VICTUS, Albert Sánchez Piñol

“Ese 11 de septiembre sufrimos tanto que el dolor tuvo que hacer cola para entrar en nosotros”. (Martí Zuviría,ayudante general de Villaroel)

5 de marzo de 1705,Castillo de Bazoches,Francia

Martí Zuviria llega al hogar del legendario mariscal Sébastien Le Preste Vauban, expulsado de la residencia estudiantil de los carmelitas en Lyon, para convertirse en ingeniero real de la mano de quién revolucionó y cambió para siempre el arte de la defensa y el asedio.

A la muerte del gran Vauban, Martí viaja a España para participar como ingeniero en el ejército comandado por el duque de Berwick. La batalla de Almansa, la escaramuza en Beceite, el asedio a Tortosa son los escenarios vividos desde del bando borbónico. Una vez llega a Barcelona, Martí por una serie de circunstancias se alista en el ejército austricista y parte hacia Madrid para derrocar a Felipe V y así establecer en el trono a Carlos III. En este bando vivirá la entrada triunfal en Madrid que se convertirá en una salida inmediata y fulgurante por la contraofensiva borbónica, y en retirada se verá envuelto en las Batallas de Brihuerga y Villaviciosa hasta llegar a Barcelona para vivir un largo asedio de 13 meses y el final de la Guerra de Sucesión Española.

Es curioso ver como los tiempos cambian la forma pero no el fondo, guerra militar y asedios por guerras políticas, corrupción….En la Barcelona de 1714 los felpudos rojos, los altos cargos de la Generalitat, se peleaban entre ellos tomando decisiones absurdas y desoyendo, la voz del pueblo, un pueblo formado por catalanes, españoles, alemanes, holandeses, mallorquines, napolitanos…que su único fin era defender su libertad, su tierra, su ciudad. Un ejemplo es el capítulo dónde Sánchez Piñol narra como después de mil debates, La Crida, la ejecución de legal que ordenaba a todo ciudadano barcelonés ser llamado a las armas, ”se redactó para regocijo de todo un pueblo abocado a una derrota segura, a una acción valiente y temeraria, pero ahora los barceloneses felices de luchar por ellos mismos, por sus casas, por su tierra  y no por austrias ni borbones.”

A lo largo de sus casi 600 páginas nos encontramos con no menos de 50 personajes históricos dotados por su autor de una personalidad propia, pero intentando ser lo más fiel posible a los datos históricos de cada uno de ellos. Los principales y que tienen más peso en la trama serían:

Martí Zuviría, ayudante general de Villaroel, ingeniero discípulo de el gran Vauban, valiente cobarde que cree “que no hay nada más significante que la suma de un millón de insignificancias”.

Esteve Ballester, jefe de los miqueletes, personaje frío, sin escrúpulos, pero valiente, fiel a su tierra y una frase suya resume perfectamente lo que ocurría en Barcelona durante el asedio: ”Yo no hablo con políticos ni con ingenieros, solo con hombres. Pero que difícil es encontrarlos en esta ciudad”.

Don Antonio de Villaroel, militar castellano, primero bórbonico luego austricista, defendió la plaza de Barcelona hasta sus últimas consecuencias. “¡Siga la carga!, ¡siga!.¡Ante mí nadie se retira!.¡ Nadie, hijos de puta!”

Antoine de Bardonenche, capitán francés, mejor espadachín de Europa, piensa “que esto ya no es una guerra, más bien es una cacería de lobos, no hay honor ni dignidad en matar esas gentes”

Duque de Berwick, mariscal de Francia, hijo bastardo del rey Jacobo de Inglaterra, vencedor en Almansa, ejecutó el asedio final a Barcelona, él mismo que ofendido exclamó: “ese demente coronado (Felipe V) por una carambola de la historia, me escribe ofreciéndome el puesto de comandante en jefe de todos los ejércitos de España. ¡A mi, mariscal de Luis XIV de Francia!”

Victus es una visión de la Guerra Sucesión  Española, revolucionaria, socarrona, trepidante, épica, pasional y mantiene una rigurosidad histórica que complementa de forma magistral, y a título personal hace mucho tiempo que no llegaba un libro así a mis manos, con multitud de ilustraciones de algunos de los personajes, planos y configuración de los castillos de Vauban, una guía de personajes a modo de punto de libro más otra guía de personajes al final del libro con una descripción mucho más completa de cada uno de ellos, cronología de la guerra de Sucesión Española, dibujos con el posicionamiento del cordón borbónico que rodeaba Barcelona en el inicio del asedio en 1713 y la guinda es un gran plano desplegable anexo que viene en el interior de libro y que se centra en la situación el 11 de septiembre de 1714 con numeraciones y descripciones de las posiciones de los diferentes batallones, baluartes, los navíos que asediaban también Barcelona, lugares…

Albert Sánchez Piñol me ha hecho reír, apasionarme, disfrutar, sufrir, llorar, aprender, aprender y aprender.Le aplaudo y lo admiro en muchos aspectos: la valentía de escribir un libro en castellano que incomodará fuera de Cataluña, porque no lo olvidemos él es catalán y escribe desde ese punto de vista, que incomodará dentro de Cataluña por ser escrito en castellano, que molestará a los más borbónicos, que molestará a los más austricistas (o más republicanos), que molestará a los historiadores más flemáticos, que molestará a todos los que plantan flores cada 11 de septiembre en el monumento del señor Rafael Casanovas…

Yo no soy capaz de encontrar nada en Victus que moleste, a parte de todos los sentimientos descritos con anterioridad que he “sufrido” durante su lectura, Victus me ha despertado una admiración tremenda por ése héroe de leyenda, Don Antonio de Villaroel, un hombre más allá de la tierra, de los reyes, de la política. Victus ha producido un efecto, yo que visito Barcelona habitualmente, que pasé por lugares de la ciudad e imagine “aquí es dónde se produjo la batalla de Santa Clara, aquí es dónde Costa colocaba sus cañones, aquí en esta plaza del Born que piso 300 años después se produjo la heroica carga…Victus es una drámatica historia explicada con humor, es una historia del pueblo, una historia de perdedores, de las gentes, ancianos, mujeres, niños y hombres que lucharon por sus casas, es historia en estado puro, es la historia de un asedio perfecto y de una defensa épica…Victus es un libro escrito con la mente y el corazón, es un libro escrito con toda la pasión que Sánchez Piñol lleva dentro, es un libro para saber y entregarse.

L.S.V.

  • Tapa blanda (reforzada): 608 páginas
  • Editor: Edicions La Campana; Edición: 1 (11 de octubre de 2012)
  • Idioma: Español
  • ISBN-10: 8496735729
  • ISBN-13: 978-8496735729

20 pensamientos en “VICTUS, Albert Sánchez Piñol

  1. Enhorabuena Xavi. Una gran reseña también escrita con la mente y el corazón, y con mucha, mucha pasión. Se nota que el libro te ha “enganchado”. La historia lo vale y mucho: una ciudad que sabe que todo está perdido, abandonada a su destino, y que decide luchar y morir.Bravo.

  2. Una muy buena reseña, Xavi. Un libro que me ha despertado el interés por lo que cuentas de él. Ya si puede ser polémico o no eso habría que deducirlo de su lectura aunque por lo que tú comentas parece que no debe de molestar a nadie. Si el autor narra los hechos que sucedieron realmente en esa época, me imagino que trataría de reflejar en la obra los hechos de la forma más fidedigna. Saludos.

  3. Vaya reseñón, Xavi, metes en ganas a uno. Me imagino que esos suplementos históricos que comentas enriquecen mucho la novela.

    Por otra parte, andas acertado en el aplauso al autor aunque no sé porque se va a molestar alguien con lo que se relata si tenemos en cuenta que toda obra literaria es ficción por mucho que se acerque al verismo histórico.
    (Tampoco entendería que un republicano del siglo XXI se identificase con una facción monárquica austracista del siglo XVIII…)
    Pero que le vamos hacer estamos en un país de picajosos en el que muchas veces falta la objetividad.

    Gracias, Xavi, menos mal que la escribiste.

  4. Yo estoy leyendo Victus y me gusta bastante el estilo socarrón, un poco de novela picaresca a veces. Aunque el protagonista sea un cínico, el mismo no puede dejar de ver la épica del asedio de Barcelona de 1714, cuando compañías de notarios, herreros y estudiantes de leyes tuvieron a raya a los mejores granaderos y dragones franceses y castellanos.

    Siempre me ha molestado que este asedio no se tenga más en cuenta al hablar de grandes batallas de la historia de España. Realmente fue épico. Hasta Voltaire le dedicó uno de sus trabajos.

  5. Gracias a los 4 por los comentarios.

    José Sebastián tienes razón una ciudad que decidió luchar por sus casas,por sus calles,por sus murallas,por sus vecinos…excepto la mayoría de los dirigentes de la Generalitat,que se dedicaron a como salvar su pellejo y enroquecerse vilmente subiendo los precios de alimentos que escaseaban en el tramo final del asesio.Bueno en este caso nada ha cambiado,la historia continúa,los dirigentes piensan igual.

    Galaico el autor narra unos hechos históricos con rigurosidad y documentación,pero con una visión iconoclasta,algo revolucionaria,ya que como todos bien sabéis la historia en la mayoria de casos,por desgracia,la escriben los ganadores.

    Tasos cuando digo que molestará,es porque así lo quiere el escritor.No hablo ni de separatismos ni independentismos,hablo de que la visión de su autor,es la visión de una persona nacida en Cataluña,en Barcelona.Es como si el escritor Bernard Cornwell le criticasemos por ensalzar el bando inglés,su politica de colonialismo…Pero también es cierto que Sánchez Piñol deja por los suelos a una figura aclamada,sobretodo por los dirigentes de Catalunya y la burguesía catalana,como es Rafael Casanova.

    Roger suscribo todo lo que dices,es un asedio,una batalla tratada con total injusticia…50.0000 soldados por el bando borbónico,10.000 ciudadanos barceloneses defendiendo su ciuda,su libertad,uno de los ejércitos más temidos y preparados de la época contra un ejército de estudiantes,herreros…(como tú bien comentas),13 meses de asedio (hay que reconocer que los primeros meses solo se contabilizan algunas escaramuzas,pero luego el sangriento duque de Pópuli empezo a bombardear de forma incompresible y rompiendo todas las reglas no las murallas,sino por encima para bombardear directamente las casas,iglesias…),pero si algo ha olvidado la historia y me parece una de las defensas y victorias más épicas de todos los tiempos,es la batalla de Santa Clara,dónde una brecha abierta en las murallas por los franceses es finalmente repelida por un grupo de estudiantes armados locos de ira por la muerte de su “capitán” y profesor Marià Bassons.

    Disfruta del libro Roger,y del cobarde,traidor y encantador Martí Zuviría.

  6. Ah, Xavi, pues no lo había entendido bien; pues si es como dices me alegro un montón que se incomode tanta gente ya que la verdad incomoda muchas veces y ya está bien del cínico concepto de “lo políticamente correcto”.
    La verdad es que ese asedio no ha tenido la consideración que se merece; el resistir a la desesperada bajo una causa perdida tiene mérito dado que la coalición internacional ya había abandonado totalmente a los austracistas españoles.

    Gracias, cada vez me apetece más leerla.

  7. Pingback: Reseña de VICTUS en la web novilis.es | VICTUS Barcelona 1714

  8. La resistencia es más heroica aún si tenemos encuenta que Barcelona no tenía unas buenas defensas ni una posición inexpugnable (situada en una llanura con murallas medievales).
    No entiendo porque el autor tiene manía a Rafael Casanova. Pero reconozco que Antonio de Villarroel es uno de los héroes del asedio.
    Aunque desde luego la Generalitat de la época no era democrática, la población se sentía muy identificada con sus fueros y democráticos, que estaban amenazadas por Felipe V (ya había suprimido las de Valencia y Aragón en 1707). Luchaban por su identidad política. Viurem lliures o morirem, ponían en sus banderas. Viviremos libres o moriremos.

  9. Pues lo habeis puesto tan bien que igual me animo. Hace tiempo leí un libro de Piñol, “La piel fría”, que era una novela fantástica, inquietante, en fin, original. O sea, que escribe bien. El tema no es que me vuelva loca, pero sí me interesan las posturas iconoclastas. En fin, veremos si puedo echarle un ojo. Como citas dos ISBN, deduzco que uno es para el e-book. ¿es así?

  10. Me pasa como con Ariodante, me habéis picado con el libro y con toda la documentación gráfica que se aporta con el mismo. Me lo regalaré estas navidades.

  11. Ayer fui demasiado tacaño con los halagos. El libro me encanta. Me parece tan interesante que seguramente es de los que voy a releer y releer mucho tiempo. Lo mejor es la agilidad de su lectura.
    A veces echo en falta más detalles históricos. Pero eso es porque estoy acostumbrado a leer sobre el 11 de septiembre en textos históricos. pero como introducción a esa guerra es muy recomendable.
    Aunque ya había oído hablar del método Vauban en esos textos, me ha gustado conocer tan magistral personaje.
    Sólo criticaría algunos detalles históricos. El protagonista habla de revoluciones militares como la lévee en masse revolucionaria. De la decapitación de Luis de Francia. pero escribe en libro, creo, en 1789, y esos hechos no pasarían hasta 1792-1793, si no me engaña la memoria.

  12. Yo he encargado a los Reyes el libro LLiures o Morts y mañana presicamente estoy de visitas en Oliana y pasó por Cardona…si hay tiempo haré una visita rápida a uno de los castillos que resultó inexpugnable por las tropas de Felipe V.

  13. ¡Qué envidia, Xavi! Yo voy a estar de concierto en la capital del Turia. No hace mucho por TV3 pasaron un magnífico documental en torno al frustrado sitio del castillo de Cardona. Espero que, cuando puedas, reseñes “Lliures o Morts”. Tengo ganas de saber más del “Braveheart catalán”. Saludos y ¡¡¡Bones Festes!!!

  14. De vuelta de las visitas de trabajo he parado en el Castell de Cardona,la visita era guiada pero he podido entrar en el claustro,el patio de armas y la iglesia.Es realmente espectacular,no se trata de un auténtico “nido de águilas” al estilo Montsegur,pero si que la ubicación,hay una visión espectacular que alcanza varios kilómetros de distancia,las murallas son impresionantes y muy bien defendidas con torreones,aspilleras…
    Si tengo tiempoesta semana de vacaciones me curro un mini reportaje y se lo paso a Javi para que lo publique en Novilis.

    Saludos.

  15. Estoy con el libro y tiene cosas buenas y cosas malas para mi gusto. Por lo que llevo leído, voy por las página 80, el libro está muy bien documentado acerca de la polifacética y la labor de los zapadores de la época; es un libro ameno y desenfadado que se lee fácil porque entronca con la novela picaresca del Guzmán de Alfarache o con Barry Lyndon pero me chirría que a Voltaire le llame chupapollas. Creo que ahí se pasa un par de pueblos el autor. Me gusta mucho que vaya acompañando el texto con ilustraciones ad hoc, es un gran detalle.

  16. Viéndolo con prespectiva su personaje principal,Martí Zuviría me recuerda muchísimo al hilarante y genial Flashman de MacDonald Fraser…es más releyendo Victus me jugaría una cerveza a que Sánchez Piñol ha leído más de una novela de Flashman.

    He leído comentarios en otras web que el autor es muy manipulador y tendenciero,y esta clara su postura nacionalista y antiespañola…yo sinceramente no he sabido ver esa postura tan radical de la que hablan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *