Tank Men, Robert Kershaw

Nota de Novilis:

Hoy se  ha cumplido 100 años de la entrada en combate de los «tanques» por primera vez en la historia, qué mejor que recuperar la reseña de este magnífico libro para conmemorar este centenario!!

Sinópsis del libro:

“Tank Men es una perspectiva prácticamente a vista de torreta de lo que era luchar con los tanques desde su repentina aparición en 1916 hasta el final de la Segunda Guerra Mundial. Británicos, alemanes, rusos, franceses, tripulantes de carros americanos e italianos describen las consecuencias emocionales y físicas que se derivan de la carrera armamentística con la aparición de esta nueva arma tecnológica.

Robert Kershaw crea un documento excepcional basado en experiencias y testimonios personales. Al leer su obra nos veremos sumergidos en batallas cruciales de las dos guerras mundiales desde dentro de los carros de combate y viviremos la brutal historia de sus tripulaciones.

Las personas de este libro aguantaron dentro de una caja de metal cerrada, asfixiante y ruidosa, temiendo ser alcanzados y quemados vivos por un enemigo al que no podían ver. Dominado por consideraciones mecánicas, su medio terrestre hace de estos soldados un grupo diferente al resto. Son los tanquistas.”

Hasta ahora en castellano estaba acostumbrado a tener que conformarme a la hora  de escoger una publicación que tratase sobre carros de combate a tragarme páginas y páginas de datos, fichas, perfiles e informes técnicos. Tener que leer líneas y líneas sobre espesores de blindaje, milímetros de cañones,  tipos de suspensiones y hasta en algunos casos el número de remaches que tenía cada tipo de carro. Tener que “tragar” con todo eso para encontrar en algún apartado suelto algo de historia, algo sobre batallas o sobre los soldados que manejaban esas máquinas de guerra, algo centrado exclusivamente en los carristas.

Bueno, pues ahora por fin ya tenemos un libro que pasa olímpicamente del tipo de amortiguación que llevaba el Tiger, o de los milímetros de espesor del blindaje del T-34 o de la capacidad del motor del Sherman. Este libro que nos presenta la nueva editorial especializada en Historia Militar, Ediciones Platea y que he tenido el honor de saborear antes que nadie, trata de la vida, sufrimiento, experiencias y hazañas de los tanquistas, de los hombres que tenían que vivir y luchar encerrados en una máquina con el espacio justo para respirar, sin saber exactamente lo que ocurría en el campo de batalla,  en algunos casos sin ningún tipo de visión del exterior donde se estaba desarrollando la acción,  confiando ciegamente en los compañeros que tenían la potestad de ver y tomar decisiones.

Extracto:

Además de los hombres las máquinas también estaban agotadas; los equipos radiotransmisores habían estado en funcionamiento constantemente desde el comienzo y estaban ahora tan calientes que no se podían tocar. Los destrozados operadores de radio y comandantes de carro habían llevado puestos los auriculares todo el tiempo por lo que «nuestras orejas estaban laceradas y escuchábamos pitidos en la cabeza debido al constante ruido y zumbidos de las radios».

Por fin un libro que trata de la visión humana del artillero, del conductor , del operador de radio o del comandante de un carro de combate. El día a día de una tripulación, sus experiencias, vivencias y sentimientos en las más tremendas condiciones; en plena guerra. Son relaciones extraordinarias que terminan por hermanar a 4 o 5 personas que el destino une, sin conocerse de nada, cada uno de una región distinta de su país, con estudios, gustos y hasta clase social distinta y que tienen que luchar juntos y depender unos de otros en un espacio increíblemente reducido.

Un libro basado en testimonios, experiencias, diarios, entrevistas o cartas que el autor se ha dedicado a recopilar e investigar abarcando todo el  periodo desde que apareció el”Tanque” por primera vez en un campo de batalla en la Primera Guerra Mundial allá por septiembre de 1916 en Flers, hasta su posterior estudio y desarrollo, tanto en el periodo de entreguerras como durante su máximo apogeo, en la Segunda Guerra Mundial. Aquí ya no hablamos de “Tanques”, aquí el arma ya es la columna vertebral del nuevo concepto de guerra de movilidad, es el arma que construyó las divisiones acorazadas, es el Carro de Combate en toda su dimensión.

El recorrido es por todos los frentes, desde Polonia, Francia, el Norte de África, Normandía, Alemania y por supuesto Rusia, la campaña del Este. Es todo un recorrido que no dejará indiferente a todo el que lea el libro.

Les doy las gracias a Ediciones Platea por traernos este título. Pero además de eso, les doy las gracias por haber cuidado la edición. La traducción es exquisita, de lo mejor que he leído en lo que a Historia Militar se refiere. Ya anunciaron que irían con retraso por que querían asegurarse que la traducción tenía que ser buena, pues la espera ha merecido la pena, vaya que si ha merecido la pena. Les doy muchos ánimos para continuar así en el futuro y que sus publicaciones sigan la senda de esta calidad.

2012. Luís Miguel Domínguez.

15.0×23.0cm.
Nº de páginas: 498 págs.
Editorial: Ediciones Platea
Lengua: CASTELLANO
Encuadernación: Tapa blanda
ISBN: 9788493886301
Disponible en http://tienda.edicionesplatea.com

21 pensamientos en “Tank Men, Robert Kershaw

  1. Que suerte Luismi que lo hayas leído ya. En mi caso particular, lo que más me interesa del libro es el saber del Tanque en sus inicios, en la Primera Guerra Mundial. Puedes apuntar algo…

    Un saludo.

  2. Gracias Eduardo, si ya lo conocía, mi pregunta era y es más amplia, me refiero a toda la obra en conjunto, pero si dices que solo se queda en el capítulo 1…

    Un saludo.

  3. Pues realmente de la PGM solo se habla en el capítulo 1. Posteriormente ya lo que viene es el periodo de entreguerras y de las lecciones aprendidas, (o no), de la PGM y el desarrollo (o no), del tanque como arma de futuro….

  4. Hola, en Barcelona está, de momento, en Kaburi, Passeig de Sant Joan, 11. Dentro de poco confiamos en que esté también en otras como Central de Jocs y alguna más.

    Gracias por vuestros comentarios y a Luismi por la reseña.

  5. Imprescindible para entender la lucha acorazada, por muchas películas que hagan, nada como unos buenos testimonios de carristas de verdad.

  6. ¡Qué curioso! precisamente es el libro que estoy leyendo actualmente, llevo unas cien páginas, de momento impresión positiva.

    Saludos.

  7. Pues ya lo he acabado, desde luego si queremos conocer de cerca y en detalle lo que sentían y vivían los carristas dentro de esa poderosas máquinas de guerra hay que leerse este libro. Buena combinación a la hora de narrar la evolución técnica que fue desarrollándose en la cada vez más avanzada producción de carros de combate a lo largo de la guerra y, como eje central del libro, los testimonios de los protagonistas directos de esta historia, escalofriantes, llenos de tensión, y apasionados también por aquellos que decidieron unir su vida en la contienda mundial al arma acorazada.

    Un saludo.

  8. Hola.
    Un magnífico libro sobre las experiencias acorazadas en combate. Destacar algunos capítulos que me han gustado mucho, como por ejemplo los primeros sobre la Gran Guerra, donde el soldado de infantería sintió el terror en propias carnes al ver por pimera vez una bestia de acero, o como las tripulaciones de los primeros carros sufrían dentro de aquellos ataúdes a altas temperaturas y con un ruido infernal.

    También destaco los capítulos de las Campañas de África del Norte, donde se demostró que los carros Aliados ligeros poco podian hacer contra los panzers alemanes y menos contra la pieza de artillería alemana FlaK 88 mm, ganándose así el trofeo a la mejor arma de la WWII.

    Otros capítulos impactantes son los vividos por las tripulaciones soviéticas en el Frente del Este, donde sus quejas por tripular vehículos con poco blindaje no se oyeron hasta casi finalizar la guerra. Los testimonios de las tripulaciones que vivieron o vieron los impactos de un cañón 88 mm de los Tiger I en algunos de los T-34 son espeluznantes.

    Al igual que lo ocurrido en los capítulos de la Batalla de Normandía, los Sherman fueron zipos sobre cadenas, que estallaban a la más mínima.

    Es una humilde opinión que espero ayude a algún futuro lector indeciso.

    Saludos.
    Panzer Commander.
    Blog: http://www.ww2enimagenes.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *