La Guerra de Vietnam, Una historia oral. Christian G. Appy

“…tumbado en una camilla que llevaban entre dos personas. Así hicimos todo el camino de vuelta al Norte.” 

Este es uno de los tantos testimonios con que cuenta el libro. Un testimonio de un Norvietnamita, y es que si algo tiene distinto este libro es que se ha basado en testimonios de ambos bandos. Son muchos los libros que se han escrito sobre la contienda de Vietnam, muchos ensayos sobre tácticas, sobre armamento, batallas y mucha, mucha política, quizás esta ha sido la guerra más “politizada” de los últimos siglos, al mismo tiempo que era televisada en un despertar de los medios de comunicación y del medio más inmediato como fue la televisión, llevando la guerra a todos los hogares del mundo. Hasta ahora nunca se había escrito un libro amparándose en testimonios, en los relatos de personas de ambos bandos, de una investigación profunda sobre el terreno, desde una entrevista en una aldea arrocera vietnamita hasta otra en un pueblo pérdido de Montana.

Un libro que huye de los tópicos sobre esta guerra, que huye de lo que hoy en día se muestra con las series y películas de Hollywood. Análisis y testimonios son la clave de este libro que abarca todos los flancos del conflicto. Muy a detalle con el día a día de esta guerra para intentar comprender sus motivos, el por qué duró tanto tiempo y el por qué se tomaron las decisiones políticas que la alimentó y que costó la vida a 3 millones de personas.

Una guerra enconada, y es que Vietnam no es un país olvidado o un reducto del sudeste asiático. Vietnam desde muy antiguo es un epicentro, es un bastión deseado por muchos. Pero pocos han podido con este país que es bicéfalo entre lo moderno y lo clásico, entre lo urbano y lo rural. Chinos, Franceses y Estadounidenses han tenido que salir de Vietnam derrotados.

Una de las cosas que me ha llamado la atención es la descripción que realiza el autor de Vietnam y que ayuda mucho a comprender la naturaleza de este pueblo y su capacidad para la lucha pero también su capacidad para adaptarse y salir adelante. Realizó un profundo reconociminento sobre el terreno y pudo comprobar como según él no existe ningún rencor hoy en día por la guerra contra América. Incluso lo que en su día fueron túneles, escondrijos y cuevas de la guerrilla hoy se han convertido en atracciones turísticas perfectamente adecuadas para que los occidentales puedan visitarlas, hasta el punto de ensanchar y agrandar los túneles y las cuevas para que puedan visitarlas sin problemas.

En cuanto a los testimonios, los cimientos del libro, tenemos de todo. Desde personas que en su día era influyentes consejeros, políticos o generales a soldados normales, médicos de campaña o enfermeras. Lo importante es que son de ambos bandos, de todos los estamentos que participaron en la guerra y que da una profundidad para intentar comprender lo que supuso, al margen de los estereotipos y tópicos creados sobre todo por el movimiento antibelicista que surgió en los EEUU para intentar frenar esta guerra. De hecho el libro se titula, La guerra de Vietnam, una historia oral.

   

Lengua: CASTELLANO
Encuadernación: Tapa dura
ISBN: 9788484324010
Nº Edición:1ª , Crítica
Año de edición:2008
Plaza edición: BARCELONA
   

 

 

8 pensamientos en “La Guerra de Vietnam, Una historia oral. Christian G. Appy

  1. Vaya, parece que es un buen libro para introducirse, todo lo que sea sacado directamente de testimonios quizá tiene más valor que cualquier ensayo de algún historiador que casi siempre acaban tomando parte por algún bando. Gracias por la información.

  2. Efectivamente, un conflicto reducido a lo que nos cuentan las películas de Hollywood. Todo desde el punto de vista Yankee, aunque algunas son muy críticas con ellos mismos pero no dejan de tener una visión muy parcial. El libro por lo que comentas en la reseña tiene buena pinta, al menos parece que se ha indagado y estudiado incluso la historia a lo largo del tiempo de Vietnam y de como ha influido en el desarrollo de su pueblo. Lo miraré.

  3. Sobre Vietnam se están reeditando ahora viejos libros y están saliendo nuevos, quizás es por el boom que hay ahora sobre la historia militar, está saliendo mucho material de todos los conflictos, claro que como sale de todo, hay cosas que son buenas y otras que nos deberían devolver el dinero, por que es editar por editar. Este no parece el caso, más bien la tralla está en la 2º G.M. que es donde se publica a saco.

  4. El libro me encantó. Es de esos libros que cuando los ves le dices: “Serás mío”.

    Hay que tener en cuenta que los testimonios son aplastantemente americanos. El propio autor reconoce que todavía no es fácil encontrar a nordvietnamitas que hablen abiertamente de su experiencia bélica, y desde luego, los testimonios de los que intervienen tienen un tufo a propaganda impresionante.

    Ahora bien, los testimonios americanos son todo lo contrario. Cada uno cuenta su historia, a su manera, sin cortapisas. Y son testimonios impresionantes. El soldado al que la arena de la playa se le incrusta en los ojos cuando estalla la mina y le deja ciego, la playmate cuya familia se reconcilia con ella por que si su desnudo anima a los muchachos en Vietnam no puede ser malo, el recuerdo de los marineros americanos que se negaban a transportar a las tropas francesas a Indochina…

    Autenticidad. Los testimonios americanos me transmiten muchísima verdad, y verdad no solo sobre Vietnam y la guerra, si no también sobre la época.

    “Te podías pasar unos meses trabajando, y luego dedicarte a vivir con lo que habías ahorrado por que sabías que encontrar trabajo no te llevaría más de una semana”.

    Que época.

  5. Desde luego Urogallo, este quizás puede ser la excepción pero es así. Es una guerra cuyos testimonios del lado americano no son exaltaciones patrióticas de liberación mundial de la tiranía por la democracia, como acostumbran. Es una guerra olvidada desde el punto de vista litarario, no así del cine y que aun tiene mucho que darnos.

  6. Acabo de releer una de las cosas que más me sorprendió del libro y que no me resisto a incluir. Como no había ninguna capital que conquistar, ni ningún río al que llegar, los “cabezas de huevo” del Pentagono elaboraron un cuestionario con ¡ 85 ! variantes, para determinar que podía ser la victoría en un tipo de conflicto así.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *