La Balada del Mar Salado, Hugo Pratt

A muchos autores hay que comenzar a leerlos por obras determinadas y concretas. A algunos de sus personajes hay que conocerlos desde el primer momento en el que salen de la imaginación de sus creadores. Y eso mismo hay que hacer con Hugo Pratt y Corto Maltés.

Escribir esta reseña ha sido un proyecto largamente acariciado, pero que se ha ido quedando atrás, postergado sin razón, tanto que, hasta con referencia a este veneciano universal que es Pratt y a su personaje hermano, llegué a ofreceros una obra alejada de este comienzo que os traigo a continuación.

Me resulta un tanto complicado escribir una pequeña sinopsis sobre esta nada corta obra del cómic, así que de mis palabras tendréis que ir desgranando algunas notas de interés.

Abrir las tapas de este libro es hundirse en la infancia del autor, cuando acudía a la casa de su tía y, en soledad, mientras ésta y su madre hablaban y pasaban la tarde, el joven Hugo descubría rostros de gentes del Pacífico en ajados volúmenes de antropología, cerca de ese patio veneciano donde había una puerta que comunicaba con fantásticos mundos y apasionantes aventuras.

Vemos el Pacífico con una clásica historia de piratas a comienzos de la I Guerra mundial, aunque al primero que conoceremos no será a Corto, sino al carismático, psicópata y ladrón Rasputín, a Raspa, viejo amigo del maltés con el que trabó una extraña relación cuando decidió desertar del ejército zarista justo al finalizar la guerra ruso-japonesa. No fue una decisión muy tomada a tiempo, la verdad sea dicha de paso. Comparte con el monje loco nombre y aspecto, solo pudiéndosele ver desembarazado de su espesa barba (salvo error u omisión de la memoria de este que os escribe) en la aventura que he mencionado en este mismo párrafo (“La juventud”) y en esa otra obra que reseñé en este mismo blog hace ya demasiados meses (“La Casa Dorada de Samarcanda”). El capitán Rasputín, pirata junto a Corto, en los mares del Sur a las órdenes de un extraño tipo llamado El Monje, que viste de tal guisa. Un ser con una leyenda que le adjudica una edad centenaria.

El ambiente prebélico despierta la ambición de su jefe desde la isla tabú de La Escondida, cuya ubicación exacta solo conocen unos pocos y de la que no hay ni rastro en los mapas del Almirantazgo británico. Toda una ventaja a la hora de trapichear, aliándose con un comandante de submarino alemán que ve pisoteado su honor con tales prácticas, causándole una vergüenza de la que no podrá lavar nunca su nombre, pero tampoco hay que adelantarse tanto…

Como iba diciendo, primero conoceremos a Rasputín y a su tripulación entre cantos ancestrales de las gentes de ese inmenso océano, para encontrarnos con un Corto dejado a su suerte, flotando a la deriva después de que sus hombres se amotinaran. Mal asunto si no llega a aparecer el barbudo amenazador. Mal comienzo para conocer a este pirata del que pronto veremos que sus verdaderos anhelos y sentimientos no fluyen por el recto río de la criminalidad.

Ambiente marinero, de reminiscencias a Stevenson en una trama que comienza a complicarse con el abordaje de un yate de lujo y el secuestro de dos hermanos por los que pedir un sustancioso rescate, Pandora y Caín Groovesnore. Aunque el asunto no es tan simple, amigos míos, y no pienso soltar más prenda.

Es una primera obra, de raíces de infancia y en la que se ven todas las notas propias de las aventuras de Corto, con base histórica, detalles militares, sobre todo en uniformes e insignias, y con un profundo sentido literario. Una obra que da comienzo a un extenso universo en el que el dibujo no tiene importancia en sí. Escribo esto último para aquellos que siempre hayan oído hablar de Pratt y sus diversos cómics y nunca se hayan atrevido a coger uno con sus manos. Sé que la primera impresión puede no ser muy buena y que el trazo está un tanto alejado de los “Pencil heroes”, pero eso no es lo importante, de verdad, y tampoco es “malo” por que esta obra en particular, determinadas viñetas mejor dicho, son empleadas en diferentes monografías que tratan de enseñar a dibujar a los aficionados.

Creo que es una obra que a aquellos que gusten de la literatura de aventuras marineras del s. XIX (aunque ambientadas a comienzos del s. XX), disfrutarán hasta la última página.

Lengua: CASTELLANO
ISBN: 978-84-8431-063-1
Año de edición: 1999
Editorial: Norma
Plaza edición: Barcelona
Páginas: 256

9 pensamientos en “La Balada del Mar Salado, Hugo Pratt

  1. Bueno, Javier, que te puedo decir… ¡Muchas gracias! por traernos de nuevo al gran Pratt, un talento donde los haya. Muchos o por lo menos algunos pueden descubrir con esta obra a Pratt. No sé si sabrás que Norma Editorial lleva ya unos meses sacando obras de Pratt tanto en castellano como en catalán. Todo un acierto.

    ¡Saludos!

  2. Increíble reseña Javier,te tengo envidia por haber descubierto esta joya,y las que le siguen,y es de agradecer que la compartas con esta magnífica reseña.Se nota que te gusta de verdad por la pasión que pones en la reseña.

    Sigo enfrascado en mi Conde De Montescrito,con un parón importante por los acontecimientos personales que algunos ya sabéis,pero me gustaría Javier si hay algún cómic histórico rápido de leer que puedas recomendarme.Hace tiempo de mi última reseña y me gustaría reseñar algo en breve,pero opto más por un cómic ya que Montescrito aún me faltan unas 400 páginas por terminar.
    Tengo en casa La Ilíada de Clásicos Marvel,de reciente publicación (julio).¿Puedes decirme algo?

  3. Forofos de Pratt, yo he tenido la suerte de estar en el barrio de Hugo Pratt en Venecia y en una trattoria cercana donde iba mucho y que está decorada con dibujos porno del autor que en nada tienen que envidiar a los de Milo Manara, uno de sus discipulos. Todo esto está en una Venecia que los turistas raramente visitan, en Dorsoduro, más allá de las manadas turísticas del Rialto y del Gran Canal. Os recomiendo que os perdáis por allí con una guía, ahora publicada por Norma también, que se llama Corto Sconto (Corto escondido), y en la que se recrea el mundo de Pratt a partir de esta ciudad maravillosa. Tiene muchos itinerarios que no vienen en las guías normales.

    Buena reseña de un clásico.

  4. Gracias a vosotros por vuestras palabras.

    JF, lo seguiré trayendo tantas veces como pueda con la relectura de su obra, que no es poca y amena. A ver si me animo con los escorpiones. Sí, me he fijado que vuelven los clásicos. ¿Las nuevas generaciones sabrán apreciarlos?

    Tocayo Xavi, Pratt es alguien para volver a un pasado onírico histórico. Ojalá hubiera más como este desaparecido veneciano. Ánimo con el Conde. Yo a ver si le hinco el diente también a esa obra. Para recomendarte mejor el amigo JF, que es un jockey de librería, sección de ocultismomic, jejeje, esa zona siempre al fondo, en entreplanta o bajo. Cualquiera de Pratt te vendría bien, por ejemplo Corto Maltés en Siberia.

    Leiva, qué envidia me das! Eso sí que es visitar Venecia y lo demás son tonterías. Al leerte veo también a los turistas que vienen a Pontevedra, que se sacan las fotos en cadas sitio… A veces me dan ganas de decirles, oye, que un par de calles más allá sí que un buen sitio para sacarse una foto. Turistas… Pues esa guía me gustaría mucho aunque sirve lo mismo para viajar con la imaginación? No vaya a ser que solo te sirva si tienes los pies en un patio veneciano.

  5. Hola, Javier. La guía es muy bonita de por sí. Te la recomiendo. Es verdad que los turistas hacen a veces un poco el ridículo. Supongo que muchas veces es por falta de tiempo, por los tópicos manidos que siguen, etcétera.

  6. Muchas gracias por tus amables comentarios Javier. Bueno, uno hace lo que puede y el dibujo lineal (trabajo) le deja. Ya hemos hablado otras veces, si entramos en una librería especializada es posible que no veamos más allá de nuestras narices, pero si nos fijamos un poco… es posible que encontremos “maravillas”. A nuestro amigo, Xavi, le recomendaría varias obras, pero si queremos algo que tenga poco tiempo le aconsejaría que leyese, además del deleite visual de las viñetas (seguro que disfrutará) la obra: “Sargento Rock entre el infierno y algo peor” cuyo guionista es Brian Azzarello todo un personaje “del guión Noir” y el magnifico dibujante de la viñeta bélica Joe Kubert. El personaje es un clásico, pero con unos autores como los que apunto…, la historia (una sobre la SGM) les sale redonda.

    ¡Saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *