Matar a Pablo Escobar, Mark Bowden

“Mejor una tumba en Colombia, que una celda en Estados Unidos” (Pablo Escobar)

En 1949 nacía en Colombia uno de los mayores criminales de toda la historia de la humanidad. Dice un filósofo que todos los seres humanos cuando nacemos somos buenos, y son los acontecimientos que rodean nuestra vida la que nos hace mejores o peores personas. Pablo Escobar fue la excepción.

Pablo empezó su carrera delictiva muy jovencito, con apenas 15 años, y el robo de coches fue su principal objetivo. Evidentemente en un país como Colombia, donde la planta de coca es el cultivo número 1 del país, hace que Pablo Escobar se convierta rápidamente en uno de los mayores narcotraficantes del país y forme el llamado Cartel de Medellín, rival del Cartel de Cali. La decáda de los 80 sume a Colombia en una espiral de violencia ante la que las autoridades colombianas se ven incapaces, por la brutal fuerza de ataque de Escobar y sus sicarios, pero sobretodo por la corrupción que impera en la policía, políticos, jueces, abogados…todos comprados con el dinero de la coca de Escobar, que le llegó a situar entre los 7 hombres más ricos del planeta, según la revista Forbes. Pero un acontecimiento marcaría el principio del fin para Pablo Escobar. Asesinado a tiros el candidato Luis Galán, por un sicario de Escobar, el siguiente objetivo era el presidente entrante César Gaviria. Pablo Escobar intentó acabar con su vida, sin conseguirlo ya que no viajaba alli, haciendo estallar nada más y nada menos que un avión de linea regular de la compañía Avianca, acabando con 110 personas inocentes, entre ellas 2 ciudadanos norteamericanos. El país más poderoso del mundo tomó cartas en el asunto y puso en marcha un operativo con su mejor fuerza de élite del momento: Centra Spike y la Delta Force.

Podría seguir contandos muchos más detalles, la entrada de las fuerzas norteamericanas es solo el principio, y aunque tuvieron una actuación crucial, el peso de la investigación, cerco y captura recae en las fuerzas especiales colombianas, Bloque de Búsqueda. Aunque la fuerza paramilitar, Los Pepes, que reunía “lo mejor de cada casa” también tuvo su mérito. Ya paro, ya paro.

Es curioso, para mi Pablo Escobar Gaviria era un narcotraficante colombiano que se enriqueció con un vil negocio y poco más. Después de leer el libro de Bowden, uno se da cuenta de lo poco que sabe de la historia, y las muchísimas historias que me faltan por descubrir. Ahora si que os puedo decir quien era Pablo Escobar Gaviria; sencillamente el mayor terrorista de toda la historia.

De Mark Bowden deciros que era un desconocido hasta que cayó en mis manos Black Hawk Derribado. De este libro ya tenéis mi reseña en Novilis y dejo claro mi opinión. Matar a Pablo Escobar (me suena mejor su título original, Killing Pablo) no es más que la reafirmación de que este autor pasa a ser uno de mis favoritos, al menos en lo que se refiere a ensayo-novelado (no se si existe esta clasificación, pero ya me entendéis) sobre cualquier tema relacionado con las Fuerzas Especiales Norteamericanas.

Matar a Pablo Escobar sigue la línea, en cuanto a forma se refiere, de Black Haw Derribado, y si tuviese que definiros el libro en una sola palabra, lo tengo bastante claro: Trepidante.

Lengua: CASTELLANO
Encuadernación: Tapa blanda bolsillo
ISBN: 9788478719303
Nº Edición:1ª , RBA Libros
Año de edición:2007
Plaza edición: BARCELONA

7 pensamientos en “Matar a Pablo Escobar, Mark Bowden

  1. Que personaje. Un compañero de Pablo Escobar se ofreció en un momento a pagar la deuda exterior de Bolivia…Vale que estamos hablándo de Bolivia, pero sigue siendo mucho dinero.

  2. Excelente reseña Xavi, clara, concisa pero con determinación, se nota que has disfrutado. Si el libro es la mitad de bueno que Black Hawk ya merece la pena, anotado.

  3. Je, como son los Yankees, cuando les tocan a ellos se terminó el juego!!, aunque claro, no todo es tan fácil y sencillo, eso ocurre siempre y cuando ellos tengan otros intereses.

  4. Gracias por lo comentarios chicos. En su momento de auge, Uro, se cifra en más de ¡¡¡15 mil millones de doláres!!! su fortuna. Creo que ya lo comento en la reseña que llegó a alcanzar el puesto 7 en la revista Forbes.

  5. Lo tuve en mis manos hace poco y al final no me lo llevé pensando que sería una crónica negra de traficantes, me cachis!!, tendré que volver a por el.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *