Reportaje de Historia: El Kerak de los Caballeros

Sit tibi copia, sit sapienta, formaque detur inquinat omnia sola, superbia si comimetur. Inscripción grabada sobre el pilar norte de la galería que bordea la sala grande del Krak de los Caballeros. (”Ten riqueza,ten sabiduría,ten bondad,pero guárdate del orgullo que mancha todo lo que toca”).16 de abril del Año de Nuestro Señor de 1188, me llamo Armengol de Aspa y soy el gran maestre de la Orden de los Hospitalarios tras la muerte del gran maestre Roger de Moulins. Estoy en el Krak de los Caballeros, en la Torre del Molino, ante mi un inmenso ejército sarraceno, a su cabeza, el Unificador del Islam: Saladino. Jerusalén ha caído, nuestra tristeza es infinita, pero de repente ocurre algo que nadie se puede ni siquiera llegar a imaginar por un momento. Saladino frente a la inmensidad brutal e insuperable del Krak, da media vuelta y se va por donde ha venido renunciando a conquistar lo inconquistable. Se me eriza el vello de todo el cuerpo y con toda la fuerza que me permiten mis pulmones les digo a mis hombres: ” En Jerusalén se ayuda a los hombres a subir al cielo,a quí se ayuda a Dios a establecerse sobre la tierra.” Nuestra Orden ha ocupado el Krak desde 1142d.C. hasta 1271d.C, pero sus orígenes datan de mucho tiempo atrás. La construcción fue idea del emir de Alepo en el siglo X. En el año 1099d.C durante la Primera Cruzada, Raimundo IV de Tolosa y el inmensurable Godofredo de Bouillon asedian en esos momentos una pequeña fortaleza ocupada por campesinos que años después se convertiria en leyenda. Su ocupación fue temporal, el destino les deparaba una gloria mayor, Jerusalén la Ciudad Santa les esperaba.

Estamos en 1110d.C, Jerusalén es nuestra. Ciudades como Acre, Tiro y Sidón han sido arrebatadas a los infieles. Se crean los Estados Latinos de Oriente compuestos por cuatro condados: Reino de Jerusalén, Condado de Edesa, Principado de Antioquía, y el Condado de Trípoli en el que se encuentra el Krak de los Caballeros. En un primer momento es Tancredo de Galilea, uno de los líderes de la Primera Cruzada, sobrino de Bohemundo y nieto de Roberto Guiscardo, dueño y señor del Krak. En 1142d.C Raimundo II Conde de Trípoli, cede el castillo a nuestra Orden (Orden del Hospital o Caballeros Hospitalarios de San Juan). Nosotros aún no eramos conscientes pero Dios estaba a punto de darnos la fuerza y la sabiduría para crear una bastión inexpugnable para los infieles, una autentica fortaleza impenetrable que seria recordada por nuestros aliados, pero sobretodo por nuestros enemigos.

La construcción del Krak tuvo dos etapas bien diferenciadas. Teniendo en cuenta el diseño original concéntrico del castillo, se empezó por levantar los muros exteriores, para más tarde levantar una serie de edificaciones internas de forma cuadrangular. Antes de tenerla terminada sufrimos el primero de los asedios por parte del gobernador de Siria y otros estados, Nur al-Din, que cometió la imprudencia de él y su ejérctio echarse a dormir la siesta circunstancia que aprovecharon nuestros caballeros para atacarlos y ponerlos en fuga. Hacia 1170d.C la fortaleza estaba terminada y su aspecto era imponente. Podia llegar a albergar a más de 2.000 personas, y en caso de asedio mantenerlos alimentados durante cinco años. Todo ello gracias a un almacén de 120 metros de largo, y otros adicionales excavados bajo la fortaleza gracias al acantilado en el que se asentaba el castillo. Una sucesión de murallas concéntricas permitía evitar ataques por sorpresa, y que las maquinas de asedio no pudiesen acercarse lo suficiente para dañar al nucleo interno de edificaciones. Diversos matacanes entorno a las murallas con sitio para un soldado permitían estar a resguardo para poder arrojar al atacante flechas, piedras o aceite hirviendo. En algunas zonas la muralla externa llegaba a medir 30 metros de anchura, complementada con siete torres de 10 metros de anchura. La entrada la modificamos para evitar una posible carga de caballeria por parte del enemigo, creando tres bruscos recodos que hacían un zigzag mortal para el invasor ya que quedaba expuesto al fuego de nuestros soldados. Un inmeso salón interno servía para celebarar banquetes y reuniones, además de una hermosa capilla en la que habia misa todos los días.

En 1188d.C tuvo lugar el “intento” de asedio por parte de Saladino que ya os he comentado al inicio. En 1202d.C un terremoto afectó de pleno al Krak, y muchas torres y murallas cedieron. Lejos de desesperarnos, todos los hermanos hospitalarios vimos en ello la señal del Señor, para fortalecer aun más el castillo y crear un auténtico bastión que permaneciese en Tierra Santa de por vida. Finalmente el sueño de la Orden del Hospital se fue desvaneciendo a lo largo de los años. Hasta ocho cruzadas fueron convocadas mientras el Krak seguia intacto en posesión de los hospitalarios. Pero héroes como Ricardo Corazón de León, Federico II de Hohenstaufen o Luis IX de Francia fueron incapaces de expulsar y derrocar al poder musulmán. En 1268d.C el gran maestre del Hospital, Hugues de Revel, solicitó a Europa ayuda para fortalecer el Krak con hombres, ya que en esos momentos la guarnición era de tan solo de 300 soldados pero esa ansiada ayuda nunca llegó. Tres años más tarde el sultán de Siria y Egipto, Baibars I puso cerco al Krak rodeando el castillo y penetrando en las murallas externas, pero el Krak y los caballeros hospitalarios volvieron a engrandecer el nombre de la fortaleza y la Orden frenando en seco a Baibars I que veia como tenía que contentarse con la “conquista” del recinto amurallado. Baibars I desesperado por lo que podía ser un asedio muy largo recurrió al engaño, hizo llegar a los defensores del castillo una carta falsificada, unos dice que procedia del conde de Trípoli otros del gran maestre de los hospitalarios, que instaba a los habitantes del castillo a una rendición total debido a la imposibilidad de poder enviar refuerzos. El Krak des Chevaliers fue ocupado por Baibars I, quien tuvo la honradez de firmar un salvoconducto para los 300 caballeros hospitalarios que les permitía llegar hasta Trípoli. Baibars I volvio a fortalecer aún más el Krak y la utilizó como base para su campaña contra Trípoli. Eduardo I de Inglaterra la tomó como ejemplo para sus propios castillos de Inglaterra y Gales. En 1909d.C T.E.Lawrence, más conocido por todos nosotros como Lawrence de Arabia, descubrió la fortaleza y dijo de ella “que era el castillo más admirable del mundo“.

El Krak es Patrimonio de la Humanidad (Unesco) y subsiste como atracción cultural del gobierno sirio. Para mi, un apasionado de los castillos medievales, el Krak des Chevaliers es el trabajo de unos hombres que por su fe en Dios lucharon a miles de kilómetros de su hogar, no cedieron ante nada ni ante nadie, y demostraron al mundo entero que era posible crear una fortaleza inexpugnable, que como la historia demuestra no fue rendida mediante asedio sino mediante mentiras. Tuitio Fidei et Obsequium Pauperum, lema de la Orden de los Caballeros Hospitalarios. (A la defensa de la fe, y al servicio de los pobres y necesitados).

10 pensamientos en “Reportaje de Historia: El Kerak de los Caballeros

  1. “Los grandes castillos construidos sobre las colinas de Tierra Santa, perdidos para siempre”.

    ¡ Que castillo !. La imagen misma de la Tierra Santa.

  2. Atractivo reportaje, Xavi, me viene muy bien ahora que estoy leyendo temas muy relacionados. Me suena que la guarnición era de 200 caballeros y sargentos hospitalarios aunque me imagino que habría algún mercenario turcople ¿qué se sabe?

  3. En el número actual de la revista Historia y Vida hay un dossier acerca del Krak de los Caballeros con abundantes mapas y recreaciones virtuales de la estructura de la fortaleza hospitalaria así como del asalto de la fortaleza de San Juan de Acre, última gran batalla en Tierra Santa.

  4. Casualmente acabamos de estar en Siria y estuvimos en el Krak de los caballeros, es cierto que es impresionante y enorme, además las vistas desde el Krak son maravillosas. Altamente recomendable ir a verlo, el problema es que Siria tiene mil sitios tremendos que ver, la fortaleza de Aleppo también es digna de visitar: nos contaron que T.E. Lawrence intentó escalar la muralla desde el foso y no pudo pasar de media altura.

  5. ¡Que envidia sana,Pilar!. Yo no creo que hoy por hoy Siria sea un lugar para ir con dos “bichas” de 4 y 1a año.
    Cuando seamos viejecitos,quizás.

  6. Anoche en el canal “Viajar” echaron un documental sobre el Krak, su historia y los trabajos de restauración que se están llevando a cabo. Es una fortaleza impresionante.

  7. El documental está muy bonito! solo un pregunta. Donde puedo obtener las partes del Casillo, ya que en planta se entucuentran enumeradas. Me urgen, agradeceria su pronta respuesta. Gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *