León Bocanegra, Alberto Vázquez-Figueroa

En 1689 nadie podía encallar en la costa del Sáhara sin caer prisionero de los beduinos y ser vendido como esclavo. Y eso precisamente les ocurre al pirata León Bocanegra y sus hombres, que en adelante se verán obligados a urdir un arriesgado plan para recuperar la libertad. Y no sólo la recuperarán sino que en la vida de nuestro héroe se cruzará Celeste, la intrépida mujer que capitanea La Dama de plata y con la cual correrá aventuras inolvidables y genuinamente piratescas.” (Sinopsis de la contraportada).

Si he de ser sincero, ni me he molestado en saber si hay continuación de este libro. Sé que no es propio de  mí, pero es la verdad ahora que estoy escribiéndoos estas líneas. Así, en caso de que este sea el único volumen (y viendo como finaliza el mismo), quien escribió la sinopsis que acabáis de leer no parece que se haya tomado la molestia de pasear su mirada entre las hojas del mismo porque hay cosas que no suceden ni por asomo.

Cierto es que estamos en el s. XVII y que León Bocanegra es el comandante de la carraca “Leon Marino”, mercante español que naufraga en las costas desérticas del Sáhara debido a una violenta tormenta, siendo tanto él como sus tripulantes víctimas de la mala suerte a partir de entonces.

Lo que no es cierto es lo de las aventuras piratescas acompañado de Celeste Heredia (al menos aquí, y me remito a lo comentado anteriormente), ya que desde el naufragio hasta las últimas páginas del libro no volveremos a ver el mar. Tampoco es cierto que lograran escapar muchos de las manos de los pérfidos fenec.

Como ya sabéis, la dotación del “León Marino” es capturada por una tribu beduina bastante pacífica, pero que tiene preparado un terrible destino para aquellos hombres procedentes del mar: ser vendidos como esclavos a los fenec, otra tribu del desierto muy temida y odiada, la cual maneja gran cantidad de hombres, sobre todo blancos, en una salina gigantesca que, antaño, fue un mar (la cual parece seguir existiendo).

Gracias a que el autor creció en ese desierto nos da a conocer algunas curiosidades del mismo y de sus gentes, guardándose bastante rencor hacia los ya mentados fenec, los cuales son tan crueles que no dudan en violar a un miembro de la dotación delante de todos sus compañeros. León solo vivirá para la venganza contra esos individuos, por llamarlos de alguna forma.

Pronto llegan a la salina donde tienen que vivir entre montículos de sal guardándose bien los ojos para no quedarse sin ellos. Tienen que ir haciendo “panecillos” de dicho condimento y conservante. Ese es su trabajo, el cual no lo soporta cualquiera.

Una noche, León se percata de que empieza a soplar un fuerte viento que dura bastantes jornadas. Así comienza a gestar un plan de fuga rogando porque el fenómeno se repita al año siguiente y, a efectos prácticos, se hace una especie de trineo o “tabla de windsurf” de sal (resulta que esto me recuerda al trineo que usa Phileas Fogg en América).

Huye al año siguiente y se interna en África, adaptándose al medio y cubierto por una piel de hiena, en completa soledad hasta que se cruza de nuevo con los odiados fenec que llevan unos cuantos esclavos negros y a un peruano español llamado Urco Huancay. Se carga a los malos y libera a los esclavos y a Urco, el cual se convierte en su compañero de viaje. Juntos van al encuentro de la desembocadura del Níger en el Atlántico. Van al encuentro de Celeste Heredia, una capitana que quiere acabar con el comercio de esclavos.

Este volumen forma parte de la librería familiar como adquisición de esas colecciones que se editan en ocasiones para el periodo estival y por cuatro duros, tapa blandísima y gasto general mínimo; y lo compró mi hermana para mí y en una época en la que ya ansiaba aventuras en el mar. El hecho de ver pasar hojas y hojas sin que apareciese el Gran Azul resultaba bastante frustrante y no permitía disfrutar del volumen como hubiera debido de ser (en gran medida también es culpa de la sinopsis de la contraportada).

La lectura es rápida y plagada de nombres, descripciones y matices, con bastante colorido, aunque hay ciertas escenas un tanto… No sé como decirlo: ¿Extravagantes? Sí, esa puede ser la palabra. Además, hay alguna que otra parte que no resulta ser muy original.

El conocimiento del terreno africano es total y se demuestra continuamente. En ciertas ocasiones parece una explicación de Atlas.

Los diálogos son rápidos y chispeantes, llenos de ingenio y lógica. En ocasiones parecen más de guión televisivo que de novela.

Es un libro entretenido a fin de cuentas y a pesar del engaño inicial, aunque sé que no lo he leído con tranquilidad por el ansia de ver el mar.
Lengua: CASTELLANO
ISBN: 84-01-24278-9
Nº Edición: Primera
Año de edición: 1999
Editorial: PLAZA & JANÉS SA
Plaza edición: Barcelona
Páginas: 288

11 pensamientos en “León Bocanegra, Alberto Vázquez-Figueroa

  1. Este libro a mi me produjo una sensación de horror, de ansiedad, de sufrimiento, de condena…Espántosas. Todo el libro es la narracíon de una aventura espántosa, sin límites ni fronteras, en medio de un ambiente hostil y extraño y de la más refinada crueldad.

    Duro, muy duro.

  2. Efectivamente tiene continuación o libros ‘relacionados’..(mi memoria no está demasiado fina y he tenido que ir a buscarlos a mi mini biblioteca de playa). Los dos que he encontrado son ‘Piratas’ y ‘Negreros’. El primero comienza describiendo la vida de la familia Heredia Matamoros como buscadores de perlas de una pequeña isla del Caribe. En el segundo, el protagonismo es de Celeste Heredia la única superviviente del clan que se hará famosa por capitanear ‘La Dama de Plata’.
    Creo recordar que aquí encontraréis más ‘azul’…

  3. A veces ocurre que uno se queda esperando ver aparecer el mar en algún libro que le han prometido que es para lobos de mar, y luego como mucho sale una playa y poco más.

    Oye Cirs, eso de “mini biblioteca de playa” suena muy bien. Qué suerte tener dos bibliotecas, no??.

  4. Has visto?! …los de ‘playa’ son las ediciones de bolsillo que voy comprando en esperas de viajes y saldos del ‘carreflus’, éstos siempre acaban acompañándome a la playa los fines de semana estivales. Y los ‘otros’ son las ediciones más curradas, que por capricho o por regalo, también terminan en mis manos. Casi todos mis Vázquez-Figueroa son del primer grupo 😉

  5. A mi me encanto este libro, como también me encantaron los dos anteriores donde el protagonista es el hermano de Celeste, en el 2º libro es una Celeste ya adolescente capitaneando el barco de su hermano y en el 3º que es este, os aseguro que lloré con la carta de amor del final, los que hayáis leído este libro lo entenderéis.

  6. me lo acabo de leer y me ha encantado, ya que es aventura continua y se sale de lo trillado; no se por qué los comentaristas tienen tanta ansiedad por el mar, a mi particularmente me apetecia una aventura terrestre como esta….las del mar ya me aburren

  7. Slguien puede decirme si después de leon boca negra la historia continua? Me gustaría saber si vuelven a encontrarse celeste Heredia y leon boca era.

Responder a Esther Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *