Lectura simultánea: El Día D, Antony Beevor

Queda activada hoy 21 de Septiembre la lectura simultánea del nuevo libro de Beevor, ya podés comenzar a poner los comentarios e impresiones que os parezcan oportunas.

18 pensamientos en “Lectura simultánea: El Día D, Antony Beevor

  1. Releyendo el primer capítulo. Todo me suena muy familiar, de otros tantos libros sobre todo los preparativos y los días previos a la invasión. La mala relación de Monty ,Bradley y Patton y el papel conciliador de Eisenhower. Me alegro que se haya acordado del español Juan Puyol que creó toda una trama de distracción.

  2. Bueno, la historia en general te va a resultar familiar Antonio. La historia y los acontecimientos no cambian, lo que habrá que ver es si los detalles que aporta Beevor cambian y realmente son inéditos. De momento me gustan los detalles que va aportando. En el primer capítulo hay algunas perlas sobre comentarios de los protagonistas, la mayoría conocidos también, pero que son necesarios volver a contarlos.

  3. Yo estoy flipando , y disfrutando, con los preparativos y toda la encrucijada política entre ingleses, americanos y franceses, madre mía cualquiera diría que eran aliados con las puñaladas y putadas que se gastaban los unos a los otros unas horas antes de la invasión. Lo celebrar una misa por los franceses en honor a Juana de Arco en pleno Yorkshire es de traca.

  4. “Los C-467, cargados hasta los topes, empezaron a rodar lentamente con los motores “gruñendo” por la pista de Greenham Common, en una secuencia aparentemente interminable. El General Eisenhower permanceía allí de pie, según parece con lágrimas en los ojos, saludando a los aviones de los paracaidistas de la 101º División aerotransportada que levantaba el vuelo”

    Faltan las barras y estrellas y el himno de fondo….., aquí se ha pasado un poco….

    De momento vamos bien, buen ritmo narrativo y me lo estoy pasando bien con todos los preparativos y la mezcla de acontecimientos salpicados de pequeñas anécdotas y comentarios.

  5. Me ha hecho gracia leer que el grado de motivación era tan alto que los mandos aliados amenazaban con dejar fuera de la invasión al que se “portase mal”; no es algo que suceda amenudo en las guerras.

  6. En las memorias de Speidel ya había leído que Rommel quería dejar Italia y apostar una defensa tras los Alpes, pero no sabía que era una idea más difundida y que Rundstedt también pensaba lo mismo. “El que defiende todo, no defiende nada”, que bueno. No me gusta nada la traducción que he empezado a encontrar sobre las divisiones de granaderos panzer, suena regular llamarlos “granaderos acorazados”. Yo prefiero que no se traduzcan algunos términos, igual que no se puede traducir “Market-Garden” o la propia denominación de la operación del desembarco, “Overlord”, pués con algunas unidades y formaciones es mejor dejarlas sin traducir.

  7. Bueno esto ya se sabe, depende del nivel de conocimiento del traductor. De todas formas hasta donde llevo leído y quitando esto no he encontrado nada digno de mención. La verdad es que el libro me está gustando mucho y voy avanzando rápido por que el estilo narrativo invita a seguir y a seguir.

  8. Otro tema interesante es la relajación de la vida en Francia. Tomado casi como un destino vacacional en contraste con el frente del Este, vivían disfrutando de su estancia allí y sin ningún tipo de miramientos, hasta se tenía asumido que en esas circunstancias era terreno abonado para la resistencia y la obtención de datos, otro dato más a tener en cuenta sobre la situación del ejército alemán en Francia antes de la batalla.

  9. Pues yo de momento no he encontrado nada nuevo. Todo ya me suena haberlo leído, sobre todo en los libros de Ambrose sobre el Día D, Hermanos de Sangre y El puente Pegasus.

  10. Yo he estado en Vierville Sur Mer, justo en el sector Dog Green, en la salida de la playa. La verdad es que no cuesta nada imaginarse la escena, los bunquers aun están a pie de playa incluso con los cañones de 75 y 100mm dentro. Es cierto que hay bunkers de costado, osea, siguiendo la línea de playa tal como relata y que hicieron mucho daño. Los promontorios siguen más o menos igual, llenos de vegetación pero no cuesta trabajo descubrir pequeños restos de hormigón donde estaban localizados los nidos de ametralladoras.
    La verdad es que ya cuando estuve allí no quise ni imaginarme el verme en medio del “fregao”, después de leer este capítulo mucho menos.
    Es casi casi lo único que me gustó de la peli “Salvad al soldado Ryan”, está muy bien recreado el escenario y la batalla, claro que en la peli les cuesta 20 mint despejar la playa y en la realidad fueron unas cuantas horas, pero son unas escenas muy ilustrativas.

  11. Algún día espero poder visitar la zona, no olvidaré llevarme el libro, o al menos esta capítuo de Omaha.
    Lo que me ha sorprendido es el poco caso que le ha hecho al tema de Point Du Hoc, no es que fuera una misión decisiva pero no creo tampoco que sea para dedicarles unas pocas frases. Los Rangers se tiraron todo el día y la noche combatiendo y aguantando los contraataques alemanes y hasta dos días después no fueron auxiliados quedando solo un tercio de los hombres que habían comenzado el ataque.

  12. Yo sigo avanzando y nada. Ya he leído todos los capítulos de los desembarcos en las cinco playas y de momento no hay novedad, todo sigue siendo lo que ya otros autores han contado.
    Por cierto, ¿no ha caído nadie en la portada?, es la misma foto pero volteada que la del libro de Inédita titulado igual, El Día D, de Ambrose, muy curioso, no? y no será por falta de fotos del famosos día.

  13. Me pasa igual que a ti Andrés, todo lo que llevo leído no me aporta nada nuevo que no haya leído antes, únicamente pequeños detalles de la operación que desconocía.
    Uno de ellos que llevo observando en distintas lecturas es sobre el armamento y equipamiento ingles y norteamericano y que se vuelve a repetir en esta lectura, me refiero al rechazo muy frecuente por parte de los americanos del equipamiento ingles, creo que consideraban este de inferior calidad o algún otro motivo desconocido siendo muchas veces todo lo contrario.
    Los ingleses por su necesidad imagino, poca pegas le ponía a las armas y equipo que recibían, que todo hay que decirlo, normalmente de muy buena calidad soliendo estos últimos mejorarlo la mayoría de las veces con aditamento o invenciones propias como ejemplo el Sherman con cañón adaptado de 17 libras llamado Sherman Firefly el cual fue ofrecido a los americanos que desestimaron, así como muchas de los tanques especiales que usaron con mucho éxito los ingleses en Normandía y que también desestimaron los americanos, excepto el carro anfibio.
    Por último en esta lectura y que me termina de convencer de esta percepción, es cuando comenta lo que hubieran deseado poseer los paracaidista americanos el sistemas de arneses de apertura rápida.

    Pensar la de vidas que estas cosas hubieran salvado y solo por sabe dios que motivo no pudieron disponer.

    Saludos

  14. Bueno, los americanos ya se sabe. Ya venían con la aureola de “salvadores del mundo libre” aunque ellos tuvieran la segregación racial. Ya venían con esa prepotencia y eso les hacía desconfiar de todo material que no fuese propio de ellos, les pasa hoy en día igualmente. Luego tuvieron que recurrir varias veces a los Firefly corriendo para salvar el culo.

  15. Sigo avanzando, ya tengo las cabezas de playa aseguradas y comienzo los escarceos en las primeras poblaciones. Hay duras batallas en Saint Mere Eglese y cerca de las playas. De momento buena narración, ágil lectura pero nada nuevo.
    Curioso el detalle de los americanos de usar a los negros a cavar tumbas en los cementerios improvisados, todo un ejemplo de su doble moral!!.
    De pasada se vuelve a mencionar la situación del día 7 de Point du Hoc, pero me sigue extrañando que Beevor no entre al trapo en este episodio, solo lo toca de refilón sin apenas detalles.

  16. Rodrigo, lo de los negros es lógico porque componían las fuerzas de apoyo y de segundo escalón: cocineros y demás, entre otras cosas, enterradores.

  17. Bueno, libro terminado.
    Conclusiones: En general me ha gustado, el estilo narrativo es bueno eso no lo vamos a descubrir ahora. Aporta mucha cantidad de “microinformaciones” en forma de experiencias y anécdotas las cuales aportan un valor añadido al desarrollo de los acontecimientos que en general es lo mismo que nos han contado en otras obras, los hechos son los hechos. No he visto grandes descubrimientos y aportaciones. Se agradecen los mapas, buenos, incluso a doble página. Un placer haber compartido esta lectura con vosotros, bien es cierto que había poco que debatir, el tema no da para más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *