La guerra olvidada, David Halberstam

Como dijo aquel iluminado, en dos palabras: IM-PRESCINDIBLE. No solo por tratarse de una auténtica “rara avis” ya que estamos ante uno de los pocos libros que narran ese apasionante y desconocido conflicto (yo únicamente conozco La guerra de Corea de Osprey y RBA, de la colección Carros de combate, editado en 1999), sino porque es una obra maestra de la literatura histórica militar.

David Halberstam (quien falleció en un accidente de coche cinco días después de finalizar el libro) nos conduce a lo largo de novecientas apasionantes páginas por la gestación, el desencadenamiento, el desarrollo y el final de la guerra de Corea (aunque podríamos decir que esta aún no ha concluido ya que ambas coreas aún siguen a la greña). En ellas se mezclan con inigualable maestría los entresijos políticos con el devenir bélico del primer conflicto de la Guerra Fría donde destacan hechos de armas tan significativos como el Perímetro de Pusan, el desembarco en Inchon (quizá el único acierto del egocéntrico e insufrible MacArthur) o la enconada lucha en Los Túneles Gemelos.

El cínico Stalin, el gran instigador del cruce por parte de los norcoreanos del Paralelo 38, a los que prometió apoyo aéreo para dejarlos luego tirados y pasarle la pelota a la China Roja; Mao, el gran fornicador comunista que se arrogaba el derecho de pernada en todos los rincones de su vasto imperio y que no dudó en lanzar a la muerte a su ingente cantidad de tropas pobremente armadas contra un enemigo técnicamente superior y, sobre todo, el “hombre de la pipa”, tan ajeno a sus soldados como obcecado en habitar la Casa Blanca, son tres de los principales protagonistas que transitan por el libro.

Los otros, los actores secundarios y los figurantes, la carne de cañón, son los combatientes de ambas coreas (hermanos de sangre contra hermanos); los chinos, históricamente diluidos en la inmensidad del número; los norteamericanos que venían de triunfar en la guerra mundial y que se consideraban invencibles y los soldados del resto de países que participaron, porque no hemos de olvidar que aquella fue una guerra de las Naciones Unidas, todos tuvieron que batirse no solo bajo condiciones climatológicas atroces (temperaturas de más de 30 grados bajo cero) sino ante la desidia y el menosprecio de sus respectivas opiniones públicas cansadas ya de tantos tiros porque La Segunda Guerra Mundial estaba aún a la vuelta de la esquina, fresca en la memoria y a un lustro de distancia en el tiempo.

Corea fue la guerra de los errores. EEUU ignoró la península priorizando la defensa de Japón; la URSS creyó que EEUU no intervendría en caso de que Corea del Norte cruzara el Paralelo; luego MacArthur, el “salvador” de Filipinas, rechazó a los norcoreanos y los persiguió hasta el río Yalu porque “sabía” que los chinos no se atreverían a intervenir, y por último Mao que sobrevaloró a sus hombres (anteponiendo la cantidad a la calidad) y los lanzó contra la inmensa maquinaria militar estadounidense. Todos metieron la pata, incluso la Historia, que dejó a la Guerra de Corea en la sombra del olvido del siglo XX oculta tras ambas guerras mundiales y la de Vietnam.

En nuestras manos está (y nunca mejor dicho si tenemos el libro entre ellas) enmendar el error reconciliándonos con esa guerra olvidada para devolverla al sitio que le corresponde en la Historia.

Título: La guerra olvidada
Autor: David Halberstam
Idioma: Castellano
Editorial: Crítica, Colección Memoria Crítica
Edición: 2009
Encuadernación: Tapa dura, 968 páginas
ISBN: 978-84-7423-695-8
Traducción: Juanmari Madariaga

 

21 pensamientos en “La guerra olvidada, David Halberstam

  1. Buena reseña, José Miguel. Efectivamente, el autor es un periodista norteamericano cercano al Movimiento de Derechos Civiles. Uno de sus reportajes más célebres fue el que escribió sobre la inmolación del sacerdote budista que tantas veces se ha visto en la tele y que causó una verdadera conmoción en USA, lo que no impidió que los B-52 hicieran lo mismo a gran escala con cientos de miles de vietnamitas. En cuanto a Mao, tenía fama de fornicador y de monstruo sexuarrrr, como diría Chiquito de la Calzada; los “padres de la Patria” siempre tienen leyendas así. Saludos y espero más reseñas tuyas.

  2. Hola José Miguel. ¿Qué tal anda el autor, periodista, con los mapas?. Lo comento, pues, junto con los cómics, los mapas son una de mis ‘pasiones’; dicho esto, mencionaré que en una obra de estas características, “rara avis” como dices, sino porta mapas, no es tan imprescindible o impresionante como aparentemente pueda pensarse (aunque haya quién diga, no es necesario, para la obra), ¿es posible que se le haya escapado al periodista algún títere en esta obra?. Observo que no dices nada el la reseña, en cuanto a mapas, ¡Ay los mapas que tanto me gustan!. En obras de historia (salvando las distancias), pasa como con las viñetas en los cómics, si no hay viñetas, no es un cómic; por muy documentado o tenga un guión excelente. Un buen libro de historia, sino lleva mapas o se documenta de ellos, no es tan buen libro de historia, y no vale que el autor “X”, o sus admiradores se excusen diciendo que eso ya lo hacen los Atlas o no es necesario en la obra. Considero, que si una obra o libro de historia, por muy bueno que sea o se diga que es, si carece de mapas o son dos contados ‘para cubrir el expediente’, la obra es deficiente.

    Un saludo y bienvenido.

  3. Solo llevo 300 páginas ( Aunque hace como un año que lo tengo, por que me lo voy reservándo), pero es de esos libros que te deja los ojos como platos por el conocimiento exhaustivo del autor sobre el tema.

    Clásico inmediato, como dicen ahora.

  4. ¡¡¡Jolines!!!, entre unos y otros……, ala otro libro para la carta a los Reyes Magos y eso, ya de paso dinos si tiene mapas o no, yo también coincido con JF en que creo que son indispensables, ya sabéis que es mi debilidad como “mapero” oficial de Novilis.
    Bienvenido José Miguel al club de reseñadores, yo también espero la siguiente, vaya estreno.

  5. Yo ayer piqué con “Historia de las Cruzadas” de Runciman por 45€, y eso que solo me faltaba el 3º volumen, que el 1º y el 2º ya los tenía. Hay libros que hay que tener y que cuestan un poco más, pero la calidad los avalan.
    En este caso puede parecer un precio alto 39€, pero tiene casi 1000 páginas (aunque el nº de páginas no es directamente proporcional a la calidad), avalado por la reseña y los que lo han leído, complementado con mapas e imagino que bibliografía….., en fin, a veces toca rascarse el bolsillo, no todo va a salir en coleccionables de kiosko, digo yo.

  6. Pffff….en bolsillo…Eso vale para las novelas, pero creo que esta colección no saca nada en ese formato. Aparte del volumen apabullante, que saldrían unos libros con papel biblia y letra minúscula.

  7. Muy buena reseña y gracias por mostrarnos esta obra desconocida para mí. Sobre el tema precios con la crisis mejor callarse porque vamos, valla precios pero tendremos que hacer un esfuerzo por tenerlo. Debo reconocer que sobre corea poco conozco y quizás con un buen libro sea suficiente para llenar un poco esa laguna.
    Espero que en el libro se comente algo sobre la aviación de esta época, final de una era en la aviación y comienzo de otra.
    Gracias por el aporte

  8. No, Shangri_la, el libro en ese aspecto es poco táctico y se ciñe a los aspectos más estratégicos y no comenta nada sobre la aviación, ni, desgraciadamente, sobre armas en general. Es, quizá, el único fallo de la obra. (Yo también hecho de menos referncias al armamento de la época, soy un apasionado del tema.)

  9. Acabo de leer la parte de Inchon, y luego he visto un documental sobre lo mismo.

    Lamentable. La versión de Mac Arthur íntegra. Había que dejar retirarse a los norcoreanos, por que lo importante era Seúl.

    Ridículo.

  10. Yo creo que se dieron por contentos, por que la operación era muy arriesgada y podía haber supuesto un auténtico fiasco. Al ver que salió bien como que se relajaron.

  11. Hombre, sobre todo se dieron por contentos a posteriori, comparado con la paliza que les dieron los chinos en el Yalu.

    El libro es fantástico, detalla como todo el mundo prefería cerrar los ojos a la posibilidad de la guerra con China, simplemente por que no querían verlo.

  12. Ya en el libro de Hastings sobre la guerra del pacífico se hablaba del tarado de McArthur en la campaña de Filipinas. Nada que ver con Gregory Peck, un megalómano atrabiliario.

  13. Estamos hablando de un personaje que insertó sus intereses personales como virrey de Filipinas a una estrategia global en el Pacífico. Y que esa intromisión personal acarreó cientos o miles de víctimas norteamericanas en la reconquista de Filipinas y prolongó la guerra dispersando el eje de avance estratégico.A los familiares de los que murieron por culpa de este personaje también les puede resultar molesta la dirección de guerra de este tipo. A mi me recuerda al militar loco de Apocalipsis now o al coronel estúpido de Senderos de gloria, estamos hablando de un personaje que amenazó con tirar la bomba atómica en Corea. Lo siento, me niego a leer nada que tenga que ver con este tipo que debió morir en Corregidor o, mejor aún, en la IGM.

  14. Es que Hastings le acusa incluso de utilizar su poder para sacar sus ahorrillos de Filipinas…Por cierto, libro genial donde los haya, que empezó a resquebrajar ( en mi limitado conocimiento, claro) la figura de Mac Arthur como hay que atacar a las figuras históricas: Con datos, datos, y más datos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *