Guderian: General Panzer, Kenneth Macksey

Estamos ante una obra reciente, la edición de la que se ha traducido este obra de Tempus es de 2003, lo que le da un mayor interés al libro. Es un libro que intenta presentarnos la figura de Guderian, al general visionario que fue uno de los padres de la Blitzkrieg pero también al hombre, al esposo y al padre que fue, con sus pensamientos y sus anotaciones, sus vivencias y sus experiencias.

Me ha recordado en cierta medida la obra de Liddell Hart sobre las memorias de Rommel en el sentido del uso de la documentación. Los pilares de este libro, al igual que en el de Rommel, han sido los diarios, las anotaciones, la correspondencia personal y las aportaciones de su familia directa. Con todo este material es con lo que se ha dado forma al libro y con lo que se nos presentan la figura del General Panzer.

Los primeros capítulos son la introducción familiar.  La incorporación al ejército y los primeros años en las academias de oficiales y de formación hasta el estallido de la Primera Guerra Mundial. En esta guerra Guderian tuvo “la suerte” de pasearse por casi todos los frentes en una incipiente unidad de comunicaciones, aunque hay que decir que en esta guerra que fue bisagra entre el clasicismo de otras épocas en el arte militar y la introducción de nuevas armas y técnicas, unidades como la de Guderian eran mal vistas por algunos viejos generales y les daban poco valor. Este paseo por los distintos frentes, ofensivas y retiradas le sirvieron para hacerse una idea de los errores cometidos, las necesidades logísticas y móviles que hacen falta para mover un ejército con posibilidades de éxito en territorio enemigo y en definitiva, para diseñar en su cabeza lo que luego llevaría primero a la teoría con Achtung Panzer! y luego a la práctica en los campos de batalla durante la Segunda Guerra Mundial.

Tras la primera contienda viene el periodo de entre guerras, las consecuencias del tratado de Versalles y los problemas económicos y sociales. Poco a poco se va fraguando la intromisión del partido nazi y posteriormente con los años su llegada al poder. En todo este tiempo, Guderian sigue en el pequeño ejército Alemán que permitió el tratado de Versalles y en él se dedica a estudiar y conferenciar sobre la guerra moderna, sobre el tanque, sobre el cambio tecnológico que supone el cambio de los animales por el motor para el transporte de tropas. Apoyado por estudios de otros militares extranjeros como Fuller, con visitas a otros países y con muchos otros detalles, consigue su meta,  la creación de la Panzetruppe y la publicación en 1937 de su famoso libro Achtung! Panzer!, que se convierte en un best seller leído y estudiado en las academias militares de todo el mundo. Sobre el tema político, aunque se mantiene un poco al margen no deja de estar informado de todo, con respecto  a Hitler se valió del apoyo de éste a sus ideas y de la defensa del concepto de “Blitzkrieg” que creó Hitler a modo propagandístico para poder disponer de apoyos oficiales y crear sus soñadas divisiones acorazadas.

Los siguientes capítulos son ya de lleno en el desarrollo de la Segunda Guerra Mundial. Aquí se pone de manifiesto y sobre el terreno sus teorías sobre Polonia y el resto de Europa durante los primeros años de la guerra. Estos capítulos aportan abundante información sobre unidades, movimientos, etc…, son algo más “técnicos” aunque siempre referente a las unidades comandadas por Guderian. También destacan en estos capítulos las guerras internas entre los distintos generales, ya desde la campaña de Polonia, de hecho, Guderian le llega a afirmar en una carta a su esposa Gretel que es peor el enemigo interno, refiriendose a sus colegas de mando, que los propios franceses.

La segunda parte del libro es todo el ir y venir sobre todo político de la vida de Guderian. Su destitución, su retiro, su reincorporación como inspector de las fuerzas acorazadas, el atentado contra Hitler y sus implicaciones y la parte final de la guerra. Con muchas aportaciones y datos, incluidas algunas notas de los diarios de otros generales, las cartas con su mujer y también con muchísimas referencias constantes al libro de Guderian “Recuerdos de un soldado”, vemos dibujado el perfil más intenso de la figura de Guderian. Para él la guerra no terminó en Mayo del 45, después y logrando salir ileso y absuelto en 1947 de acusaciones siguió su constante pelea y lucha con unos y con otros, dentro y fuera de Alemania.

En definitiva un buen complemento a “Recuerdos de un soldado” para estudiar la figura y sobre todo la persona de Guderian. En este libro que es de 2003 y revisado sobre una primera edición de 1975 salen a la luz nuevos datos y nuevas aportaciones, e incluso aclaraciones y contradicciones sobre cosas escritas por el propio Guderian en su libro “Recuerdos de un soldado” y que aquí el autor aclara. Por otro lado, no es menos cierto que el autor tiene una profunda admiración hacia la figura de Guderian y le excusa de todo mal y lo justifica en todo momento, aunque eso no le resta interés al contenido. 

El libro me ha parecido muy bueno, ágil de leer a pesar de la profusión de datos en algunas partes. Apoyados por mapas en las partes que se refieren a las campañas y con una traducción correcta. Hay muchísima terminología, estamos ante el padre de las divisiones acorazadas así que en el libro se mencionan toda clase de vehículos, desde el Panzer I hasta el Tigre y todos los modelos, blindajes, peso y potencia de fuego expresados en mm expuestos me han parecido correctos. También es de agradecer que al final del libro haya una tabla de equivalentes de los rangos militares de Alemania, España, Inglaterra y EEUU.

Lengua: CASTELLANO
Encuadernación: Tapa dura
ISBN: 9788493618179
Nº Edición:1ª , Tempus
Año de edición:2008
Plaza edición: BARCELONA

    

 

 

 

9 pensamientos en “Guderian: General Panzer, Kenneth Macksey

  1. Menos mal que es de la edición de 2003 por la de 1975 según tengo entendido tiene varios errores. Con respecto a su papel en la operación Walquiria lo abarca el libro?. Gracias.

  2. Hola,
    Pues si, le dedica bastante al tema, a la implicación de unos y de otros e incluso hace una narración detallada de los hechos. Sobre Guderian, pués sobre todo destaca su habilidad para estar al corriente de lo que iba a ocurrir y no implicarse de ninguna forma, estaba de inspección. Consiguió, aunque con alguna sospecha que otra, salir imdemne, tuvo la suerte que no tuvo Rommel por ejemplo, cuyo nombre apareció en algún documento y por eso paso de ser sospechoso a culpable directamente. En ese tiempo, la paranioa era tal que cualquier escrito o cualquier referencia te hacía culpable sin posibilidad de escapatoria.

    • Carlos.He visto tu comentario y dudad del libro “Guderian”.Claro que de esto ya han pasado diez años,pero supongo que lo comprastes y leistes.Te cuento que tengo la posibilidad de comprarlo y me gustaria consultarte que te parecio y si vale la pena leerlo,y tl vez algunos comentarios.Tengo una biblioteca dedicada a la 2ª guerra mundial y esta es una de las biografias que me falta analizar.
      Tambiên preguntarte si leistes su autobiografia “racuerdos de un soldado” y si es asî cual es el mejor.Muchas gracias y espero tu respuesta.
      Saludos.

  3. Y qué hay de su participación como miembro del tribunal de honor en el que participó contra los acusados del atentado?. Creo recordar que en Recuerdos de un soldado pasa bastante de soslayo por esta cuestión y por todo el tema del atentado.

  4. Bueno, él intentó eludir en todo momento su participación, incluso nombró un sustituto, pero hay que ponerse en el lugar y en los hechos. Con la sed de venganza como para decir que no participas. De todas formas estamos en lo de siempre, Guderian, Manstein, Rommel, etc…, participaron en la guerra, en la guerra de agresión que inició Alemania, eso los exculpa del tema nazi?, yo creo que en esto es mejor no entrar por que opiniones hay para todos los gustos. Yo lo circunscribo a la historia militar, un general en una guerra.

  5. Este verano he aprovechado las vacaciones para leerme esta magnífica biografía del general Guderian, publicada por Tempus y escrita por el británico Kenneth Macksey. Ha habido muchos aspectos del personaje que desconocía, como es su claro y manifiesto apoyo a los Freikorps durante la posguerra, algo que nunca olvidó. No por ello podemos afirmar que este hecho derivó en un abierto y claro posicionamiento nacionalsocialista, pero sin duda contribuyó más de lo que uno cree en su apoyo a Hitler. Su mujer, Gretel, lo deja muy claro en las continuas cartas que entre ambos se enviaron. Guderian era un estudioso militar, creativo, abierto de mente y siempre dispuesto a ir un pasito más adelante, no es baladí que acabaran llamándole Heinz el rápido. Velocidad y potencia fueron sus máximas.
    Su trayectoria durante la Segunda Guerra Mundial también es interesante, aunque tal vez hayamos leído tanto de él, ya sea directa o indirectamente, que conocemos muchas de las anotaciones que Macksey describe en su genial exposición. Su parte dedicada a sus tormentosas relaciones con Hitler al final de la guerra y, como habéis comentado anteriormente, su criticado papel en la trama y posterior desarrollo del atentado contra el mencionado Hitler en julio del 44 es sin duda uno de los mejores momentos del libro.
    Complemento ideal con las memorias de Guderian, “Recuerdos de un soldado”. A mí me han entrado ganas de releer este último libro, el cual es mencionado por Kenneth Macksey en numerosísimas ocasiones.

    Un saludo.

  6. Recuerdos de un soldado es una lectura obligada para conocer en profundidad al personaje. Ya sabes, son las memorias típicas de la postguerra, algo autojustificativas pero de su puño y letra al fin y al cabo.

  7. Al igual que La Infanteria al ataque de Rommel… ya está a la venta la edición de bolsillo, de la misma editorial por aprox. 10,5 €
    Yo voy a pillar este…. a ver que tal y les comento…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *