Osprey 2ºG.M. Gran golpe de efecto en el Este

Kursk , Julio 1943

Este nuevo libro de la colección Osprey nos sitúa en julio de 1943,  concretamente en el frente del Este, allí las tropas alemanas intentan mantener la iniciativa estratégica tras la debacle el invierno pasado en Stalingrado con el Sexto Ejército de Paulus. Hitler, temeroso de que sus aliados comenzaran a abandonar el barco ante lo que empezaba a parecerse a una derrota, no quería perder la iniciativa y pasar a la defensiva como algunos de sus generales le habían insinuado. Las fuerzas alemanas debían ahora empezar a ser controladas y usadas con mucho tiento, la posibilidad de poder verse en serios apuros tanto en el frente occidental como en el Este comenzaba a ser algo más que una posibilidad. Así pues, la decisión de asestar un fuerte golpe a los soviéticos que aumentara la moral y mostrara al mundo que los alemanes seguían en la brecha pesó lo suficiente como para afrontar una nueva ofensiva en tierras soviéticas. El sitio elegido sería el saliente de Kursk, la ocasión para volver a poner en práctica la táctica de envolvimiento que tantos éxitos le habían traído a la Wehrmacht durante tanto tiempo parecía factible en el mencionado territorio.

Los encargados de llevar a cabo la Operación Ciudadela, que así se llamó a la batalla de Kursk, serían el Grupo de Ejércitos Centro, al mando del mariscal Günther von Kluge, con el Noveno Ejército en vanguardia al mando del general Walter Model desde el norte del saliente y el Grupo de Ejércitos Sur, al mando del laureado mariscal Von Manstein, con el Cuarto Ejército Panzer del general Hermann Hoth y cubriendo el flanco oriental de este último a cargo del Destacamento del Ejército Kempf, con el general Pz Tr. Kempf al mando.

Enfrente, el mando soviético dispuso para enfrentarse a las fuerzas alemanas al general Rokossovsky al mando del Frente Central, al general Vatutin defendiendo en el sur el frente de Voronezh y, por último, como fuerzas de reserva al general Konev al mando del llamado Frente de la Estepa.

La táctica alemana no tenía ningún misterio, visto las anteriores operaciones que con tanto éxito habían llevado a cabo los blindados alemanes, Manstein avanzaría por el sur del saliente con todos sus efectivos disponibles siguiendo la línea Belgorod-Oboyan-Kursk hasta enlazar con el Noveno Ejército de Model que debía avanzar por el norte de la tenaza siguiendo la línea Orel-Oljovatka-Kursk.

Por su parte, los soviéticos, a sabiendas gracias a sus servicios secretos cuándo, dónde y cómo iba a desarrollarse la ofensiva alemana, aprovechó tal coyuntura para organizar una defensa lo suficientemente fuerte para conseguir “desangrar” a las fuerzas alemanas y explotar esta debilidad para comenzar una ofensiva que destrozara definitivamente a las fuerzas atacantes.

Aunque las operaciones en esta zona, englobada directamente con la ofensiva en Kursk, no acabarían hasta finales de agosto de 1943 el libro prácticamente se centra en exclusiva en la Operación Ciudadela, dicha ofensiva transcurrió desde el 5 hasta el 13 de julio, fecha esta última en la que Hitler decidió suspender “Ciudadela”.

Entrando ya a analizar brevemente la obra, vuelvo a destacar lo entretenido que ha sido la lectura del mismo, este autor, Mark Healy, ya había participado en la colección, en concreto en un número dedicado a la batalla de Midway, así que nos volvemos a reencontrar otra vez con otro gran ensayista que hacen de esta colección Osprey una excelente inversión para los aficionados a la Segunda Guerra Mundial. Volvemos a distinguir las excelentes fotografías que acompañan al texto, la cartografía lograda que ofrece el mismo y, en este caso, las láminas que de los soldados participantes en la batalla nos brindan Osprey-RBA.

Sin duda, un buen relato de lo sucedido en aquellas calurosas estepas soviéticas durante julio de 1943.

GRAN GOLPE DE EFECTO EN EL ESTE. Kursk, julio de 1943.
Lengua: CASTELLANO
Encuadernación: Tapa dura
ISBN: 978-84-473-5568-6
Colección: OSPREY
Nº Edición:1ª , RBA
Año de edición:2008
Plaza edición: MADRID
Pag: 96
Autor: Mark Healy

12 pensamientos en “Osprey 2ºG.M. Gran golpe de efecto en el Este

  1. Y sin embargo, el autor, aunque correcto en su exposición de los hechos, podría haber sacado mas chicha de un acontecimiento tan trascendental como fue el choque de Kursk, que supuso la verdadera pérdida de equilibrio de la Wehrmacht. Por cierto que fue Guderian el que sostuvo a las claras el pasar a la defensiva, reuniendo una fuerte reserva acorazada que tapara las brechas de los asaltos sovieticos, y renunciar a “Ciudadela”.

  2. Bueno, yo creo que la pérdida de equilibrio en la Werhmacht estaba ya producida antes de Kursk. La operación Ciudadela era un “quiero y no puedo” desde su concepción, planificación y ejecución, pienso yo, y dudo mucho que aunque los alemanes se hubieran impuesto no hubiera significado mucho a largo plazo. Resumiendo muchísimo, la pérdida de fuelle en el invierno de 1941-42 y la contraofensiva rusa ante Moscú fue para mi el auténtico punto sin retorno de la campaña del Este.

  3. Este volumen de Osprey lo veo muy correcto y completo para el tema que trata, como casi todos los libros que tratan sobre la Operación Ciudadela, se centra en Kursk y la batalla de carros. Lo que ha quedado para la historia es que Kursk representa la mayor batalla de carros de combate de la historia. Para los que gustan de datos técnicos sobre unidades, nuevas armas, tipos de carros, etc… tiene bastante aliciente. Personalmente creo que dentro de la Guerra en el Este no tuvo tanta importancia a nivel estratégico en general.

  4. Es dificil considerar los combates del invierno de 1941-42 en el frente central ( que los alemanes lograron estabilizar )como el punto sin retorno, considerando la envergadura y el éxito inicial de la ofensiva germana del verano de 1942, con éxitos como Sebastopol o Jarkov.

  5. No recuerdo si este caía en las tradicionales mitologías sobre la batalla, que luego se demostraron erroneas.

    Ciertamente en el de Midway si lo hace.

  6. Bueno, yo creo que una vez perdida la posibilidad de entrar en Moscú, pero sobre todo las condiciones en las que llegó la Werhmacht al invierno ruso, totalmente extenuada, mermada y sin planificación ni preparación para el invierno, sigo pensando que eso marcó un punto sin retorno. Posteriormente estabilizaron el frente y obtuvieron victorias parciales, importantes, pues si, pero la campaña en términos generales, estaba destinada al fracaso. De todas formas no era mi intención desviar el tema sobre la reseña del libro. A mi me parece correcto para el tema que trata, focalizado en las operaciones de Kursk.

  7. La batalla de Kursk parece que está llena de mitos, muchos de ellos relativos al número de bajas de tanques, al mismo desarrollo de la batalla y a la decisión tomada o decidida por Hitler de retirarse debido a la invasión aliada de Sicilia. Por supuesto, todo esto podemos comprobarlo ampliando nuestro número de lecturas sobre la batalla de Kursk, pero yo dejo aquí una pregunta: ¿cuánta bibliografía existe en español sobre el tema? Me temo que si al final no recurrimos a la lengua anglosajona podemos seguir cayendo en los manidos tópicos, ¿qué opináis?

    Un saludo.

  8. Por lo que sé, no fue Hitler precisamente el que defendió la idea de una ofensiva en el verano de 1943, de hecho existe una conocida cita suyas al respecto: “la idea de ese ataque me encoge el estómago cada vez que pienso en ella”.

  9. El problema del libro es que el autor lo realizó a principios de los 90, cuando estaban en vigor las informaciones y versiones erroneas sobre la batalla.

    Sería en los 90 cuando saldrían a la luz datos que revisarían la visión sobre la batalla (por ejemplo Glantz).

    Precisamente por esa razón el mismo autor Mark Healy publicó en 2008 una versión reecha y ampliada.

  10. Añadir que el mismo problema pasa con su libro sobre Midway de Osprey, redactado también a inicios de los 90, pues la publicación del libro Shattered Sword hace pocos años dio al traste con mucha mitología existente sobre la batalla (por ejemplo cosas como que los aviones japoneses fueron sorprendidos en las cubiertas reaprovisionando y a punto de despegar).

  11. Pues si, estaría muy bien disponer en castellano de autores tipo Glantz,Ziemke o Mawdsley por ejemplo…, pero dudo mucho que tengan mercado aquí como para que las editoriales apuesten por ellos, ojalá…….., la esperanza es lo último que se pierde. Mientras nos tenemos que conformar con refritos sobre Kursk como el de Álvaro Lozano….

  12. Bueno, los muuy cinéfilos recordaran (para su pesar) una película estelarizada por Bill Cosby titulada “Leonard Part 6”, la cual gano en su momento tres “frambuesas de oro” (el equivalente negativo al oscar), se dice que el propio Bill Cosby al ver la clase de mamotreto que había resultado fue de uno a otro show de tv a pedirle al público que no gastase su dinero en ir a ver dicha película (y eso que él, además de actuar, escribió el guion y fue productor).

    Cuando los nombres “Mark Healy”, Osprey y Kursk se unen, el resultado es muy similar, incluso el mismo Healy, al parecer cansado de tantas críticas malas (y malos chistes) de su trabajo de principios de los 90’s, decidió literalmente “sacarse la espina” y produjo un trabajo muy decente (el cual seguramente veremos publicado en nuestro idioma cuando se congele el infierno jeje) titulado “Zitadelle: The German Offensive Against the Kursk Salient 4-17 July 1943” alla por 2008. En dicho trabajo, para la parte introductoria, Healy explica que de muy buena fe uso para su trabajo previo cantidad de fuentes secundarias que luego resultaron ser tan solidas como un cheque a nombre del banco nacional de Zambombia, de hecho acepta que fue una “burrada” y que de alguna manera lamenta el desaguisado, solo le falto decir que no leyeran lo de osprey, pero por supuesto, no se iba a meter en problemas.

    Lo peor de todo es que como dice el compañero APV, Healy “tuvo tarde triunfal”, pues en la misma comisión de principios de los 90’s también realizo el trabajo sobre Midway, el cual, igual que su trabajo sobre Kursk, es amplio merecedor del equivalente de la “Frambuesa de oro”, por las mismas causas, confianza excesiva en fuentes secundarias, ignoro si Healy tenga previsto hacer un trabajo sobre Midway que corrija las meteduras de pata previas como con Kursk.

    Ya con ese precedente, una obra en que se cambia el título original de “Kursk, the tide turns east”, por eso del “golpe de efecto”… pero bueno, entrados en detalles, hay que desconfiar de las tablas, de las cifras, de datos diversos de unidades y un largo etc. Cuando un “frikkie” del asunto escucha eso de que Rotmistrov tenía 900 tanques contra 600 de Hausser en Prokhorovka… puaj… si uno le da una ojeada a las tablas de tanques que se ponen al inicio, no se sabe de donde salen esos “600” tanques… claro que si uno revisa la bibliografía se dara cuenta de que habia problemas serios, creo que el libro mas reciente en que se apoyo Healy fue “The road to Berlin” de Erickson, y ese era novedad… a principios de los 80’s.

    Pero bueno, en su momento comentamos que la obra a estas alturas es buena solo como una referencia “por encimita”. Sé que existen cuando menos dos obras más extensas sobre el asunto en nuestro idioma, si obviamos los recuentos en las enciclopedias “clásicas” como la de Time Life – Tomo y otras , una de Alvaro Lozano y otra de Javier Ormeño, No he leído ninguna de ellas, así que no podría recomendar nada mejor en español. En ingles ya es lugar comun la obra de Glantz, pero el mismo libro ya citado de Healy del 2008 tambien es decente (aunque por decisión editorial no incluye bibliografia 🙁 ) y mas reciente y decente aun es el de Lloyd Clark “The battle of the tanks”, otro intento por condensar en un libro dicha batalla.

    Señalar que incluso Osprey (en ingles) se quiere “sacar la espina” con nuevos titulos sobre Kursk, esta ya anunciado uno dedicado al saliente norte, bajo la pluma de Robert Forczyk.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *