Sky Men, Robert Kershaw

En la página 24 ya hace un manifiesto de intenciones cuando afirma: “Hay una plétora de libros de mesa de café relativos a las fuerzas aerotransportadas, llenos de hazañas, pero pocos sobre esos hombres en sí mismos. Muy pocas historias han intentado destilar la perspectiva humana desde un punto de vista internacional y contar las historia de los soldados que van a la guerra terrestre pero que llegan desde el aire. Tratar de compendiar quienes son estos hombres es el propósito de este libro.”

Hay que decir, antes que nada, que Kershaw es oficial de paracaidistas y que comienza el libro con una acción de guerra en Sierra Leona estando el prisionero de guerra de un señor de la guerra africano con su insensibilidad emocional y su crueldad inconsciente.

El libro va desgranando la historia y la doctrina operacional del arma aerotransportada desde los “hombres langosta” rusos que exhibían sus poderes en 1935 hasta la guerra de Afganistán en 1980. A lo largo de varios capítulos pasa por la campaña de 1940 en Dinamarca, Noruega y Holanda a cargo de los Fallschirmjäger alemanes, la formación y la doctrina del arma entre los ejércitos aliados así como sus acciones desde el Norte de Africa hasta la operación Varsity en marzo de 1945 o las sucesivas guerra coloniales y postcoloniales de la época de la llamada Guerra Fría.

Se ve la evolución del arma como acciones de comando al principio hasta su máximo desarrollo operacional en las campañas de Creta o en Market Garden en lo que el autor llama “envolvimiento vertical”. Hay una frase muy lapidaria que marca esta época del arma paracaidista tras la campaña de Creta: “Hitler le dijo a Student que sin elemento sorpresa no puede haber futuro para las fuerzas aerotransportadas. Serían desplegadas en operaciones aéreas limitadas pero su papel futuro pasaría por el de una élite de infantería de choque. Los Aliados llegaron precisamente a la conclusión contraria.”

Con el final de la SGM prácticamente acabaron las operaciones a nivel divisionario con lanzamientos masivos en planeadores y aviones a baja altura. Al final no compensaban las pérdidas humanas y de material con las ganancias aportadas en diversión del enemigo desde el envolvimiento vertical tras sus líneas y con guerra de guerrillas.

Tras la aparición del helicóptero las fuerzas aerotransportadas encontraron un nuevo sentido como fuerza de élite con iniciativa que es capaz de tomar el control de un área muy específica luchando con eficacia y brillantez con pocos efectivos muy bien armados. Así explica la segunda vida de este arma en las campañas de la Indochina francesa o el Vietnam norteamericano.

El paraca se convierte así en infantería aerotransportada de élite. con soporte de fuego a través de helicópteros artillados que los defienden de un enemigo siempre superior y bien atrincherado. En palabras de Kershaw: “los paracas entienden todos que son parte de una élite, que buscan la excelencia en una modalidad de combate no convencional yendo a la batalla por el aire, soldados con una mentalidad de bucaneros, capaces al instante de cambiar a una actitud de agresión controlada, lo que genera tenacidad tanto atacando como defendiendo. La libertad de pensamiento está inmersa en la actitud del “si quiero, puedo” y se siente igual de cómodo combatiendo solo que formando parte de una formación mayor.” pag. 398.

Un buen libro escrito por alguien de dentro y desde dentro, y además del autor que escribió Tank Men.

Ediciones Salamina
Nº de páginas: 400 págs.
Encuadernación: Tapa blanda con solapas
Lengua: ESPAÑOL
Fotografías: 16 páginas de fotografías en B/N
ISBN: 9788494288425
Precio: 24€, gastos de envío gratis para España.

4 pensamientos en “Sky Men, Robert Kershaw

  1. Un libro muy didáctico y muy entretenido. Coincido con Vicent. Lleno de anécdotas y testimonios de soldadosd paracaidistas y aerotransportado de todos los ejércitos. Escenifica muy bien la evolución del arma a lo largo del siglo XX. Teiter no hay alusiones a Sidi Ifni, pero sí a la operación aerotransportada a través del estrecho a comienzos de la guerra civil. También son curiosos los capítulos dedicados a Dien Bien Phu y Argelia, donde muchos de los testimonios recogidos de los paracaidistas legionarios franceses tienen apellido español.

    saludos

  2. Un tema que me hico recapacitar cuando leí el libro es la diferencia entre paracaídistas y fuerzas aerotransportadas. Unos son saltadores profesionales y otros son infantes llevados por vía aérea a un espacio de batalla. En el libro se explica muy bien que, al principio con los alemanes y luego los aliados, las fuerzas aerotransportadas eran llevadas por aviones planeadores lo que llevó al desastre por las características del medio. La evolución de las fuerzas aerotransportadas pasó el por el helicóptero como se ve en los años 50 con la guerra de Indochina.
    Otro hecho vinculado al primero es que el éxito alemán en Holanda, Eben Emael, llevó a los alemanes primero y a los aliados después a las grandes operaciones aerotransportadas de la SGM que devinieron en fracaso: Creta, Sicilia y Arnhem. Con el tiempo se vio que el valor de la operativa aerotransportada era táctico mas que estratégico: operaciones relámpago llevadas a cabo por fuerzas de élite con objetivos y tiempos muy precisos. Las grandes operaciones estratégicas conllevaban mas pérdidas humanas y de material que los supuestos beneficios conseguidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *