La Herradura Dorada, Terence Robertson

La historia de Otto Kretschmer, el máximo As de los U-boote.

“Nos sentíamos como chicos en Navidad. El ataque con cargas de profundidad había sido una experiencia nueva para nosotros, y no sabíamos que esperar a continuación. Cada ruído era desconocido, cada bandeo y crujido a bordo parecía presagiar el fin. Ahora sabemos qué nos puede deparar el enemigo. Confiamos como nunca en nuestro buque, tenemos una fe renovada en las herraduras que nos guía.”

Estas son las anotaciones de Kretschmer despues de estar sometido al primer ataque con cargas de profundidad durante 20 horas en la que casi mueren axfixiados, a una profundidad superior a la recomendada y con las baterías agotadas.

Sin embargo, esta lectura he de reconocer que me ha defraudado un poco. Esperaba algo más vivo, algo más de tensión y emoción y me he encontrado un texto algo plano, con poco sentimiento y con poca carga emotiva en muchos pasajes. Por otro lado, a nivel histórico, el libro es muy interesante, las memorias de Kretschmer son imprescindibles y se aprenden muchas cosas de la vida a bordo de un U-boot en plena guerra, cuando las cosas marchaban bien y cuando no iban tan bien. Hay pasajes como el transcrito anteriormente y que son anotaciones del propio puño de Kretschmer que son más emocionantes que otras meras descripciones de patrullas y misiones que hace el autor.

El libro es un recorrido por la vida en activo de este As de los submarinos. Muy interesantes sus reuniones con Doenitz o las conversaciones con sus ayudantes y tripulación. Especial gracia me ha hecho su lema; “un torpedo, un barco; doce torpedos, doce barcos”. Da una imagen de la personalidad del comandante, siempre dispuesto a buscar y cazar presas. Tenemos un relato muy directo de el día a día en un submarino, las patrullas sin éxito y las patrullas con un buen botín en tonelaje hundido, el acoso a los convoyes, los ataques silenciosos y lo más curioso, casi todos en superfície.

Con el libro recorremos las patrullas del U29 primero y del U99 posteriormente hasta su captura. Los últimos capítulos son los dedicados a la vida del comandante en los campos de prisioneros donde estuvo hasta el final de la guerra y su posterior liberación. El libro está lleno de curiosidades históricas, curiosidades como la entrega de órdenes a los comandantes de los submarinos lacradas para cuando comenzase la operación León Marino, el asalto anfibio a Inglaterra que nunca llegó a producirse entre otras. 

A nivel histórico un libro imprescindible, ahora lo podréis encontrar nuevamente en la reeditada colección de Memorias de Guerra de Altaya.

4 pensamientos en “La Herradura Dorada, Terence Robertson

  1. Pues a mi si me gustó el relato del libro. hombre, no son las memorias de Rudel, contadas con esa tensión permanente, esto es distinto y distante por que no están contadas por Kretschmer directamente pero hay momentos apasionantes.

  2. Si, si no es que no me haya gustado. A lo mejor me he mal acostumbrado con las lecturas de libros como Diario de un Marine, Samurai o Piloto de Stukas y ya siempre espero unas memorias plagadas de acción, emoción y sentimiento. El libro está bien, se aprende mucho y hay momentos sublimes pero en general le he notado falta de garra. No todos los autores pueden conseguir el mismo efecto y es una lástima que el libro no esté escrito por el propio Kretschmer. Aun así, lo recomiendo para todos los amantes del arma submarina, imprescindible.

  3. Concuerdo totalmente con Javi.
    Esperaba algo con mas emociòn. Reconozco, que es muy posible que el propio
    Kreschmer, no le interesaba ampliar o recordad detalles. Amen de lo grande que podria ser el libro.
    La investigaciòn del autor, es buena, -amen de muy engorosa- , pero ese es su trabajo para un ensayo de Historia.
    El libro es bueno, vale la pena tenerlo en la biblioteca de cada uno.
    alcides 6 set 2010

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *