Los lobos y el almirante, Wolfgang Frank

“Nos comunican que el hijo de un tal Cornelius
ha construido para los holandeses una anguila invisible,
para entrar con ella a Dunkerque
y hundir a todos los buques en el puerto”.

Ben Johnson, 1624

Este libro consta de sus buenas setecientas páginas de historia y aventura, sí, aventura, porque aunque atroz en su dureza y mayormente fatal en su desenlace, eso es lo que al final fue la acción de los submarinos alemanes. Lucharon de Groenlandia a Freetown por el Atlántico, el Mediterráneo y el Mar Negro vieron sus estelas, navegaron por el Océano Índico y se las arreglaron para llegar al Japón, en una hazaña increible llevada a cabo en mares por completo en manos del enemigo.

En cuarenta y dos capítulos, el autor narra la vida, lucha y muerte del arma submarina alemana. Documentado, con conocimiento cabal del tema sobre el que escribe, en un estilo ágil y entretenido, nos lleva, desde una breve introducción histórica hasta el dramático final en Nürenberg.

Victorias y derrotas, héroes vivos y héroes muertos son los protagonistas de este libro que, aunque no es un libro de historia del arma submarina en cuanto a datos globales, características técnicas o cuadros estadísticos, ayuda ciertamente a conocer lo que significó pertenecer a un arma muy especial, tanto por sus efectos como por la indiscutible calidad de los hombres que la integraron.

El hilo conductivo del libro es, y no podía ser otro mejor, el almirante Dönitz. Submarinista en el U-39, Comandante del Emden (el nuevo, ¿alguna evocación?), Comandante de la primera flotilla de submarinos de la República Alemana, Comandante en Jefe de los Submarinos, Jefe Supremo de la Armada, sucesor del Führer y finalmente prisionero en Spandau.

La narración va, una y otra vez, desde el Comando de los Submarinos, donde el almirante y su estado mayor se esfuerzan por obtener los mejores resultados a pesar de la escasez de recursos, tratando de mejorar los medios técnicos, intentado descubrir los avances del enemigo, preocupado por sus hombres, a los mismos submarinos, que tienen que luchar tanto con elenemigo como con los elementos, que puede ser el hielo de los mares árticos o el calor aplastante de los trópicos.
No hay combatiente, de arma alguna, que haya tenido que combatir en las condiciones en que lo hicieron los submarinistas alemanes, luchaban completamente aislados de sus bases, solo salir de ellas era de por si una hazaña, ni hablar del regreso. Debían vivir en un ambiente estrecho, hostil, sin provisiones frescas, sin atención médica, y con la superviviencia, en caso de naufragio, confiada al cruel océano.

Wolfgang Frank, escritor y marino, nos entrega en este libro un panorama extraordinario de lo que fue el Arma Submarina en la Segunda Guerra Mundial, sus triunfos y sus derrotas, sus naves y sus hombres, pero por encima de todo, su indiscutible gloria.

Mientras nos deslizábamos de nuevo hacia el valle, vimos crecer la próxima ola. Encrespada, colgaba sobre nosotros casi verticalmente, crecía y se ahuecaba y, por fin, cayó con el estruendo de un tren expreso que corre sobre un puente. La espuma azotó la piel como si nos hubiesen lanzado al rostro un puñado de grava. Quedamos cegados por unos minutos. El agua salada ardía dentro de los ojos. Desde ese momento tomábamos nuestras precauciones y cada vez que Neptuno martillaba abajo con el puño contra la pared de la torrecilla, le hacíamos arriba una profunda reverencia y nos escondíamos detrás del parapeto.”

Sobre el autor:

Wolfgang Frank nació el 12 de junio de 1909 en Lubeck. A los 17 años Frank postúló a la Marina, pero fue licenciado por problemas en la vista. Estudió Derecho en Munich y Hamburgo, navegando después en barcos de carga. Varias veces tomó parte en las regatas a través del Atlántico y escribió algunas novelas, como “Tormenta de noviembre”, en 1938 y una historia de caza de ballenas (el participó en una expedición a la Antártica).
Con el estallido de la guerra, Frank se unió a la Armada y trabajó adjunto al Estado Mayor de Dönitz. Lo unió una estrecha amistad con Gunther Prien y acompañó al héroe en su penúltimo viaje. Los tripulantes de los U-boot se sentía cómodos con Frank, lo consideraban uno de ellos. La camaradería y la amistad, la aventura y la náutica de mar eran para él los valores con los que podría no sólo derrotar al enemigo, sino también al mar. Como casi toda la gente de mar tenía una visión del mundo profundamente conservadora.
Entre sus obras se cuentan “Prien al “(1942, “El Toro de Scapa Flow,” (1958, fue una edición ampliada) y “¿Qué hay de Prien?” (1950), pero su best seller fue “Los lobos y el almirante” (1953), una crónica de la guerra submarina que ha sido traducido a 12 idiomas. “Buque 16” (1955) es la historia del del exitoso crucero auxiliar “Atlantis”.
Desde 1956, Wolfgang Frank fue Director Gerente de la Asociación Alemana de Vela en Hamburgo en la que permaneció hasta 1972. Wolfgang Frank murió el 19 de Julio de 1980.
 

23 pensamientos en “Los lobos y el almirante, Wolfgang Frank

  1. El libro fue impreso por la Empresa Editora Zig-Zag S.A., Santiago de Chile, en 1957. Pertenece a la Colección Historia y Documentos.
    Mi padre lo compró ese mismo año. Significa que tenía 10 años cuando lo leí por primera vez, y esa es la clase de alimentación que recibí cuando niño…
    Éramos pobres, pero eso no impedía que leyeramos incansablemente.

  2. Una vez más una auténtica pena que libros como estos estén totalmente descatalogados, la de veces que estamos escribiendo esta misma frase por aquí, demasiadas.
    Creo que el libro se encuentra por ahí, en pdf, al menos algo es algo.

  3. Muchas gracias Ulises por estas reseñas que nos traes. A uno siempre le viene muy bien saber de la existencia de libros perdidos. Voy a ver si lo encuentro al menos por la red como dice Rodrigo.

  4. Ese libro lo leí hace como treinta años, pude robármelo y no quise, por escrúpulos de conciencia. Nunca más lo encontré,
    Pero el de la reseña aun lo conservo porque lo guardo bien guardado, no fuese que alguien tenga una conciencia más liberal que la mia, aunque he visto que lo ofrecen en Internet a un precio razonable. Claro que también he visto el de Dönitz, pero a unos US$ 130…¡rayos!

    Si, Los lobos y el almirante es un libro que vale la pena leer, contiene mucha información, está escrito en un tono sencillo y ameno, honesto sobre todo.
    Rodrigo, ¿que significa Creo que el libro se encuentra por ahí, en pdf?. El que lo encuentre, que lo descargue como sea, hay quienes condenan a los piratas a la horca, pero si no hay otra manera de conseguirlo, ¿como va a ser pecado?. Algunos por ahí lo llaman “la biblia” de los submarinos de la Segunda Guerra Mundial, puede ser un poco exagerado, pero si alguien se interesa por los submarinistas alemanes debiera leerlo.

  5. Por si alguien se interesa, dos párrafos del libro:

    “Hoy hacia mediodía, se levantó un poco la cortina de nubes en la parte boreal del horizonte, dejando ver, primero, una clara raya de cielo y luego resplandor sangriento que lanzaba sobre las olas una larga estela ígnea. ¿Era el sol o sólo un reflejo, mientras el mismo estaba aún debajo del horizonte? Súbitamente apareció, con toda claridad, un tercio del globo rojo sobre el nivel del agua.
    “—Parte al comandante —dijo el oficial de guardia por la escotilla—: ¡el sol!
    “Pero el viejo nos quitó la ilusión;
    “—Lo que ustedes ven ahí no es todavía el sol, sino sólo su reflejo. El verdadero sol está aún debajo del horizonte. Lo veremos de verdad cuando salga tan alto como para que un basset con el rabo levantado pase por debajo. Esto tardará todavía algunos días. Vemos el sol y, sin embargo, no lo vemos.
    “Lo dijo, miró un rato en silencio y desapareció.
    “Así y todo, el acontecimiento produjo una alegre excitación. A cada momento asomaba una cabeza por la escotilla.
    “—¿Puede subir un hombre al puente?
    “—¿Qué desea usted?
    “—Ver el sol.
    . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

    Al día siguiente, un petrolero holandés. Con lentitud se hunde de popa y, por fin, enderezándose pesadamente, desaparece.
    —Hay gente nadando —dice uno de los vigías.
    En efecto, por donde acaba de desaparecer la popa del vapor, balancéanse tres obscuros puntos redondos, en medio del agua arremolinada. . . Son cabezas de hombres.
    Inmediatamente Prien dirige la nave hacia ellos, dos de sus hombres se acuestan de bruces sobre la cubierta y con la ayuda del mismo oleaje recogen a los tres nadadores.
    Están casi desnudos y tiemblan más de miedo que de frío.
    —Dadles algo para vestir —dice Prien, y, mientras sus hombres sacan de las alacenas ropas que les sobran, vira hacia los botes del petrolero.
    —¿Cómo es que no están ustedes en los botes? —pregunta a los náufragos, que resultan ser el tercer y el cuarto ingeniero y un fogonero.
    -—Nadie nos dijo nada —contesta uno fatigadamente-—, y, cuando subimos del cuarto de máquinas, todos estaban ya en los botes.
    Los guardias del puente, a quienes el oficial de servicio traduce esta respuesta, se miran en silencio: ¡vaya camaradas!
    Pero Prien, quien procede de la marina mercante, se muerde los labios. Luego saca al capitán de su bote y le habla claro sobre la opinión que tiene de él. Suenan las palabras dirty y no honest, de modo que aún aquéllos que no entienden el inglés saben de qué se trata.
    Y en el gran “álbum” tarja el segundo oficial, con una gruesa raya roja, el nombre del buque cisterna “Leticia”, de dos mil ochocientas toneladas, que llevaba petróleo de Curacao a Inglaterra.

  6. Lo más penoso de todo es que este libro fue publicado en España por la Editorial Naval, en rústica, pero con un formato muy adecuado.
    Yo lo pude comprar en 1974, y lo consevo como una joya, porque ahora no existe nada parecido.

    ¡En fin, una auténtica pena!

  7. Mi padre me hablo hace unos 10 anos de este libro, lo busque es la biblioteca de la santa María en valpo y ahí estaba, la misma edición que cuentan mas arriba, lo disfrute y no pude dejar de sobre cogerme al máximo

  8. Es una obra de arte, mientras navegué en la Antártica lo leí mil veces. Un amigo lo compró en España cuando pasó por Barcelona en la Esmeralda. Su relato es sencillo, pero la descripción de los hechos y la vida a bordo es lo más cercano a la realidad; los que hemos navegado en condiciones adversas sabemos de eso. Pero una guerra es terrible, y se plasma en cada línea del relato. Se deja en claro, además, el rechazo que tenían los “lobos” al régimen nazi.
    Si alguien lo encuentra por ahí, deje el enlace, aunque sea en PDF.
    Gracias

  9. Agradeceria me indique donde o como obtener el libro “LOS LOBOS Y EL ALMIRANTE”. LO LEI HACE 50 AÑOS Y QUISIERA VOLVER A LEERLO.
    GRACIAS,
    GUILLERMO HORNUNG CH.

  10. Tuve la suerte de leer este libro cuando tenia como 14 años, alla por el 1983. Me como conmovio este relato de la valentia y determinacion de este grupo de valientes. Pude fotocopiar el libro, pero sigo buscando alguna version pdf…

  11. Hola,
    Indagando sobre este libro, que tiene una pinta fantástica, he encontrado otro libro llamado “Los lobos del almirante” de Jean Noli. Parece que la temática es la misma y se basa en entrevistas a submarinistas alemanes que sobrevivieron a la IIGM.
    Este libro si es fácil de encontrar en librerías especializadas.
    ¿sabéis algo de este libro? ¿es recomendable?
    Ante la imposibilidad de conseguir el de Wolfgang Frank estoy por comprar este.

  12. Lo leí hace unos 7 años; una cosa maravillosa, el relato es histórico…lo busqué desde ese momento y recién lo pude comprar en una librería de Montevideo a 12 dólares ($230). En impecable estado, sano y sin escrituras. Una joya. Tuve mucha suerte porque perseveré. Si alguien me indica como hacerlo (bitalaca@adinet.com.uy) con mucho gusto lo paso a PDF y lo subo a la web. Sé lo que anhelarlo y me gustaria ayudar a que otros lo lean. Saludos.

  13. Este libro tiene un gran significado para mí. Mi padre lo compro en los 50s y yo lo leí en los 70s. A principio de los 80s entre en una librería y al dueño, de origen alemán, le pedí “Díez años y veinte días” y me dijo que ya no lo publicaban, pero que si quería un buen libro sobre el tema leyera Los lobos y el almirante. Al decirle que yo lo tenía se rió de mí y me dijo que era imposible. Al otro día se lo llevé y se lo presté. A los cinco años me case con su hija.

  14. Al igual que otros lectores que me anteceden busco para comprar el libro LOS LOBOS Y EL ALMIRANTE. Cuando lei el libro en los años 60 lo encontré fascinante. Quisiera leerlo de nuevo.

  15. ¡Caramba, que opresiva es la impotencia! He leído varios libros sobre el tema: 10 Años y 20 Días, Ataúdes de acero, Camino de Escapa Flow, Así fue la guerra submarina, Además, tuve una suerte increíble: Conocí y conversé con un Capitán de U-Boot ¡mexicano!, Comandante de submarino y, al final de la querrá, líder de una escuadra de ellos en el Báltico. Las lecturas que acabo de citar me permitieron mostrarle que estaba informado, que no era un lego curioso y entonces me aceptó y platicamos. Pero “Los Lobos y el Almirante” es un libro que no conocía ni de nombre, ¡hasta ahorita!, Que deseos tan grandes de leerlo. Esperaré que alguno de mis hijos lo localice en Internet o alguien aquí informe como localizarlo.- Salvador.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *