La Cruz de Hierro, Willi Heinrich

Un pelotón de infantería, un grupo de hombres luchando por la supervivencia. Una situación extrema, una guerra perdida en una tierra inmensa. Este es el resumen a groso modo de la epidermis de este libro, de la capa más externa. Pero si abrimos con el visturí, si nos adentramos un poco en las capas más profundas descubriremos una historia de camaradería, de lucha, de supervivencia, de sufrimiento, y sobre todo de esperanza.

Esta es la historia de un pelotón de la Werhmacht, de un pelotón cuyo sargento al mando es  Steiner, el personaje principal de la novela. Un personaje irascible, cínico e incluso loco a ojos de los demás, pero una figura imprescindible y al que sus hombres seguirán hasta la muerte.

En 1943 la guerra en el frente ruso está practicamente ya decantada hacia el bando soivéitico. En plena retirada, en plena desorganización, el sargento Steiner y sus hombres se quedarán como retaguardia tras las líneas y tendrán que sufrir una serie de “aventuras” que los pondrá a prueba constantemente para conseguir llegar a sus posiciones. Una novela sostenida a base de diálogos, de aportaciones y visiones personales. El miedo, la tensión, la acción y el horror de la guerra se refleja de distintas formas según la personalidad de cada uno. Conversaciones entre hombres, cada uno de una estirpe, cada uno de una familia, cada uno con una educación distinta que en situaciones normales a lo mejor no se hubiesen conocido nunca pero que están unidos con un cordón invisible, con el cordón de la lucha y de la camaradería para seguir con vida, para poder escapar una y otra vez del perseguidor implacable.

Por otro lado tenemos lo de siempre. Los mandos alejados del frente que ponen y disponen con órdenes y decisiones. Las ambiciones de conseguir reconocimiento y condecoraciones a costa de los demás, las artimañas y politiqueos entre mandos. Todas estas situaciones provocarán un choque frontal con personajes como Steiner y sus consecuencias tendrá. Esta es otra capa de la novela, otra dimensión en la que se muestran otras miserias, otra forma de ver y manejar la guerra pero que estaba ahí y era parte de ella, y así se refleja en la novela.

Es a la vez una novela de acción en el frente del Este pero también una visión muy intimista de la guerra y de la camaradería. Es el “hermanos de sangre” alemán, al menos a mí me lo ha parecido. Unos hombres que desarrollan un nexo de unión entre sí del que ni ellos mismos son conscientes. Pueden discutir y hasta pelearse por el comentario más tonto, pero a la hora de luchar y de cubrir a los demás son capaces de dar la vida por el compañero.

Lengua: CASTELLANO
Encuadernación: Tapa blanda
ISBN: 9788492400393
Nº Edición:1ª , Inédita Editores
Año de edición:2008
Plaza edición: MADRID

 

 

6 pensamientos en “La Cruz de Hierro, Willi Heinrich

  1. Es bastante lento y denso pero igualmente intenso y bueno. Yo diría que es el libro ideal para ir leyendo un poco cada día y que sirva de acompañanate junto a otra lectura más dinámica. Yo al menos lo estoy haciendo así. La reseña marca totalmente el espíritu de la historia que intenta trasmitir Heinrich.

  2. Javi lo tuve el otro dia en la manos y lo dejé en la estanteria otra vez.Las 4 lineas de dialogo de la contraportada son brutales.Javi ¿es marketing o los dialogos son por esa linea?.Tu reseña es el empujón que me faltaba pero tendré que esperar al mes que viene.Por cierto el libro que compré fue el de Las Legiones Malditas (ya que en Reyes ha caido el de Africanus) y por la reseña que hay de xabelmagno creo que es una buena compra.

  3. Yo lo leí hace más de 25 años, animado por la peli, y coincido con las apreciaciones de Juanfran, lo que no recuerdo es si las frases que menciona Xavi, que cierran el film, procedian del libro o solo están en el guión cinematográfico. Sinceramente, creo que la fuerza de la obra de Peckinpah, es superior al libro.
    Y vuelvo a lamentar que no se haya respetado el título con que se edito en España, que es la traducción del original, CARNE PACIENTE, aunque entiendo las razones comerciales, repito que se podía haber respetado el título y aludiendo con letras incluso más grandes, a que es la novela en que se basa el film LA CRUZ DE HIERRO.
    Saludos

  4. Hola Xavi, los diálogos son en esa línea y más brutales aún. El libro está construido casi por enetero a base de diálogos entre los personajes y no tienen desperdicio. La lectura es densa, estoy deacuerdo con Juanfran y hay que leerlo con calma. Por supuesto tiene escenas de acción, no todo son conversaciones.

    Con respecto al título, pues no se, el marketing tira mucho y a lo mejor un libro que se llame “Carne paciente” suena hasta raro, así en frío. Sobre el título hay una conversación en el libro en el que se menciona esa carne paciente y el sentido que tiene:

    Conversación entre el comandante Vogel y los capitanes Kiesel y Stransky:
    El comandante dirigió su atención a su vaso, sin dejar de gruñir. A pesar de las palabras conciliadoras de Kiesel, reinaba una tensión intolerable. Pero luego pareción que el comandante acordaba de sus deberes de anfritión y prorrumpió en tono conciliador.
    -Por el amor de Dios, Stransky, no ponga usted esa cara. El que alguna vez me embale no es ningún motivo para hacer de virgen ofendida -se volvió hacie Kiesel-. Lo que más siento de todo este asunto es el destino de la tropa, del soldado raso. A mi parecer éste ha sido el invento más desgraciado de nuestro siglo. Eso tendrá que concedérmelo el capitán Stransky.
    Éste mientras tanto, se había recobrado y ostentaba su acostumbrada sonrisa de superioridad.
    Su conclusión final -objetó- no termina de convencerme. No debe usted pasar por alto el hecho de que todo soldado ha de pasar privaciones en la guerra. No veo realmente por qué el soldado alemán haya de encontrarse aquí en una situación especialmente desfavorable.
    -¿Qué no lo ve usted? -el comandante volvió a golpear sobre la mesa con tanta violencia que los vasos saltaron por los aires-. Voy a explicarle a usted la diferencia. Consiste en que nuestros soldados no poseen ya ningún ideal. No luchan ni por la libertad del mundo ni por el Occidente, ni contra invasores o depredadores, ni por un Estado cuyo régimen político les entusiasme. Luchan solamente por defender su vida, por defender esa carne endiblada y paciente que llevan consigo, y usted no ve eso….

  5. Desde luego, una de las mejores novelas que he leído. Estoy deacuerdo al 100% con los comentarios aportados. El libro es muy intimista y con una visión muy particular de la guerra. Pero es la visión que no hay que olvidar de un soldado que estuvo allí y que tuvo unos compañeros como los que nos muestra en el libro. Sin duda, merece la pena leerlo y saborearlo.

  6. Tengo una edición española publicada en 1960, titulada Carne paciente, me siento afortunada. Durante las primeras líneas no entendía la relación del texro con el título de la obra, cuando concluí el libro comprendí a que iba ese nombre, lamento que hayan cambiado el título. Carne paciente es una novela apabuyante, intensa, fuerte, gruesa pero apacionante. Estuve pegada a ella por varios meses, es verdad que es lenta, pero es grandiosa, los escenarios, los diálogos, el ímpetu del protagonista y de sus compañeros es notable. Definitivamente es un título imperdible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *