La Cacería, Alejandro Paternain

La Banda Oriental, que con el tiempo se denominará República Oriental del Uruguay, se sumó enseguida a la iniciativa emancipadora de Buenos Aires, pero las ansias centralistas de los bonairenses no gustaron a “los orientales” ni a su caudillo Artigas, que propugnaba allá por 1813, junto a muchas provincias del antiguo Virreinato del Río de la Plata, el federalismo.

Aprovechando esas disputas y debilidades los portugueses invadieron la Banda Oriental desde 1816 hasta 1823; luego pasó a manos del ahora ya independiente y proclamado Ier Imperio del Brasil hasta 1828, momento en el que tras años de resistencia y lucha, Brasil reconoció la independencia de los uruguayos.

Aclarado el marco histórico comentaremos con brevedad el argumento de esta agradable novela. En concreto nos situamos en la campaña naval de corso llevada a cabo por “los orientales” entre 1819 y 1821 contra la ocupación lusa. Los que recibían la patente de corso por parte de Gervasio Artigas eran marinos estadounidenses que se ofrecían como voluntarios para luchar por el republicanismo y contra todo tipo de monarquismo. Si el liberalismo republicano fracasaba en Hispanoamérica, el absolutismo europeo podría amenazar directa o indirectamente a los jovencísimos EEUU. Por ello – y por las ganancias- se hacía causa común.

Pues bien, nuestro protagonista “uruguayo”, si se me permite la personificación, se representa en la avanzada goleta de gavia Intrépida, capitaneada por John Blackbourne; nuestro antagonista portugués se materializa en el sólido bric Espíritu Santo, gobernado por Basilio De Brito. En la mayor parte de los once Cuadernos (capítulos) de que consta esta narración hay dos narradores: en 1ª persona para Blackbourne; en 3ª para De Brito.

La trama es sencilla: La Intrépida acosa y perjudica el tráfico mercante del Imperio portugués en la costa de Brasil. El Espíritu Santo debe evitarlo capturándola o destruyéndola. La persecución alcanzará incluso las costas mediterráneas de Valencia. Al final de la novela una acción secundaria reforzará la intriga y la tensión que hábilmente mantiene el autor a lo largo y ancho de la obra.

Bueno, pues ya no voy a contar nada más salvo que la novela, apadrinada en España por el mismísimo A. Pérez-Reverte, entretiene y despierta la intriga sin apenas ralentizarse; se lee con fluidez y con ganas de llegar al desenlace.

Alejandro Paternain, lamentablemente fallecido en 2004, era, como habrán sospechado algunos, uruguayo y además profesor de Literatura, periodista, ensayista y crítico. Llevaba escribiendo y publicando narrativa desde finales de los años setenta. Y como apunta el Sr. Pérez-Reverte en la edición española de 1999, se trataba de “un clásico vivo, en quien se dan feliz cita la literatura, la Historia y la aventura”. Doy fe de ello.

Colección: Hispánica
Páginas: 240
Publicación: 13/06/2012
Género: Novela
Formato: 15×24
Encuadernación: Rústica
ISBN: 9788420402734
EAN: 9788420402734

4 pensamientos en “La Cacería, Alejandro Paternain

  1. Felicidades por la reseña Tasos…¿federalismo,Espiritu Santo,un barco inglés que acosa el comercio portugues?…nada más lejos de la realidad de hoy en día,jajaja.

    Saludos y habrá que tener muy en cuenta a La Cacería,estoy falto de libros de aventuras.

  2. Gracias a ti por leerla, Xavi. Alfaguara la ha reeditado hace unas semanas. Entretiene y engancha.
    Sí, la historia parece cíclica en algunas ocasiones, jaja…

  3. Una excelente novela de aventuras “navales”, con personajes muy alejados de los estereotipos tan gastados con que los autores anglosajones suelen descolgarse. No hay héroes, sólo la lucha por la supervivencia, dentro de unas coordenadas históricas.Cazador y presa,el mar como testigo y protagonista. Todo eso, junto a una exquisita prosa, hace que sea un libro muy recomendable.

    Gracias Tasos por la reseña.

    Saludos

  4. Me alegra, Gluntz, que confirmes la calidad de esta novela que como muy bien indicas trae aire fresco y se aparta de los clichés de la narrativa naval anglosajona. Gracias a ti.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *