La División Azul, Jorge M. Reverte

Rusia, 1941-1944

Tengo que decir, antes que nada, que este es el peor libro que he leído en años. No malo por aburrido o farragoso sino por tendencioso y sectario. El autor parte de la base del siguiente silogismo lógico:

Todos los que saben que se comete un genocidio y no luchan a muerte contra esta práctica son cómplices de asesinato en masa.
Todos los alemanes sabían que se cometía un genocidio y son cómplices de asesinato en masa.
Ergo
Todo el ejército alemán es cómplice de genocidio y es cómplice de asesinato en masa ( como la División Azul es miembro del Ejército Alemán también es cómplice y son cómplices de asesinato de masas: Berlanga, Luis Ciges, Dionisio Ridruejo, el propio padre del autor del libro, Agustín Muñoz Grandes, el sargento Salamanca o el capitán Palacios así como cualquiera de los 54.000 españoles que lucharon en la 250.

Es como si todos los miembros de las Brigadas Internacionales fueran cómplices de las purgas que por aquella época estaba haciendo Stalin con sus propios militares profesionales o como si todos los estadounidenses fueran culpables de las masacres de indios que hacían desde el gobierno y el ejército USA. Pero para este sectario Jorge M. Reverte todo vale.

El libro habla poco de lo que fue la campaña militar en si; de 561 páginas dedica 18 a Krasny-Bor y 4 a los prisioneros divisionarios que estuvieron 13 años prisioneros en las cárceles rusas. De lo que habla este libro es de las luchas de poder entre falangistas y monárquicos en los primeros años cuarenta; del padecimiento de las víctimas del sitio de Leningrado, del colaboracionismo francés del Régimen de Vichy con los invasores alemanes o de las masacres de judíos que perpetraron los alemanes y que los divisionarios españoles “tuvieron que ver”. Si habla del hospital de Riga, habla de las masacres de los judíos en Riga, si habla de Grodno o de Vitebsk como ciudades de paso de la División Azul nos habla de las acciones de Einsatzkommando que tuvieron en dichas poblaciones. Habla hasta de la muerte de Heydrich y de la película que hizo Fritz Lang sobre el tema. Y de la acción del lago Ilmen, páginas.

No solo es que habla de todo menos de lo que nos dice el título del libro sino que se burla de los protagonistas de la División Azul. Muñoz Grandes es un impostor al que le gusta regalar bocadillos a los soldados y que lanza operaciones caprichosas por puro afán de gloria; los generales aliadófilos están comprados con el oro inglés de Churchill, Asensio y Yagüe son dos descerebrados ciegos de amor por Alemania, Esteban Infantes es un cobarde que se “despista” el día de Krasny-Bor, el capitán Ordás que dirije el cruce del lago Ilmen para socorrer a tropas alemanas es un vulgar chorizo que dejó un “pufo de 22.000 mil pesetas”. El capítulo que habla de Krasny-Bor se cierra así: “entre los divisionarios tampoco desborda el orgullo por lo sucedido. Circula una broma siniestra entre los hombres: al Regimiento 262 del coronel Sagrado se le conoce como el de los italianos porque retrocedieron demasiado pronto.”

El único que se salva de ser un imbécil buscahonores o un cobarde es Dionisio Ridruejo que estuvo en Possad y que acaba siendo un héroe cansado al estilo de los protagonistas de Reverte “el bueno”. Todos los demás son fascistas cómplices de asesinato en masa, oficiales ávidos de promoción, falangistas que mueren “impasible el ademán” o sea haciendo el héroe estúpido, emboscados como Ciges que están allí para redimir a su familia que está represaliada por su poca adhesión al Movimiento o voluntarios a la fuerza enviados desde el propio Ejército para cubrir bajas de la primera hornada de cretinos y alelados; mayormente universitarios madrileños.

El libro no tiene bibliografía ni índice onomástico ni mapas actualizados. Lo que hay son notas con referencias bibliográficas, 4 croquis sacados del libro de Memorias del general Esteban-Infantes y fotografías con pies de foto en los que se nota la mala leche del autor cuando los protagonistas de la imagen son militares españoles/alemanes.

Y todo esto por 35 €.

Es un libro para los que piensan que Stalin y los comunistas son solo víctimas y perdedores de una causa inmaculada o para los que piensan que solo hay dos tipos de personas: los buenos y los malos. Si quieren leer un libro de historia serio sobre este tema lean el de Xavier Moreno Juliá editado por Crítica o alguno de Carlos Caballero Jurado.

Nº páginas: 512 pags
Lengua: CASTELLANO
Encuadernación: Tapa blanda
ISBN: 9788498679465
Nº Edición:1ª RBA Libros
Año de edición:2011
Plaza edición: BARCELONA

48 pensamientos en “La División Azul, Jorge M. Reverte

  1. Ya habían avisado creo que en la entrada de novedades cuando se anunció. Luego nos preguntamos por que en España no hay historiadores de nivel sobre temas militares.

  2. Bueno, otro ajuste de cuentas que sumar a la nómina de ajustes de cuentas relacionados con la IIGM y la Guerra Civil. Supongo que, por ejemplo, Churchill entonces seria complice del genocidio de los indios nortamericanos porque hablaba ingles y vivio en la época, y tambien de las tropelias sovietias porque era su aliado ( o como el mismo decía, si Hitler hubiera invadido el infierno hubiera hecho una alocución favorable a Mefistófeles ). A veces el sectarismo empuja al mero absurdo.

  3. Es un libro muy criticable, se va cada dos por tres por las ramas a asuntos ajenos a la División y parece que deja la imagen de que ésta es poco menos que un Einsatzkommando (por ejemplo de las víctimas en Leningrado) o que miró para otro lado.

    Si bien el asunto de las pugnas políticas en España es interesante, aunque creó que ya recogido por Moreno Juliá.
    Y desmitificar a algunos protagonistas tampoco está mal.

    Pero la falta de mapas, bibliografía, de un análisis de las actuaciones de la división,… Por ejemplo liquida la Escuadrilla Azul en un par de líneas tratándoles de enchufados. De la Legión Azul poco habla también.

  4. Releído el comentario me he dado cuenta de que no pongo las páginas que dedica a la acción de los esquiadores sobre el lago Ilmen. Le dedica 7, menos que a la película de Fritz Lang sobre Heydrich “los verdugos también mueren”.

  5. Me sorprende tanta parcialidad, los libros de Reverte sobre la Guerra Civil los encontré bastante ecuánimes en cuanto a que trataba casi por igual las tropelías de unos y de otros.
    Bueno vicent, gracias por abrirnos los ojos.

  6. Es increíble los resquicios por donde se cuela el sectarismo y la propaganda política que hoy en día siguen erre que erre intentando mantener a flote, a toda costa, que por mucho que pasen las generaciones sigan existiendo los “buenos” y los “malos” y que a los “buenos” se le debe perdonar todo justificar todo y a los “malos” al infierno, siempre al infierno. ¡Que vergüenza!.

  7. Esto es una de las cosas que me encantan de este sitio, no todo es bueno y peloteo a las editoriales. Si hay una bodrio hay que avisar a todo el mundo. Gracias por avisar.

  8. La semana pasada estuve de compras y tuve el libro entre las manos pero, tras ojearlo, acabé dejándolo en la estantería porque no me dió buena pinta. Con lo que habeis comentado me reafirmais en mi decisión. El problema en materias como esta es encontrar algún autor español al que los prejuicios no le acaben nublando la razón. Me gustaría que me dijerais si el libro de Moreno Julià vale la pena porque los de Caballero Jurado me parecen excesivamente “patriotas”.

  9. Soy aficionado a estos temas, pero este libro no lo compraré… el que uno se a hijo de divisionario no significa que sepa de que habla… es más, muchas veces los hijos tiran al polo opuesto de sus padres…

    Es triste que haya gente que tenga que escribir ciertas cosas para “hacerse perdonar” ser hijo de quien es… por ciertas personas que se dicen “de la cultura”.

  10. Siempre me ha parecido bueno que existan historiadores de distintas tendencias ideológicas y que se escriba la Historia con distintos enfoques. Ahora bien, es preciso que el hitoriador sea honesto y escriba con rigor, sin dejarse llevar por los prejuicios ideológicos, y que no lo haga con tendenciosidad, falseando u ocultando hechos o dando interpreciones no coherentes con éstos. Con independencia que se pueda pensar que los divisionarios luchasen por un ideal equivocado, no hay datos que permitan acusales de complices con los crímenes nazis ni personas guiadas por una ideología antisemita. Tampoco se puede falsear lo sucedido en la batalla de Krasny Bor dicendo que fue un fracaso para la División Azul cuando los hechos demuestran lo contrario.
    Contestando a José Sebastián, decir que el libro de Moreno Juliá (editado también en bolsillo) me parece correcto y objetivo, de un estilo académico, pero muy centrado en lo político y diplomático, así como en asepectos sociológicos, mientras que el tema militar lo aborda superficialmente. En todo caso, es buen libro. Hay un libro descatalogado titulado “La división española de Hitler” de Kleinfeld y L.A Tambs, que en algunos foros ha sido señalado como el mejor libro sobre la División Azul. José Ignacio.

  11. Estoy de acuerdo con todas las apreciaciones de Vicent y del resto de compañeros. Ya lo avisé en el hilo de novedades. Con 35€ se pueden hacer inversiones infinitamente mejores.

    Para un acercamiento más intimista a la vida diaria de los divisionarios recomiendo División 250 de Tomás Salvador (Ex Divisionario y escritor de éxito en los años 50 y 60). Se trata de un relato novelado del día a día de los divisionarios, del frío, de las juergas, de los sinsabores,de los comabates a nivel de trinchera. Cada relato tiene un protagonista distinto y aborda una cuestión concreta (llegada a Alemania, Possad, el hospital de Riga, el correo, etc)

    saludos

  12. Ante todo felicitaros por la página en si y por vuestros comentarios.Los he tenido en cuenta en más de una ocasión al comprar un libro con buen resultado, pero en está ocasión compre este libro de manera impulsiva antes de leer esta crítica (con la que estoy totalmente de acuerdo) y me arrepiento de haber sin tan torpe, nunca me ha dolido tanto comprar un “bodrio” que no libro.
    Mi primer libro hace años ya sobre la DEV fue “La división española de Hitler” de Kleinfeld y L.A Tambs, magnifica obra.Él aquí comentado, totalmente prescindible, “La división española de Hitler” fundamental.
    Saludos

  13. La verdad es que ha tenido mas éxito mi glosa acerca del libro de M. Reverte que el Englund, un libro muy interesante por otra parte. Tuve que hacer un esfuerzo importante para acabarlo y lo hice porque me había comprometido con Xavi a hacerlo. Aparte de tendencioso veo que es un libro para lectores poco iniciados en el tema, no para gente muy informada como son los participantes en este foro. No aporta bibliografía por lo que no se sabe muy bien de donde saca demasiada información que aporta sin mas justicación. ¿Fue un cobarde Esteban-Infantes?¿Fue un chorizo el capitán Ordás? ¿Krasny-Bor fue un acto de cobardía y una batalla perdida? Lo que afirma, lo afirma demasiado tajantemente para la bibliografía que aporta en las notas y además está su sectarismo ya que todo su interés es demostrar que los divisionarios eran unos fascistas cómplices y que su bravura en combate era absurda e inútil porque los mandos solo querían figurar. Recuerdo el libro y me vuelvo a poner enfermo.

  14. Hiciste bien Vicent, acabando el libro, así puedes realizar la crítica con conocimiento de causa y evitar que haya quien te critique a su vez indicandote que “…no te lo has leido”

    El impulso de comprar un libro es algo comun a todo el que le guste la literatura y visite librerias, pero es mas sano y económico leer antes criticas que te pongan en antedecentes de lo que realmente estas comprando, para no llevarse desagradables sorpresas…

  15. No he leído este libro todavía, aunque lo haré próximamente, y por lo tanto no puedo opinar de él, pero el último que leí sobre la División Azul fue De héroes e indeseables de José Luis Rodríguez Jiménez y si uno se para a mirar las críticas que se le hacen por internet….lo cierto es que algunas de ellas se han quedado sólo con el título, a mi me pareció un buen libro. Con esto no quiero decir que te haya pasado lo mismo a ti, Vicent, ya digo que antes de opinar debo leer el libro y “ver” de que División me habla. Por alguna razón que se me escapa, pocas veces se puede uno quedar en equilibrio en este tema, o te inclinas hacia un lado y te llaman facha, o te inclinas hacia el otro y estas denigrando a los héroes…y no es eso.

    He leído todos los que habéis nombrado, menos los de Caballero Jurado, y algunos más, y el problema principal de hablar de la División Azul es que acaba uno en medio de un cruce de opiniones políticas. Y es que eso es casi lo más importante de su historia, su trasfondo político. Militarmente careció de importancia, no participó en ninguna acción destacada, no le quito méritos a Illmen o Krasny Borj, no tuvo ninguna trascendencia militar, se ha escrito demasiada literatura erronea sobre la misma….Creo que lo mejor sería leer las dos vertientes de su historia y a ser posible en distintos libros. Por un lado la historia política, por otro lado la militar, seguro que nos sentiríamos más satisfechos de las mismas.

    Por otro lado os quiero recomendar un par de novelas ambientadas en torno a la División, ambas de Ignacio del Valle, El tiempo de los emperadores extraños y Los demonios de Berlín.

  16. Hola a todos:

    El tema es polémico por las razones que ha apuntado Juanrio, es decir, porque la política y lo estrictamente militar se mezclan. Y debe ser así, porque originalmente, la División Azul fue una apuesta propagandística de Franco.
    En cuanto a la supuesta parcialidad del autor, he de decir que, a pesar de que solo he ojeado levemente uno de sus libros (la guerra civil no es un tema que me interese demasiado), siempre me ha parecido que es un autor de izquierdas y que se alinea con la República. De la misma forma, otros autores igual de parciales se ainean con el fascismo y el franquismo. Él ha elegido esta opción y me parece completamente lícita, por no hablar de que es una buena táctica de márketing para separar al libro de los lectores habituales. Ha escogido contar una historia contundente, provocadora. A muchos les debe parecer insultante y supongo que con toda la razón. No se puede estar de acuerdo con todos los libros que se escriben, sería poco recomendable. Sin embargo, pensar que estas críticas mordaces y un poco sangrantes las aceptamos con toda naturalidad cuando se refieren a Churchill, a Monty o a otros, y en cambio tenemos dificultades para aceptarlas cuando se refieren a cosas más “cercanas”.

  17. Bueno Leiva, eso parecería en principio legítimo, si de lo que se trata es de posicionarse y enfocar la historia de la Div. Azul desde un solo bando. Pero eso es una cosa y otra es falsear e inventar datos, el autor menciona nada más y nada menos que en el juramento que hacen las tropas es contra el comunismo y los judíos, cuando eso es totalmente falso, por ejemplo. Esto es simplemente un botón de muestra y eso es lo que no puede ser, no puede ser que te inventes las cosas, por que eso ya no es historia, eso es una estafa.

  18. No obstante, ya me parece repelente jurar contra el comunismo, y Richenau y otros identificaban en sus proclamas a las tropas al judío con el partisano y con el bolchevique: “donde está el partisano está el judío”, decía una proclama. Para la Wehrmacht fue un deshonor jurar por la lucha contra el comunismo, teniendo en cuenta que en agosto de 1939 Hitler había firmado el pacto de amistad germano-soviético (pacto al que por cierto Franco y su camarilla no dijo ni mu, puesto que en realidad eran tan anticomunistas como luego pronorteamericanos: no ha habido una veleta con menos ideas en la cabeza que el Generalísimo, aunque fuera doctor honoris causa por la Universidad de Coimbra), parece que los juramentos de la Wehrmacht no valían gran cosa. Tan solo se limitaban a ir detrás del famoso Führer, allí donde fuese, de cabeza al desastre y el ridículo.

  19. Yo he leído la trilogía de Martínez Reverte sobre la Guerra Civil, son libros entretenidos, muy bien redactados y además con una buena dosis de testimonios personales siempre realmente interesantes. Ahora bien, no son libros muy técnicos, se alejan bastante de lo que es un estudio académico bien trabajado en los archivos. Pueden gustar o no, pero es lo que hay.

    Este sobre la División Azul no lo he leído, pero de entrada no me gusta el enfoque que parece darle Martínez Reverte, creo que parte de supuestos y generalizaciones, es decir, como la DEV participó en el frente del Este es cómplice del Holocausto….bueno,…creo que es ir demasiado lejos. Me gustaría saber cuánto tiempo le ha costado acabar este trabajo a Martínez Reverte y las fuentes primarias y secundarias que ha usado. Me gustaría saber también qué criterios o en qué tesis se basa para acusar a la DEV de antisemita, algo que mencionó, como algo puramente anecdótico dentro de la composición total de la DEV, José Luis Rodríguez Jiménez en su libro “De héroes e indeseables”. Una acusación así hay que trabajarla con bases documentales, y si no lo demás son suposiciones y teorías personales del autor.

    No sé si acabaré comprando el libro, todo lo que trata sobre la DEV me interesa, pero sigo pensando que en el mercado hay dos excelentes libros que abarcan con mucha sensatez la historia de la División Azul:

    1) La División Azul, de Xavier Moreno Julia
    2) La División Española de Hitler, de Kleinfeld y L.A Tambs

  20. Leiva, la Wehrmacht no juraba por la lucha contra el comunismo, eso sólo lo hizo – que yo sepa – la D. Azul.

    Sobre la polémica del libro… pues estoy deacuerdo que existen libros más adecuados para acercarse a la D. Azul como el de Tambs y Kleinfeld, el de Moreno Julià y en un ámbito más desmitificador el de Rodríguez Jimenez ( que si leeís el texto atentamente del Atlas Ilustrado de la D. Azul de Caballero Jurado, éste último intenta rebatirle )

    Saludos !!!

  21. Precisamente ese Atlas de la División Azul ha salido ahora a través de Tiklal por 10 €.

    Respecto a Moreno Juliá es muy bueno para conocer el transfondo político-social que envolvió a la división, pugnas políticas y demás.

    Otro libro interesante, ceñido al aspecto militar, es el de la Escuadrilla Azul de Fernández Coppel, aunque limitado a la escuadrilla española en Rusia.

  22. Sobre el asedio de Leningrado, recomienzo el de la Osprey, de reciente publicación. En la página 70-71 hay un diagrama de la batalla de Krasny Bor.

  23. Para saber más de la “División Azul” es necesrio tener también:

    “Algunos no hemos muerto”, C.M. Ydigoras. Noguer y Caralt, 2002

    “Nieve roja. Los españoles desaparecidos en el frente ruso”, F. y M. A., Garrido Polonio. Oberon, 2002

    Por otro lado, efectuando algún comentario más… la División Azul sufrió el descalabro de Krasny Bor (más de mil muertos, tras recibir tres batallones de embate de 38), pero también hay que decir que soportó las batallas de desgaste por la orilla occidental del río Ishora. La suerte de las armas alemanas estaba decidida y Madrid optó por retirar a sus soldados. Pero antes había aniquilado una gran bolsa sovietica…

    Con respecto al libro… el autor que no se presta a ser imparcial e inclina la balanza hacia un lado el mismo se auto censura ¡pátetico!

    Hombre Vicent, que esperabas… la PGM no tiene tirón en España por desgracia. Somos muy pocos los que nos atrae (aquí en España) la historia y hechos de la Gran Guerra que cambió el Mundo y las políticas.

  24. Varias cosas.

    En la introducción M. Reverte habla de grandes libros que le han resultado útiles y cita a los de Kleinfeld y Tambs, José Luis Rodríguez Jiménez (ambos citados en el foro) y otro de Xoan Manoel Núñez Seixas. Como el autor no exhibe bibliografía no se a que libro se refiere de este autor gallego ¿alguno conoce el libro/autor? Con respecto a los de Tambs y Rodríguez Jiménez ¿me podéis citar la referencia bibliográfica de ambos?

    Por otro lado, cuando vi el libro me llamó la atención el tema y tenía buenas referencias de autor ya que leí el libro sobre la batalla del Ebro y me gustó la forma que tenía de estructurar la narración de los hechos en forma de testimonios. Pero este libro es malévolo y malintencionado; en la página 536 hay una foto con varios militares españoles y alemanes fumando y tomando café y el pie que pone es: “la artillería rusa estropea el 18 de julio”. Nada de relación objetiva de los integrantes de la foto. Todo burla y desdén.

    Desde el respeto y la distancia ideológica tengo que decirle a Leiva que la Wehrmacht puede que fuera al desastre pero no al ridículo. Al menos, tuvieron la decencia de intentar eliminar al tarado de Hitler algo que los militares rusos no tuvieron cojones de idear ya que las constantes genuflexiones ante Stalin no les dejaban mirar de frente. Franco, por otro lado, fue tan veleta como los comunistas franceses o italianos que se tuvieron que tragar el sapo de que su líder internacional, Stalin, se aliara con Hitler al que no combatieron “demasiado” en 1940 porque eran mas leales al papasito Stalin que a la democrática Francia.

  25. Tal vez tengas razón y no esté a la altura del Foro y le voy a pedir al director del foro que retire el último párrafo y me voy a abstener de hacer ningún comentario mas sobre este libro en el futuro. Mis excusas a ti y al resto de foristas.

  26. Yo creo que a grandes rasgos estamos de acuerdo en el fondo, Vicent. Puedes regalar tu ejemplar del libro a alguna biblioteca. No lo tires al reciclaje que queda muy feo eso de tirar libros a la basura. Pero permíteme que apunte algunas cosas:

    1) Los comunistas franceses (los italianos dudo mucho que hicieran algo, porque Mussolini ya los había liquidado o encarcelado) obedecieron a Stalin porque el Partido Comunista era una organización internacionalista, que luchaba por la revolución mundial y la URSS era su guía, y la Komintern su dirección. No reconocía la democracía parlamentaria y quería derribarla. No discuto los crímenes de Stalin o su manejo de la Komintern en beneficio de la URSS, eso es evidente. Se ha dicho que la tiranía de Stalin fue peor que la de los nazis porque mató a más gente. Yo no estoy de acuerdo. Lo que representaban los comunistas de todo el mundo era el progreso y la libertad, lo que representaban los nazis era la sumisión y la barbarie. Si, como sostiene Ernst Nolte, el fascismo y el nazismo fueron una respuesta al terror bolchevique de 1917, hay que reconocer que el fascismo fue un experimento político fracasado, porque no trajo más que terror y destrucción. La obediencia a Stalin por parte de los comunistas era coherente ideológicamente. Fue trágica para los comunistas europeos, claro, como tú apuntabas; la de Franco con Hitler no era coherente, ya que Franco era un luchador contra el marxismo, o por lo menos eso decía su propaganda, y seguía insistiendo en ello mientras su aliado alemán firmaba la alianza con Stalin. Yo creo que Franco no era más que un oportunista, uno de tantos espadones de la historia de España. Tiene muchos admiradores y se ha hablado de su astucia política y de sus cuarenta años de paz. La paz con sangre no es nunca paz. En cuanto a la astucia, se puede ser astuto, pero eso no es indicativo ni de grandeza ni de inteligencia.
    2) No creo que Reverte haya escrito este libro para hacerse perdonar por esos que tú llamas “políticamente correctos”. En todo caso, habrá que preguntárselo a él, yo me veo incapaz de opinar sobre tal asunto. Pero Edipo y la División Azul puede ser un tema fantástico para tratar con más detenimiento, quién sabe…
    3) Yo no he calificado a Pío Moa de nada. La principal tesis de Moa, de que la República fue la culpable del estallido de la guerra civil, me parece correcta. Fue culpable porque quería introducir reformas y cambios que la derecha no podía tragar. Sin embargo, y ya que estamos con las tesis perversas, creo que aún así, a pesar de ser completamente culpable de la situación que llevó a la guerra, merecía ganarla más que Franco, que al parecer dio el golpe de Estado con el único propósito de poner un poquito de orden en Madrid. El único error del Gobierno era, parece ser, no haberse rendido el primer día y permitir que Mola y Franco entraran a caballo por el Paseo de la Castellana antes de organizar la degollina.
    4) La Werhmacht y el ridículo. Hay que tener en cuenta que ningún alto mando apoyó el atentado del 20 de julio, salvo Rommel, pero con condiciones. Hubo grupos civiles de resistencia (prontamente aplastados), incluso en la Iglesia católica había una cierta oposición (muy temida por Hitler, por cierto, que no quería enemistarse con el Vaticano), pero el Ejército no hizo nada de nada hasta 1944. Halder, el jefe de Estado mayor, pensó en matar personalmente a Hitler en 1938 (cito el año de memoria, no sé si me equivoco). Era uno de los hombres más honestos del Ejército, un verdadero cerebro, a su lado Manstein no es más que un parvenu con suerte. Pero, como él mismo confesó, no había sido educado para rebelarse contra el Jefe del Estado, y a pesar de las humillaciones que recibía de parte de Hitler día sí y día también, no siguió con sus planes. Si el generalato se hubiera opuesto en bloque a Hitler, éste no hubiera entrado en guerra. Era en 1939 cuando había que actuar y no en 1944, cuando todo estaba perdido. Los conspiradores, que se han convertido en héroes “políticamente correctos” de la Alemania actual, no querían matar a Hitler por el Holocausto o por los crímenes de guerra, sino porque los había conducido al desastre militar. Cuando digo que el Ejército alemán hizo el ridículo me planteo la pregunta: ¿cómo unos profesionales honorables como la Generalitat (que nadie se asuste) pudo poners en manos de un aficionado como Hitler? ¿Cómo pudo secundarle en una guerra que desde el comienzo sabían que estaba perdida para Alemania? Si la palabra ridículo te suena mal, puedo sustituirla por “ingenuidad” o “mala fe”, la que tú quieras.

    Saludos

  27. Está muy bien tu exposición Leiva, pero discrepo en un punto:
    la Iglesia Católica, fue muy culpable de la ascensión de Hitler al Poder y, su brazo ejecutor von Papen. Hablas del Vaticano, mucha hipocresía y tibieza… Por extensión en Alemania los grupos religiosos [salvo: los Bibelforscher (Testigos Cristianos de Jehova)] católicos y luteranos (protestantes) apoyaron e impulsaron el régimen nazi.

    Un saludo.

  28. Ahora nos vamos un poco de la cuestión, pero no he dicho que toda la Iglesia católica se opusiera a Hitler, sino que hubo resistencia en algunos de sus miembros, especialmente con el asunto del asesinato de deficientes mentales. Von Papen cometió el error de los conservadores: no se preocupen, Hitler será una marioneta en nuestras manos, y fue completamente al revés. El Vaticano mostró, efectivamente, su peor cara durante la Segunda Guerra Mundial. Pero, ¿qué esperábamos?

  29. No nos vamos de la cuestión: es parte de toda una cuestión.

    De la resistencia que hablas…, es bien “leve” si se puede hablar, está claro que hubo casos aislados (pero eso pasó también con los protestantes). Pero la Iglesia Católica, sus miembros nominales y su jerarquía se implicó hasta la medula con el nazismo. En Alemania como en otros paises fueron muy culpables de regimenes como el nazismo o el fascismo. Aquí en España (ya que mencionas a Franco), la Iglesia Católica (la mayor parte) se puso de parte de Franco, de hecho Franco pensaba que era un “salvador” que levantaba una “cruzada” contra el comunismo y él era su brazo ejecutor. La Guerra Civil española también tiene el “toque” religioso y la Iglesia Católica lo supo aprovechar muy bien. La División Azul, sus miembros muy católicos… eso también hay que decirlo [El libro reseñado que nos dice de ello… -no aplica- (pero el contexto es el contexto), fueron a Rusia a matar “rojos” según la expresión de momento, a salvar entre otras cosas a la Humanidad del comunismo] procedian de un régimen el franquista: que mezclaba el catolicismo-fascismo con mucha maestría…

    La Iglesia Católica (el Vaticano y sus miembros en los respectivos países) en la Guerra Civil española, en la Segunda Guerra Mundial y en otras que ahora no viene al caso, fue muy culpable…, pero como comentas al final ¿qué esperabamos? Es fácil entender… el estar alejado del genuino Evangelio que enseñó Cristo.

    Un saludo.

  30. Hombre Leiva, comparar el comunismo con el nazismo diciendo que que lo que representaban los comunistas de todo el mundo era el progreso y la libertad, está un poco cogido con pinzas, no??, ¡¿menuda percepción del progreso y la libertad para los que no comulgaran con los revolucionarios!!. Creo sin ánimo de molestarte que en esa afirmación te has colado un poco. Para mi igual de maligno fue el nazismo como el comunismo, sino que pregunten a todos los que sucumbieron bajo el rodillo de Stalin, antes, durante y después de la SGM y no veo por ningún lado esos aires de progreso y libertad. No hay más que mirar el progreso que había en la URSS tras su desintegración en los 90.

  31. Rodrigo, no me molestas en absoluto. Tampoco me ha molestado nada de nada lo que ha dicho Vicent, no creo que tenga que disculparse por decir lo que piensa. Al fin y al cabo, el autor del libro reseñado ha puesto sus ideas por escrito y cobra dinero por que las leamos. Por tanto, está sometido al escrutinio público, tanto si se está a favor como en contra de lo que dice. Una intervención puede ser más o menos apasionada, pero no exageremos, porque a todos se nos va de vez en cuando la mano. Es curioso que si yo digo que Godofredo de Bouillos era un soplap… no tendrá el mismo efecto que si digo que Negrín era eso mismo (no creo que ninguno de los dos lo fueran, claro). Seguro que hay forofos del tal Godofredo que se molestan, pero a nosotros nos toca menos la fibra un tipo que vivió hace la tira de años.

    En cuanto a lo que comentas, yo no me refiero a los resultados del comunismo aplicado a un determinado país. Me refiero a las ideas de los pensadores marxistas. Sus ideas eran de libertad y de progreso. La URSS era una potencia moderna en 1941 (no se había visto afectada por el crack de 1929, por ejemplo), todo lo contrario de lo que era en 1914, el país más atrasado de Europa con Nicolás II y sus popes y princesas hemofílicas. El contexto y los errores de aquellos que aplicaron (y la oposición de los que no querían que las aplicaran) hicieron fracasar el comunismo en la URSS. De hecho, Stalin liquidó a verdaderos comunistas, que murieron por sus ideas. Dejando aparte eso, creo el zar merecía el final que tuvo. Puede sonar un poco extremo, pero es lo que pienso. Los neoliberales del FMI cuyo consejo de liberalizar la economía rusa siguió Yeltsin, destruyeron la vida de cientos de miles de personas y entregaron el país a los gansters no son mejores. He visto pocos libros al respecto y en cambio, cincuenta años después de la muerte de Stalin sigo leyendo libros sobre el gulag y demás, escritos por señores que alaban los grandes talentos del señor Putin y le dan el Premio Nobel de la Paz a Obama.

    Una cosa que he olvidado decir antes es que no comparto la idea de un Hitler o un Stalin como locos o majaras. Es una superchería simplista, en parte alentada por los medios de comunicación de las potencias vencedoras de la Segunda Guerra Mundial. Eran ambos, como Franco también, hombres de Estado. Creo que debemos dejar ya esas concepciones de “locos” megalómanos que quieren el dominio del mundo. No hay Estado que no se vea en la tesitura de utilizar la crueldad contra sus oponentes. Es muy crudo, pero es así. Sinceramente, creo que Hitler utilizó el antisemitismo para llegar al poder, pero su visión de los judíos no se diferenciaba demasiado de la de otros muchos alemanes.

  32. ¿Y cuáles creéis que han sido los motivos de Reverte para este cambio de rumbo tan exagerado, a la hora de tomar partido en su obra? ¿Quizás ha podido recibir críticas de sectores izquierdistas de que sus libros sobre la Guerra Civil eran “demasiado ecuánimes” en cuanto al trato de uno y otro bandos? ¿O quizás es una tendencia meramente comercial y quiere atraer a otro tipo de lector, menos purista de la historia y más… digamos… politizado? ¿Qué opináis?

  33. El libro de Núñez Seixas que se menciona tal vez pueda ser éste:

    Imperio de Muerte: La Guerra Germano-Soviética 1941-1945
    http://www.forosegundaguerra.com/viewtopic.php?f=21&t=5711&hilit=Nu%C3%B1ez+Seixas

    Bueno yo creo que Martínez Reverte sabe perfectamente que la División Azul fue una unidad de voluntarios con una gran carga ideológica, de ahí que su estudio sobrepase lo meramente militar y entre de lleno en otros componentes que la caracterizaron y que dan mucho juego “político”, es decir, el autor se puede permitir muchas más opiniones personales que si sólo se limita al campo militar. Al menos yo lo veo así. No estoy diciendo que el autor no base su opinión en una tesis elaborada, pero desde luego el factor político de esta unidad permite licencias literarias que en otros aspectos serían impensables o difíciles de cuestionar.

    Un saludo.

    Un saludo.

  34. Buenas a todos. La Div Azul no es que sea mi fuerte precisamente y no puedo opinar mucho, pero si el autor, licencias literarias y politizaciones al margen, ha inventado cosas, me parece que pierde totalmente la credibilidad. Quizás debería haber escrito una novela y no un ensayo.

  35. Hola, la reseña de Vicent me ha parecido muy interesante y valiosa. Tengo el libro para leer, por lo cual no puedo opinar sobre el mismo. Mi comentario va más acerca de lo mencionado sobre el conocimiento que tenía la Werhmacht acerca del Holocausto y el comportamiento que tuvo en el Este. Recomendaría a los lectores verdaderamente interesados libros de autores como Omer Bartov, Geofrey Megargee, R. Kershaw, K.E. Bonn y otros en inglés, acerca del comportamiento de las tropas con los civiles, “partisanos”, etc. En español tenemos en Crítica, hablo de memoria, uno de “Los crímenes de la Werchmacht” de Wette, tambien el de Rhodes “Amos de la muerte” sobre los Eisantzgruppen, tenemos en Edhasa ,”Aquellos hombre grises” de Browning, de Goldhagen en ed Taurus tenemos otro llamado “Los verdugos voluntarios de Hitler”, de Guido Knopp otro tambien acerca del comportamiento del ejército. En fin que creo que no queda la menor duda acerca del conocimiento que el ejército alemán tenía sobre el exterminio de judios y sobre su participación en el mismo.
    Siento no ser más concreto con los libros y los autores mencionados. Si alguién desea una bibliografía más precisa quedo a su disposición y puedo dar los detalles de autor y título exactos.
    Un saludo

  36. Según lo que cuentan los diversos autores y los propios divisionarios, los españoles no tuvieron nada que ver en cuanto al Holocausto directamente. Otra cosa es que participaron en el cerco de Leningrado, una acción terrible que queda perfectamente reflejada en el libro de Michael Jones El sitio de Leningrado y también en la lucha anti partisana, en la que imagino que los métodos no serían precisamente regulares.

  37. Mi suegro luchó en la División Azul con el primer contigente de voluntarios españoles y tengo claro que no participaron en actividades relacionadas con el Holocausto. En el cerco tuvieron contacto con población rusa a la cual trataron, según indicaba y menciona en su diario, de manera normal y humana. El concepto de subhombres que tenían los alemanes acerca de los eslavos no imperaba entre los españoles. Trataron a la población diferenciandola del régimen comunista y sin la idea de raza superior. Referente al libro de Michael Jones me gustó más el David Glantz ( en inglés) llamado “the siege of Leningrad”.

  38. Precisando más aún, la misión de la división azul era precisamente terminar con el cerco y llevar a cabo la conquista de la ciudad. Recibieron entrenamiento con ese fin, y se esperaba la llegada de Von Manstein para dirigir el asalto.

    Pero Stalingrado lo cambió todo…

  39. Es el peor libro de historia que he leido,decepccion total en cuanto a aportes militares,y lo peor de todo es que en realidad no va de la Division Azul,como personaje o eje central,sino de holocaustos y otros temas ajenos al titulo del libro,con lo que es un engaño al comprador(me lo regalaron por mi afición a temas belicos).
    Al autor le diria que cual es su base para hablar del uso del cañoñ contracarro de 37mm (por ejemplo) o del tanque ruso T34.
    Temas personales no voy a entrar,solo le dire que mi Padrino que formo parte de la Div.250 no fue ningun genocida
    ni nada de lo que se insinua en el libro.Cuestiones politicas al margen,fueron unos patriotas .Que dieron un paso al frente(cada uno por sus razones )cuando España les llamo.Ellos siempre estuvierón muy orgullosos de haber servido en Rusia,recuerdo verlos abrazarse cuando se reecontraban incluso ya ancianos.
    Del mismo autor lei la batalla de Madrid,que con sus fallos,pero algo mas de rigor.
    Saludos.
    CAÑONES,CORAZAS,UN SOLO CORAZON.

  40. Miguel:
    conviene leer la historiagrafía seria actual para saber que el argumento de “que (España)iba a convertirse en un satelite estalinista” es una gran falacia que ya no sirve para justificar el comienzo de una guerra fratricida que arruinó, atrasó y aisló a nuestro país.
    Eso sí, fue un gran éxito de la diplomacia franquista que logró engañar a las débiles democracias occidentales. La URRS y los comunistas aprovecharon la coyuntura…

    Me parece que “su” España no es la de ahora, por suerte.

  41. Corroboro la impresión negativa que me ha causado la lectura de este trabajo de Martínez Reverte sobre la División Azul. Superficial, sin profundizar y analizar con un mínimo de base documental muchas de sus afirmaciones. Basándose en prejuicios predeterminados, creo que Martínez Reverte ha intentado glosar una acusación muy fácil en realidad de llevar a cabo y generalizar sin ningún matiz las motivaciones y el papel de la DEV en el frente ruso. El autor no ha tenido en cuenta el contexto histórico del momento, ha adjudicado un rol a la DEV en el desarrollo del Holocausto que no le pertenece, o al menos no de la manera que él quiere insinuar. El anticomunismo fue el principal motivo de enganche, o de compromiso de esta unidad, salvo otros motivos personales que quedaron para sus adentros en algunos soldados, motivos que se han explicado cientos de veces. Pero repito, el papel de la DEV en la URSS era el de continuar la lucha contra el bolchevismo, un bolchevismo que asociaban, equivocadamente o no, a una continuación de la Guerra Civil española, tema no menor que nunca debe olvidarse si queremos entender esta participación española en las estepas rusa. Como muy bien ha comentado otro compañero en otro foro: falta proporcionalidad y le sobra el ímpetu de su autor para que este trabajo pase a la historia como un referente en el estudio de la División Azul.

    Un saludo.

Responder a Antonio Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *