La batalla del Marne, Ismael L. Domínguez

Durante mucho tiempo, la historiografía sobre cuestiones bélicas y militares se mostró anquilosada en los grandes enfrentamientos y, sobre todo, los grandes nombres. Esa tendencia, superada gracias al impulso renovador de la segunda mitad del siglo XX, tardó en llegar a España, donde las cuestiones militares o bien habían sido desatendidas, o su tratamiento dejaba mucho que desear. Sin embargo, gracias al esfuerzo de muchos investigadores, esa brecha que existía entre nuestro país y el panorama general, se ha ido cerrando paulatinamente. Y, como el movimiento se demuestra andando, dejaremos al lado los circunloquios para señalar que ésta es una de las obras que nos permite afirmar que, a día de hoy, la literatura histórica sobre temas militares no tiene nada que envidiar a la de otros países pioneros, como Inglaterra o Estados Unidos. Los motivos de todo ello los exponemos a continuación.

En primer lugar, nos gustaría hacer referencia a quienes han hecho posible que hoy tengamos una obra actualizada sobre la batalla del Marne: el autor y la editorial. Tradicionalmente, los autores solían proceder del ámbito universitario, sin embargo, los nuevos canales que se han venido articulando permiten que captar el talento historiográfico con independencia del escalafón que se ocupe en la institución universitaria (recordemos que algunos de los mejores historiadores españoles, como Antonio Domínguez Ortiz trabajaron fuera de la misma). Al mismo tiempo, ha de agradecerse a la editorial que haya apostado por editar un libro de estas características, cuya calidad (muy alta) es inversamente proporcional a la edad del autor.

Pero, entrando en materia, ¿de qué se habla en el libro? El título nos da las claves; algunas, al menos. En efecto, el libro gira sobre la batalla del Marne. Pero no solo. De haberse quedado ahí, la monografía hubiera podido tener mérito, pero, sin duda, mucho menos del que en realidad tiene. Y, es que, el autor, para empezar, divide el libro en dos partes casi simétricas en términos de extensión.

La primera de ellas nos remite al contexto, los antecedentes y los ejércitos que lucharon en ella: se trata de ‘El camino hacia el Marne’, integrada por cinco capítulos que se dedican a los aspectos señalados. Esta introducción, amplia, resulta fundamental por dos motivos: por un lado, porque las batallas empiezan mucho antes de comenzar a lucharse, de modo que la reconstrucción de la previa es tan importante como la historia de la batalla en sí misma; por otro, porque puede guiar al lector menos habituado al tema. De hecho, ahí reside otra de las grandezas del libro, que puede ser leído por quien no tenga ni idea del Marne.

La segunda parte, por su lado, lleva por título ‘La batalla del Marne’ y engloba otros cinco capítulos. Como en el caso anterior, hay espacio para todo. Por un lado, cinco de ellos se refieren a la batalla en sí misma y, cuya división, permite comprender aquellos intensos días de un modo muy sencillo. El penúltimo de los capítulos se dedica a la victoria, pero también, al precio de la misma, es decir, a las bajas humanas que allí acontecieron, o a las interpretaciones que se dieron de la batalla.

Además, el último capítulo se dedica a temas menos habituales, como la creación de la memoria de la batalla o el tratamiento de la misma en la prensa española. Como se puede observar, no todo es desarrollo acontecimental, sino, bien al contrario, hay espacio para mucho más que eso. Por último, el libro se cierra con una gran conclusión que, lamentablemente, hoy vuelve a estar de actualidad. Si el lector se acerca a sus páginas, descubrirá el porqué.

De todo ello habla López Domínguez, pero no solo. Bajo esa fachada hay mucho más y, si solo nos quedásemos ahí, eliminaríamos parte del mérito que tiene. En este sentido, apuntar que el relato se construye tanto desde arriba, como desde abajo, desde un lado y desde el otro. ¿Y qué quiere decir eso? Pues que toma el punto de vista de los grandes líderes de los ejércitos, pero también de los soldados rasos y de los mandos intermedios. Además, en su punto de mira están todos los participantes: alemanes, franceses y británicos. Todo ello aporta una visión amplia, total, de la batalla. Para conseguirlo, además de demostrar su pericia como autor para engarzar los diversos temas, el autor ha trabajado con numerosas fuentes primarias, testimonios variados y una copiosa bibliografía.

Así, tal y como se puede deducir de lo anterior, el relato está construido a partir de múltiples puntos de vista. Ello impone, además, que cada uno de ellos reciba un tratamiento diferente. Mientras que la historia de los altos mandos militares y sus movimientos de tropas se puede relacionar con la historia militar tradicional, tomada, eso sí, desde un punto de vista operacional; el trabajo con los soldados de a pie, la moral, los heridos, la medicina, etc., son aspectos relacionados con la nueva historia militar, una forma de hacer historia de la guerra que ha permitido ampliar de forma decisiva la nómina de temas disponibles. Es decir, que en el relato de López Domínguez se mezcla lo tradicional, que no por ello es menos valioso, con las últimas tendencias, dando lugar a un relato rico y variado, sustentado por complejas reflexiones historiográficas y metodológicas.

Por último, señalar que el subtítulo no está de adorno, sino que condiciona la obra en su conjunto. Quizá sea éste uno de los aspectos más valiosos de la misma. El autor plantea el libro a partir de un punto de vista concreto: que el Marne fue la última batalla del siglo XIX en Occidente. La narración viene a ratificar esa idea, con argumentos muy variados que suenan completamente convincentes.

Muy influido por las tesis de Robert M. Citino, López Domínguez estudia la batalla no como un hecho en sí, aislado, sino como una batalla donde se dieron cita aspectos que habían marcado el siglo XIX con otros que marcarían el XX. Por tanto, no es una obra destinada a narrar solo lo que ocurrió en el Marne, sino que, además, busca conocer las huellas que llevaron hasta ella y analizar todo ello de forma conjunta de acuerdo con el esquema interpretativo mencionado.

En fin, y en resumidas cuentas, es una magnífica obra. Puesto que no es solamente el estudio de una batalla, sino un reflejo de todo lo que puede aportar la historiografía. Que así sea es mérito del autor, a quien no queda más que felicitar por su trabajo. Además de agradecerle que haya puesto a nuestra disposición una monografía de estas características.

Reseña publicada originalmente en Archivos de la Historia.

Editorial: HRM Ediciones
Encuadernación: Tapa blanda o Bolsillo
Idioma original :Castellano
ISBN: 978-84-17859-48-0
EAN: 9788417859480
Dimensiones: 235 x 165 mm.
Nº páginas: 412
Fecha publicación : 09-03-2022

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *