Tamerlán, VVAA. Desperta Ferro Antigua y Medieval, nº42

A finales del siglo XIV las hordas de los pueblos turco-mogoles nómadas de las llanuras asiáticas conquistaron una cantidad de territorio equivalente a la extensión de Estados Unidos en Asia Central. Su caudillo era Tamerlán (derivado del persa Timar-i-lang o Timur el cojo), un noble musulmán de la tribu de los Barlas que llegó a emular al mismísimo Gengis Kan en sus conquistas.

Nació en la actual Uzbequistán en 1336, y como y hiciera Gengis Kan, logró aglutinar a las tribus nómadas turcas y mogolas de Asia Central y convertirse en su líder. Siempre había tenido los ojos puestos en China y se aprovechó de la decadencia de los descendientes de la dinastía de Gengis para hacer su sueño realidad. Hasta aquí el lado épico, porque para llevarlo a cabo no dudó en saquear, destruir, exterminar o esclavizar a todos los pueblos que se encontró en su camino desde Ankara a Delhi y desde Samarcanda al mar de Aral.

La crueldad que empleaba para imponer el miedo a los vencidos era inenarrable. Entre otras muchas barbaridades acostumbraba a hacer torres con las cabezas de sus enemigos o con la población civil, a semejanza de las encontradas recientemente en México. Se dice que en la ciudad persa de Isfahan, tras sofocar una rebelión de sus habitantes, ordenó ejecutar a entre cien y doscientos mil de ellos, con cuyas cabezas construyó hasta veintiocho torres.

Su modelo fue siempre Gengis Kan, que había vivido un siglo atrás y había conquistado uno de los mayores imperios que haya conocido el mundo. El número incluye un artículo en el que introduce la vida del Gran Kan y lo entronca con los elementos que sirvieron de inspiración de Tamerlán.

Se trata también en sendos artículos a la Horda de Oro, uno de los grandes territorios en que dividió Gengis Kan su imperio y que llegaba al sur de Rusia, y que en su periodo de expansión en 1237 se presentaron en tierras polacas, bohemias y del valle del Danubio. Para el tiempo en que Tamerlán inició la conquista de su territorio la Horda estaba muy debilitada.

Incluye también este número un artículo dedicado al armamento, tácticas y panoplia del ejército de Tamerlán y otro de su conquista de la península de Anatolia. En definitiva, un viaje hacia un mundo que me era bastante desconocido y con el que he disfrutado de unos buenos ratos de lectura.

Relación de artículos:

Gengis Khan y su imperio. La inspiración de Tamerlán, por John Mann 

Tamerlán, una biografía (1336-1405), por Timothy May (University of North Georgia) 

La Horda de Oro, por Uli Shamiloglu (University of Wisconsin-Madison) 

Táctica y armamento en el periodo timúrida (1370-1507) por Manouchehr Moshtagh Khorasani y Bede Dwyer

El peor enemigo de Timur. La campaña contra la Horda de Oro, por Il’nur Mirgaleev 

La lógica político-militar de Tamerlán, por Borja Pelegero Alcaide 

La conquista de Anatolia, por Alexander Mikaberidze (Louisiana State University-Shreveport) 

Y además, introduciendo el nº 43: El conflicto romano-tarentino y la llamada de Pirro a Italia, por Adolfo J. Domínguez Monedero

  • Revista Desperta Ferro Antigua y Medieval, 42
  • Desperta Ferro Ediciones
  • Español
  • ISBN: 977217192700400042

3 pensamientos en “Tamerlán, VVAA. Desperta Ferro Antigua y Medieval, nº42

  1. Este número despertó en mí el interés por los tardo mongoles en general y por los timúridas en particular.
    Un trabajo excelente. Y una atractiva reseña, Tornado. Gracias.

  2. Lo que no se entiende muy bien es esa adoración que sienten por él en Uzbequistán.
    En fin, me imagino que toda nación renacida necesita personajes del pasado para justificarse…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *