La Europa dividida, John H. Elliott

Ya reseñé hace unos meses el libro de Elliott sobre Richelieu y Olivares y ahora acabo de leer este pequeño volumen en el que el historiador británico examina con mirada panorámica la segunda mitad del siglo XVI. La Europa dividida cubre el periodo de profunda crisis que Europa vivió entre la firma de la Paz de Cateau-Cambresis, que determinó la renuncia total de la Francia de Enrique II a su aventura italiana –una derrota ratificada en los veinte años anteriores por Pavía y San Quintín- y la creciente tensión provocada por la falta de alternativas de los Estados europeos más poderosos –España, Francia e Inglaterra- ante los enfrentamientos religiosos en estos años. Nadie iba a quedar a salvo de esta tormenta. Si España había quedado salvaguardada con mano de hierro de la herejía protestante, tuvo en cambio que  hacer frente a las revueltas amparadas en la Reforma en los Países Bajos y en Alemania; la guerra de religión en Francia, cuyo clímax más terrible se alcanzaría en la Matanza de San Bartolomé (1572), parecía beneficiar a la política católica de Roma y El Escorial, pero a la larga, la llama de la guerra religiosa de todos contra todos arrastraría a Europa a un conflicto generalizado, la Guerra de los Treinta Años, que Elliott no trata en el libro, pero cuyos horribles contornos ya se dibujan en sus páginas finales, con buen oficio y amenidad.

A mí me pueden los libros bien escritos, y éste, qué duda cabe, está muy bien escrito y tiene un formato ideal para meterlo en la mochila o leer en el tren, en esas ediciones tan compactas (y baratas) de Crítica bolsillo. La edición original es de 1960 y Elliott la escribió para integrarla en la colección de historia de Fontana (todavía pueden encontrarse traducidos al castellano en ediciones antiguas). Se ha dado la paradoja de encontrar el mismo libro en bolsillo en la edición años 1980 y en la edición en rústica y en la de bolsillo de Crítica de los años 2000 (mira que queda mal la expresión “años 2000). En el prólogo, el historiador explica que apenas ha retocado nada de la edición original por varios motivos. El primero es que se han escrito desde entonces tantos libros sobre el periodo que, o escribía el libro de nuevo, o lo dejaba como estaba, sabiendo que hay cosas que se han quedado en la cuneta, pero que la visión general que proporciona es válida. Para paliar muchos de estos handicaps, Elliott proporciona al final una bibliografía muy completa sobre cada aspecto tratado en el libro. El segundo de los motivos para volver a publicar el libro es que en 1960 fue escrito bajo el dominio de una de las obras más influyentes, admiradas y denostadas de la historiografía de postguerra, El Mediterráneo en la época de Felipe II, de Fernand Braudel. Esta obra, uno de los mayores ejemplos de la escuela francesa surgida en torno a la revista de los “Annales”, intentaba examinar un “mundo” como el Mediterráneo del siglo XVI desde todos sus aspectos: economía, sociedad, pero también clima, producción, geografía. Elliott es un gran admirador de Braudel –y también de Vicens Vives, nuestro “maestro de historiadores”, al que no se recuerda y homenajea lo suficiente, y que es, junto con Madariaga, Ramón Carande y Américo Castro, uno de los grandes de la Historia con mayúsculas de España-; sin embargo no comparte sus teorías sobre la importancia del análisis de sistemas en Historia, desdeñando el acontecimiento. Por decirlo simplemente, Elliott presta todavía atención a la vieja historia de hechos, personajes, peripecias de la “vieja historia”, mientras que Braudel, evidentemente influido por el marxismo, cree en la historia de los grandes movimientos tectónicos y en la absoluta primacía de las estructuras –económicas e ideológicas- sobre los hechos. Yo no tengo autoridad alguna para decidir quién tiene razón en este caso. De hecho, la segunda parte de la obra de Braudel está llena de acontecimientos (evènements, en frances) y su análisis de la guerra en el Mediterráneo entre españoles y otomanos es tan sugerente y es tan… Pero, bueno, que estaba hablando de Elliott.

Ya no me enrollo más. Síntesis de la historia política de la Europa de las guerras de religión, de Lepanto, de la San Bartolomé, de la Invencible; válida, amena, bien escrita, interesante y ecuánime. Sin hogueras ni leyendas negras. Buen libro de referencia, escrito por toda una autoridad en la materia; buena presentación; inmejorable bibliografía comentada por el autor (cada vez me gustan menos esas listas anónimas de títulos sin que el libro se fije en ellas). A leerlo.
La semana que viene, y si el tiempo no lo impide, otra guerra, también civil, también europea.

Saludos y buenas lecturas.

Lengua: CASTELLANO
Encuadernación: Tapa blanda
ISBN: 9788498920642
Colección: Bibliotea de Bolsillo
Nº Edición:1ª, Crítica 
Año de edición:2002
Plaza edición: BARCELONA

7 pensamientos en “La Europa dividida, John H. Elliott

  1. Gran libro Leiva. A mí lo que más me impresionó ( Aparte de lo que comentas, tamaño ideal para viajar con él, precio aceptable) es la exposición amena, documentada y fluida de dos de los grandes conflictos de la época: Las guerras civiles de Francia y la Rebelión de los Países Bajos. No descuida ni a España, ni al Este de Europa, ni las cuestiones de la Contra-Reforma, pero adentrarnos desde dentro en esos dos conflictos que tanto van a condicionar la política imperial española me pareció algo interesantísimo.

    Absolutamente recomendable.

  2. Esta colección de bolsillo de Crítica merece mucho la pena. Yo los voy comprando según los voy viendo aquí anunciados. Este lo tengo aunque aun no he podido meterle mano, creo que me animaré este fin de semana tras la reseña de Leiva, me ha abierto el apetito.

  3. Un buen libro, muy objetivo, como casi todo lo que escribe Elliott que si por algo se ha caracterizado es por pasar de refilón y no ser absorvido por la “leyenda negra”.
    Quizás lo mejor del libro es que se abstrae para presentar una visión global de Europa, aunque claro, con España como eje principal pero dejando una estupenda lectura del conjunto de Europa en el XVI.

  4. Hombre Leiva… nos traes de nuevo a un “maestro”, a un verdadero hispanista (aunque según él en una entrevista que leí de un artículo hace tiempo, cuando le preguntaron… dijo que “hispanista es una denominación caduca, la nueva generación de historiadores españoles está totalmente a nivel de europeos y americanos”) Además decía que no le gusta para nada esa palabra, se ha considerado historiador de España y de Europa.
    La obra que reseñas es una de las buenas que tiene el autor.
    Habéis comentado fechas, bien, pues: La Europa dividida, 1559-1640, Madrid, Siglo XXI, 1973, (primera edición) en castellano. En inglés es del año 1968.

    Un saludo.

  5. Buena sugerencia, leiva. La anoto como posible candidata a mis estanterías donde siempre hay sitio para un trabajo bien hecho y si no se hace. Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *