Yagüe, Luís F. Togores

Yagüe, el general falangista de Franco

Luis Togores es profesor de Historia Contemporánea en la Universidad Complutense de Alcalá de Henares, tanto por parte de madre como por parte de padre desciende de sagas de militares. Además de esta biografía ha escrito las biografías de otros militares africanistas como fueron Millán Astray, fundador de la Legión, y Agustín Muñoz Grandes, primer jefe de la División Azul. Todos ellos editados por la editorial La Esfera de los libros.

Juan Yagüe nació en San Leonardo, provincia de Soria, en 1892 y fue compañero de promoción del general Franco en la Academia Militar de Toledo con el que compartió destino en Africa dentro de diversos cuerpos de primera línea como fueron la Legión y los Regulares sin tener la carretera meteórica de su compañero de promoción ya que llegó solo hasta el empleo de Teniente Coronel con el que recibió el advenimiento de la IIª República. Durante los primeros años de ésta mantiene mando en Alcazarquivir (Regulares) y Vitoria (Infanteria de Montaña). Ya por aquella época coquetea con la Falange Española y descansaba en su pueblo el verano del 34 por motivos de salud cuando es requerido por el general Franco para que mande las tropas africanas (legionarios y regulares) que son enviadas a Asturas para detener el golpe de estado que los sindicatos y los partidos de izquierdas habían montado contra la entrada en el gobierno de Madrid de miembros de la CEDA (partido de derechas liderado por Gil Robles que no fue nombrado ministro). Seguía siendo teniente coronel y estaba bajo el mando directo del general López Ochoa; derrotaron a los golpistas a lo largo de una sangriento mes en el que murieron 1345 españoles. A la largo del primer semestre del año 36 dirige en Madrid el regimiento de infanteria de Wad-Ras y se afilia secretamente a la falange. El 11 de julio es destinado a Africa por tercera vez, esta vez a comandar la 2ª Bandera de la Legión en Dar Riffien, junto a Ceuta, donde inicia el golpe de estado contra la república el 17 de julio de 1936, sábado.

La parte de la guerra civil es, con mucho, la mas extensa del libro y pormenoriza las campañas que desarrolló Yagüe a lo largo de los tres largos años que duró. En esta campaña se hizo famoso por ser el mejor mando táctico de la misma, hecho que demostró en las campañas de Extremadura o en la de Aragón. Otro momento que lo hizo famoso fue la represión que el bando nacional hizo en Badajoz en agosto de 1936 y que autor atribuye a los falangistas y guardia civiles que se quedaron en la población tras la marcha del ya coronel al día siguiente de tomar la importante población. Tras la decisión franquista, discutida acervamente por Yagüe, de tomar Tolado en lugar de entrar directamente en Madrid es apartado del mando directo de tropas hasta febrero de 1937 en que se le encomienda el mando del V Ejército marroquí con el que combate en el frente de Aragón y soporta las embestidas del ejército republicano en las primeras fases de la batalla del Ebro. En abril del 38 pronuncia un discurso de reconciliación con el bando republicano que hace que le suspendan temporalmente del mando otra vez: “Para darle a la unificación calor humano, para que ésta sea sentida y bendecida en todos los lugares, hay que perdonar. Perdonar, sobre todo. En las cárceles hay, camaradas, miles y miles de hombres que sufren prisión. Y, ¿por qué? Por haber pertenecido a algún partido o a algún sindicato. Entre esos hombres hay muchos honrados y trabajadores, a los que con muy poco esfuerzo, con un poco de cariño, se les incorporaría al Movimiento. Hay que ser generosos, camaradas. Hay que tener el alma grande y saber perdonar. Nosotros somos fuertes y nos podemos permitir ese lujo. Yo pido a las autoridades que revisen expedientes y revisen penas. Que lean antecedentes y que vayan poniendo en libertad a esos hombres para que devuelvan a sus hogares el bienestar y la tranquilidad, para que podamos empezar a desterrar el odio, para que cuando venimos a predicar estas cosas grandes de nuestro credo no veamos ante el público sonrisas de escepticismo y acaso miradas de odio, porque tened en cuenta que en el hogar donde hay un preso sin que haya habido delito tiene que anidar el odio”.

Tras la guerra y ya como general es nombrado por Franco ministro del aire cargo del que es destituído el 27 de junio de Franco ya que el falangismo exacerbado de Yagüe le hace pensar que es mejor entrar en la guerra con Alemania y sustituir a Franco del mando supremo debido a que Franco es reacio a entrar en la guerra a cualquier precio. Hasta 1942 es desterrado a su población natal, San Leonardo, en Soria donde sigue conspirando contra Franco hasta llegar a una alianza con Don Juan de Borbón. Con el tiempo se da cuenta de que es mas importante la independencia de España que la alianza con Alemania y Don Juan toma el camino de luchar contra Franco en un cambio de estrategia que le lleva al bando aliado/comunista que está ganando la guerra ya por esa época.

Al ser rehabilitado por Franco es enviado como general a la comandancia militar de Melilla y en 1943 nombrado Teniente General de la VI Región militar con sede en Burgos, donde hace realidad sus sueños falangistas construyendo viviendas sociales y un hospital que aún hoy en día es el mas importante de la localidad.

El valor de este libro, polémico como su autor, es que ha disfrutado de los archivos privados del general. Mas de 20.000 documentos entre correspondencia privada, partes de servicio, fotografías, diarios de guerra, dibujos y documentos oficiales han sido consultados por el autor antes de ser entregados a la custodia del Estado por lo que este libro se puede considerar una primicia en base a estos documentos profusamente utilizados como argumento a lo largo de un libro de mas de 800 páginas y que se puede considerar la biografía definitiva del considerado como “mejor táctico del ejército de Franco en la guerra civil española”.  

Lengua: CASTELLANO
Encuadernación: Tapa dura
ISBN: 9788497349291
Nº Edición:1ª, La Esfera de los Libros 
Año de edición:2010
Plaza edición: MADRID

22 pensamientos en “Yagüe, Luís F. Togores

  1. Gracias vicent, muy buena e ilustrativa reseña. Quizás lo más sorprendete sean las idas y venidas, las veces que lo retiraban del mando y las veces que lo restituyeron. El uso de las fuentes primarias ha sido fundamental y se nota en el nivel de detalle de algunos temas tratados.

  2. Buena reseña, Vicent. Lo mismo que a Rodrigo me llama la atención los constantes ires y venires con respecto al dictador. ¿Por qué no se atrevía Franco a apartarlo de los círculos de poder? ¿Acaso por ser un elemento destacado en la consecución de la victoria militar?
    Saludos

  3. Lo de mejor táctico no es que lo diga yo, está escrito en el libro y se refiere tanto a la campaña de Asturias de 1934 como a la propia guerra civil en la que destacó en la campaña de Extremadura en 1936 o en la campaña de Aragón en 1936. Precisamente una discusión táctica con Franco acerca del “giro” a Toledo que éste realizó en lugar de atacar directamente Madrid fue lo que lo llevó al “exilio” del mando nacional durante el ataque a Madrid y la batalla del Jarama.
    Respecto a que Franco no se atrevió a apartarlo definitivamente del mando ésto se debió a que eran compañeros de juventud en la Academia de Toledo, compañeros de armas, se tuteaban y se respetaban profesionalmente y; en el fondo, Franco sabía que Yagüe no tenía talla suficiente como para suplantarlo como Jefe del Estado que era lo que a él le preocupaba. El verdadero líder falangista que le preocupaba a Franco era Muñoz Grandes al que tuvo que relevar de un mando directo en tropas como era la División Azul.

  4. Vicent, cuando se habla de falangismo en el libro nos puedes ilustrar que es lo que dice: ¿es el falangismo “adulterado y manipulado” por el general Franco, por el franquismo?. El general Yagüe cuando se afilió en secreto en el año 1936 ¿Se afiliaba a la Falange de José Antonio Primo de Rivera, no? ¿Qué dice la publicación? La Falange sería como la denomina un servidor una “falange-franquista” manipulada por Franco y el Movimiento; y en cuanto al general Muñoz Grandes, su pensamiento falangista -poco tenia que ver con los de José Antonio-Franco lo que temía era por el liderazgo de Grandes, en un falangismo nada joséantoniano, sino todo lo contrario, era suyo propio la de Franco y su Movimiento.
    ¿Y el general Yagüe, que falangista fue? en la época de Franco ¿sería todo un falangista-franquista? o ¿sería joséantoniano y a escondidas?.
    La Falange -movimiento revolucionario- murió con la ejecución de José Antonio poco a poco se apago, lo que hubo después fue una farsa con el nombre: Falange.

    Un saludo.

  5. El falangismo al que se adhiere Yagüe es el joseantonio. Yagüe conoció a José Antonio antes de la guerra y establecieron una cierta amistad, se afilió al partido de forma secreta porque los militares no podían estar formalmente adheridos a ningún partido político, durante la guerra amparó a Hedilla (sucesor de José Antonio y preso político de Franco) y, al final de su carrera militar como Capitán General intentó hacer una tarea social joseantoniana creando un hospital y barrios de nueva construcción para obreros en la capital de la Región Militar, Burgos. El libro está repleto de textos originales de Yagüe en los que propugna principios joseantonianos como la justicia social y la superación de la España de clases. Su integridad y su fidelidad al ausente le provocaron no pocos problemas con el entorno franquista en el poder.

  6. Yagüe fue falangista ya durante la II República y estaba afiliado a la organización. Por tanto, se puede considerar como el único oficial del Ejército netamente falangista. Fue un precursor de la “guerra relámpago” (avanzó y conquistó en solo 4 semanas más de 500 km, algo insólito hasta la Segunda Guerra Mundial), era admirado por el Estado Mayor alemán y fue germanófilo convencido. De hecho él siempre deseó la entrada de España en la contienda mundial al lado del Eje hasta que se percató que el país no estaba preparado para ello. Tuvo discusiones y peleas sonadas con oficiales monárquicos y tradicionalistas y con el propio Franco (cuando el caudillo descubrió que preparaba un complot con falangistas radicales le dijo “allí donde alguien mee sangre estás tú”, destituyéndole como ministro del Aire).
    Yagüe destacó también en la rehabilitación de ex militares republicanos, en proyectar como ministro remodelación y mopdernización total de la industria de la aviación y de aniquilar al maquis.
    Fue un excelente general, el más moderno (estudió y se interesó en las nuevas formas de guerra desde hacía tiempo) y duro en el campo de batalla. Sobre la toma de Badajoz no hay que fiarse de los testimonios propagandísticos de los rojos (que fue desde donde partió la “leyenda negra” de Yagüe y la falsa matanza en la plaza de toros, a través de un diario madrileño). Fue expeditivo y es cierto que ejecutó a todo aquel que había defendido activamente la ciudad, pero hay que señalar que de los casi 4000 marxistas que defendieron Badajoz unos 1500 huyeron, bien a Portugal (siendo algunos centenares devueltos por Salazar a los nacionalistas) o hacia la provincia de Toledo en la retirada, aún en posesión del Frente Popular.
    En cuanto a franco-falangismo o falagismo de primera hora, Yagüe fue de los auténticos y fue reticente a la unificación, mientras que Muñoz Grandes si era de los llamados “camisas nuevas” del Movimiento, pero cuyo ideario antimonárquico y profascista le hizo sentirse cercano a Falange.

  7. Yagüe sería falangista auténtico por muy poco tiempo, en un primer momento… Al ser “un general de Franco”, y estra integrado en el “aparato franquista” de la época, todo el falangismo joseantoniano que tuviese, murió. El falangismo de José Antonio, nada tuvo que ver con el manipulado y transformado fascismo-falangismo de la época franquista. El falangismo joseantoniano era revolucionario, nada tenia que ver con la parafarnalia franquista y su política. Yagüe dejó de ser falangista auténtico (si es que alguna vez lo fue de verdad, de corazón) al ser otra pieza integrante y en un momento dado del franquismo.

  8. Yagüe es un personaje muy interesante porque no es el típico militarote rudo y putero que se burla de sus enemigos y humilla a sus subordinados. Es uno de los mejores militares que tuvo Franco a sus órdenes y si no estuvo en todas las acciones de la Guerra Civil fue porque Franco lo apartó del mando directo sobre tropas debido a que era el único que le cantaba a “Franquito” las cuarenta cuando tocaba.
    La II República lo apartó del mando y también lo apartó Franco por sus coqueteos con el Régimen Nazi y el Infante Don Juan. Lo mejor de su vida es la obra social, herencia directa de la justicia social joseantoniana, que realizó en Burgos.
    Este libro tiene un gran valor para los historiadores porque recoge, por extenso, el pensamiento militar y social de este general gracias a que se maneja por vez primera el extenso archivo privado de Yagüe.

  9. Excelente reseña Vicent. Se podría hablar y mucho del personaje, creo que su personalidad y actuación militar dieron mucho juego. Me gustaría preguntarte Vicent si en el libro se comenta la posibilidad que existió de que fuera Yagüe el encargado de dirigir la División Azul, no sé si el autor hace mención del tema.

    Un saludo.

  10. En la época en que se estaba fraguando la constitución de la División Azul, Yagüe había sido destituído del Ministerio del Aire y estaba en expectativa de destino (es decir, desterrado) en su localidad natal de San Leonardo. Hubiera hecho un buen papel al mando de la División y su lealtad inquebrantable a Franco no le habría hecho ser tentado por Hitler para ser Generalísimo en España pero esto es la historia contrafáctica. Si que es verdad que Yagüe era falangista de primera hora, camisa vieja, y Muñoz Grandes era un falangista sobrevenido que en la República había dirigido los Guardias de Asalto republicanos.

  11. Yagüe en un principio sería falangista, pero después “san se acabó”. “Cuando Franco tiene noticias de las intrigas a las que se presta Yagüe, le cita y recrimina; despues, en vez se castigarlo le ofrece un ascenso y le neutraliza” Esto es lo que nos dice la obra “José Antonio entre el amor y el odio”, por poner un ejemplo. Yagüe claudicó ante Franco. No estuvo dispuesto a combatir con todas las consecuencias las consignas del dictador, de poco o de nada le servió el falangismo joseantoniano que tuvo o creía en él en un principio. Después lo que hubo fue una Falange al servicio de Franco y para los propositos del dictador, y Yagüe era parte de ello. La Falange revolucionaria de José Antonio habia muerto.
    Lo que me parece que no es adecuado (o por lo menos matizar) es decir de -Yagüe general falangista de Franco-. Lo correcto sería decir: general fascista-falangista-franquista de Franco como mínimo. De esta forma que indico no hay margen de error, lo digo sobre todo para los profanos en el tema que piensan que falangismo abarca todo, pues no, aquí también hay que separar las churras de las merinas por desgracia. La historia es así.

  12. No es justo que taches a Yagüe como un general acomodaticio o franquista sobrevenido. Franco y Yagüe eran generales de la misma promoción, fueron compañeros de armas en Africa, Franco lo sacó del exilio al que le había llevado el gobierno de Azaña para liderar las tropas africanas que lucharon contra los golpistas asturianos de octubre del 34 y Franco lo desterró tres veces (después de la campaña de Extremadura en el 36, tras el discurso que dio en abril del 38 y en el que hablaba de reconciliación entre los rojos/azules y la última vez lo destituyó de ministro del Aire y lo tuvo dos años desterrado en su pueblo natal de Soria. Fue flalangista de carnet antes de la Guerra Civil y cuando fue gobernador militar de Soria intentó creo una obra social (viviendas populares e infraestructuras sanitarias) que lo destacó de otros generales que se dedicaban a medrar y a disfrutar de la victoria.
    Y te matizo en lo de general fascista si fue algo fue cristiano, falangista y germanófilo (no nazi) y, como cristiano, intentó ayudar a mucha gente del bando perdedor por puro espíritu humanitario. Si leyeras el libro podrías leer algunas de las cartas que la gente le dirigió para agradecerle su ayuda práctica y desinteresada.

  13. Estoy bastante de acuerdo con lo que comenta JF sobre el “falangismo de Franco”, éste perdió bajo dominio del dictador todo su sentido “independiente”, a partir de la unificación con los carlistas la Falange ya no sería lo misma. Ahora bien, sin desmarcarnos de la figura del general Yagüe, protagonista de esta reseña, me gustaría comentar algo al respecto sobre su posición falangista frente a Franco. El franquismo, al contrario de lo que sucedió con el fascismo italiano o el nazismo alemán, no se implantó bajo la hegemonía de un partido, más bien al contrario, el Ejército, principal garante del régimen, tutelaba al Partido o Movimiento, de ahí que Yagüe no contara, aunque hubo intentos falangistas, con un respaldo fuerte detrás ante sus discrepancias con Franco. La mayoría de militares se plegaron al poder omnímodo del Caudillo , cada uno a su manera, pero sin salirse demasiado de la órbita cuartelera. Yagüe no llegó a suponer nunca una amenaza para aquél, al contrario que Muñoz Grandes, que sí llegó a alarmar a Franco, aunque recordemos que este militar tenía el apoyo alemán…pero..¿quién apoyaba a Yagüe? ¿La FE?, ¿Compañeros militares? sinceramente, creo que tenía la batalla perdida, cada vez que intentó dar un paso adelante en la vertiente nacionalsindicalista fue frenado por poderosos enemigos militares y civiles.
    Un saludo.

  14. Efectivamente, así es David L. El falangismo-franquista es el que imperó, el de José Antonio, murió. Vicent, de Yagüe, de su fígura histórica lo tengo muy claro, fue un general y de los mejores, mejor incluso que Franco. Yo no soy injusto, o por lo menos intento no serlo en el plano histórico (porque lecturas hay muchas). Me gusta la neutralidad e imparcialidad también en lo histórico. Si me tratas de injusto, bueno… Yagüe hizo cosas buenas (Franco no le llegaba a la suela de los zapatos, con todo su golpe de Caudillo) pero también hizo malas. Yagüe fue falangista, con carné como apuntas, pero en un principio y, como dije antes “san se acabó”. Empleas la expresión “acomodaticio”, sí, Yagüe, fue éso en el régimen franquista, menos que otros, pero al fin y a cabo otro comodo del régimen. Lo que me parece injusto es decir que Yagüe era falangista (sobre todo por la fígura, memoria y obra de Jose Antonio Primo de Rivera), si entendemos por el falangismo joséantoniano. Yagüe fue un general franquista (el falangismo como tal en la época de Franco sólo tenía: las letras, el yugo y las flechas, -nada más-) Si Yagüe hubiese sido un falagista de verdad, jamás hubiese sido general de Franco y se hubiese opuesto a un régimen como ese.

    Un saludo.

  15. Trabajo sobre un personaje, secundario, cuya vida se cruzó con la de Yagüe. Este le salvó la vida. Tengo un pequeño rompecabezas cronológico que ordenar y necesito un dato que agradecería mucho: la fecha exacta (no solo el año) de la toma de posesión de Yagüe de la Capitanía Gral. de la VI Región M. ¿La da Togores?
    He disfrutado leyéndoos.

  16. El 1 de noviembre de 1943 es nombrado Teniente General y el 18 del mismo mes es nombrado Jefe de la VI Región Militar con sede en Burgos. Este destino fue el último en su vida militar ya que murió en 1952 siendo Jefe de dicha región militar.

  17. Quisiera ponerme en contacto con el sr. Togores. En su libro “Falangistas” incluye unas foto de mi padre pero le atribuye otro nombre.
    Espero que el libro sea un exito y puedan subsanar la errata en posteriores ediciones.
    En cualquier caso,enhorabuena por su obra

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *