Operación Garabitas. La otra batalla de Madrid, Luis de Vicente Moya

Abril de 1937, apenas había transcurrido un mes desde el final de la batalla de Guadalajara dónde los republicanos frenaron con éxito la ofensiva contra Madrid lideradas por las tropas italianas, los ánimos estaban por todo lo alto, la confianza parecía haber impregnado a los mandos gubernamentales y para ello qué mejor manera de mantener ese espíritu de victoria que la de golpear de nuevo a las fuerzas nacionales. ¿Dónde y cuándo se llevaría a cabo dicha iniciativa? El lugar sería el cerro de Garabitas en una zona comprendida entre la carretera de Extremadura- Casa de Campo- y cuesta de las Perdices, que pertenecía al II Cuerpo de Ejército, cuyo jefe, el coronel Emilio Alzugaray, sería el encargado de desarrollar dicha operación. A Grosso modo las divisiones implicadas serían cuatro pertenecientes a este cuerpo: la 6ª del teniente coronel Romero, la 7ª del comandante Ortega , la 5ª de Juan Perea Capulino, y finalmente la División X más tarde denominada 18 del comandante Manuel Márquez. También estuvieron implicadas fuerzas del V Cuerpo de Ejército de Juan Modesto y una División que se incorporaría a partir del día 10 del mítico líder comunista Enrique Lister. La fecha de dicho ataque transcurriría entre el 9 y el 14 de abril de 1937. ¿Objetivo? Aislar y rendir las posiciones nacionales de la Ciudad Universitaria mediante acciones en la Casa de Campo que condujesen al corte de las vías de abastecimiento, de esta manera se podría alejar el frente algunos kilómetros lejos de la ciudad consiguiendo a su vez un triunfo psicológico de cara a la moral ciudadana, demasiado expuesta ante la cercanía de las tropas franquistas en los alrededores de la capital. Además existía otro objetivo secundario no menos importante, este no era otro que el de ayudar al frente Norte, Bilbao en aquellos momentos se encontraba en una situación delicada ante la ofensiva nacional. Las esperanzas de llevar a cabo algo grande estaban depositadas en esta ofensiva, la otra batalla de Madrid como titula el autor de este trabajo, Luis De Vicente Montoya, todo un experto en este frente y vicepresidente y miembro fundador del Grupo de Estudios del Frente de Madrid (GEFREMA), todo un referente para conocer la guerra en esta zona, un terreno no tan estático como muchos podríamos creer.

Entrando ya de lleno en la valoración y descripción de este libro podríamos comenzar comentando que la presentación es excelente, mapas de una calidad extraordinaria acompañada a su vez de un material gráfico de igual valor, ¿Se puede pedir más cuando hablamos de un libro de Historia Militar? Es siempre determinante en este tipo de trabajos un buen acompañamiento del material cartográfico y aquí podemos dar fe de su excelencia. Dividido en 22 capítulos, el autor nos sitúa en el los días precedentes relatándonos las operaciones previas a la Operación Garabitas, el ambicioso plan y las enormes dudas y discrepancias entre los mandos republicanos ante dicha ofensiva ante un ataque que podía haber descongestionado la presión nacional sobre Madrid y que acabó en un sangriento fracaso, todo ello magistralmente plasmado sobre el papel por Luis de Vicente, en una crónica que no deja lugar a la duda sobre las causas y consecuencias de dicho fracaso. Otro de los capítulos más interesantes que ha incluido el autor ha sido el de la proyectada Operación Mérida de mayo de ese mismo año de 1937, un plan que debía operar a gran distancia de la capital tratando de romper el frente en Mérida para que avanzasen las fuerzas republicanas hacia la frontera portuguesa, hasta lograr partir en dos la zona nacional, aquí la política enturbiaría mucho y distorsionaría la preparación de la misma. Aparte de estos capítulos hay otros también muy interesantes sobre algunos de los protagonistas de dicha batalla, entre ellos podríamos mencionar al comandante de la 2ª BM Jesús Martínez de Aragón y Carrión, personaje muy peculiar y que resultó muerto en Garabitas; el padre Huidobro, otro singular personaje, aunque esta vez del bando nacional, con una muerte donde las lagunas sobre las circunstancias de dicha muerte causaron muchas desavenencias; pero si hay un personaje que me ha llamado la atención y del que me gustaría seguir algo más su pista es la del coronel Emilio Alzugaray, encargado de la dirección de la ofensiva sobre Garabitas, no quiero destripar el libro pero si decidís leer esta obra os sorprenderéis de la evolución vivida por este hombre desde que acabo la batalla, se podría realizar una novela con la vida de este militar. ¡Qué ironías te tiene deparado el destino en ocasiones! Otro asunto no menos peliagudo es el papel desplegado por las Brigadas Internacionales en la batalla……para el autor fue prácticamente nulo…..la sangre que se derramó en Garabitas fue mayoritariamente española. ¿Qué comenta el autor sobre la táctica a seguir sobre el terreno desarrollada por los atacantes? Pues que ésta fue muy polémica, muy ligada a los terribles avances frontales de la Primera Guerra Mundial con el resultado que todos podríamos prever.

En definitiva, un libro muy completo, con una calidad en la presentación que hace de él una inversión realmente barata para los logros que consigue el autor con la crónica de la Operación Garabitas.

Luis de Vicente Montoya.
Páginas: 344.
Formato: 15×22,5 cm.
Rústica con solapas. 2016
Ilustrado con fotografías de época.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *