“Tank Men” Primeros capítulos disponibles para leer

DESIERTO IRAQUÍ, 28 DE FEBRERO DE 1991

Mi primera visión de un tanque estallando me dejó atónito. Era febrero de 1991: la Primera Guerra del Golfo.

El campo de batalla nos pertenecía y, tal y como había leído en muchas narraciones de la Segunda Guerra Mundial, “reventábamos” sistemáticamente los tanques iraquíes abandonados para dejarlos totalmente inservibles. El fogonazo y el humo de la explosión y después el retumbante “crump” precedían a la onda expansiva. Una torreta saltaba del casco para mantenerse por un momento sobre un extremo, con el sobresaliente tubo del cañón sosteniéndola como si fuera un gigantesco saltador, antes de derrumbarse. Las llamas se proyectaban rugientes a veinticinco metros de altura como si se tratara de un lanzacohetes invertido. Un momento después, la torreta volteada  también se incendiaba entre silbidos y crepitar cuando el propelente de los proyectiles apilados en su interior vomitaba fuego. Proyectiles aulladores volaban en todas direcciones y el aire por encima y alrededor se llenaba de silbante y veloz chatarra. Durante veinte minutos nos quedábamos clavados en tierra.

Ya podéis descargar y seguir leyendo tanto la introducción como el primer capítulo entero de “Tank Men”, os dejamos el enlace de la web de la Editorial Platea: http://www.edicionesplatea.com/?page_id=1849

Ya va quedando menos para tenerlo en las manos.

Saludos.

7 pensamientos en ““Tank Men” Primeros capítulos disponibles para leer

  1. Muy bueno, realmente bueno, mejor de lo que esperaba. Ojalá la espera no sea mucho para tener el libro. Enhorabuena y os auguro un gran porvenir.

  2. Muy interesante. Vaya experiencia ir en uno de los primeros tanques, desde luego si tenía en mi mente algún “glamour” ser tanquista ya se me han quitado las ganas. Espero con ansiedad el libro.

  3. Tiene muy buena pinta.

    Qué buena la anécdota esa en la que los tanquistas británicos hacen la presentación del carro ante el Rey, y durante la maniobra el tanque casi vuelca. Todo el público se preocupa mucho por los tripulantes. Finalmente, salen del tanque un par de personas. Todos se quedan aliviados. Nadie sabe que dentro quedan unas 4 personas en estado inconsciente.

  4. Bueno, por fin he tenido un poco de tiempo y lo he leído con calma. Para ser un libro de una temática terrestre y nada naútica, he de reconocer que me ha picado el gusanillo y que espero con impaciencia la salida del libro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *