Invasión 1944, General Hans Speidel

Nos encontramos ante las memorias del Jefe de Estado Mayor de Rommel en 1944, cuando Rommel era el Jefe del Grupo de Ejércitos B destacado en el frente Occidental. No son unas memorias de trinchera, de primera línea. Tienen otro enfoque, mucho más profundo en su análisis, ese análisis global de la situación, del plano teórico, estratégico y hasta político, de causas y efectos.

Perfectamente estructuradas, con una entrada casi filosófica, con reflexiones sobre la guerra, el soldado y el deber, el libro se divide en dos partes principales y una tercera a modo de homenaje y epílogo.

En la primera parte lo que Speidel nos muestra de una forma muy clara y lúcida es toda una exposición de la situación en el ejército alemán desde prácticamente la primavera de 1944 . La situación interna de la Wermacht, con sus tres armas; ejército, armada y aviación en perfecta descordinación, en fase de politización intensa y profundamente mermadas material moderno y hombres en condiciones.

“A lo largo de 4.000 km del frente del Atlántico estaban desplegadas unas 60 divisiones de infantería ´de sector`, compuestas mayoritariamente por soldados de edad avanzada, y con estados mayores muy castigados por años de guerra, muy débiles por lo general. Los oficiales, a menudo demasiado veteranos, les impartían una instrucción que no debía ser la más apropiada. En cuanto al material del que disponían, era visiblemente insuficiente y recordaba al de la infantería de los últimos compases de la Primera Guerra Mundial. Su medio habitual de transporte era el caballo, ….” 

Esta da una pequeña idea de lo que componía el ejército alemán para defender toda la costa en caso de una más que previsible invasión.

Con un rechazo total a la politización del ejército, Speidel reflexiona sobre las carencias en la cadena de mando alemana. Una cadena de mando compartida por varios estados mayores, siempre con el condicionante de lo que dijera u ordenase Hitler que ponía y quitaba estructuras de mando según su conveniencia.

En esta primera parte se narra con detalle la fragilidad de la Muralla del Atlántico, permamentemente sometida a campañas de propaganda que distaban mucho de la realidad. En el plano personal tenemos la figura de Rommel luchando contra los elementos. Un incansable Rommel peleando en los estados mayores para ser escuchado. Un Rommel que veía venir lo que se avecinaba, comprendiendo perfectamente que los Aliados con su superioridad aérea y naval iban a ser poco menos que imparables si no se traían a las Divisiones Panzer cerca de la costa y se las dejaba con libertad de movimiento durante las primeras horas de la invasión. Rommel sabía que si el enemigo conseguía establecer las cabezas de playa ya serían invencibles.

La segunda parte del libro es la invasión propiamente dicha. Este análisis es algo más estratégico, con los movimientos de tropas. Perso siempre profundizando en el aspecto táctico y teórico, analizando las alternativas a si se hubiese actuado de otro modo y el político, siempre presente a estas alturas de 1944 y que cada vez fue a peor. La anmadversión hacia Hitler está presente constantemente.

En estas memorias se habla claramente de cómo surge la idea y el complot para terminar con la vida de Hitler y ofrecer al Mariscal más carismático, popular y capaz el mando de Alemania, el Mariscal Rommel. A partir del 20 de Julio de 1944 y tras el fallido atentado contra Hitler, las órdenes del OKW y del propio Hitler eran aún si caben más nerviosas, contradictorias y paraniodes.

Precisamente la tercera y última parte del libro es todo un homenaje y alegato en la defensa del Mariscal. No hay duda que Speidel sentía una gran devoción y admiración por Rommel y así lo deja patente. No solo como lider, sino como soldado y persona.

Lo que destaca sobre todo en las memorias, algo que está presente constantemente en toda la narración son por un lado los reproches a Hitler como Jefe Supremo del ejército y a la politización a la que estaba sometiendo todas las ramas del mismo, y por otro lado el reproche a la ineptitud en que se había convertido la cadena de mando alemana, con órdenes contradictorias, por distintos conductos, sin capacidad de respuesta inmediata y todo ello en medio de una invasión a gran escala.

Un libro para estudiar por todos los amantes de la historia de la Segunda Guerra Mundial. Al final del libro vienen algunos mapas con el despliegue de las divisiones alemanas por ejemplo o de algunas operaciones del desembarco.

Lengua: CASTELLANO
Encuadernación: Tapa dura
ISBN: 9788492400409
Nº Edición:1ª , Inédita
Año de edición:2009
Plaza edición: BARCELONA

6 pensamientos en “Invasión 1944, General Hans Speidel

  1. De momento no lo he visto en ninguna librería. ¿Cúantas páginas tiene?, ¿es muy denso?. Las memorias de Guderian me costaron un poco ir asimilándolas.

  2. Pues tienen muy buena pinta. La figura de Rommel me parece que es de las más destacables de la 2º G. M., estaba claro que dejaba una impronta personal allá por donde pasaba. La memorias de Von Luck o estas son un claro ejemplo o incluso las de sus contrincantes.

  3. Javi, podríamos habilitar una sección con mapas para bajar y como ayuda para leer estos libros, no?. Creo que sería interesante tener un listado de mapas, he mirado y en internet y la verdad es que hay varios sitios específicos de donde bajarlos y para leer libros de batallas concretas y operaciones son muy útiles el tenerlos a mano. ¿Sería posible?, yo me comprometo a buscar las fuentas y cómo conseguirlos.

  4. Me parece una excelente idea Luismi, por supuesto la ponemos en marcha. Si tu buscas los mapas me pasas la ruta y yo lo pongo en la reseña correspondiente. Este libro en concreto trae al final unos 8 mapas bastante claros sobre algunas de las operaciones y situación de las fuerzas.

  5. Que puedo decir de este libro, pues que me ha parecido magnífico. De una lectura agradable, sin dificultades, contándonos todo los detalles de la invasión, con nombres propios de los oficiales que según él hicieron las cosas como debían y otros no tanto.

    Un libro que se lee del tirón, no son muchas páginas, notándose que el Jefe de Estado Mayor de Rommel, el General Hans Speidel sabía de lo que hablaba.

    Me ha dejado bien claro que el culpabe de todo fue el OKW, con sus idas y venidas de órdenes la mayoría erróneas, ordenadas todas por Hitler, que al final es el que decía esto se hace y punto.

    También como comenta Javi en la reseña se nota el afecto tan especial que tenía el General Hans Speidel hacia Rommel.

    Un libro breve en palabras pero grande en su contenido, escrito por una persona culta que sabe lo que dice y lo expresa con una escritura clara y concisa.
    Recomendado.

    Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *