La Gran Evasión, Tim Carroll

La mayoría de los mortales tiene un conocimiento vago sobre “La gran evasión”, en donde numerosos pilotos escaparon de las garras de los nazis, por la película  de 1963 denominada “El Gran escape”. Cierto que el film esta basado en la historia de nuestros héroes pero el autor de este libro desmitifica muchas escenas del rodaje. En realidad Tim Carroll nos relata la verdadera historia tal como fue con la ayuda de varios protagonistas que intervinieron en la fuga.Cuando las tripulaciones aéreas aliadas eran derribadas sobre la Europa ocupada, al ser tomados prisioneros por los alemanes, invariablemente oían de sus captores la frase: “Para ti, la guerra a terminado”. A partir de ese instante los aviadores sufrirían diversas presiones psicológicas y generalmente muchos años de confinamiento. Para unos hombres acostumbrados a la libertad del medio aéreo esto sería devastador pero para otros sería la continuación de la guerra desde otro ámbito.

El deber de todo Oficial prisionero era el de escaparse amén que este acto estaba avalado por la Convención de Ginebra. Los primeros aviadores derribados contaron con grandes ventajas ya que los germanos los trataron como a sus hijos permitiéndoles salir a pasear por la campiña aledaña de sus prisiones, comer junto con los altos mandos de la Luftwaffe y muchas otras ventajas con las que no contaban la mayoría de los prisioneros de otras armas.

Pero a medida que la guerra se hizo mucho más larga el número de prisioneros se incremento notablemente. Las minúsculas e improvisadas cárceles se vieron abarrotadas sumado a varios intentos de escape. La confianza de los carceleros fue menguando y las condiciones de estos reclusos empeoraron.

A partir de aquí  el autor nos sumerge en el mundo “apasionante” de un campo de prisioneros. En donde estaban alojados individuos de todas las condiciones sociales y con diversas profesiones…que serían una ventaja a futuro. Nos relata la interacción entre los reclusos y los guardias carceles (llamados “animales” en la jerga de los pilotos), las comidas, los libros, los deportes, las razias en búsqueda de material sospechoso en fin la vida diaria bajo las rejas. Pero bajo ese manto de aparente  “normalidad” se escondía otro mundo los dominios del “Gran X” o el Comité de Fugas. Un lugar en donde había centenares de hombres que se convirtieron mineros, recopiladores de datos de inteligencia, profesores que enseñaban idiomas, estafadores, falsificadores, creadores de rumores falsos, timadores y toda una serie de seres incatalogables unidos con un único fin: La fuga de sus compañeros.

El libro nos relatas los numerosos intentos de fugas. En la mayoría de los casos fracasados pero que servían para levantar la moral del Campo. También algunos exitosos. Todos útiles para lograr adquirir experiencia y desencadenar  “La Gran Evasión” y todas las consecuencias que la misma trajo aparejada.

Esta obra no es muy extensa pero como suele suceder con algunos libros dan ganas leerlo de un tiron. Un relato realmente entretenido y que este humilde lector les recomienda.

La Gran Evasión: La verdadera historia de la fuga mas famosa de la Segunda Guerra Mundial.

Lengua: CASTELLANO
Encuadernación: Tapa blanda
ISBN: 9788496364882
Nº Edición:1ª , Inédita Editores
Año de edición:2008
Plaza edición: BARCELONA
    

 

 

 

5 pensamientos en “La Gran Evasión, Tim Carroll

  1. Este es un libro ya antiguo de, al menos, 4 años y que ya está editado hasta en tapa blanda. Es un libro ameno de leer en la que el autor va contraponiendo los hechos reales con personas y situaciones de la famosa película “La gran evasión”: ni había americanos en la fuga, ni fueron tan rocambolescas las fugas por Francia o España, ni un yanki motorista se estrelló en la frontera de Alemania con Suiza. El libro se lee bien y en él se describe a unos alemanes menos crueles de lo normal y a unos aviadores ingleses cautivos que representaban obras de teatro y se dedicaban a idear fugas en invierno en el norte de Alemania no con el afán de escapar, ya que estaban muy bien en el campo con las raciones de la Cruz Roja y lejos de los paisanos que querían linchar aviadores aliados que bombardeaban ciudades y mataban civiles a miles, sino con el afán de molestar el esfuerzo de guerra alemán que, mientras los buscaba, no mataba rusos o judíos. Al final los pillaron a todos menos a tres y del resto fusilaron a 50 al puro azar y a los demás los enviaron al campo de concentración de Oranienburg donde vieron lo que les pasaba a los prisioneros menos privilegiados y que no tenían tiempo libre para idear como tocar los cojones al ejército y al pueblo alemán.

  2. Curioso libro, no sabía de su existencia. Está bien eso de explotar temas que han salido en el cine en plan “serio” escribiendo un libro. Habrá que echarle un ojo, gracias Almonacid por la reseña.

  3. Eso gracias Almonacid, hacía tiempo que no te veíamos por aquí y siempre es un placer, a ver si te prodigas más y nos mandas la siguiente reseña pronto.
    Saludos.

  4. El libro es de los mejores que se ha escrito en los últimos años sobre la SGM, nos cuentan tentativas anteriores y posteriores a la gran fuga que retrató tan bien el cine con gran detalle, todo con un lenguaje ameno y con ritmo que engancha desde el principio. Una compra de la que el lector de historia militar no puede arrepentirse. Esto es un comentario coherente y con lenguaje correcto a diferencia de lo que más arriba escribió Vicent con desidia (si no hubieran recibido los paquetes de la cruz roja los prisioneros hubieran padecido hambre, veremos si otra vez te lees prestas atención a lo que lees). Recomiendo también comprar la edición especial de 2 discos de “la gran evasión” donde os sorprendereis con la biografia del americano que inspiró el papel de Mc Queen (¡fue uno de los aviadores que bombardeó Tokio con Doolittle!)

  5. Fernando el respeto es un camino de doble sentido. Yo suelo prestar atención a lo que leo ya me gano la vida siendo corrector de textos en una imprenta. A veces, es cierto, con las prisas no releo lo que escribo y me viene bien tu critica aunque deberías releer tu frase “veremos si otra vez te lees prestas atención a lo que lees” ya que no se deja leer a la primera; he tenido que echar mano de la hermenéutica. En relación al fondo del libro te diré que es un libro ameno de leer y que nos aleja de la imagen de la película “La gran evasión” con Steve McQueen estampándose contra una alambrada situada en la idílica y primaveral frontera de Alemania con Suiza. La realidad, que explica el autor del libro, es que no habían americanos en la fuga; que ésta se hizo en invierno a sabiendas que era la peor época del año para ello debido al frío y que los prisioneros eran unos privilegiados en relación a los prisioneros rusos o a los que estaban en el campo de concentración de Oranienburg o a los occidentales que estaban prisioneros de los japoneses. Eran oficiales aviadores prisioneros de la Lutfwaffe que era el arma menos nazi de la época como sabrás si lees las memorias de Galland, por ejemplo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *