Una cuestión de honor, Joseph Conrad

Hace muchos años leí un libro en la editorial Bruguera que se titulaba “Los duelistas” del autor polaco-inglés Joseph Conrad, famoso por novelas de aventuras como “Lord Jim” o “Un corazón en las tinieblas” (historia original de la película “Apocalipsis now” de Coppola). Esta novela corta fue escrita en 1907 con el título de “Una cuestión de honor. Una historia militar”, al año siguiente Conrad le cambió el título por el de “El duelo” y la incluyó en una edición inglesa titulada “Seis relatos”. De esta edición norteamericana se traduce esta edición española sacada a la luz por una pequeña y cuidadosa editorial cordobesa llamada “El olivo azul”.

El libro trata del duelo que mantienen a lo largo de la epopeya napoleónica dos húsares llamados Gabriel Feraud y Armand d’Hubert. Feraud es gascón del estilo y la estampa del fiero d’Artagnan y d’Hubert es del norte de Francia, atildado y de porte aristocrático. Comienza el cuento con un primer duelo siendo ambos tenientes y a lo largo de los años se van viendo en Alemania, Rusia y la Francia posnapoleónica, siempre en duelos de final incierto entre ambos, a sable, a caballo y a pistola. Estos duelos recurrentes se hacen míticos entre la Grand Armée francesa que imagina una terrible afrenta para tan encarnizados duelos; ambos se convierten en mitos y entre ellos nace una relación de amor-odio que dura todo el relato. 

Este cuento es muy famoso por la película de Ridley Scott ( Gladiator, Alien, etc) “los duelistas” que está protagonizada por Keith Carradine (d’Hubert) y Harvey Keitel (Feraud) y que es la mejor traslación cinematográfica  del mundo napoleónico con sus trajes, sus luces y sus reglas de honor.

Hay que decir que el libro no es una novela histórica con acción contínua y personajes en constante movimiento, es una novela psicológica que nos habla -subjetivamente- del honor, de la locura, del emperador, de la construcción del mito por encima de la realidad ( al igual que pasa en la película de Ford “El hombre que mató a Liberty Valance”), de la estupidez humana, del absurdo de la existencia o de la ironía que supone que se puede respetar a aquel con el que se lucha a muerte o que aquel que te desprecia íntimamente te haga descubrir la sensación de ser amado por la persona a la que amas. 

El cuento es un sutil canto a una época y a unos valores; por un lado tenemos al pendenciero húsar estilo Lasalle de aire meridional, moreno, compacto y feroz pero por otro lado tenemos al inteligente y razonable hombre del norte estilizado como una torre gótica. El uno es un fanático de Napoleón y el otro es un amante de la gloria francesa que desconfía de un hombre que ha antepuesto su gloria personal a la gloria de Francia. Vale la pena leer primero el libro y luego ver la película con sus magníficas escenas de duelo y su aire romántico al estilo de Constable. 

Una perla. “Nadie logra todo lo que se propone. En ese sentido, todos somos fracasados. Lo importante es pues no desfallecer en el continuo esfuerzo por organizar y desarrollar nuestra vida. En dicho terreno, la vanidad es lo que nos descarría Es nuestra vanidad la que nos precipita hacia situaciones que nos hacen daño. Mientras que, al contrario, el orgullo nos salvaguarda mediante las dosis de prudencia que impone a nuestras elecciones y comportamientos, así como gracias a la capacidad de resistencia que nos insufla.

Lengua: CASTELLANO
Encuadernación: Tapa blanda
ISBN: 9788493663742
Nº Edición:1ª , Olivo Azul
Año de edición:2009
Plaza edición: SEVILLA
 

  

 

4 pensamientos en “Una cuestión de honor, Joseph Conrad

  1. Muy buena reseña vicent, la peli la vi cuando era un crio y claro no entendí nada.Voy a intentar recuperarla de alguna forma porque lo que es el libro tengo una cola impresionante por leer.De Conrad la verdad es que no he leído nada pero hace unas semanas vi en el Carrefour de liquidación un libro de él de tapa dura que se titula Entre Tierra y Mar (a 5,95euros).¿Lo has leído vicent?.

  2. Entre tierra y mar es un magnífico relato marino. En realidad son tres relatos independientes recogidos en el libro. Uno incluso es una experiencia personal del propio Conrad, muy recomendable si te gusta la fría vida a bordo durante expediciones a islas remotas.

  3. Yo la leí después de ver la película, y me gustó mucho también. COmo dice Vicente, refleja bastante bien el modo de ser de los fanáticos veteranos de Napoleón.

    Aunque a Conrad se le tenga por autor de novelas de aventuras, sus obras son más bien psicológicas, aunque estén ambientadas en lugares exóticos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *