Victorias Frustradas, Erich von Manstein

Hace tiempo que tenía pendiente escribir mi opinión sobre este libro: la narración autobiográfica del Mariscal de campo Erich von Manstein (quien fue, para muchos, el mejor estratega del ejército alemán durante la Segunda Guerra Mundial), de sus vivencias y experiencias en dicha guerra, y sobre todo sus tomas de decisiones.

La obra está estructurada en tres partes claramente definidas: 1, La campaña de Polonia; 2, la campaña de Francia; y 3, en lucha con la Unión Soviética. Cada una cuenta, claro está, con sus correspondientes capítulos, subcapítulos y mapas asociados.

La primera parte, Polonia, no tiene mucha chicha. En la segunda parte, Francia, tienen mucho peso los capítulos sobre la elaboración del plan de invasión, en los que von Manstein participó activamente tomando partido por la acción más audaz, exitosa; y en cierto modo reclamando para sí mismo (junto con otros compañeros) el reconocimiento de la estrategia que acabó en pocas semanas con el mayor ejército del mundo en la época.

En la campaña de Rusia está el meollo del libro, tanto por extensión como por las dificultades que se encuentra el autor, donde ya no es todo un camino de rosas. No es que antes lo fuera, una guerra siempre es una guerra, pero ya me entendéis, no fue comparable la dureza de una y de otras.

Efectivamente, tras un comienzo fulgurante en Barbarrosa con su cuerpo de ejército integrado en el Grupo de Ejércitos Norte dirección Leningrado, von Manstein es designado para ocupar Crimea al mando del Decimoprimer ejército. Aquí comienzan a asomar críticas hacia el alto mando por la escasez de medios con los que pretenden que consiga la difícil empresa de tomar la fortaleza de Sebastopol manteniendo la península contra los contraataques soviéticos.

A razón del descalabro alemán que culminó con el cerco del Sexto ejército en Stalingrado, Hitler designa a von Manstein como jefe del Grupo de Ejércitos Sur con el principal cometido de romper el cerco y frenar la ofensiva rusa. A partir de aquí podemos leer un mariscal muy crítico con el alto mando, especialmente con Hitler. Nos enumera sus continuas peleas para conseguir la prioridad de recibir los refuerzos, para obtener la autorización de retiradas estratégicas que acorten el frente, o para convencer del riesgo de mantener tal o cual posición, primero con el Primer ejército Panzer en el Caúcaso, luego en Rostov y posteriormente en la cuenca minera del Donetz. Así pues, desde aquí hasta el final de libro, intercaladas con la narración de la estrategia, preparación y ejecución de sus magistrales contragolpes que evitaron la destrucción del frente sur en 1943, leemos a von Manstein quejarse amargamente de Hitler, de la debilidad y escasa capacidad combativa de sus aliados (especialmente de los italianos de quienes recalca su bajo valor frente al enemigo), y en alguna ocasión la poca solidaridad de sus compañeros jefes de Grupo de Ejércitos que acaparan refuerzos y rehúsan desprenderse de unidades a pesar de que (según el propio von Manstein) sus líneas están sometidas a mucha menos presión que las de él. Por lo tanto tenemos una obra con un alto componente justificativo tanto por esto como por lo anterior comentado de la campaña de Francia.

Esto no lo convierte en un mal libro ni mucho menos, ojo, aparte de que la mayoría de este tipo de obras peca de lo mismo. Es muy buen libro, que recomiendo tanto por lo interesante del tema como por lo interesante de la figura, insisto, un comandante genial; a lo que habría que sumar que von Manstein como narrador se expresa con cierta riqueza y gran corrección y claridad.

  • Tapa blanda: 781 páginas
  • Editor: Inedita Ediciones (7 de agosto de 2008)
  • Idioma: Español
  • ISBN-10: 8496364704
  • ISBN-13: 978-8496364707

7 pensamientos en “Victorias Frustradas, Erich von Manstein

  1. Es uno de los grandes clásicos. Siempre tachado de autojustificativo, pero no dejan de ser las memorias de uno de los más reconocidos Generales alemanes. Ahora ha salido recientemente una nueva biografía de Manstein, se supone que con nuevos datos, a ver si encuentro el enlace y pongo la info, es un libro muy reciente y que en el extranjero había generado bastante expectación.

  2. Es un libro para ir digiriendo poco a poco, a veces es un poco “plomazo” con tanto movimiento de unidades arriba y abajo. La parte más interesante me pareció todo lo referido a las conferencias con Hitler, esos gritos que tenían que escucharse en varias salas de la cancillería!!. Como memorias es muy interesante, pero yo lo tengo más como libro de consulta para temas específicos.

  3. Manstein es un personaje apasionante. Y este libro merece mucho la pena leerlo. Es autojustificativo, pero ¿acaso hay alguna autobiografía que no lo sea?. Con esto no quiero decir que Manstein “queda perdonado” por el simple hecho de que todos mientan en mayor o menor grado en sus memorias.

    Adonde voy es hacia una pregunta que cada vez me hago más a menudo: ¿Qué lugar deben ocupar en el estudio de la Segunda Guerra Mundial estas memorias de generales, políticos, soldados, marinos escritas desde la postguerra hasta, digamos los 70 o los 80, creadoras de múltiples mitos sobre el Ejército alemán y la guerra mundial en general: acaso son fuentes fidedignas? ¿Cómo discernir entre lo que es real y lo que no es? Desde mi modesto punto de vista, creo que es un gran problema de la historiografía sobre la Segunda Guerra Mundial.

    Yo pienso que son una gran fuente , que en muchos casos hay que tomar con reserva, pero que, en cualquier caso, los grandes historiadores siguen utilizándolas para completar sus estudios basados en fuentes primarias, a partir de informes de batalla, dosieres, etc…(Llámese Glantz, Stahel, Ziemke…)

    Manstein: Se le achacan muchas cosas, pero pienso que es lo que tiene estar en la picota durante tanto tiempo: Demasiado tiempo perdido en Sebastapol, también se le acusa (en el foro de la guerra incluso tratan de demostrarlo con bastante buen tino) de “auto-inhibirse” en el proceso de toma de decisiones en torno al cerco de Stalingrado, sus mayores logros se consiguieron con una “sobreabundancia” (para el estándar alemán, sobre todo en el Este) de efectivos y materiales, ¿conspiración incluso para hacerse o Jefe de Estado Mayor del Alto Mando del Ejército Alemán ?.

    Sus logros son espectaculares: “conceptualiza” Fall Gelb, su avance hasta Dunaburgo, cuando menos es espectacular, guardo un gratísimo recuerdo de la lectura de “The Death of the Werhmacht” del capítulo donde Citino explica la “Operación Avutarda” en Crimea, y sobre todo desde mi humilde punto de vista, la establización del frente después del desastre de Stalingrado es un gran mérito.

    Con todo esto, que es bastante poco, cuando menos queda claro que después de leer su autobiografía lo que queda por delante para leer y estudiar sobre este personaje es inconmensurable. Están por ahí como cuentas, Tornado, un par de nuevas biografías: Mungo Melvin y Benoit Lemayn.

    Creo que debe merecer la pena acercarse un poco más a la figura de Erich.

  4. Coincido absolutamente con vosotros. Como ya he expresado varias veces “La muerte de la Wehrmacht” de Robert M. Citino es una obra espléndida. De lo mejorcito que he leído sobre la II Guerra Mundial. Como acertadamente señala Isidoro el relato de la conquista de la Península de Crimea y,en especial, del itsmo de Kerch y de la ciudad de Sebastopol, son para quitarse el sombrero.

  5. Gracias por la reseña, teiter. Por lo que veo el libro es una fuente casi primaria aunque algo subjetiva ¿no? ¿lo consideras exculpatorio?
    Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *