Madrid. El advenimiento de la República, Josep Pla

Editada por Diario Público 2011.

Josep Pla es una figura eminente de las letras catalanas como periodista, memorialista y cronista de viajes entre otros géneros. Colaborador de Francesc Cambó y colaborador de la editorial Destino tras la Guerra Civil es famoso por varios libros como el Cuaderno Gris y éste que paso a comentar, “Madrid. El advenimiento de la República”.
Este libro se escribió originalmente en catalán y lo escribió durante el primer año de existencia de la IIª República que es el tema del libro. Su presencia allí se justifica como corresponsal del periódico La Veu de Catalunya de la que era propietario su protector Francesc Cambó.

El estilo de Pla es seco, irónico e inteligente entreverando la descripción seca y austera de los hechos con las reflexiones que estos hechos le sugieren. El 14 de abril, la quema de los conventos el 11 de mayo, las elecciones a Cortes Constituyentes 29 de junio y la redacción de la Constitución por las Cortes Constituyentes con la definición del Régimen como República de Trabajadores y la supresión de la pena de muerte son hechos que van conformando la diacronía del libro. A lo largo del libro aparecen Jaume Carner, Azaña, Macià, Rusiñol, Miguel Maura, Unamuno, Lerroux, Joan March, Largo Caballero o Prieto con dibujos caracteriológicos mas o menos positivos según el personaje retratado pero siempre cáusticos y expresivos: “Francesc Macià es un hombre que ha nacido para ser símbolo, impenetrable y lejano. (…) Los símbolos no pasan del ¿que tal?¿cómo está?. Tambíen leen algún discurso de vez en cuando.”

A lo largo del texto Pla se burla amablemente del Madrid castizo devenido en Madrid residencial, de una República comecuras que tiene como referente a la República francesa,  de los nuevos ricos que son los políticos arribistas sobrevenidos con la República, de los catalanes que van a Madrid y hablan en castellano con la querida en el mismo acto del amor son unas escenas que, al menos, provocan una sonrisa.

Hay también en el texto una parte menos amable y caricaturesca que expresa la ideología antiliberal de Pla ya que achaca a Azaña el liberalismo parlamentario a la francesa que éste quiere implantar en España de la que dice Pla que no está preparada para utopías extremadas: “si Azaña hubiese sido un hombre completo se habría erigido en dictador y habría impuesto su sistema con la suavidad que a veces pueden permitírsele a los dictadores. Ahora, a través del batiburrillo parlamentario, el procedimiento para implantar esta política se va a convertir en un enorme excitante de las pasiones nacionales y el liberalismo (…) va a hacer correr mucha sangre en España.”

Mas allá de que la ideología de Pla le cuadre a uno o no es interesante leer este libro porque es una crónica inmediata de un testigo de los hechos y de un testigo inteligente que va mas allá de estos mismos hechos.

Vicente J. Sanjuán

10 pensamientos en “Madrid. El advenimiento de la República, Josep Pla

  1. Desde que leí las crónicas parlamentarias de Josep Pla durante la II República, editadas por la editorial Destino(La Segunda República española: Crónicas Parlamentarias 1931-1936), siempre que mencionan este libro me entras unas ganas tremendas de leerlo, aunque hasta ahora no he podido hacerlo. Creo que Pla, a pesar de la polémica que le acompañó por su aceptación del franquismo, fue un periodista de raza con una gran visión de futuro. Si os atrevéis a leer alguna de sus crónicas parlamentarias que publicaba en el diario La Veu de Catalunya podréis comprobarlo vosotros mismos.

    Un saludo.

  2. La edición que comento no está descatalogada, la compré hace dos semanas junto al periódico Público que está sacanado una interesante colección de libros de la IIª República.

  3. Si os gusta Pla y no podéis leerlo en catalán os recomienzo la traducción de Ridruejo de “un señor de Barcelona”, una obra muy divertida sobre la Barcelona de antes de 1936, con algunos de los mejores retratos de Pla, que luego continuó en la serie “Homenots”.
    Tengo una opinión divergente sobre Pla: a ratos me parece un personaje repelente y a veces un buen escritor (yo no diría que es el mejor escritor catalán, ya que para mí ese puesto lo ocupan Mercé Rodoreda y Joan Fuster, ambos muy desconocidos en el resto de España). A menudo Pla se repite y pontifica de una manera insoportable, a base de juicios que, si se miran de cerca, no dejan de ser anécdotas y poco más. Sobre sus ideas políticas no voy a comentar nada, salvo que era un reaccionario que hoy estaría la mar de a gusto con Convergència i Unió. Pero una vez que lo han sacado de las cuatro citas gastronómicas y sus paisajes del Empordà deja mucho que desear, aunque es un buen dietarista y un inmejorable retratista de hombres y paisajes, con un estilo más seco que Azorín, que por cierto no me gusta nada de nada.

  4. Hombre, ya se que Fuster era de Sueca, Vicent. Yo me refería a que escribía en catalán. Ya no entro en las disquisiciones de las diferencias entre el valenciano y el catalán: para mí son variantes diferentes del catalán (sin ánimo de imperialismos o tonterías).

  5. Su, dicen, mejor libro se llama “nosaltres, els valencians”. Por otra parte, si nos referimos a literatura el escritor de narrativa mas leído es Enric Valor del que se leen en todas las escuelas valencianas sus “rondalles” y; además, es paisano mío.

  6. Interesante reseña, Vicent, pues la II República es un tema que me atrae. Sin embargo hecho en falta, ya que se habla de las Cortes Constituyentes y la redacción de la Constitución, que no mencione a una mujer que ha jugado un papel importante en la redacción de la misma, como fue Clara Camopoamor,que formó parte de los 21 diputados elegidos para la mredacción de esa Constitución pues allí peleó eficazmente por establecer la no discriminación por razón de sexo, la igualdad legal de los hijos habidos dentro y fuera del matrimonio, el divorcio y el sufragio universal, generalmente llamado voto femenino. Todo lo consiguió menos el voto, que tuvo que debatirse en el Parlamento. Y allí es donde Clara Campoamor se ganó un puesto imperecedero en la memoria de la libertad española.Saludos.

  7. O se, que eres de Alicante, ¿verdad? Yo creo que hay otros libros de Fuster más interesantes, por ejemplo una especie de diccionario personal muy cachondo, con relfexiones realmente interesantes. A Valor no lo he leído. Por cierto, a Rodoreda y Fuster yo añadiría Pere Calders.
    A Galaico le digo que no se esfuerce en encontrar en Plan referencias a Clara Campoamor. Era tan absolutamente misógino, que realmente las únicas mujeres que pueden salir en sus escritos o bien son comparsas para hacer bonito o bien son simplemente prostitutas. Pla tenía la mentalidad cerrada en estos temas, y no digamos con las sufragistas. Tuvo unos amores muy poco románticos, este señor, uno de ellos con una escandinava que, como él, trabajaba en un servicio de espionaje organizado por Cambó en Roma y el sur de Francia. No es que Plan fuera 007, claro, pero hacía sus pinitos arrimándose a la Lliga. A sus herederos tenemos que aguantarlos ahora en Catalunya.

  8. Entonces, por lo que dices, Leiva, es una visión muy partidista y si era misógino, no me extraña, por lo que cuentas de él. Esta mujer marcó un hito en la Historia de nuestro país, pues gracias a ella, entre otras cosas, pueden votar las mujeres. Muy buena la miniserie que hizo TVE1 sobre esta mujer basada toda ella en documentos. La recomiendo a quién le interese. Se puede ver online.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *