La Batalla de Teruel, Desperta Ferro Contemporánea

Para la segunda mita de 1937 las fuerzas sublevadas habían finalizado la conquista del norte después de hacerse con el control de Asturias. Acaba así un ciclo estratégico y es necesario iniciar otro. De las muchas opciones que se plantean, los hechos van a llevar a ambos bandos a luchar en el sur de Aragón, en Teruel, en una batalla invernal y despiadada con temperaturas siberianas que no llegará a su fin hasta finales de febrero de 1938.

El alto mando nacional barajaba la iniciación de otra ofensiva contra Guadalajara con Madrid como objetivo final, pero esta vez se adelantó el mando republicano con el lanzamiento de una gran ofensiva contra la ciudad de Teruel. Las tropas en liza eran las integradas por los cuerpos de ejército del Ejército de Levante de Hernández Saravia, al mando de Fernández Heredia, Menéndez López e Ibarrola. A estas tropas había que sumar las del Ejército de Maniobra que le agregó el general Rojo para el apoyo de la ofensiva.

Las tropas franquistas en el interior de la ciudad ascendían a varios miles de hombres armados entre milicianos y militares al mando del coronel Rey d´Harcourt, que decidió resistir el envite republicano.

El día 17 las tropas republicanas convergieron sobre la ciudad y tomaron el cerro de La Muela. Los sublevados se retiraron al interior de la ciudad y el día 19 de diciembre comenzó el asedio. El día 22 comienzan a entrar las tropas republicanas en Teruel pero la resistencia enemiga es feroz. Se lucha casa por casa.

La operación republicana sobre Teruel en diciembre de 1937 supuso un hito en la Guerra Civil. Fue la primera vez durante todo el conflicto en el que la República lanzó una ofensiva victoriosa que culminó con la conquista de una capital.

La contraofensiva franquista no comenzó hasta el 29 de diciembre y es particularmente interesante la parte donde se trata el cruce del río en la madrugada de la Nochevieja de 1937 y el abandono temporal de las posiciones rojas del interior de la ciudad. La toma fallida de la ciudad llevaría a la rendición de d’Hacourt ocho días después.

En el contexto de la contraofensiva franquista entrarían por primera vez en combate las Brigadas Internacionales el 19 de enero. Unos días después tendrán lugar los fusilamientos de Rubielos de Mora por la insubordinación de elementos de la 84.ª Brigada Mixta.

El día 5 de febrero se iniciaron las operaciones en el Alfambra, al norte de Teruel, en una zona pobremente guarnecida por el ejército republicano, cuyas posiciones son rotas y penetradas por varios sitios. Durante estas operaciones tuvo lugar la célebre carga de caballería del coronel Monasterio. El desmoronamiento del frente del Alfambra supuso un duro golpe para las posiciones republicanas y la antesala de la pérdida de la capital recién conquistada.

Artículos incluídos en la revista:

* Del Norte a Teruel. Las alternativas estratégicas por Hernán Rodríguez Velasco

* La ofensiva republicana por Carlos Mallench Sanz y Blas Vicente Marco

* La épica de las guerras del General Invierno por Vicente Aupí

* El cerco a Teruel por Carlos Mallench Sanz y Blas Vicente Marco

* Senderos de gloria en la nieve de Teruel por Pedro Corral

* La batalla del Alfambra y la recuperación de la ciudad por Francisco Escribano Bernal

* Negrín, Prieto y los comunistas por Roberto Muñoz Bolaños

* Introduciendo el n.º 24, La muerte de los Románov por Victor Sebestyen

3 pensamientos en “La Batalla de Teruel, Desperta Ferro Contemporánea

  1. Buena reseña sobre un número muy interesante de DF sobre el “Polo Norte Teruel” (hay fotos), como lo llamaban los brigadistas internacionales, o el “Pequeño Stalingrado”, como la han bautizado algunos posteriormente, tanto por la prolongada ola de frío (se alcanzaron -20°) que azotó Teruel durante el invierno de 1937-38 como por la enconada lucha urbana. Lo leí en su momento de una sentada. Muy recomendable.

    Ahora estoy terminando de leer “Crónicas de fuego y nieve”, de Vicente Aupí, que trata sobre los corresponsales extranjeros en la batalla de Teruel: Buckley, Matthews, Capa, Hemingway, Philby, Ehrengurg… entre otros y la influencia del resultado de la mencionada batalla en el desenlace de la Guerra Civil Española.

    Obra muy interesante al igual que “El General Invierno y la Batalla de Teruel” del mismo autor. Si a esto le unimos la monografía de Martínez Bande ya tenemos el pleno.

    Saludos.

  2. Se agradece, Tornado, que también se analicen revistas tan rigurosas y entretenidas como DF. Contemporánea.
    La he leído hace poco y también me ha gustado mucho. Los artículos 1º, 5º, 6º y 7º me parecen sensacionales. Altamente recomendables.

    Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *