Las campañas de Cevallos, VVAA

(Guerreros y Batallas Nº 46)

“Las campañas de Cevallos, defensa del Atlántico Sur. 1762-1777”, Juan Carlos Luzuriaga, P. Greve y C. Fernández

Como casi siempre, las derrotas de España a manos de los ingleses son bien conocidas por el público en general, el historiador, sobre todo, el anglosajón junto con editoriales afines e esos propósitos se han encargado de ello; sin embargo las victorias de España a Inglaterra e incluso  a países aliados de éste, son poco conocidas o desconocidas por el público a  nivel general; y si mencionamos los nombres de los artífices menos aún. Hasta hace bien poco y con la inestimable  labor de autores y editoriales españolas esta tendencia va cambiando (aunque todavía hay un público que lo desconoce).  Con los ejemplos que pongo a continuación es más que suficiente… un gran desconocido era Blas de Lezo, artífice  español de la mayor derrota infringida a los ingleses, derrotó en la defensa de Cartagena de Indias a una flota mayor en número de barcos  que la que envió Felipe II contra Inglaterra. Aquí: en  la  de  la “Guerra del Asiento” o de la “Oreja de Jenkins”, la maquinaria editorial, historiadores y autores anglosajones es la encargada de tapar las vergüenzas históricas (aunque mi intención no es generalizar) -menos mal que la Historia por mucho que se quiera, no se puede tapar o enterrar-. Otro desconocido: Bernardo de Gálvez, derrotó a los ingleses en Pensacola recuperando España: La Florida; y si mencionamos a Pedro de Cevallos (protagonista o artífice principal de la publicación que os estoy reseñando de Almena Editorial), éste es aún más ‘enigmatico’, más desconocido, bien, pues de él y sus hechos va la reseña.

Pedro Cevallos (teniente general, que en 1755 se le nombró Gobernador de Buenos Aires, en 1776 sería designado comandante de la expedición para América del Sur que debía recuperar las posesiones españolas tomadas por Portugal, también fue nombrando  primer virrey del recientemente creado virreinato del Río de la Plata), infringiría a los ingleses y sus aliados los portugueses sendas derrotas en la defensa del Atlántico Sur. La obra “Las campañas de Cevallos. Defensa del Atlántico Sur, 1762-1777” es una publicación que nos muestra las victorias de los españoles a ingleses y portugueses. Cevallos derrotó a la fuerza anglo-portuguesa en Colonia del Sacramento, ciudad del actual Uruguay. Posteriormente conquistó las Fortalezas de Santa Teresa y el Fuerte de San Miguel en la región oriental del Río Uruguay y zona del Río Grande, en lo que hoy es el sur de Brasil; por otro lado las Campañas de Cevallos dieron lugar a desalojar y echar a los ingleses de las Islas Malvinas los cuales se instalaron en las islas de modo “irregular”. Las Malvinas permanecerían en manos españolas hasta la independencia de Iberoamérica, pero la obra nos muestra mucho más como: “La Guerra Sorda”, llamada así por la “baja intensidad” como la llamaríamos hoy. La obra nos lleva a un apartado donde nos ilustra sobre la ofensiva portuguesa en Río Grande 1775-1776, nos habla de la expedición de Pedro de Cevallos, 1776-1777 la cual le llevaría a la toma de posesión por parte de España de las islas africanas de Fernando Poo y Annobón.

Personalmente el capítulo: “La guerra de 1762-1763 en América” es el que más me ha gustado, donde nos ilustra como el navío ingles “Lord Clive” (nombre en honor de Robert Clive, héroe del momento, tras derrotar a los franceses en la Batalla de Plassey) de 64 cañones, al mando del capitán Mac Namara, junto a la fragata “Ambuscade” de 50 cañones al mando del capitán William Roberts y con una dotación de 700 hombres en conjunto y por otro lado la fragata portuguesa “Nossa Sehnora do Gloria“, de 38 cañones, seis bergantines y seiscientos hombres de tropa, además de naves menores y mercantes para el transporte de soldados y abastecimientos es aniquilado o destruido por los españoles. El navío inglés “Lord Clive” atacó el fuerte Santa Rita, y “Ambuscade” el de San Pedro de Alcántara. Después de cuatro horas de combates “Lord Clive” y “Ambuscade” son derrotados, el primer navío fue hundido y el segundo huyó… pero no os cuento más, mejor os lo dejo en su lectura… no tiene desperdicio.

La obra que recomiendo sin más dilación, nos muestra unos hechos y sucesos de la Historia Militar de España del siglo XVIII, desconocida por una gran mayoría (me quedo con dos ejemplos). El que se hable español como lengua materna en esta parte del mundo (y no inglés o portugués) es gracia a las Campañas de Cevallos y por otro lado, las Islas Malvinas (que parecería que fueran de Inglaterra de toda la vida…, después de la independencia de Iberoamérica de España, se establecerían los  ingleses “aprovechando las circunstancias históricas”  tomando “una tajada” para crear una base en el Atlántico Sur que “les llevaba locos” para sus pretensiones en esta parte del mundo como Imperio).

La publicación además, nos enseña o muestra a sus protagonistas, tácticas y estratagemas, y un apartado con ocho laminas (dibujos magníficos) nos enseña la indumentaria de la época, además de comentadas dichas laminas; por otro lado, tampoco falta una introducción como es evidente, una conclusión, una cronología y por último una bibliografía, sí, una obra que para 80 páginas es muy completa.

¡Qué disfrutéis de su lectura e ilustraciones!

Lenguaje: Español.
Texto:  Juan Carlos Luzuriaga.
Ilustraciones: P. Greve y C. Fernández.
Editorial: Almena Ediciones.
Año: 2008
Edición: Primera edición.
ISBN: 978849617086

15 pensamientos en “Las campañas de Cevallos, VVAA

  1. Muchas gracias leiva. Sí es verdad, la página es completísima: en información (descripción) sobrepasa a la obra de Almena en algunos aspectos.

    Saludos.

  2. Interesantísimos personaje y hechos que traes a la luz, JF. Este libro lo voy a leer en breve y me parecía muy atractiva la idea de hacer una reseña (te has adelantado ¿ehh?) 😉 Gracias, JF. Es un hombre al que hay que reconocer sus hazañas y esfuerzos, aunque aparentemnete no sean tan espectaculares como las de Blezo o Gálvez, aunque no les va nada a la zaga.
    Saludos.

  3. Gracias a ti Tasos.
    Efectivamente, no son tan espetaculares como Lezo o Gálvez, pero no por ello deja de ser importantísimos sus hechos. A ingleses y portugueses los puso a raya. Ya lo he mencionado otras veces, además pienso como tú, hay que mostrar los hechos y hazañas históricas de los españoles sobretodo de los siglos XVII y XVIII. La Historia no es solo de ingleses (franceses, holandeses, etc.) o contada bajo su óptica y propaganda. Hay que poner en un pabellón bien alto la historia de los españoles sobre todo en el siglo XVIII.

    Saludos.

  4. Es interesante sacar a la luz toda la gloria de la marina española del siglo XVIII con sus victorias sobre otras flotas de la época o sus viajes de circunnavegación científica por todo el mundo. ¿Porqué se tuvo que detener todo este bagaje positivo con Carlos IV y Trafalgar?

  5. Mi opinión es que el desarrollo de la exploración científica y geográfica de la Armada española -que no era más que uno de los aspectos de los reformistas existentes durante el periódo borbónico- se vieron sepultados por la reacción durante el reinado de Carlos IV y la mal llamada Guerra de la Independencia. La Ilustración llegó a un tope, por decirlo así. Igual sucedió, por ejemplo, en Prusia, cuya historia guarda muchos equivalentes con España. A partir de 1815 Gran Bretaña gana la partida, apoderándose de los despojos del Imperio español, con la participación de las clases acomodadas y de los comerciantes de Sudamérica. Sin embargo, dada la incompetencia de la metrópolis (igual que la metrópolis británica, a la que respondió el equivalente “independentista” en América del Norte), esto es lo mejor que le podía pasar a Hispanoamérica.

  6. Es una muy buena pregunta, un servidor también se la ha planteado, y supongo que muchísimos más interesados por la Historia de España en el siglo XVIII e incluso el XIX.

    Otra lectura es:

    ¿Por qué el declive español? La culpa hay que buscarla en los políticos (no digo nada nuevo, pero es así), ahora bien, ¿Por qué se llegó a esa política… y su culminación patética en el siglo XIX que se arrastró incluso al XX?. Yo creo que una de las causas o claves se encuentra en la “DIVISIÓN”.

    Permitidme unas palabras de Jesucristo el cual en su lógica magistral para rebatir acusaciones falsas y, o mostrar razonamientos a los fariseos que le presionaban o querian matarlo. Él dijo:

    “Todo reino dividido contra sí mismo viene a parar en desolación, y toda ciudad o casa dividida contra sí misma no permanecerá en pie”

    ¡Saludos!

  7. No sé si la pregunta de Vicent es retórica o no pero veo que estáis contestándola.
    Al esplendido Carlos III lo sucede un desinteresado e incompetente Carlos IV; además sucede un hecho histórico incontestable: la Revolución francesa. Si España era la tercera potencia naval más o menos en consonancia con Francia, ahora se va a encontrar más que nunca entre la espada y la pared -Inglaterra y la Francia revolucionaria; una sucesión de guerras desde la independencia de Norteamérica debilitan las arcas y los ingresos amenricanos. La 1ª que sufre recortes es la Armada que a su vez es la que sacrifican Carlos IV y Godoy frente a la Convención y Napoleón. Pero la Armada es el cordón umbilical con imperio ultramarino. La Real Armada sufre mucho en el Trafalgar.
    La independencia de EEUU, las ideas ilustradas, la Revolución francesa, las cortapisas borbónicas a los hispanoamericanos, la capacidad de autodefensa (en El Plata por ej.), dan pie a la enmancipación.
    La invasión napoleónica, el abandono total del resto de la Armada en puertos y astilleros y el represor y retrógrado Fernando VII hacen el resto.
    Y después el convulso s. XIX…

  8. Pues ya está. Lo acabo de terminar y me ha gustado. Lo que pasa es que te quedas con ganas de saber más sobre el asunto. Como crítica constructiva considero que deberían prestar algo más de atención a la cartografía, aunque fuese un mapa del Uruguay actual y aledaños.

    A ver si Juan Carlos Luzuriaga se prodiga más en otros interesantes y desconocidos temas americanos.

  9. Si tuviera la oportunidad haría llegar al público español la formidable defensa que hicieron los españoles americanos del Río de la Plata de su tierra en 1806 y 1807. En esa campaña fueron tomados prisioneros en Buenos Aires un pequeño ejército británico de 1.500 hombres en 1806 y al año siguiente unos tres mil anglosajones.
    Agradezco la crítica. Se tendrá en cuenta.
    Juan Carlos Luzuriaga
    Licenciado en Historia
    Montevideo-Uruguay

  10. Sr. Luzuriaga, es una agradable sorpresa, y muy de agradecer, contar con sus comentarios por esta bitácora.

    Y desde luego sería un placer poder leer sus escritos sobre la Defensa del Río de la Plata.

    También sería una satisfacción poder leer algún libro suyo sobre las Guerras de Emancipación y los diversos ejércitos patriotas y realistas.

    Saludos cordiales.

Responder a Julián Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *