dreyfus es injustamente acusado de alta traición por ayudar al enemigo:Alemania.Es juzgado en un consejo de guerra y condenado a cadena perpetua en la Isla del Diablo (Guayana francesa).Las irregularidades son tan enormes,y los indicios que apuntan al verdadero culpable ,el comandante Esterhazy,son tan evidentes que lleva al nuevo responsable del Servicio de Información,el teniente coronel Picquart, a pedir una revisión del caso.Dreyfus no está solo,su familia,el periodista Lazare y el senador Scheurer-Kestner creen en su inocencia a la vista de las irregularidades de un juicio totalmente opáco.Pero cuando Picquart es detenido,relevado de sus funciones y enviado a Túnez,un escritor en lo más alto de su carrera decide tomar cartas en el asunto.Émile Zola,consciente de convertirse en el blanco principal del poder militar,clerical y de una derecha despiadada,decide,alentado por la crispación creciente en la calle,redactar una serie de cartas que se publicarán en L´Aurore y que acusarán a los militares responsables de tamaña injusticia.

En una de sus cartas a L´Aurore,Émile Zola resume de manera sencilla y clara la situación:

“La historia es muy sencilla,señores,senadores,pero no está de más resumirla aquí.Al principio no se dio más que un error judicial.Pero a medida que se desarrollaba este monstruoso episodio,las responsibilidades alcanzaban a superiores militares,a funcionarios,a hombre del poder,transformando la causa en una terrible crisis,la cual parecía que tuviera que decidir la suerte de la mismisima Francia.Poco a poco dos partidos se vieron enfrentados.los adversarios de la República bajo sus persas formas:religiosa,militar,política.Del otro los que buscan la verdad,la justicia,los que creen en el progreso continuo.A partir de ese momento,la lucha fue despiadada.”

Émile Zola cuenta con 57 años cuando se involucra plenamente en la defensa del capitán Alfred Dreyfus.Zola como uno de los padres del Naturalismo,tiene unas marcadas ideas de izquierdas,de la defensa de las clases más desfavorecidas y así lo refleja en multitud de sus obras.A Zola se le llega a conceder la Legión de Honor.Por todo ello es de admirar la decisión de Zola que se enfrenta a la todopoderosa clase militar y clerical que le conllevará consecuencias muy duras (se le condena a un año de prisión,multas astronómicas,exilio,descrédito y retirada de la Legión de Honor…).

A pesar de que en 1902 murió en muy extrañas circunstancias (inhalación de humo al quedar su sistema de calefacción taponado!¡!¡),J´Accuse llega hasta nuestros dias como el símbolo de la victoria,como el ejemplo de que el poder las palabras y de la verdad son invencibles,como el ejemplo de que hubo un tiempo en que el cuarto poder ejercía como tal,era tenido en cuenta y en ocasiones temido por hombres poderosos.

Para terminar os dejo un pequeño fragmento,alegato de defensa de Zola ante su inminente condena,que deja ver en cada una de sus líneas el poder de las palabras:

“A ustedes les inquieta,inquietud muy legítima,el estado deplorable en que se hallan las finanzas.En todas partes,la crisis actual amenaza con convertirse en un desastre,disminuyen los ingresos,y las transacciones comerciales se vuelven cada vez más difíciles.De modo que la preocupación que les trajo aquí y que leo en sus rostros es la de que están hartos y que hay que acabar de una vez.No están aún entre los muchos que dicen:¿Que nos importa que haya un inocente en la Isla del Diablo?Por el interés de uno solo,¿valdrá la pena turbar de esa manera un gran país?Con todo,piensan ustedes que nuestra agitación,la de los que tienen sed de verdad y justicia,se está pagando a un precio demasiado alto si se compara con todo el mal que,según nuestros acusadores,hacemos.Y si me condenan,señores,no habrá en su veredicto más que el deseo de calmar a los suyos,la necesidad de que florezcan sus negocios,la creencia de que al condernarme,detendrán una campañá reivindicativa perjudicial para los interés de Francia.Pues bien,señores,se equivocarían de todas todas.Háganme el honor de creer que no estoy aquí para defender mi libertad.Si me condenan,no lograrán más que engrandecerme.Quién sufre por la verdad y la justicia pasa a ser augusto y sagrado.No me mueve la ambición política ni la pasión de un sectario.Soy un escritor libre que ha dedicado su vida al trabajo…”

Una vez leí una frase, de la que no he sido capaz de encontrar su autor,y decía algo así como “el poder no se conquista, se destruye”.

L.S.V.

DATOS DEL LIBRO

  • Nº de páginas: 160 págs.
  • Encuadernación: Tapa blanda
  • Editoral: TUSQUETS EDITORES
  • Lengua: ESPAÑOL
  • ISBN: 9788483105795

7 pensamientos en “Yo acuso, Émile Zola

  1. Genial reseña, Xavi. Has sabido, bajo mi punto de vista, concentrar toda la solemnidad e importancia del caso en pocas líneas.

    Siempre me acerco con interés al caso Dreyfus. “La verdad está en marcha, y nada la detendrá”, qué bonito y qué mentira. Tuchman lo trata en profundidad en “La torre del orgullo”.

    Supongo que estará bastante comentado el libro, porque , si no recuerdo mal, yo lo tenía impreso en 80 o 90 folios. Si es así, entonces me podría interesar.

    Gracias.

  2. Muchas gracias por vuestros comentarios,Leiva e Isidoro.
    Yo creo que la verdad no ha sido detenida.Es verdad que al capitán Alfred Dreyfus no se le compensó con la debida justicia,ante la cruel y falsa acusación de traición,por eso creo que Yo Acuso es la “verdad eterna” y la verdadera justicia.Cada vez que alguien lea Yo Acuso y piense en el capitán Dreyfus,seguro que allí dónde este se le dibujará una sonrisa en su rostro (perdonar el romanticismo,pero al menos me gusta pensar que pueda ser así).

  3. Notorio asunto el que traes a colación, Xavi, también yo creo ver bastantes rasgos aplicables a la actualidad, solo que esta vez no hay un Dreyfus, sino que una inmensa mayoría de ciudadanos somos “los dreyfus” -lo malo es que muchos aún no lo saben-, y hablo de ciudadanos de todas partes no de territorios…

  4. Gran reseña, Xavi. Enhorabuena.

    Precisamente acabo de regresar de pasar unos días en París y visitar lugares como el Pantheon o los Inválidos – con el impresionante mausoleo en pórfido rojo que alberga los restos de Napoleón -, me ha servido para ver la “Grandeur” que invade al país vecino – Arco del Triunfo, tricolores por doquier, estatuas de De Gaulle y Napoleón, museos de glorias pasadas … -, y que seguramente se utilizó para tapar la fundada acusación de Zola sobre la infame condena del capitán Dreyfus.

  5. Envidia sana José Sebastián,¿estuviste en Notre Dame?…yo tengo pendiente toda la zona de Normandia,todo el mundo dice que es espectacular,hay historia en cada metro que recorres.

    Gracias por los comentarios Tasos.

  6. Sí, estuve en Notre Dame, cómo no. Aunque te digo que con tanto turista lo disfrutas poco. Y te digo que me gustó más el “Sacre Coeur” en Montmartre, seguramente porque llegamos pronto y había menos bullicio.

    Por cierto tengo un compañero, amigo y fanático de la II Guerra Mundial (y, en especial, del frente occidental – siempre hay gente rara, es broma -) que ha ido en un par de ocasiones a las conmemoraciones que realizan del desembarco cada mes de junio y ha vuelto entusiasmado. Coincido contigo en que habría que ir, pero hay tres “pegas”: tiempo, dinero y familia.

    Saludos Xavi.

Responder a leiva Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *