Milenio, Tom Holland

EL FIN DEL MUNDO Y EL ORIGEN DEL CRISTIANISMO

Yo creo que todos tenemos claro lo que fue la edad media. Pero no dejamos de tener claro tampoco el potencial dramático de la época, ni de disfrutar con la visión que el cine y la literatura han creado. La edad media real frente a la edad media imaginada. ¿Se puede contar la historia de la edad media con objetividad y a la vez satisfacer nuestro gusto por ese mundo lleno de caballeros y castillos que hemos imaginado tanto tiempo gracias a las novelas y la televisión?.

Tom Holland puede.

Milenio es un libro para disfrutar desde la introducción, porque es un libro que nos va a llevar desde la Europa de la edad oscura donde surge Carlomagno, hasta la Europa orgullosa y arrogante que marchará a las Cruzadas. Años decisivos sin duda, y poco o nada estudiados en España. Al fin y al cabo mientras nuestros vecinos decidían si debían salir de la barbarie o no, bastante teníamos nosotros con combatir sin descanso para restaurar el orden de los godos.

Pero no por eso deja de ser interesante la historia de Europa en aquellos tiempos. Es más, en manos de Tom Holland, enormemente interesante. Esa Europa obsesionada por el fin del mundo, va a emerger de su propia barbarie, aunque solo sea convirtiendo la violencia inútil y sin control en violencia útil y controlada de la que surgirán los reinos medievales y la organización feudal, ejemplificada en los caballeros revestidos de cotas de malla ( loricati) y en los castillos que proyectaban su sombra de tiranía y dominio sobre los campesinos oprimidos hasta la extenuación.

Son los tiempos de Enrique el cazador, primer emperador alemán, que dirige sus tropas hacia los bosques donde reinaban los paganos más allá del Elba. El tiempo de los Otones, que vencen a los terribles magiares en una guerra sin piedad. Es el momento en que los vikingos devastan las costas de Europa solo para reclamar también sus propias tierras en Kiev y Normandia, donde terminan cristianizándose y extendiéndose por Inglaterra y el Sur de Italia. Holland nos habla de una época de aventura y combate, donde la crueldad es un arma más, y en la que la leyenda de los héroes se construye sobre montañas de cadáveres. Tiempos de hierro para hombres de hierro.

Y junto a tantos caballeros sanguinarios y heróicos, la evolución de la Iglesia Católica, que marca el nuevo giro del cristianismo. La religión de paz y bondad, donde los soldados no tenían asegurado el paraíso, llegará a ser la religión donde los caballeros marchen hacia el Santo Sepulcro con las llaves del cielo atadas a sus espadas. Pero también una fe profunda, que anima un progreso espiritual continuo, a favor de nuevas formas de piedad representadas por Cluny: La compasión, la generosidad, el celibato y la repudia de la simonía y del control temporal de la Iglesia. Es el tiempo de la querella de las investiduras, donde se establecen los fundamentos de una Europa en la que la religión y el estado avanzaran aliados, pero independientes.

En fin, un libro fascinante que se lee a toda velocidad. Una Europa oscura y débil que muere para dejar nacer a una nueva Europa radiante de luz y poder.

Un libro sobre la Edad Media.

Lengua: CASTELLANO
Encuadernación: Tapa blanda
ISBN: 9788408091646
Nº Edición:1ª Planeta
Año de edición:2010
Plaza edición: BARCELONA

21 pensamientos en “Milenio, Tom Holland

  1. Ya desde que lo vi en las novedades me llamó la atención, de Holland leí en su día Rubicón, ¡sublime!, habrá que hacerle un hueco en la estantería.

  2. La verdad que esperé mucho antes de leer RUBICÓN, y luego lo lamenté mucho, porque me pareció un libro prodigioso. Por desgracia FUEGO GRIEGO no he sabido apreciarlo, y quizás deba esperar a un momento más clásico para intentar leerlo de nuevo.

  3. “Tiempo de hierro para hombre de hierro”.”…donde los caballeros marchen hacia el Santo Sepulcro con las llaves del cielo atadas a sus espadas”.
    Uro se me hacen cortas tus reseñas!!! Creo que ya te lo comenté en otro foro que el libro esta en mi lista de pendientes desde que comentaste su inmensa calidad. Estamos a final de mes o sea que la espera será corta pero esta claro que caerá. Edad Media, Tom Holland y recomendación de Uro, no necesito más argumentos. Eso si, una preguntita, la batalla de Hastings me imagino que sale en el libro, estoy leyendo sobre los vikingos en Inglaterra y me apetece leer más sobre el después de la invasión vikinga en la isla.
    Saludos

  4. Esooooooooooooo….Lapsus mío. Persa, no griego. Que cabeza.

    Pués sí, al fin y al cabo el autor e inglés, e Inglaterra recibe bastante atención, tanto por los saqueos vikingos, como por toda la campaña que lleva a Eduardo el Confesor al trono, la supuesta promesa de Harold Godwin, y las batallas de Stamford Bridge y Hastings. Obviamente no profundiza ni describe las batallas, pero si los personajes, la época y los grandes acontecimientos. Harald Hardrada y Guillermo el Conquistador son dos de las estrellas del libro.

  5. Permíteme Urogallo.
    Entonces el libro (autor) habla de España, bueno de los reinos cristianos de la península ibérica o nos excluye como hacen muchos autores. Porque en la península tambien hubo Edad Media, aunque el territorio estuviera dividido entre dos religiones monoteístas, tambien hubo Cruzadas, la Reconquista mayormente fue eso. Hablas del cluny, bueno la reforma (fenómeno singular en el monacato de los benedictinos iniciada en la abadía francesa en 910) la reforma entraría en España a partir de 965 a traves de Cataluña y a partir del siglo XI la introdujo en sus territorios Sancho III el Mayor de Navarra…

    Bueno, estamos o pasan de nosotros…

    Un saludo.

  6. Están, más que estamos. Están Abderramán III, la luz de Cordoba y Almanzor.

    Luego estamos cuando se trata de la toma de Toledo…y sanseacabó.

    No está mal, tengamos en cuenta que Irlanda solo sale de pasada, Escocia no sale directamente…

  7. Desde luego el libro ya es engañoso en el título. Temo que de alguna manera no solo sea anglocéntrico (este es el problema de las traducciones sin ton ni son de los libros) y deje de lado la historia decisiva de la invasión árabe de la Península, sino que además tiene una manía, desgraciadamente expandida en la actualidad, de hablar de Cruzadas y de guerras santas y guerras contra los bárbaros, sin el menor fundamento, para apuntarse a la moda de relacionar sucesos del siglo IX con sucesos del siglo XXI. Una de las ventajas que la Historia encontrará cuando desaparezca, si es que desaparece, la guerra contra el terrorismo, es que también desaparecerán los autores que escriben sobre cualquier cosa y aprovechan para hablar del Islam terrorista, la Cristiandad y los santos vestidos de hierro. Con tal de ahorrarnos complejidades a los lectores, ¿verdad? Por lo que veo el autor descubrió lo de la abadía de Cluny en algún “Muy interesante” y las armaduras y se hizo un lío. Recomiendo el clásico de Henri Pirenne “Mahoma y Carlomagno”. Éste me recuerda la película de infausta memoria de Ridley Scott de cuyo nombre no quiero acordarme.

  8. Bueno Leiva, tampoco te tomes mi visió por una disección profunda del libro. La obra deja muy claro que el afan de los cristianos por conquistar tierras paganas no era menor que el de los paganos por conquistar tierras cristianas. Era simplemente otra guerra más, en la que uno de los bandos había cambiado de religión.

    Hay una visión bastante critica de la evolución de una Iglesia que considera que solo tras dos años de penitencia puede un soldado, incluso el que lucha en una guerra justa, aspirar a los cielos, y que encuentra monstruoso blandir armas, hasta la misma Iglesia que le entrega un estandarte papal a Guillermo el Conquistador y luego proclama la Cruzada. ( El libro se detiene en la proclamación)

    Está muy currado, y respecto al tema español hay que tener en cuenta que la invasión árabe se produce en el 711, y que el libro, aun que comienza con Carlomagno, solo empieza a tratar la historia en profundidad con su caida.

  9. A lo mejor me he pasado un pelín con la crítica (y más sin haberme leído el libro, claro). Probablemente me he explicado mal. Sorry.

  10. La visión cristiana era poco cristiana, pues tomar las armas para matar al prójimo… poco cristiana era y es, por lo menos no cuadra con las enseñanzas de Cristo. El libro habla del origen del cristianismo ¿cuándo dice el autor que comenzó su origen y cómo…?
    Por otro lado, creo que no hay que confundir “Cristianismo” con “Cristiandad”, creo que hay autores (personas) que confunden los términos. El origen del cristianismo (creo algunos deben de saberlo) fue con los apóstoles de Jesús, que una vez muerto y resucitado su maestro (Jesús) se harían verdaderos seguidores de su enseñanzas, después al poco tiempo fue Pablo (Saulo) perseguidor de cristianos el cual dejo su anterior modo de proceder y se haría apostol de Cristo a las naciones…
    Vuelvo a insistir no hay que confundir cristianismo con cristiandad. El proceder de la religión que hizo Cruzadas en nombre de Cristo, poco cristiana era, yo creo que solamentente eran las letras lo único que tenian de cristiana.

  11. Recalco. Cuando el libro comienza la cristiandad, sobre todo la bizantina, aborrece las armas, y niega la salvación a los que las empuñan. A lo largo de un proceso que el libro detalla, pero sin profundidades, se narra la evolucion ideológica que lleva desde esa situación hasta la época de los guerreros de Dios en armas.

  12. Gracias de nuevo. O sea se observa una evolución o “mutación” -de pasar de las verdaderas enseñanzas de Cristo a todo lo contrario-, una verdadera apostasía y encima para más INRI (nunca mejor dicho)utilizando ‘blasfemamente’ el nombre de Cristo -menuda evolución ideológica-, pero la historia es así. Qué pena que el autor no entre en profundidades…

  13. Una cuestión que siempre me ha interesado de las Cruzadas y no sé si vosotros estaréis de acuerdo, es que la Iglesia las organizó (por lo menos en su primer impulso, desde los territorios papales del sur del Loira, según George Duby), como una “operación de policía” para de alguna manera desviar la violencia de la aristocracia militar cada vez más creciente en dirección a una guerra religiosa en Oriente, con el aliciente de la salvación y del botín (de alguna manera, enriquecerte con la guerra ya era salvarte, pues te permitía hablar de tú a tú con el señor obispo). Las Cruzadas se extendieron durante mucho tiempo y existe una gran diferencia entre las personalidades de Godofredo de Bouillon y Federico II Hohenstaufen, quizás tan grande como la que existía entre Felipe II y Carlos III.
    Como imagino que Holland refleja en su libro, el espacio entre el siglo IX y el XI fue de una violencia tremenda, dado que los reinos europeos estaban en plena conformación y la guerra feudal era endémica. Tanto reyes como papas saludaron alegres las Cruzadas, e igual las operaciones militares en la permeable frontera con Al-Andalus. A este respecto, el magistral estudio de Menendez Pidal de El Cid Campeador aclara muchos de estos aspectos en lo tocante a España. Recordemos que el Cantar (una verdadera película de ronin sin señor, a lo Kurosawa, si se me permite el anacronismo) es una obra que narra las hazañas de un héroe del siglo XI desde la perspectiva del XIII, es decir del momento previo a las Navas de Tolosa, cuando los reinos cristianos se lanzan sobre el sur.
    En lo que respecta a los nobles preceptos cristianos de paz y amor, es evidente que desde el punto de vista filosófico interesaban al poder y a los hombres decentes, pero desgraciadamente no iban más allá. Las actuales intervenciones humanitarias también tienen ese doble rasero, ese tufo hipócrita del que Occidente, que tiene sus evidentes virtudes, también se ha convertido en el principal artífice. Los poderosos del siglo IX no eran diferentes. Pero me gustaría recalcar que, en cualquier acción existen motivos y propósitos, que a menudo se confunden, y que sin embargo son diferentes: los motivos tiran de nosotros desde el pasado, los propósitos desde el futuro.

  14. Leiva, estoy de acuerdo con tus conclusiones, es más, das en el clavo y, no el de Cristo… sino el de la hipocresía de Occidente.

    Comentaré lo siguiente al respecto:
    Porfirio, filosofo de Tiro que se opuso al cristianismo, planteó la pregunta ” en cuanto a si los seguidores de Jesús, más bien que Jesús mismo, fueron responsables de la forma distintiva de la religión cristiana. Porfirio – y lo mismo Juliano- mostró, fundandose en el Nuevo Testamento, que Jesús no se llamó a si mismo Dios, y quien
    no predicó acerca de si mismo, sino acerca del único Dios, el Dios de todos. Fueron los seguidores de Jesús quienes abandonaron sus enseñanzas e introdujeron un nuevo camino de ellos mismos el cual Jesús (no es el único Dios) fue el objeto de adoración y veneración…
    Porfirio tocó una cuestión pertubadora para los pensadores cristianos: ¿se basa la fe cristiana en lo que predicó Jesús, o en las ideas que forjaron sus discípulos en las generaciones que siguieron a su muerte?.”
    “The Christians as the Romans Saw Them”.

    Las Cruzadas fueron un ejemplo palpable de ello…

    Un saludo.

  15. Es evidente que la Cristiandad, en el sentido ideológico, fue una construcción posterior a Jesús. La labor de Pablo para hacer inteligible el código ideológico judío, muy presente en Jesús, a las élites cultas grecorromanas es decisiva. Hay que leer las Cartas de Pablo -especialmente Corintios- como un programa político (espero que no se me malinterprete con lo que voy a decir: hay que leerlas como El capital o el Mein Kampf, por lo que contienen de revolucionario). Luego, entre la muerte de Pablo y Constantino (y Porfirio y Juliano, desde luego) transcurre una etapa larga de conflictos del cristianismo con el Imperio, conflictos que a menudo se han exagerado y en otras ocasiones no se han exagerado nada (hubo persecuciones, terribles, pero más concentradas en determinados momentos, por decirlo de forma un tanto cutre, no se lanzaban cristianos a los leones todos los días). El papel de las persecuciones en la “política” de Roma ha sido uno de los objetos de debate durante años y no hay espacio aquí para tratarlo, en parte porque el libro comentado del que nosotros somos la “cola” trata de una época posterior. Pero lo importante es que nos fijemos en que de pronto Cristo y el Imperio se funden gracias a la visión política de Constantino, uno de los estadistas más decisivos de la Historia. Aunque yo sea de izquierdas, he de reconocer la absoluta incapacidad de la teoría de la Historia marxista para dar explicación a determinados fenómenos como el que representa Constantino, es decir, a la imposición por parte de una voluntad política individual de un auténtico cambio de rumbo en la historia de Occidente (hasta incluso me atrevería a decir, la invención de una parte sustancial de la idea misma de Occidente). Pero eso es otra historia, apasionante y turbadora.

  16. Yo he leído a Holland todo lo que se ha publicado en español desde que publicó uno sobre los últimos tiempos de la República de Roma. Me pareció muy brillante, muy bien escrito y muy bien narrada las tramas y las subtramas que permearon los últimos tiempos de la República, desde los Gracos hasta Julio César.
    Este libro es también fascinante y narra una época decididamente oscuro como es la Alta edad Media. Hay una evolución en “u” que arranca desde el Imperio de Carlomagno hasta la epopeya franca (y protoeuropea ) de las Cruzadas con unos Estados-nación ya algo mas desarrollados. Entre el imperio carolingio y el Sacro Imperio Romano Germánico se encuentran tiempos opacos que Holland nos desvela: la lucha de Otón contra los húngaros, la lucha de los cristianos hispanos contra Almanzor, la lucha de los francos y los anglos contra los “bárbaros del norte” así como otros escenarios de crueldad no demasiado recreados en la literatura histórica. En el libro se destaca el papel aglutinador en lo cultural y en lo moral de la Iglesia de Roma, desde Alcuíno de York hasta el Papa Gregorio o Bernardo de Claraval. La escena en la que recrea Hollando la fundación del monasterio de Cluny es fabulosa.

  17. Enhorabuena por la reseña Uro.

    Aunque el libro de Holland narre determinados hechos de pasada, si al menos lo hace desde la objetividad, me parece una propuesta a tener en cuenta.

    Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *