Osprey 2ºG.M. Rommel en retirada

ROMMEL EN RETIRADA, El Alamein, julio de 1942

Siguiendo con la lectura de los coleccionables de RBA Osprey dedicados a la IIGM esta vez le ha tocado el turno a este de Ken Ford dedicado a la batalla del Alamein.

Me gustaría destacar, como primer apunte sobre el mismo, que a diferencia del escrito por John Latimer en esta misma colección y dedicado a los combates sobre Tobruk, este de Ken Ford me ha sido mucho más ameno y fácil de leer, aunque también haya sido considerable el vaivén de unidades militares en acción. Este nº está íntegramente dedicado a la batalla del Alamein desarrollada entre julio y noviembre de 1942, aunque Ken Ford disecciona en tres batallas la misma, todas ellas dedicadas a contener el avance de Rommel hacia el Canal de Suez: 1)El Primer Alamein ; 2)La batalla de Alam Halfa ;3)El Alamein, ataque, duelo de titanes y fuga y persecución.

¡Qué cerca estuvo Rommel de poder coronar con éxito la llegada del Afrika Korps al Canal de Suez!, pero cada vez que avanzaba por el desierto africano suponía para éste una jugada demasiado arriesgada, con unas líneas de suministro cada vez más extendidas, con una necesidad cada vez más apremiante de combustible, y con una inferioridad numérica sólo compensada por un hábil manejo táctico sobre el campo de batalla del maestro Rommel. La ventaja que poseía el VIII Ejército sobre el enemigo en cuanto a cobertura aérea, sobre todo cuanto más cerca del Cairo estaba éste, acabó siendo un elemento muy importante en la evolución positiva para los británicos en las batallas terrestres. Rommel, como he comentado anteriormente, mantuvo una superioridad táctica sobre los británicos, éste aplicó en el Alamein su táctica habitual: mandar a la infantería a un asalto frontal mientras el Afrika Korps realizaba una maniobra para colocarse detrás de sus defensores. El también hábil Montgomery, el nuevo comandante en jefe del VIII Ejército, supo leer perfectamente la táctica de Rommel y para ello, basándose en una táctica conservadora pero realmente efectiva acabó por hacer retroceder al comandante alemán a sus posiciones iniciales de 1941. Montgomery supo engañar a Rommel para que este último acabará “aceptando” una batalla de desgaste que sabía que no ganaría el alemán, el británico usó sus armas convenientemente y acabó por derrotar al Afrika Korps. Nunca perdió la paciencia, a pesar de las continuas intromisiones y apremios de Churchill para que se lance un ataque definitivo, el zorro del desierto no perdió la compostura ni en sus peores momentos y acabó por completar un trabajo que finalizaría con la tenaza en el flanco oeste del Afrika Korps producida por el desembarco anglo-usa en Argelia y Túnez.

Excelente relato de la Batalla del Alamein el realizado por Ken Ford, con una buena información sobre el campo de batalla hoy en día y añadiendo en su hoja final una buena colección bibliográfica para ahondar más en esta campaña tan vistosa.

Lengua: CASTELLANO
Encuadernación: Tapa dura
ISBN: 978-84-473-5564-8
Colección: OSPREY
Nº Edición:1ª
Año de edición:2001
Plaza edición: MADRID
Pag: 96
Autor: Ken Ford

7 pensamientos en “Osprey 2ºG.M. Rommel en retirada

  1. Yo creo que Rommel nunca estuvo cerca de terminar con éxito la campaña del Norte de África. Ni siquiera en los primero años en los que consiguió derrotar y perseguir a los británicos hasta Egipto. Era una campaña destinada al fracaso y esto según mi punto de vista vino determinado por múltiples factores, desde no tener el control del mediterráneo para el suministro logístico hasta la determinante entrada en la guerra de EEUU, todo esto con un amplio abanico de matices que hacían que esta campaña estuviera perdida desde el comienzo y leyendo las memorias del Mariscal creo que él mismo sabía que esto era así desde el comienzo.

  2. Estoy de acuerdo con lo que comenta Rodrigo, una cosa es llegar y alcanzar un objetivo y otra, casi más difícil, es aguantar la posición y saberla explotar estratégicamente. Rommel casi alcanzó su objetivo, pero estratégicamente estaba condenada al fracaso si no podía ser abastecida convenientemente, y eso era algo más complicado si el Mediterráneo seguía manteniéndose como un lugar bajo dominio británico. Tal vez Rommel, si hubiera alcanzado su objetivo final, El Cairo, los británicos habrían recibido otro golpe mortal a sus aspiraciones de mantener su lucha en solitario contra Alemania. Es en este punto donde yo veo sentido a la lucha en el desierto africano.

    Un saludo.

  3. En el desierto fue esencial la utilización de ULTRA. Freyberg no hizo buen uso de ella en Creta en 1941 (tampoco contaba con muchas opciones, claro, y no se pueden lanzar máquinas criptográficas a los fallschirmjager), sin embargo Monty sí que supo aprovechar las informaciones de ULTRA para destruir prácticamente todo el puente aéreo Sicilia-Túnez con el que se abastecía el DAK. Ya hacía muchos meses que los hombres de Rommel fumaban, comían y aprovechaban material británico capturado (el que cayó en sus manos en Gazala era impresionante).

  4. Recordando la lectura de las memorias de Rommel, lo que más se daba, sobre todo el último año es el reguero de quejas y quejas de Rommel a sus superiores, sus demandas eran imposibles y caían en saco roto una y otra vez. El sabía que logísticamente estaba perdido, y Monty también lo sabía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *