Las dos rosas, El destino de la corona. Sandra Worth

«Aquí hay serpientes en la hierba»

Esta sería una buena frase, escogida del libro, para definir la esencia de esta trilogía. Un auténtico nido de bíboras. Aquí traigo bajo el brazo la secuela de El ocaso de los Lancaster. Aun queda una tercera parte pues se trata de una trilogía. En El destino de la corona seguimos sumergidos en las luchas de poder por el trono inglés, pero en este tomo de una forma distinta, los personajes que ya conocimos en el primer tomo han crecido y madurado, son los mismos y al mismo tiempo son otros distintos.

Así es, seguimos con la misma ambientación y ritmo, con una lectura rápida y dinámica. Los personajes como digo ya los conocemos pero van cambiando según van sucediendo cosas, van cambiando en el transcurso del tiempo, son los mismos pero son distintos a como eran en la primera parte, en El ocaso de los Lancaster, en general  los objetivos han cambiado y sobre todo las guerras por las cuotas de poder. Este tomo es algo más pequeño y la verdad que se lee rápido, te atrapa. Con Eduardo en el trono de Inglaterra las guerras internas no cesan, amores y desamores, guerras y batallas, traiciones y venganzas, esa es la dinámica de la continuación del libro y en definitiva de la saga. No cuento más, hay que leerlo y esperar que salga la tercera parte para completar la historia.

Lengua: CASTELLANO
Encuadernación: Tapa blanda
ISBN: 9788496952133
Nº Edición:1ª , Pámies
Año de edición:2008
Plaza edición: MADRID

 

Un pensamiento en “Las dos rosas, El destino de la corona. Sandra Worth

  1. Pues yo ya leí el primero y ahora me tendré que leer este claro está. Lo primero que tendré que ir a buscarlo, el primero si lo tenía cuando salió la reseña, éste no. Interesante tema, acostumbrados a los entresijos de poder ambientado casi siempre en época romana o egipcia, algo más en cortes europeas como la Española quizás. Es un tema que tiene tanta o más tensión que la lectura de una gran batalla en campo abierto. Aquí el espacio es otro, delimitado por columnas y salones, las armas bien distintas; el ingenio y la sagacidad y los ejércitos los más incisivos; el poder y la traición.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *