Tanquistas, VVAA

Portada-Tanquistas-H

HOMBRES Y ARMAS.

“Entre docenas de tanques ardientes solo se mueve un achaparrado Centurion que muestra las marcas de la batalla: la coraza está mellada por la metralla y la pintura muestra las quemaduras causadas por los cohetes antitanque. El comandante, asomado a la escotilla, está tan mal como el tanque: ennegrecido por el hollín, cubierto de sangre, su pelo y sus ropas están quemados. Un oficial israelí lo detiene y le pregunta:

– ¿Dónde están los demás tanques?
– No hay más.
– ¿Dónde está la Fuerza Zvika?
– ¡Yo soy la Fuerza Zvika!

El oficial lo mira asombrado: ese solitario tanque había frenado la invasión siria cuando no quedaba nada entre ellos y los puentes del Jordán. Pocos hombres pueden decir que han vencido a un ejército.” (Cap. 4º, pág. 58)

Biltz, Billotte, Knispel, Greengold y McMaster: estos son los hombres.

A7V, Char B 1bis, Tiger I, Centurion Sho’t y M1A1 Abrams: y estas las armas.

Estos son los protagonistas que nos mostrarán, a lo largo de casi cien años, la artificial simbiosis que a veces se produce entre el ser humano y las máquinas, entre la evolución tecnológica y la guerra moderna.

La horquilla temporal tratada abarca desde el año 1918 hasta el año 1991 y en esta pequeña joya se contemplará sin prisa pero sin pausa el desarrollo del carro de combate y el uso del mismo a través de diferentes pero significativas conflagraciones: la PGM., la SGM., la Guerra del Yom Kipur o de Octubre de 1973 y la Primera Guerra de Irak, allá por 1991.

Biografía del personaje, exposición del trasfondo político-militar del periodo, descripción evolutiva y técnica del vehículo acorazado (para nada farragosa) y narración de un hecho de armas protagonizado por hombre-máquina conforman el texto de cada uno de los cinco capítulos que configuran esta breve pero cautivante obra.

Cada capítulo está elaborado por un autor diferente y se complementa con fotos escogidas, mapas táctico-operacionales y láminas que recrean cada carro de combate por fuera, además de su habitáculo interior. Únicamente se echaría en falta una bibliografía más amplia.

En fin, este pasado mes de septiembre me encontré con esta atrayente sorpresa editorial de HRM ediciones la cual principia una nueva serie intitulada SOLDADOS con HISTORIA y que podría convertirse en la enriquecedora compañera “de armas” de la ya exitosa colección H de Historia. Desde luego, esa hermana pequeña ha empezado con buen pie.

  • Título: Hombres y Armas. Tanquistas
  • Subtítulo:
  • ISBN: 9788494240652
  • PVP: 14,95€ (IVA incluido)
  • Autor: VV.AA.
  • Notas: 96p. R. 16 ilustr. color. 240×170
  • Fecha de Edición: 2014
  • Idioma: Español

18 pensamientos en “Tanquistas, VVAA

  1. Buena reseña Tasos. Este libro tiene muy buena pinta, y ya esta en mi lista de compras. Otro por el mismo estilo y que vi en la pagina de Almena es “HEROES BLINDADOS DE LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL”. Que pienso que tambien va a caer.

    Saludos

  2. Si la transcripción de los 5 renglones es una muestra del resto del libro me parece que adolece de bastante calidad. “Tanque” por doquier, en vez de carro o carro de combate o “antitanque” por otro lado, en vez de contracarro bufff, luego criticamos las traducciones pero si los nativos usan estos términos sin ser una traducción, miedo me da el resto del libro. Para cabrearme prefiero ver Tele5 que al menos es gratis.

  3. ¡Menuda historia la de Zvika! Había leído algo del tema en EGC y no me lo podía creer. ¡Si yo había leído sobre Yom Kippur! Pero ahí estaba la fuerza Zvika. ¡Que historia tan épica!

  4. 2 ingl. tank, nombre en clave empleado por los británicos en 1915, durante la construcción de los primeros carros de combate).

     m. carro de combate

     m. Persona o cosa gruesa, corpulenta o resistente.

    Real Academia Española © Todos los derechos reservados

    Quizás antaño no, pero ya se sabe que ” ajusta y da lustre “…. En la edición Online del Drae viene, asi que… la damos por válida

    Pd. Después de todo si hay vocablos como “miembra” no va a estar “tanque” jeje

  5. Gracias a todos por los comentarios.

    Sobre lo que plantea Julián hay que detenerse un poco. El sustantivo “tanque” viene a ser un préstamo del inglés que actúa como sinónimo coloquial de “carro”, según el DRAE. Los doce renglones iniciales parecen un fragmento novelado hecho a modo de introducción. El autor de este 4º capítulo habrá decidido emplear ese término, quizá, porque le parezca más divulgativo; intuyo yo.

    A lo largo de los restantes cuatro capítulos aparece dicho vocablo:
    – “La primera intervención de los carros de combate aliados, en el combate de Flers-Courcelette, durante la batalla del Somme, no fue demasiado exitosa.” (pág. 8)

    – “El carro Renault B1 bis constituyó una modificación que se realizó del modelo inicial B1…” (pág. 28)

    – “… Estas acciones, basadas en el empleo combinado de infantes y carros de combate T-34 y KV-1… (pág. 46)

    – “… Y sólo un carro de combate T-72 fue capaz de poner fuera de combate a un M1A1.” (pág. 79)

    Estoy con Urogallo, la hazaña de Zvika es impresionante…

    Lo siento, Viçent, no he leído “Tank men”, así que no puedo comparar. Me imagino que se complementarán.

    Y Weis, “miembra”, no viene en el DRAE vigente 😉

    Saludos

  6. He leído el capítulo de Zvika Greengold y es excepcional, tanto la gesta del carrista israelí, como la exposición de los hechos. Si todos los capítulos del libro son como ése, el libro merece la pena.

    Saludos

  7. Insisto, Gluntz, ese episodio es el más admirable, el que más me ha impactado.

    Davout; merece la pena. Y ¿quién dijo que no se puede viajar en el tiempo? Con los libros es muy fácil.

  8. Ni puedo ni debo hablar en abstracto de HRM ediciones pero los dos libros que he leído de ellos (Mons y El sitio de Viena) no me gustaron nada, ni el texto ni el diseño. Me imagino que son libros hechos para la divulgación mas básica posible con erratas incluídas al estilo de Tempus y que a la hora del diseño editorial no se esmeran mucho tendiendo a mezclar imágenes (algunas de ellas pixeladas) y texto de la forma mas abigarrada posible (la revista Desperta Ferro tiene un diseño admirable por contraste con HRM).
    Respecto al título del libro, Tanquistas, no existe en el Diccionario de la Real Academia de la Lengua (DRAE), como forma de escritura cercana pone tanguista por lo que me reafirma en mi opinión en que es una editorial descuidada si ya el título es una palabra inexistente. Como dice un refrán popular “visto el amo, visto el burro”.

  9. Lo de la gradación del valor divulgativo de un libro depende de la hondura de conocimiento del lector.

    He leído cuatro títulos -el presente, Kinsale, ¿Aliados o enemigos? y Filipo- y en ninguno he detectado errores al estilo de Tempus, salvo alguna leve errata de imprenta, leísmos y poco más. Y el contenido me pareció correcto; eso sí, no soy un especialista en Historia, pero los textos poseen coherencia, cohesión y adecuación.

    La maquetación va en gustos e intercalar fotos o infografías de pequeño tamaño no me parece ninguna aberración estética.

    No es de recibo, creo yo, equiparar una revista con un libro; ya solo el coste de edición es muy significativo.

    Lo de “tanquista” en el DRAE es cierto, no obstante, tampoco aparece “carrista”. Término que a mí me gusta más.

    Además toda editorial joven ambiciona mejorar; hay que dejar tiempo al tiempo. Y el primer derecho de un lector es dejar una obra si la misma no le interesa.

  10. A mi me encantó Tank Men y lo recomiendo como obra muy documentada y basada en fuentes primarias sobre experiencias de carristas. La verdad es que con la aparición de este título de Platea creo que se rompió una barrera en España que hasta la fecha nunca se había tratado el tema acorazado desde el punto de vista del carrista. Una gran obra sin duda.

  11. De HRM Ediciones he leído “¿Aliados ó Enemigos?”, “La guerra oculta” y “Sicilia 1943” y no he detectado ningún error grave referido al contenido histórico. Erratas, alguna que otra, mapas insuficientes, y alguna foto pixelada, pero los textos me parecieron serios y convincentes. Son libros más que decentes con más cosas a favor que en contra, y creedme si os digo que los he leído mucho peores, de editoriales con más renombre.

    Saludos

  12. Recomiendo “Bastión de Acero. Los últimos años de la Panzerwaffe alemana en el Frente Oriental. 1943-1945” de Ian Baxter. Consiste en una excelente recopilación fotográfica de los “carros”, “carros de combate” o “tanques” que aún estaban operativos ante el imparable avance soviético.

    Saludos

  13. Nadie puede negar la calidad y el inmenso reconocimiento de Despertar Ferro ¿verdad?

    Pues bien, en la recientísima DF Contemporánea nº6 (el nº de Vietnam), en el apartado de Libros recomendados, se reseña, curiosamente, “Tanquistas”… 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *