El Ejército de Hitler, Omer Bartov

Omer Bertov es un historiador judío formado en Alemania que dirige la Cátedra de John P. Birkelund en la Universidad Brown en Estados Unidos. Es especialista en estudios sobre la mentalidad e ideología de la Wehrmacht. Este es un libro ya antiguo, de 1992, pero se considera un clásico acerca de la mentalidad y la ideología del soldado alemán. Maneja con soltura fuentes primarias alemanes y bibliografía tanto alemana como anglosajona.

La pregunta que se hace Bartov es la siguiente ¿Porqué el ejército alemán siguió luchando con ferocidad y determinación hasta prácticamente el final de la guerra? ¿era la Wehrmacht un ejército nazificado o era una institución aparte de la ideología nazi como sostienen autores como Shils y Janowitz? Para Bartov, la respuesta a ambas preguntas es que el ejército alemán, sobre todo en el Ostfront, era un ejército muy imbuido por la teorías raciales y políticas del Partido Nazi y que precisamente esta fuerte ideologización, así como el miedo a la invasión rusa del suelo alemán, hizo posible esta guerra tan brutal y tan encarnizada por parte del ejército alemán.

Para desarrollar esta tesis, Bertov recurre a 4 tesis que describe en los 4 capítulos que conforman el libro: la desmodernización del frente ruso, la destrucción del grupo primario, la perversión de la disciplina y la distorsión de la realidad. Hay que decir que el centro del análisis de Bertov se sitúa en el Ostfront que fue donde se decidió la SGM y donde se situó el eje de nazificación de la Wehrmacht.

La desmodernización del frente alude al contraste entre la campaña occidental de 1940 y la campaña rusa a partir de 1941 que desde el primer momento supone un importante desgaste de material y físico de la Wehrmacht que deja de ser un ejército móvil apto para practicar la Blitzkrieg. El clima, la extensión del terreno y la feroz defensa del ejército ruso provocaron la hecatombe del invierno de 1941 y la desmodernización de la Wehrmacht del verano de 1941.

La destrucción del grupo primario alude a la cantidad de bajas tan inmenso que tuvo la Wehrmacht en 1941 y que no pudo reemplazar la tasa de reposición que tenía la demografía germana. La historiografía tradicional aludía a que la Wehrmacht, su aptitud ante el combate, se debía al factor de protección entre iguales o camaradería de combate. Para Bartov la capacidad de combate se pudo mantener porque los soldados alemanes de 1942 se habían  educado en la escala de valores que implantaron los nazis en 1933 por lo que el argumentario de lucha estaba impregnado de valores nazis como la deshumanización de los eslavos o la teoría del espacio vital. Nosotros y “ellos”: los subhombres eslavos, judíos y comunistas.

El tercer capítulo describe la perversión de la disciplina puesto que los mandos de la Wehrmacht fusilaban a los desertores pero animaban al crimen generalizado contra los enemigos que suponía una vía de escape para el soldado alemán. Hay una perversión de la moral, de la justicia, de las tradiciones y de la disciplina tan típicamente prusianas. Un correlato de perversión moral y legal propio del régimen nazi en la propia Alemania donde se practicaba la eugenesia, la eutanasia y la discriminación racial. La Wehrmacht no era nada ajeno al mundo de valores del régimen hitleriano. Y menos en la URSS, considerada como espacio vital de la raza germánica.

En el último capítulo (y el mas largo) se describe la distorsión de la realidad que la ideología nazi impone al soldado alemán: para éste la guerra del Este es un espacio donde el agresor es el agredido, donde el invasor es el defensor de los valores humanistas de Europa contra la barbarie oriental y eslava que pretende anegar al Reich a la Europa Cristiana. El nazi se convierte en defensor de valores humanistas occidental y el partisano que defiende su suelo patrio es definido como una alimaña violenta de la que hay que defenderse. Esta visión distorsionada de la realidad, junto al miedo real a la invasión de Europa Central en 1944-45 por las “hordas” soviéticas, hizo que la defensa del Ostfront fuera tan encarnizada a finales de la SGM por parte del ejército alemán.

Esta visión ideologizada y deformada de la realidad sería tan intensa que, tras acabar la guerra, acabaría por imponerse en la mentalidad alemana de postguerra como cláusula de salvación histórica y moral: los alemanes habían los sacrificados en la primera trinchera de la Guerra Fría entre Occidente y el Comunismo.

La Esfera de los Libros

Fecha de publicación
10/01/2017
Páginas
284 + 16 ilustraciones
ISBN
9788490608784
Formato
16×24 Cartoné
Colección
Historia del Siglo XX
Precio
21,90 €

Un pensamiento en “El Ejército de Hitler, Omer Bartov

  1. A mí este libro me encantó, pude leerlo en la edición francesa hace unos años y desde luego no me defraudó. Creo que la tesis de Omar Bartov es muy acertada, un ejército como la Wehrmacht, paradigma de la innovación sobre el campo de batalla, acaba recurriendo a la más elemental barbarie en el frente del Este fruto de las terribles condiciones de batalla en Rusia y, tal vez, condicionado por los estereotipos adquiridos durante años de propaganda despectiva y desenfrenada hacia los eslavos y judíos. El ideal de honor, disciplina y tradición prusiana tuvo su tumba en el frente del Este. Un gran libro.

    Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *