La Werhmacht se retira, Robert M. Citino

La Werhmacht se retira, Robert M. Citino

Luchando una guerra perdida, 1943

Más que digna la secuela que ha escrito Citino de “La muerte de la Wehrmacht” (LmdlW en adelante). En este libro el autor presenta e interpreta las campañas en las que la Wehrmacht se ve envuelta durante la Segunda Guerra Mundial en 1943.

Como en el anterior, los frentes se van alternando en los capítulos: África y/o Italia y La Unión Soviética, consiguiendo un agradable resultado para la lectura.

Creo que Citino trata de tener presentes dos herramientas interpretativas a lo largo del libro: la primera es referida a la consabida especialidad de Citino, la historia militar alemana. Como en LmdlW tiende puentes siempre que puede entre los hechos de armas del 43 y los acaecidos en tiempos pasados, tratando de explicar muchos de los movimientos de los generales alemanes a través del rico acervo castrense alemán. Y la segunda herramienta que trata de aplicar a los análisis  de las campañas es la multilateralidad de cualquiera decisiones que pudieran tomar cualquier contendiente: basándose en los estudios de Gerhard Weinberg, maestro en estas lides según Citino, el autor trata de entender las decisiones tomadas por los líderes de los gobiernos desde el punto de vista de una Guerra Global y multicausal, en la cual las decisiones no fueron, seguramente, tan fáciles de tomar como a veces los libros de historia nos muestran.

La primera herramienta analítica o interpretativa, como se quiera decir, la aplica con gran maestría, como ya ha hecho otra veces. Y en la segunda también sale airoso, corriendo a veces el riesgo de dejar las explicaciones sobre algún acontecimiento en particular demasiado abiertas (a veces bascula  desconcertadamente entre el “intencionalismo” y el “estructuralismo”, pero aplicado a lo militar, no al Holocasuto- como ejemplo: la figura de Manstein y las batallas defensivas de comienzos del 43), pero siempre puntualizando con su opinión.

Hay mucha interpretación, al 50 % con lo que es la narración de los hechos: Perfecto: no hay tantos autores  que interpreten tan bien, y sobre todo tan bien fundamentados. Otra vez me viene a la cabeza que para hacer bien Historia no siempre hay que ir a las fuentes primarias. Citino aquí está haciendo Historia. Fuentes: otra vez todo secundario, pero demuestra una capacidad lectora asombrosa.

Se entretiene un poco más en las narraciones de las batallas de los americanos ( Operación Antorcha, Sicilia y Salerno) que de las operaciones en el Este (pinceladas sobre Urano, Kharkov, Kursk y ofensivas posteriores hacia el Dnieper), cosa que se agradece, porque un servidor con frecuencia olvida unidades, generales y nombres de operaciones. Cuenta Citino que muchas veces se les “echa en cara”  a los americanos su capacidad de fuego,  como si hubiera que pedir perdón. ¿Los americanos tiene mucha potencia de fuego? ¿Y qué ? Pues esa es una virtud con la que cuentan.

Como no podía ser menos, Citino se para especialmente en la batalla de Kursk: sólo a nivel estratégico y del plano operacional no más de unas pocas líneas. Sólo se detiene brevemente para dejar claro que el insignificante avance del las SS no tiene mérito ninguno, y que además iban muchísimo más armadas que las otras divisiones. Me ha dado la sensación de que Robert M. Citino tiene un poco de miedo de que el lector pueda percibir que él tiene alguna simpatía por las SS. Creo a que un historiador con tantos libros como tiene escritos sobre la Segunda Guerra Mundial, y respetados, no le hace falta hacer ese tipo de esfuerzos. Por lo demás, todas las opiniones que Citino vierte sobre Kursk son tomadas del “decano”, como él lo llama, de la Historia Militar alemana actualmente, Karl-Heinz Frieser (suscribe muchas afirmaciones suyas, por ejemplo cuando argumenta  que el turning point de la guerra está situado en Septiembre de 1939, cuando los alemanes la empiezan).  Por cierto, y a modo de apunte, Citino sostiene lo que tradicionalmente se ha sostenido y que George M. Nipe en su último libro “Blood, Steel and Myth” desmiente: Que Hoth decide redirigir sus tropas el 10 o el 11 de Julio (hablo de memoria) hacia el Este porque se habían detectado concentraciones masivas de tanques rusos en ese sector; es decir, que Hoth acude intencionadamente hacia esa agrupación de tanques (los tanques rusos en Prokorovcha). Nipe argumenta que Hoth no sabe nada de eso, y por cierto, lo hace bastante convincentemente según mi parecer, basándose en fuentes primarias y además describiendo un cuadro de la batalla el día 12 por la mañana bastante coherente con esas afirmaciones, ya que según las memorias de los carristas y granaderos alemanes presentes en las inmediaciones de Prokorovcha aquel día, todo les pilló por sorpresa. Al fín y al cabo, sabiéndolo o sin saberlo, el resultado habría sido el mismo.

1943, piensa Citino que es un año olvidado, del que no se ha escrito tanto como de 1942 o de 1944, porque es un año de transición, incluida ya la transición de “los restos” de los generales que siguen la tradición del BewegungsKrieg y la Auftragstaktik, y la independencia de pensamiento a los generales tipo Schörner o Model, o Zeitler, del estilo que quiere Hitler, un estilo distinto al que tantas glorias ha traído en el pasado al ejército Prusiano.

Las notas  son igual de buenas que en “La muerte de la Wehrmacht”. De cada aspecto que toca Citino muestra un resumen comentado que cuáles son las fuentes que hay que consultar para profundizar más, e incluso lo hace por niveles: para el aficionado (por cierto , a los americanos les gusta usarla así, literalmente, no es sólo “cojones” la palabra que hemos exportado), para un estudio pormenorizado o académico, y ordenado por puntos de vista:alemán, soviético (menos) y americano y británico. Son muy interesantes y, para los tiempos que corren, no es que sean muy recomendables para las economías domésticas.

Son 288 páginas de texto escrito en un inglés muy coloquial , alejado del sota-caballo -rey del mundo académico. Para los angloparlantes, perfecto. A mí me ha hecho buscar bastantes palabras más de las que busco en el diccionario usualmente, lo que me ha ralentizado la lectura.

Espero una secuela, de 1944: “La muerte de la Wehrmacht”,  “Luchando una guerra perdida…” ¿y lo siguiente qué será? ¿Golpe mortal a la madre patria?

——————————————————————————————————-

NOTA: Ya existe edición en español del libro reseñado y publicado por Ediciones Platea en 2014.

Gastos de envío gratis para España compra en tienda online de Ediciones Platea

FICHA DEL LIBRO
15.0×23.0cm.
Nº de páginas: 448 págs.
Incluye 16 páginas con fotografías en B/N
Lengua: CASTELLANO
Encuadernación: Tapa blanda con solapas
ISBN: 9788493886394
Año edicón: 2014
Precio 24€

6 pensamientos en “La Werhmacht se retira, Robert M. Citino

  1. Excelente reseña, Isidoro. Ya la anunciaste en tu genial reseña de “Moscow – The Turning Point”. Ya entonces manifesté mi opinión de que “La muerte de la Wehrmacht” era uno de los mejores libros que había leído sobre la II Guerra Mundial (al menos, de los que mejor sabor de boca me ha dejado). Citino sabe ser riguroso y ameno a la vez y el hecho de intercalar diversos teatros de operaciones (norte de Africa y Frente del Este)hace la lectura más fluída.

    Como ya expresaba en el comentario a tu reseña de la obra de Klaus Reinhardt, también en este cado ¿Para cuándo la traducción a la lengua de Cervantes? ¡Qué envidia – sana, eso sí – me das al poder leer en inglés!

    Repito, felicidades, y gracias por tan buenas recomendaciones. Saludos.

  2. A mí también me gusta Citino. No se limita a relatar los hechos, opina mucho, cosa que enriquece, según yo creo.Yo estoy seguro de que ya está manos a la obra para un libro sobre el 44.

    Saludos.

  3. Buena reseña, Isidoro. Tengo en espera el 1º de Citino pero este si lo traducen también caerá.
    Comentas que del 43 se ha escrito menos que del 44 y en algunos aspectos es cierto, por ejemplo, las campañas tras Kursk y en torno al Dnieper, pero sobre la misma Kursk, yo creo que se ha escrito hasta la saciedad ¿no te parece?

    Comparto contigo la idea de que con fuentes secundarias también se pueden hacer trabajos muy dignos.

  4. Sí, sobre Kursk se ha escrito muchísimo. El año que viene se espera un trabajo ( la editorial aún no se sabe oficialmente) a cargo de Chris Lawrence. Según se habla en sitios autorizados, va a ser un mamotreto de no menos de 1000 páginas que aportará nuevos datos. En fin, yo siempre recomendaré “The battle of Kursk” de Glantz y House: Es un libro muy corto y muy clarificador, a nivel general. Es el estándar a superar.

    Te recomiendo que leas “La muerte de la Wehrmacht”. Es un libro muy ameno y muy didáctico.

    Saludos.

  5. Un libro magnífico que te lleva de paseo por todos los frentes no solo ocupándose las operaciones, sino algo mucho más importante creo yo, analizando los porqués más profundos que llevaron a que 1943 fuese ese año crítico, empezando por el modo alemán de hacer la guerra y cómo eso a lo que estaban acostumbrados se les volvió en contra. Un imprescindible total!!.

  6. Un gran libro, como todos los que he leido hasta ahora de Citino, con el aliciente de tratar el año 1943, para mí el más interesante de la guerra.

Responder a José Sebastián Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *