Los cien últimos días, John Toland

Importante libro para conocer al detalle los meses finales de la Segunda Guerra Mundial en Europa. Un libro apoyado en centenares de entrevistas, documentación, bibliografía e incluso viajes sobre el terreno. Manuscritos y transcripiciones taquigráficas de conferencias, reuniones y de las sesiones de los juicios de Nuremberg y posteriores. Todo para intentar recrear lo más fielmente los últimos 3 meses que dieron paso a un cambio radical en el orden mundial.

Con todo este ingente material, el historiador John Toland ha conseguido hilar la historia del final de la contienda en Europa. El autor asegura que todos los diálogos son reales, transcritos de actas y documentación o recreados por los supervivientes entrevistados. Este aspecto es muy importante pues se recrean reuniones de todo tipo, desde el alto mando alemán con Hitler a las conferencias de Malta y Yalta de los líderes aliados.

Todo llevado de forma magistral, al menos para mí, uniendo unos temas con otros. Aprovechando una conversación o una discursión para explicar los “por qués” o enlazar con otro tema paralelo. Pero todo con mucha coherencia y sin desviar el tema principal.

Lo más interesante para mí ha sido el nivel de profundidad. El acceso a conversaciones, a reuniones, a planes y estrategias, o a posicionamientos políticos han acercado el conocimiento general que tenía sobre el final de la guerra a un escalón tan cercano a lo que pudo suceder, a la realidad de los hechos, que me sorprendía totalmente mientras iba leyendo y avanzando en el libro. Las peleas de los Generales con Hitler, la desconfianza de este hacia toda la clase militar después del atentado en La Guarida del Lobo. La abosulta evasión de la realidad en que vivía Hitler y algunos de sus más cercanos lacayos. Pero por otro lado, no menos interesantes las peleas entre los aliados. El afán de portagonismo de británicos y estadounidenses, de Montgomery, Bradley y Patton peleando como chiquillos por un calamero con Eisenhower haciendo de profesor enfadado y regañanado a los niños traviesos.

Los recelos de los aliados del este contra los aliados del oeste, los demanes del ejército rojo contra la población civil. Las expectativas Rusas, la forma de estirar el chicle, las jugadas de uno y de otro que llegan hasta el mismo día en que toca radiar a todo el mundo la capitulación alemana y el final de la guerra, hasta en la hora en que debía radiarse esa noticia  genera polémica entre unos y otros. Nadie quiere quedarse atrás, la era de la guerra ha terminado y comienza la era de la política, o más bien de la geopolítica. Del posicionamiento en el nuevo orden mundial, donde un pequeño detalle o un error en una conferencia puede dejar a una nación sin una zona de influencia o peor situada en el reparto de la tarta.

El final, la capitulación alemana, el día de la firma. Perfectamente retratado, hasta la parsimonia a la hora de estampar la firma, mientras los generales vestidos de gala se quitan muy despacio los guantes para firmar ante los vencesdores, todo, toda esa atmósfera está perfectamente dibujada y redactada con un estilo que marca perfectamente los tiempos de la narración. Las conversaciones entre vencedores y vencidos, las posciones, posturas, gestos y caras.

Para mí me ha resultado una lectura muy estimulante, que habla sobre lo que ya más o menos sabemnos que ocurrió en los meses finales de la guerra desde ambos frentes, pero con un nivel de detalle muy profuso y documentado, con un estilo muy fácil y nada técnico o agobiante de datos y cifras.

Lengua: CASTELLANO
Encuadernación: Tapa blanda
ISBN: 9788493618124
Nº Edición:1ª , Tempus
Año de edición:2008
Plaza edición: BARCELONA
 

2 pensamientos en “Los cien últimos días, John Toland

  1. Muy buenas. A mí lo que más me ha gustado del libro han sido los detalles. Detalles de las conversaciones, de los juegos de poder entre los comandantes y dirigentes aliados. El libro está lleno de detalles en las coversaciones y transcripciones. Me ha gustado especialmente todo lo referente a los últimos días, la firma de la capitulación, las reacciones cuando se tuvieron que ver las caras los rusos con los alemanes. Tambien me ha sorprendido las reacciones de algunos dirigentes, como Doentiz al enterarse de lo que sucedía en los campos, como se desmorona todo el ideal que tenía por la causa y su apego a Hitler. Muy buen libro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *