La Batalla de las Ardenas, Michel Herubel

 

Un libro breve pero bien estructurado y que ofrece una información detalla y generalizada de la batalla de las Ardenas. Quizás no profundiza en todos los aspectos y recovecos de la batalla pero el resultado final es, aunque generalista, un libro muy instructivo sobre esta última gran ofensiva alemana.
Una batalla diseñada por Hitler en que utilizó sus últimas reservas acorazadas y donde se jugó a una carta todo lo que tenía dada su  capacidad de producción a finales de 1944. Puso a disposición ya no solo las reservas estratégicas, sino toda la capacidad de inteligencia y todos los recursos de segundo nivel para ayudar en esta batalla creando el caos y el despiste al enemigo. Una gran empresa que apunto estuvo de salir bien.

La aparición de nuevas armas como el carro Tiger 2 o el Panzersheck o incluso el Flakpanzer IV Wirbelwind fue otro factor psicológico que ayudaría como un factor más en la determinación de la batalla, incluyendo a diferencia por ejemplo de la campaña de Normandia de bastante apoyo aereo. A nivel humano puso a disposición de esta batalla a sus generales más brillantes y ofensivos y en cuanto a las tropas se usaron las Waffen SS como tropa de asalto de élite.

Estudiado a posteriori se ha concluído que un factor determinante en el fracaso de la operación fue el embotellamiento producido en la salida de las Ardenas, y la conquista de Bastogne como en Stalingrado, el permancer obcecadamente en la lucha urbana en vez de continuar con el avance fueron determinantes en el desarrollo final de la batalla dando tiempo a la reacción americana donde Patton ordenó un giro completo de un ejército e incluso tuvo que recurrir a la ayuda de los ingleses. Con esta decisión Patton acertó totalmente y consiguió evitar algo peor. Montgomery, en su característica arrogancia se ganó más si cabe la antipatía de los americanos pues decía que él había sido el que había salvado lasituación.

La narración es contínua con varios puntos de vista, en general la batalla desde un plano táctico y en particular en acciones puntuales, se explican todos los factores determinanes como la logística, la falta de fuel por parte alemana, la determinación de los soldados americanos que intentan en todo momento detener el avance germano, llegando al extremo de verse sin mandos a los que seguir y de forma espontánea continúan atacando y hostigando.

El libro se acompaña de muchos mapas y apéndices lo que es de agradecer para compacompañar a la lectura.

Lengua: CASTELLANO
Encuadernación: Tapa blanda
ISBN: 9788496364738
Colección: Historia Inédita
Nº Edición: 1º Inédita
Año de edición:2006
Plaza edición: BARCELONA

 

8 pensamientos en “La Batalla de las Ardenas, Michel Herubel

  1. Cierto, un acercamiento ligero pero acertado a la batalla. Por cierto, ¿qué es un ‘Panzersheck’?
    Sobre las posibilidades de éxito, más bien escasas. Cuando se acercan al Mosa, Manteuffel pide refuerzos para seguir con la ruptura, pero no había, en parte retenidos por Bastogne, en parte porque no quedaba nada donde rascar, y eso sin olvidar los problemas de combustible que soportaron los alemanes. Hitler ya no tenía nada que hacer y el Bugle fue una jugarreta final que nunca pudo tener éxito. Funcionó porque cumplió con una máxima militar: ataca donde menos te lo esperes, y porque los aliados cometieron el gran error de pensar que los alemanes actuarían como ellos se esperaban.

  2. Para el que no lo sepa el Panzershreck es el nombre de pila del Raketenpanzerbüchse, cohete anticarro de 88mm y que causó terror entre las filas aliadas, sobre todo en los Sherman. Las Unidades de Panzershreck alemanas se componían normalmente de un tirador y un cargador, aunque solían estar acompañarlos de hasta 4 soldados más, 2 de reserva en caso de baja para manejar el Panzershreck y los otros dedicados a terminar con las dotaciones de los carros que abatían. Eran todo unidades de infantería. Posteriormente los alemanes hicieron la versión sencilla, la de uso de un solo soldado, el famoso Panzerfaust y que a la postre fue el progenitor de los actuales RPG.

  3. Si perdonar el desliz pero es que el nombre se las trae, como curiosidad decir que la más fea y creo menos efectiva de este tipo de armas, era el PIAT ingles.
    Estos acabaron adoptando el bazooka americano en los años 50

  4. Nada, era una coña marinera, de todas formas, el panzershreck entró en servicio bastante antes, en 1943. Incluso dio tiempo a los EE UU de copiar el modelito, o sea, un tubo de lanzamiento por el que salía un cohete. El PIAT británico se lanzaba, no se lo pierdan, por un resorte, de ahí que funcionara de aquella manera.

  5. Para gunsberg.
    Más extensos y mejores son los dos volúmenes de Osprey escritos por Steven J. Zaloga.
    -La batalla de las Ardenas (I): Saint-Vith y el brazo norte
    -La batalla de las Ardenas (II): Bastoña

Responder a Antonio Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *