La Tierra Dividida, Ramón Muñoz

Sinopsis:

A mediados del siglo IX, la península ibérica se balancea en un frágil equilibrio de poder. Por un lado, el Emirato cordobés mantiene gran parte del territorio bajo su gobierno, aunque las riendas de su dominación se debilitan. Por otro, al norte, los cristianos comienzan a organizarse, adquiriendo mayor empuje. Y finalmente, en el valle del Ebro, patriarca del clan Banu Qasi, feroz militar y político experimentado, ha logrado aumentar sus dominios hasta erigirse, de ipso, en un tercer rey.

Pero dos personajes, sin saberlo, serán los responsables de destruir esa precaria estabilidad: Fortunio de Monforte, que tras pasar gran parte de su vida como monje recorriendo la península en busca de reliquias, es reclamado por Ordoño, rey de Asturias, para llevar a cabo una importante misión diplomática en la corte de García Iñiguez, señor de Pamplona.
Y Njall Haraldsson, que acaba de embarcarse, casi contra su voluntad, en una poderosa expedición vikinga, comandada por dos temibles guerreros, Björn Costilla de Hierro y Hastein el Astuto, cuyas intenciones son saquear las costas del Mediterráneo.

Las vidas de todos ellos confluirán en un desenlace sorprendente, una gesta de audacia sin igual.

La portada de la novela ya de por sí nos da un adelanto de lo que nos vamos a encontrar en su contenido. Un mapa de la Península Ibérica y una espada clavada en el centro, indicación de que en el siglo IX aún no se había producido la unidad territorial. Los musulmanes eran dueños de una extensa porción de nuestra piel de toro. Era la época en que al-Andalus ya se había independizado de Bagdad y el califa era Abd-al-Rammán II. Por el norte empezaba a extender sus dominios el Reino de Asturias. Ordoño I era el que gobernaba esos territorios. En Pamplona gobernaba García Iñiguez. Y, por último, tenemos a Musa ibn Musa, llamado el tercer rey, nieto de un godo que se había convertido al islam tras la conquista de la Península por Tariq y Musa. Pero una nueva amenaza se aproximaba por el mar: los vikingos encabezados por Björn Costilla de hierro Hastíen. Por eso, esta novela tiene el subtítulo de astures, musulmanes y vikingos. Todos habremos escuchado alguna vez la expresión de « que lo haga el moro Muza», con lo que se quiere indicar que lo que nos mandan hacer lo haga otro. Ese moro Muza es el que hoy nos encontramos en esta novela cuyo autor es Ramón Muñoz.

La tierra dividida es una novela que está basada en hechos históricos. Está dividida en tres partes y abarca un período aproximado de un año y medio, desde la primavera del año 858 d C. al otoño del año 859 d. C.. Tanto las tres partes como los veintidós capítulos que conforman la novela están titulados. Tres partes y tres historias que convergerán hacia el final. El autor nos relatará con rigor histórico los hechos que se irán sucediendo.

Narrada en tercera persona iremos conociendo a los principales protagonistas de la misma y demás personajes, muchos de ellos históricos y otros creados por la imaginación del autor ensamblando perfectamente las historias de unos y otros que cautivarán la atención del lector hasta el final.

Fortunio de Monforte es uno de los personajes principales. Es un monje itinerante a quien en esta ocasión se le había encargado ir hasta Oviedo para entregarle una carta al obispo de la ciudad. Veremos que jugará un papel importante en el devenir de los acontecimientos. En un poblado se encontrará a un grupo de personas que estaba contando una historia a los habitantes del lugar. Quien hablaba era Ramiro, un noble venido a menos, que intentaba sacar lo poco que tenían a los aldeanos relatándoles una historia en la que mencionaba a los restos del Apóstol Santiago que llevaban en una caja para trasladarlo a un lugar seguro —la tumba había sido descubierta a principios del  siglo IX—. Fortunio observó que también iba con ellos un normando al que llevaban amarrado. Más adelante se encontrará con este último y se convertirá en su fiel acompañante durante toda la historia. Se llamaba Ildefonso y durante el camino le cuenta sus peripecias al monje. Ambos personajes secundarios, Ildefonso y Ramiro, se encontrarán de nuevo en los últimos capítulos pero esta vez serán rivales. Sus destinos habían cambiado con distinta suerte.

Los otros dos personajes principales son Njall Haraldsson y Musa ibn Musa. El primero de ellos es un normando que se enrola en una expedición vikinga encabezada por dos Björn Costilla de Hierro y Hanstein el Astuto. Musa ibn Musa, el patriarca del clan de los Beni Qasi, cuyo territorio lindaba con el de García Iñiguez, rey de Pamplona —en las primeras páginas se puede ver un mapa con la división territorial en aquella época es el tercer protagonista—.

Vamos saltando de una historia a otra sin perder el  hilo de la anterior y al mismo tiempo nos familiarizamos con los protagonistas de la misma, con sus defectos y sus virtudes, sus diferencias y semejanzas. Los iremos conociendo a lo largo de la trama y el autor nos los presenta de tal forma que logra que, pese a las artimañas del reyezuelo y a las tropelías del normando, les tomemos simpatía a ambos. Todos, sin embargo, tienen algo en común: el afán de hacerse valer ante los demás, pues Fortunio será el encargado de que García Iñiguez se alíe con Ordoño I y será parte decisiva en el rescate del rey pamplonés a quien el monarca asturiano ayuda a liberarlo de los vikingos que lo habían tomado como prisionero. Hecho decisivo para la alianza definitiva entre ambos sea real y se enfrenten con las tropas de Musa ibn Musa, derrotado finalmente en la batalla de Albaida.

Njall irá madurando durante esa larga expedición vikinga. Sus compañeros le gastan bromas, se burlan de él pero con el tiempo les demuestra que puede hacer las cosas igual que ellos y así irán viendo cómo sus ansias de superación le ayudaron a hacerse respetar ante los demás. Al principio realizará labores de retaguardia pero poco a poco irá tomando parte en los saqueos de las poblaciones por donde pasaban. Así amasará una fortuna que le permitirá tener su granja cuando regrese a su país. Esta expedición durará tres años y llegarán hasta Italia, a la ciudad de Luna, que tomaron por Roma y, tras sitiarla y apoderase de sus riquezas se vuelven a la península, remontan el Ebro y llegan hasta Pamplona donde se suceden los hechos que antes mencioné.

Musa Ibn Musa es ya un rey de setenta años pero que no quería abandonar el mando todavía. Quería más poder y más territorio. Durante su gobierno unas veces se alió con Abderramán II y otras luchó contra él, ayudado por García Iñiguez pero finalmente fue derrotado por los dos reyes cristianos. Sus cuatro hijos le plantean en alguna ocasión el quedarse en segundo plano y ejecutar ellos sus órdenes. Son de la misma naturaleza que el padre y quieren demostrarle en quién debe de confiar para nombrarlo su heredero aunque él ya tiene la decisión tomada.

La tierra dividida es una novela que nos refleja la vida en la Alta Edad Media. El descubrimiento de la tumba del Apóstol Santiago fue clave para el mundo cristiano pues pronto empezaron las peregrinaciones a Compostela desde todas las partes de Europa. La situación de la población era insegura. En una  época de continuas razías musulmanas o de incursiones vikingas, los campesinos tenían que refugiarse entre los muros de las ciudades o los castillos que tuvieran más  próximos. Muchos eran exterminados o hechos prisioneros para venderlos como esclavos. Vemos reflejada en sus páginas una continua alternancia de pactos, alianzas, guerras de frontera, relaciones de familia, intentos de unificación y desunión, todo ello por el único fin de recuperación de los territorios. Vemos el parentesco existente entre García Iñiguez y Musa pero, pese a ello, unas veces lucharon en el mismo bando y otras, como este es el caso, en bando contrario. Tierras invadidas por los musulmanes que después eran repobladas nuevamente. El monarca es quien tiene el poder absoluto del reino y los demás le deben rendir tributo. La iglesia también tiene su poder y vemos cómo se van construyendo templos, admirados cada vez que podía por Fortunio de Monforte.

La tierra dividida es una novela histórica cuya lectura recomiendo. Ramón Muñoz nos relata los hechos con una prosa muy bien trabajada, un vocabulario fácil de asimilar aunque introduzca vocablos árabes y nórdicos. El propio autor nos ofrece al principio de su obra una relación de personajes reales y de topónimos así como, en las últimas páginas, una nota histórica sobre la época en que transcurre la trama y un glosario de términos que utiliza a lo largo del texto para su consulta pero que no nos distraen a la hora de su lectura.

El autor:

Ramón Muñoz nació en Madrid en 1971, ciudad en donde reside y trabaja en el sector de la ingeniería y la prevención de riesgos laborales. Colabora como articulista en las revistas Gigamesh, Galaxia, Solaris, Ad Astra y Pórtico.

Ha obtenido varios premios de narrativa fantástica y de ciencia ficción y participado en diversas antologías, incluyendo la Antología de la Ciencia Ficción española 1982-2002 y Franco. Una historia alternativa. Ambas publicadas por Minotauro. En 2007 se publica su antología de relatos Transformándose (Ed. Mandrágora).

La tierra dividida es su primera novela histórica.

Título: La Tierra Dividida
Autor: Ramón Muñoz Carreño
Diseño de la colección y maquetación de cubierta: Javier Perea Unceta
Ilustración y cubierta de rótulos: Calderón Studio.
Ediciones Pàmies.
Primera edición: marzo de 2012
ISBN: 9788496952997
Nº Páginas: 446

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *