LAS AVENTURAS DE LA BRIGADA DE FUSILEROS, Garth Ennis y Carlos Ezquerra

LAS AVENTURAS DE LA BRIGADA DE FUSILEROS, de Garth Ennis (guionista) y Carlos Ezquerra (dibujante)

Hubo un tiempo, antes de que pudieramos acceder a las novedades editoriales mensualmente a través de sus páginas web y de forma tan práctica como lo hacemos en la actualidad, me encantaba hacerme con los boletines de las distintas compañías dedicadas al comic, dejándolos caer en el interior de mi carpeta de sketches y dibujos. Es más, todavía creo que tengo uno que bien podría tener más de 10 años, pero hace tiempo que perdí de vista el que hacía referencia a la obra de la que voy a disertar a continuación.

Salta a la vista que la portada sigue el deseo de toda editorial del mundo de la historieta (y de la novela, cómo no): un  diseño con una escena altamente atractiva y que te “manipula mentalmente” para que tu vista y, por supuesto, tu mano se dirija hacia el  ejemplar y, si hay suerte, para que sueltes los correspondientes “duros” al tipo del mostrador (¿por qué nunca hay chicas en las tiendas de comics?).

Con el folleto en el que se anunciaba “Las aventuras de la Brigada de fusileros” en mis manos durante unas semanas, leyéndolo y releyéndolo -siempre me pasa lo mismo: en vez de estar con el lápiz representando mis ideas inmateriales en una hoja de papel para, luego, hacerla pasar por el proceso de entintado, rotulación, etc. (ésta y otras eran una de las razones de mi lentitud dibujando aunque, a día de hoy, no soy ningún as de la rapidez por mi falta de constancia)-; estuve dudando sobre la adquisición de esta obra porque se me antojaba interesante la reseña de unas parcas palabras sobre una historia que mezclaba acción y humor. Sin embargo, al final, nada de nada y, después de que tuviera la semana pasada la posibilidad de poder leerlo, me siento afortunado de no haber perdido dinero. Sí, realmente afortunado y es que me esperaba algo más de Garth Ennis en este proyecto al ser tan buen guionista y me ha decepcionado como aficionado al género.

La aventura comienza en 1944 en los cielos alemanes y a bordo de una “Fortaleza volante” que, además de ir cargada de bombas para arrasar Berlín y su resistencia, sirve de transporte improvisado para la famosa Brigada de fusileros, los mejores hombres de armas con los que cuenta el Reino Unido. A continuación se pasa a comentar algunos pormenores de los informes de estos seis hombres. Aunque se inicia bien, en apariencia, con el capitán Hugo “Khyber” Darcy, heredero de una tradición familiar en la defensa del Imperio y condecorado por defender una posición en solitario ante el Afrika Korps y ante el mismísimo Rommel faltándole al respeto además; seguimos cayendo hasta la suprema estupidez con el teniente Cecil “Dudoso” Milk, el sargento Crumb, el cabo Geezer, Hank el yanki y el Gaitero (último personaje que únicamente va armado con una gaita fabricada con un material un tanto especial que, cuando la hace sonar, revienta, literalmente y por dentro, las cabezas de los que lo rodean (aunque aún no sé por qué no afecta a los miembros de la Brigada); además de que cuenta con 105 años de edad). Salvo por “Dudoso” que habla mientras trata de demostrarle su amor a su capitán de las formas más variadas y soeces que se puede uno imaginar, el resto, los suboficiales, simplemente son unos tipos brutos con menos fondo que un vaso de chupito, esgrimiendo las únicas palabras que parecen conocer y emplear en su idioma (sargento Crumb, “Ey-oop”; cabo Geezer, “T´estás pssando”; y Hank el yanki, “Dita sea…”). Una conjunción de palabras y/u onomatopeyas… Bueno, es que no sé ni cómo referirme a esto, de la que hacen gala mientras parten cráneos, caras, etc.

Pero el despropósito no termina aquí, ya que el intento de conjugar acción y cierto grado de humor se queda en simples tonterías y situaciones sin sentido. Solo así podemos asistir al salto de la Brigada sobre Berlín mientras descargan las “Fortalezas”, cayendo junto con las bombas sin sufrir daño alguno; como terminan con una patrulla enemiga y se hacen con sus uniformes pensando que van a pasar desapercibidos cuando uno de ellos sigue llevando falda escocesa; como les captura un as de los Panzer que salía de un casino curiosamente abierto y respetado por el bombardeo aliado cuando todos los edificios adyacentes se encuentran reducidos a escombros y cenizas humeantes; como el capitán Darcy saca de quicio a la torturadora de la GESTAPO, Gerta Rajsch, con memeces sobre el Imperio británico que harían enrojecer de vergüenza a cualquier inglés; como la mentada mujer odia profundamente a Darcy por que éste provocó la estampida de un elefante durante una cacería aplastando la letrina donde se encontraba el padre de ésta masturbándose; como la brigada está en Berlín por que su capitán no entendió el significado de “Ésta es la noche”, frase que no tenía nada que ver con misión secreta alguna, sino con la despedida de soltero de un conocido.

Todo esto aderezado con nazis soltando palabrotas e insultos en plan del chiste que todos hemos llegado a contar alguna vez en nuestra vida: “¿Cómo se dice “está lloviendo” en alemán? “Gotaskaen”.

Sin palabras para más, ya que no parece que de una buena idea se haya llegado a publicar un auténtico engendro. Sé que suena duro, pero un guionista de la fama y talla de Ennis (autor de la saga “Predicador”), ¿cómo ha podido firmar algo semejante? Obra de la cual (¡increíble!) se hizo segunda parte.

Hay un sello Ennis en todo el proyecto, pero no llega a las expectativas que tenía.

En el aspecto gráfico lo más destacable del trabajo del veterano dibujante zaragozano Carlos Ezquerra (coautor de “Juez Dredd”), es la utilización de un estilo a medio camino entre el realismo y la caricatura, el cual pega muy bien con la idea original del proyecto. Por otra parte, la influencia en su trazo de la escuela dominante a de los años ´90 del pasado siglo es evidente.
Lengua: CASTELLANO
ISBN: 84-8431-372-7
Nº Edición: Primera
Año de edición: 2000
Editorial: NORMA (VÉRTIGO)
Plaza edición: Barcelona
Páginas: 72

5 pensamientos en “LAS AVENTURAS DE LA BRIGADA DE FUSILEROS, Garth Ennis y Carlos Ezquerra

  1. Una pena, desde luego la portada está chulísima. A lfinal me están entrando ganas de pillar algún cómic de estos que reseña El Comandante.

  2. Hay que reconocer que Ennis con esta obra y la de «operación Cojón» en la misma linea, se quita la melena dando rienda suelta a su comedia graciosa y esperpéntica.
    Es una pena, pues es uno de los peores cómics de este guionista que nos tiene acostumbrados a buenas historias. A mi gusto (soy un purista) le quita valor a la historieta bélica y seriedad. Cómics de estas caracteristicas hacen que muchas personas infravaloren el género, lo digo con todos los respetos hacia el cómic de comedia y humor. Ya se sabe lo que dice el dicho: el mejor escribano tiene un borrón, y Ennis en la comedia…

    Saludos.

  3. Siempre se ha dicho aquello que es más dificil hacer reir que hacer llorar. Y conjugar acción bélica con humor que posea algo de brillo es un guiso que no está al alcance de todos. No conozco esta obra pero si un sinfín de intentos similares que quedarón ciertamente burdos.
    Buen artículo Navegante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *