La Última Aramda del Zar, Constantine Pleshakov

El épico viaje de la batalla de Tshusima

Poco o nada se ha escrito de la guerra Ruso-Japonesa de 1904-1905. Una guerra que marcaría al Imperio Ruso a las pueras de una revolución ya imparable y al naciente Imperio Japonés en su expansión por Oriente y el Pacífico. Una guerra que venía a demostrar la fuerza naval como eje principal de combate, dando ya por olvidada la época de la madera y la vela y dejando ver el poderío del hierro y el fuego de los obuses. En esta guerra que ganó Japón se libró una de las batallas navales más importantes de la historia por detrás de Trafalgar, Salamina o Midway, la batalla de Tsushima, en la que Japón perdió 3 buques infligiendo una gran derrota a la Armada del Zar hundiendo más de 22 navíos y cobrándose miles de vidas. Entre otras cosas, el autor asevera que aún hoy en día, cuando un buque de la Armada Rusa pasa por las aguas donde se produjo la batalla tiran flores en honor a sus compatriotas muertos.

El autor ya avisa que las fuentes de las que ha bebido, tanto primarias como secundarias son todas rusas y británicas, no pudiendo acceder a fuentes niponas. Aún teniendo una vista parcial de los acontecimientos, parecen lo suficiente documentados para poder construir la historia.

Uno de los puntos fuertes que he notado en el libro es todo el análisis político y social de esta época, tan convulsa y cambiante de principios del siglo XX. Por un lado el Imperio Zarista, con sus excentridades y su inestable pero a la par consolidad monarquía europea, y por otro lado un Japón casi recién salido de su aletargado pasado para ponerse al día en el armamento más moderno y con ansias de expansión. La vida cotidiana de la corte y forma de ser de los Zares, sus relaciones con el resto de potencias eurpeas como Alemania y su excéntro Kaiser Guillermo, primo del Zar Nicolás, y a la vez estos dos sobrinos del Rey Eduardo VII de Inglaterra y por último la Francia republicana. Estos paises luchaban por tener una hegemonía colonialista, hasta la última isla o extremo oriental, como si de cromos se tratase, todos se disputaban el «y ahora yo más». El Zar persuadido por su primo el Kaiser decidió establecer su expansión hacia Asia, creando la vía Transiberiana y estableciendo su base en Vladivostok. Finalmente, Japón no pudo aguantar más la presión rusa sobre el sudeste asiático y decidió atacar Port Arthur, la única base naval y militar rusa en China.

Con esta acción comenzaba la guerra. Era la excusa perfecta para el Zar que con un gran sentimiento patriótico y de venganza en la población, expoleó a todos en una guerra donde se creían superiores y ganadores. Nada más lejos de la realidad, con los japoneses con años de entrenamiento naval y con acorazados recién adquiridos a Inglaterra, modernos y bien artillados demostrarían rápidamente lo lejos que estaba la flota del Zar de ser un competidor. Los rusos sabían de su carencia marinera y por supuesto de sus barcos y armamento.

En el libro tenemos todo el desarrollo de la campaña naval y por supuesto la gran batalla. La movilización por parte del Zar de la flota del Báltico para ir a socorrer a la asediada en Port Arthur y que desembocó en la fatal batalla de Tsushima.

Una de las cosas que no me ha gustado del libro es el empecinamiento del autor de poner la expedición española de la Armada Invencible como ejemplo de fracaso, incluso la llega a llamar «infame expedición». No entiendo este empecinamiento cuando a lo largo de la historia han habido expediciones peor planificadas y peor paradas, como la flota del Almirante Vernon en Cartagena de Indias o la de Francis Drake en Portugal, por poner dos ejemplos rápidos.

Lengua: CASTELLANO
Encuadernación: Tapa blanda
ISBN: 9788475065694
Colección: ARMAS Y LETRAS (TURNER)
Nº Edición:1ª, Turner 
Año de edición:2003
Plaza edición: MADRID
  

 

9 pensamientos en “La Última Aramda del Zar, Constantine Pleshakov

  1. Enhorabuena Navegante por tu análisis. Parece un buen libro de ensayo histórico con un contexto geopolítico, social y militar. Realmente la guerra Ruso -japonesa fue un prólogo de la WW1, pues tenemos a los mismos «actores» aunque en un escenario diferente. El imperialismo, el militarismo y el expansionismo que caracteriza la guerra posterior es el único motivo que provoca la guerra de la que trata este libro. LLama la atención que luego, tanto Japón, como Rusia estarán en el mismo «bando» contra Alemania en la WW1. No he leido el libro (tengo tantos por leer), pero la editorial Turner suele editar y traducir de manera cuidada.
    Habrá que poner este libro, y su reseña, como «muy recomendables».

  2. Efectivamente, esta es una guerra que está a caballo entre las guerras típicas del XVIII y XIX por su planteamiento, por su forma, pero en su fondo fue ya una guerra moderna, típica de las que se darían a lo largo de todo el siglo XX. Guerra naval, desembarcos anfibios, campaña terreste, ocupación y gestión territorios y prisioneros.
    Buena reseña, las guerras mundiales fueron consecuencia de políticas y de hechos anteriores y son necesarios conocerlos para analizarlas como merecen. Este hecho de armas es uno de esos acontecimientos y cuyas consecuencias de una forma u otra influirían en la IWW tan solo unos años después.

  3. Exacto, es lo que yo iba a poner, salió en la colección Grandes Batallas de RBA y por 9€, creo que ahora mismo la colección está en la calle, lo que no se es por que número irá aunque seguro que ahora en Septiembre la vuelven a lanzar.

  4. Gran culpa del desencadenante de esta guerra la tuvieron los ingleses. Metidos en todos sitios, hacían y deshacían acuerdos con tal de mantener intactas sus colonias o asegurarse la no expansión de otras potencias. Así firmaron un pacto con los japoneses y se aseguraron que estos no dejarían a los rusos expandirse más de la cuenta, además ellos consiguieron la cesión de Wei-Ha-Wie, un emplazamiento a sólo 40 km de Port Arthur, para poder controlar todo. Les construyeron uno de los mejores acorazados de la época, el Mikasa y el acuerdo disponía la entrega de más buques y la aceleración de los que ya se estaban fabricando.

  5. Este libro me encantó. No solo por el romanticismo propio de una expedición tan extraña ( Del Baltico al Pacifico, rodeando Africa, para llegar y combatir), si no también por lo atrayente de la época.

    Eso sí, como comenta Navegante, el autor tiene puestas unas anteojeras fantasticas. De hecho, es curioso como los marineros rusos podían ver los Pirineos anclados en Vigo…

    Pero bueno, es la historia de la flota rusa, así que no puede resultar tan extraño que la cuente un ruso, con un punto de vista totalmente ruso.

    Que aventura, que aventura…Aunque luego despache la batalla un poco rápido en comparación a la extensión total del libro.

  6. Quizás es lo que más me ha gustado del libro. Todo el entorno, la época y los personajes ya que la batalla a fín de cuentas no daba para más y es normal que el libro se rellenase con todo lo demás. La batalla fue tan efimera que no da para un libro de 500 páginas, visto y no visto, es lo que tiene tener una abrumadora superioridad táctica y armamentística.
    Lo que comentas de Vigo y otros tantos comentarios son los que en mi opinión sobran, pero bueno, no puede ser todo perfecto…:))

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *