Novedades Desperta Ferro

Os presentamos las dos novedades de Desperta Ferro que ya están disponibles en los Kioskos:

Antigua y Medieval:

portada-DF35 portadaDFC15
Toda la información detallada de cada número……..
portada-DF35
  • Septimio Severo, una biografía política por Danuta Okón (Szczecinski Uniwersytet). Le meteórica carrera de Severo, que terminaría llevándole a la máxima dignidad, el Imperio, estuvo marcada por el recorrido del cursus honorum romano. Desde un primer puesto como cuestor en Cerdeña, accedió a cargos administrativos y militares que le prepararon para los retos a los que se enfrentaría en el futuro. Cuando en marzo de 193 los pretorianos subastaron la dignidad imperial al mejor postor, los legionarios del Danubio y el Rin a los que acaudillaba proclamaron a Severo emperador. Tras vencer a Clodio Albino, se centró en la reforma del Imperio, la promoción de las legiones y la búsqueda de legitimidad.
  • De Carnutum a Lugdunum. La conquista del poder por Patrice Faure (Université Jean Moulin Lyon 3). En el año 193, al término de un siglo de estabilidad política, el Imperio romano entra en un período de guerras civiles que enfrentará a cuatro candidatos por el trono. De una punta a otra del Imperio, las poderosas legiones se vuelcan en una lucha fratricida de la que con el tiempo emergerá la figura del futuro vencedor: Septimio Severo, fundador de la cuarta dinastía de emperadores romanos.
  • Las reformas militares de Septimio Severo por Adolfo Raúl Menéndez Argüín (Universidad de Sevilla). El gobierno de L. Septimio Severo (193-211) puede conceptuarse como uno de los más trascendentales de la historia de Roma, pues no solo sacó al Imperio de un largo periodo de guerras civiles e inestabilidad (iniciado en 193 con la subasta de la púrpura imperial por los pretorianos) sino que, mediante sus atinadas disposiciones y enérgicas intervenciones en los distintos niveles de la administración, contribuyó a potenciar y reforzar sus estructuras. Principal beneficiado de estas resultó el ejército, punto de apoyo fundamental en el proyecto de Severo, que llegó a ser acusado de “militarizar” el Estado.
  • La batalla de Lugdunum por Simon MacDowall. El 19 de febrero del año 197, las legiones romanas se vieron envueltas en un formidable enfrentamiento cerca de Lugdunum (actual Lyon). La batalla entre los legionarios britanos, hispanos y galos de Albino y las legiones ilirias y orientales de Severo tuvo como protagonista indiscutible a una infantería pesada de características similares que no esperaba cuartel del adversario y estaba dispuesta a combatir hasta el final en ambos bandos. La victoria de Severo pondría fin al caos que sucedió al final del desastroso reinado de Cómodo, sentando el futuro rumbo del Imperio.
  • Guerra en Mesopotamia. ¿Extravagancia irresponsable o acción calculada? por Tommaso Gnoli (Università di Bologna). Tras alcanzar la dignidad imperial, y con un senado suspicaz hacia su proyecto político en Roma, Severo se lanzó a dos campañas en Oriente que podrían considerarse como una temeridad, y cuyo éxito sorprendió a sus contemporáneos. En lugar de preocuparse por consolidar el poder recién adquirido, Severo dirige estas expediciones sucesivas en las que las armas romanas conseguirán reordenar políticamente Oriente Próximo conforme a los intereses de la urbe, y el propio Severo verá fortalecida su posición al frente del Imperio. La importancia de estas empresas no fue menor dentro de Oriente, donde la debilitada dinastía de los arsácidas sería cuestionada tras las derrotas frente a los romanos, lo que a la postre conducirá a su sustitución por los sasánidas, abriendo con ello paso a una nueva era de conflictos entre ambos imperios.
  • Cayo Fulvio Plauciano. Prefecto del pretorio del emperador por Pedro David Conesa Navarro y Rafael González Fernández (Universidad de Murcia). El prefecto del pretorio Plauciano constituye una figura única en la historia del Imperio. Llegó a acumular un enorme poder e influencia, derivados de su posición y amistad con el emperador. En los años en que fue prefecto único del pretorio su nombre aparecía junto al de la familia imperial, a la que accedió al conseguir casar a su hija Plaucila con el heredero, Caracalla. Fue considerado por Casio como un cuarto emperador, superando en ambición y falta de escrúpulos al legendario Sejano. Tras detentar durante años un poder omnímodo, su ambición llevó a que la mujer del emperador y sus hijos planearan derrocarle, lo que condujo a una crisis palaciega con resultado sorprendente. Plauciano fue la consecuencia inevitable de la militarización del Estado romano y la sustitución de la influencia senatorial por la de personas cercanas a la casa imperial.
  • Testimonios de la campaña de Septimio Severo en Caledonia. Un punto de vista arqueológico por Nicholas Reed – BA (Oxon.), MA (Manc.), M. Phil. (St. A.) La arqueología se muestra como una herramienta indispensable para reconstruir la campaña del emperador Septimo Severo en Caledonia, que supuso un gigantesco esfuerzo para el Imperio. A través del estudio de los restos materiales podemos conocer más sobre los contingentes romanos, sus tácticas, y las rutas y edificaciones creadas por estos a lo largo de la costa escocesa. Con el objetivo de conseguir experiencia y triunfos militares que legitimaran a sus hijos y a él mismo, el emperador dedicó una gran cantidad de recursos a pacificar la región al norte del Muro de Adriano. Entre 208 y 211, Septimio y sus hijos dirigieron personalmente la campaña desde Britania, emprendiendo una gigantesca obra logística con la erección de numerosos almacenes, campamentos temporales y fortificaciones en piedra, como Carpow. El éxito de las legiones britanas y los contingentes pretorianos traídos por el emperador consiguió mantener la paz en la zona durante la centuria siguiente, y ganar prestigio para la familia imperial.
  • El rey Arturo, revival y utopía por Tomás Aguilera Durán (Universidad Autónoma de Madrid). La búsqueda de periodos históricos evocadores e idealizados fue constante por parte de los románticos del XIX, que en su afán por evadirse recuperaron y reeditaron el ciclo artúrico, llamado a convertirse en auténtico clásico de la literatura occidental e inglesa. Con el Arturo literario se fue recuperando progresivamente la figura histórica, a través de debates biográficos, obras académicas y excavaciones en los lugares más simbólicos de la tradición artúrica. El origen celto-romano de Arturo, la extensión del mito en el imaginario colectivo, o la idealización e identificación del pasado artúrico con el modelo político victoriano reflejan la importancia que ha llegado a cobrar el ciclo. La fuerza simbólica del mito llega hasta nuestros días, y los términos, personas y valores que se crearon en el XIX han permanecido, aunque ahora sean más fáciles de rastrear en el cine y la novela que en la poesía y pinturas de los románticos.

Contemporánea:

portadaDFC15
  • El avance aliado por Europa por Jeremy Black (University of Exeter). Mientras los aliados progresaban a gran velocidad desde Normandía, las esperanzas de terminar la guerra antes de la Navidad de 1944 aumentaban. Al rápido avance inicial se oponía la tenaz resistencia alemana que se iba endureciendo a medida que los atacantes se aproximaban a la frontera con Alemania y Hitler adoptaba una actitud más defensiva. La incapacidad de embolsar a los alemanes facilitó la retirada de tropas veteranas, posibilitando así futuros contraataques. Por otro lado, el efecto de los combates en Italia, Francia y especialmente el frente del Este se hacían sentir en Alemania y sus reservas humanas. La ofensiva de las Ardenas sería una respuesta a todo esto con la que Hitler perseguía conseguir una victoria moral para el pueblo alemán y la posibilidad de obligar a los aliados occidentales a sentarse a negociar, una empresa que se vería complicada por la inexperiencia y falta de entrenamiento de la infantería alemana, que las aguerridas fuerzas acorazadas intentarían suplir.
  • Wacht am Rhein, el plan alemán por Philippe Guillemot. Con el objetivo de revertir la situación en el frente Oeste, Hitler intentó aprovechar la debilidad logística causada por el fulgurante avance de los aliados, así como la pausa efectuada en el frente del Este por los soviéticos. Desde que el Führer dio a conocer los detalles a su Estado Mayor, la operación se preparó bajo el más estricto secreto. La necesidad del efecto sorpresa llevó a concentrar las tropas tan solo dos días antes, y a que incluso el propio Comandante del Frente del Oeste, Von Rundstedt, fuera dejado al margen de la planificación en un primer momento. El Alto Mando alemán consiguió llevar a cabo una proeza organizativa para recuperar la iniciativa en el frente del Oeste, en medio de la debacle total de sus ejércitos. A través de trayectos nocturnos y un cuidadoso goteo de unidades fue posible concentrar en un punto débil del frente aliado a grandes contingentes acorazados y de infantería. Todo estaba preparado para el asalto final en el sector de las Ardenas.
  • Testimonios: los soldados aliados en las Ardenas por Martin King. A través de los relatos de diversos combatientes del ejército aliado que vivieron en primera persona el feroz ataque alemán a lo largo del frente de las Ardenas podremos entender mejor las percepciones de estos hombres y los problemas del día a día en el frente. El frío fue un elemento peligroso y omnipresente al que los imaginativos soldados intentaban poner solución, la falta de cantidad y variedad en el alimento o los problemas de salud derivados del clima minaron la moral y capacidad de resistencia de unos soldados capaces sin embargo de ofrecer una resistencia épica dadas las circunstancias, como los miembros de la Agrupación Desobry, que según el comentario de su capitán T. “Jack Prior” “a pesar de que los superaban 10 a 1, aguantaron 2 días y destruyeron 31 carros de combate enemigos”.
  • La batalla de Saint Vith por Christer Bergström. Durante la ofensiva alemana de las Ardenas en diciembre de 1944, Saint Vith, una pequeña localidad belga de unos 2800 habitantes mayoritariamente germanófonos, fue el escenario del mayor encuentro de carros de combate de la batalla entre los cazacarros alemanes Panzer IV/70 y los Sherman. Entre la infantería, los bisoños combatientes de la 106º división resultaron no ser rivales para los Volksgrenadier y las tropas de las SS. El autor cuestiona la validez de la visión tradicional según la cual la defensa de Saint Vith por los aliados fue uno de los factores que hizo fracasar la ofensiva alemana, demostrando la eficacia con que el Alto Mando germano desencadenó una ofensiva eficaz en esta pequeña población.
  • Operación Stösser por Hans Wijers. A principios de diciembre Hitler abogó por la incorporación de una operación aerotransportada en el plan de ataque del Sexto Ejército Panzer, con el fin de proteger el flanco norte del avance del mismo. La idea era que, la noche antes, un batallón de entre 600 y 800 Fallschirmjäger, bajo el mando del teniente coronel Friedrich-August von der Heydte, un experimentado comandante de paracaidistas, saltara sobre la región conocida como Hohes Venn.
  • El Kampfgruppe SS Peiper por Christer Bergström. La vanguardia de la ofensiva hitleriana de las Ardenas, en diciembre de 1944, la formó el Kampfgruppe SS Peiper que, a pesar de lo que se ha afirmado en muchas descripciones de la batalla, no fue una unidad de élite sino más bien todo lo contrario. El escaso entrenamiento de las tropas de las SS y el peculiar carácter de su fanático comandante llevaron a la aparición de episodios llamativos durante el desarrollo de la ofensiva.
  • El fracaso de la inteligencia aliada por Leo Barron. El 16 de diciembre de 1944, alrededor de un cuarto de millón de hombres, encuadrados en más de veinte divisiones alemanas, incluyendo varias de Panzer y de Fallschirmjäger [N. del T.: paracaidistas, aunque en general ninguno de sus soldados estaba entrenado como tal], iniciaron una inmensa contraofensiva en la región belga y luxemburguesa de las Ardenas. La tempestad que desencadenaron cayó sobre las fuerzas estadounidenses repentinamente y cogió desprevenidos a muchos altos mandos aliados. El camuflaje, el clima, la habilidad organizativa alemana y el exceso de confianza mostrado por los aliados contribuyeron a garantizar el factor sorpresa para los alemanes.
  • La sublevación en Guadalajara por Robert Muñoz Bolaños (Instituto Universitario General Gutiérrez Mellado, UNED). Durante los días previos a la sublevación militar que daría comienzo a la Guerra Civil, el comandante de ingenieros Rafael Ortiz de Zárate, presidente de la junta golpista de Guadalajara, y sus colaboradores, se vieron inmersos en la tarea de planificar el alzamiento y contactar con las tropas rebeldes provenientes de Zaragoza. La tarea, nada fácil en una provincia con escasa presencia militar y en la que la guardia civil se encontraba dividida, dependió también de la colaboración de los civiles afines, principalmente falangistas, carlistas y miembros de la CEDA. El éxito de la acción dependería de la reacción del gobierno local, conocedor de algunos de estos movimientos y que contaba con el apoyo de parte de la población y del ejército gubernamental en Madrid, más cercano a la provincia que las tropas rebeldes de Mola.

2 pensamientos en “Novedades Desperta Ferro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *