Guerra, Sebastian Junger

Ya lo hemos comentado, creo, en más de una ocasión que los libros escritos por periodistas sobre acciones militares tienen un enfoque muy particular. Tienen un estilo de contar sus vivencias en el frente que llega de manera muy directa al lector, y al mismo tiempo de forma clara, amena e informativa. Es el enfoque que transmite la persona que está en medio del  “freago” pero al mismo tiempo está fuera, observando. Vive con los soldados el día a día; come con ellos, duerme con ellos y cuando llegan los momentos duros está con ellos, pero no porta un arma ni viste uniforme, tan solo observa y anota.

Este libro no es una excepción a otros libros escritos por periodistas, es fiel a ese estilo particular que consigue transmitir tanto. Sebastian Junger es periodista habitual de Vanity Fair y ha tenido varios premios por sus trabajos. Seguramente muchos de vosotros, sino todos, habréis visto, bajado o aunque solo sea oído hablar del documental para Tv “Restepo”. Este libro es la parte narrativa de dicho documental.

La acción; valle de Korengal en la provincia de Kunar, al sur de Afganistán, cerca de la frontera con Pakistán. Un valle rodeado por montañas atestadas de talibanes. Una Compañía, la 173º Brigada Paracaidista es enviada a una posición avanzada para establecerse y controlar dicho valle.

El libro recoge las vivencias en la diminuta base, Junger es uno más entre los miembros de la Compañía.  Emboscadas, patrullas, charlas con los lugareños, etc…, en definitiva el día a día en la base. Desde la organización de las patrullas al dolor en la pérdida de  un compañero. La tensión permanente, la calma que precede a un ataque, la rutina, la guerra,…., todo vivido al segundo, en un valle aislado del resto del mundo y en un habitat de lo más hostil.

El libro es bastante corto, no llega a 300 páginas y se divide en tres partes: Temer, Matar y Amar.

Hay una parte importante implícita en todo el relato, en las charlas de Junger con los miembros de la Compañía, en las últimas reflexiones del libro. El comportamiento humano en la guerra, los traumas y las secuelas que ésta deja. Las tres últimas páginas del libro son tan esclarecedoras sobre esto como demoledoras.

Un buen libro para acompañar el documental “Restepo”. Por cierto, hace un par de semanas moría en Libia el periodista Tim Hetherington, coautor de “Restepo” junto a Junger, creo que durante el rodaje del mismo se encargó de toda la parte gráfica, tanto de la cámara de vídeo como de las fotografías. Estuvieron nominados al Oscar.

288 páginas
ISBN: 978-84-9892-192-2
Formato: 15,5 x 23 cm.
Encuadernación: Tapa dura con sobrecubierta
Editorial Crítica
Colección: Memoria Crítica

10 pensamientos en “Guerra, Sebastian Junger

  1. Bueno, como de costumbre en Crítica, la traducción no es todo lo buena de debiera…
    Hay partes del libro que dejan a uno con hambre de poder leer ciertos textos, relativamente fáciles de conseguir en el mundo anglosajón que aquí no han sido traducidos, y que no creo que lo sean (como el estudio sociológico de los prisioneros alemanes al final de la SGM sobre por qué seguían combatiendo).
    Dos cosas llaman la atención poderosamente en Guerra, o por lo menos en mí lo han hecho; la falta de madurez de los combatientes norteamericanos (son muy jóvenes, pero eso no lo explica completamente) y la ingente cantidad de dinero que se gasta para matar a un sólo talibán (AC-130 Spectre, Apaches, A-10… y sólo para atacar pequeños grupos de enemigos armados con Kalashnikov o RPG,s). Parece que algo falla en la estrategia norteamericana allí.

    Saludos.

  2. Siempre me llama la atención que pretendan que sintamos simpatía por estos soldados, cuando creo que los que lo pasan realmente mal son los del otro lado: sin apoyo aéreo, sin evacuación al hospital, sin equipo nocturno, sin chocolatinas “Mars”, sin internet. Sin ser voluntarios, muchas veces.

    Sin duda la de esos chavales americanos es una experiencia dura y aterradora, pero no comparable con la de sus enemigos. Además, ellos podrán irse a su país, luego. Los que se se quedarán con un país arrasado serán los otros.

    Muchas veces me he preguntado porque no han hecho ninguna pelicula de los guerrilleros vietcong o gente así.

  3. No sé cómo será el libro, pero el documental me pareció propaganda sin más, del tipo de la revista nazi “Signal”. Y lo más curioso es que era difícil distinguir qué bando alineaba más analfabetos y carne de cañón pura y dura.

  4. Roger, a mi los talibanes no me despiertan ningún tipo de simpatía ni interés. No ya en cómo se sienten poniendo coches bombas, bombas trampa en las cunetas o haciendo una emboscada a un convoy, sino en su día a día donde nadie puede expresar su opinión y donde serías degollado por el simple hecho de encender una radio.

  5. Correcto Ignacio, la traducción es bastante mejorable. Bueno, ya se sabe que los americanos no se andan por las ramas a la hora de emplear “cargadores”, ellos tienen una cantidad de material ingente y no dudan en usarlo aunque sea para atacar a un grupo reducido de talibanes.

    Hombre Roger, los del otro lado como dices son los que han decidido vivir en la “Edad Media” a todos los niveles, incluído el ideológico e intelectual, por lo tanto es bastante normal que no dispongan de los medios que tienen los americanos. Como dice Rodrigo, a mi no me despiertan ninguna simpatía.

    A mi el documental no me pareció simplemente propaganda. Creo que si el ejército americano hubiera querido propaganda seguro que hubiera elegido otra unidad más preparada y en otro lugar para mostrar lo buenos que son con la población civil, la recostrucción, etc…

  6. El de la portada se parece a Xabi Alonso…
    tonterías aparte, tiene buena pinta el libro, y el tema de la lucha contra la insurgencia me atrae bastante desde que leí “Los buenos soldados”.

  7. No se trata de tener simpatía o no a un lado, sino que siempre se oye el punto de vista de los mismos. Yo no admiro ni a Hitler ni a Stalin, pero me parecen muy interesantes los libros sobre Kursk o Normandía si tratan todos los lados.

  8. Lo que dices es sensato, Roger, pero en este caso no cabe “queja” alguna, pues es la propia cerrazón social y cultural del otro bando, el talibán, lo que impide que podamos disfrutar de información desde su punto de vista. Un saludo.

  9. Pinta muy interesante…yo aún estoy alucinando con el de Soldados a Caballo,me encantó.
    Bueno ahora toca esperar a uno sobre la operación Gerónimo,menudo cabreo llevan los indios americanos y no es para menos.Dicen que la operación ha sido llevada a cabo por los Navy Seals.Esta claro que para las cosas chungas estan los Delta Force.
    Como operación de espionaje van 10 años tarde,el país más poderoso del mundo.Como operación de combate,no se puede juzgar todavía pero se habla de un grupo de entre 30 o 70 soldados de las fuerzas de élite del ejército norteamericano contra Osama Ben Lade,4 guardaespaldas y su familia.
    Lo importante,si es cierto que Osama ha muerto,es que hay un asesino menos en este mundo.

Responder a Roger Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *