Gobernador Imperial, George Shipway

Al principio confundí al autor con Allan Mallinson debido a la temática, a la editorial común y a su común condición de militares ingleses de caballería. George Shipway nació en la india colonial de 1908 y fue a Inglaterra a educarse tras la IGM como buen miembro del stablishment de la época. Su vida profesional se desarrolló como oficial en la Caballería Real India en la que acabó en 1947 (año de la independencia) con el grado de Teniente Coronel. La novela objeto de este comentario fue la primera que publicó, en 1968, y trata de la sublevación de Boudica contra el dominio romano en la Britania del año 60 d.c.


El libro está narrado desde el punto de vista del gobernador romano de la provincia, Gaio Suetonio Paulino, que cuenta en primera persona su acceso a la provincia y las distintas campañas que realizó en ella a lo largo de los 2 años escasos de poder que tuvo. Paulino fue un general muy reconocido en la época, a la altura en prestigio de Corbulón, y tras campañas en Mauritania y Germania fue elegido por Afranio Burro como Legado en Britania el año 59. La primera parte del libro describe los intereses de Roma en Britania y la estrategia depredadora que alienta el Imperio con respecto a una provincia rica en minerales y en esclavos por lo que se envía a un militar rudo a la zona para conquistar y explotar económicamente el territorio.

Tras su llegada a Britania, Suetonio Paulino visita la demarcación militar y nos describe las tropas con las que cuenta para sus campañas de depredación y conquista: la II Legión Augusta, la IX Legión Hispana, la XIV Legión Gémina y la XX Legión Valeria así como diversas tropas auxiliares de  infanteria y caballería. Como oficiales superiores romanos cuenta con Marco Valens, Quinto Petilio Cerialis o Julio Agrícola que con el tiempo cerrarán el dominio territorial de la provincia. En su recorrido por la provincia Shipway nos describe la organización militar romana y la toponimia de la Britania de la época (Londinium y su puerto, la capitalidad de Camulodunum, la rusticidad de Verulam o las ciudades de frontera que eran Deva o Glevum). Al final del libro hay un mapa que nos sitúa espacialmente las ciudades y una columna de correspondencia entre la nomenclatura romana usada en el libro y la nomenclatura actual de los topónimos.

La parte central del libro nos describe las campañas de Suetonio en el oeste britano con la derrota de los silures y la conquista de la región de los ordovices, todo ellos en lo que es actualmente la península de Gales. Desembarcos, asesinatos rituales de prisioneros romanos por parte de los druídas, devastación y esfuerzo legionario van dando color a una campaña que es abruptamente interrumpida por la rebelión de Boudica en el este de la provincia, rebelión que es contada por Suetonio Paulino en forma indirecta ya que toda la narración está contada en primera  persona y él no estuvo presente en los hechos (toma de Camulodunum, derrota de Cerialis y la Hispana, saqueo de Londinium y Verulamium, etc.).

La última parte del libro narra los esfuerzos del Procónsul Paulino por reunir fuerzas en Calleva Atrebatum para plantear batalla a las tribus rebeldes. La defección de la II Legión Augusta, la destrucción de la IX Hispana hacen que solo se puedan reunir las fuerzas de la XIV Gémina y diversas tropas auxiliares, a pie y a caballo, contra los mas de cien mil insurrectos nativos. La batalla es parecida a la de Agincourt con un líder en inferioridad numérica pero mas astuto que hace de la orografía su aliado y logra encajonar a su enemigo al que el mayor número de efectivos no hace mas que molestar. La derrota de Boudica es escandalosa con mas de 80.000 muertos por menos de mil muertos romanos. Me llama la atención la importancia que tienen entre los auxiliares las tropas hispanas ya que hay en Britania astures, vetones, várdulos, celtíberos, vascones y bracarios siendo los vetones y los astures decisivos en la carga final de la caballería romana.

Al final las intrigas de Nerón que elimina del poder a Afranio Burro y Séneca, apoyos en palacio de Paulino, así como la despiadada conducta de Paulino tras su gran victoria con respecto a los rebeldes hace que su destitución se haga inevitable al año siguiente.

En la novela hay mucho de autocrítica que la hace moderna: «Ahora puedo explicar lo que realmente ocurrió, y mostrar al mundo cómo el gran Suetonio Paulino (…) descendió hasta convertirse en Suetonio Paulino, senador, dos veces cónsul, lacayo de un César decadente y compañero de sus obscenas amistades; y todavía peor, en Suetonio Paulino, un soldado viejo y acabado escribiendo memorias de campañas antiguas y confusas.»

Lengua: CASTELLANO
ISBN: 9788496952553
Nº Edición:1ª Pámies
edición:2010
Plaza edición: MADRID

8 pensamientos en “Gobernador Imperial, George Shipway

  1. Lo tengo pendiente para una próxima lectura. La verdad que me sedujeron las primeras palabras. Algo así como «Una vez fuí un héroe».

  2. Yo lo tengo también pendiente, intentaré comenzarlo este fin de semana. La reseña me ha dado el último empujón para ponerlo el primero de la pila.

  3. Una cuestión ¿Existe alguna novela sobre las guerras de Trajano contra los dacios? Porque tengo entendido que fueron lo más burro que hubo, sobre todo por parte de los romanos (basta ver la famosa columna, llena de cosas feas).

  4. Si que fueron burras, si. Aquí el menda estuvo haciendo la tesis doctoral sobre el asunto y son la mar de interesantes. Y digo haciendo pq no pude acabarla. 🙁
    Más de una vez he pensado en intentar escribir algo sobre el tema, pero carezco de tiempo, inspiración y talento. Espero que algún buen escritor se lance.
    Un pajarito me dijo que Santiago Posteguillo tratará el asunto, aunque sea de forma secundaria, en la novela que esta preparando.

  5. Todo es ponerse.

    Lo más burro no pudo ser Leiva. Para empezar, la Dacia siguió existiéndo, que no fué el caso de Cartago, por ejemplo.

    Se dice que después de Cartago ( Cuya propia guerra de los mercenarios se calificó como «la inexpiable») la más terrible y dura fué la campaña ilirica de Augusto ( Con Tiberio al mando). Casi no se conserva información ( por eso es una gran desconocida) pero se cree que se emplearon todavía más tropas que en las guerras Dacias y que el conflicto fué mucho más duro.

    Ese es el gran problema que tenemos con los romanos, las lagunas monstruosas en nuestro conocimiento. Sabemos hasta lo que comían los soldados de la cohorte tal en el campamento cual, pero no tenemos casi ni idea de las operaciones de un ejército descomunal durante años…

  6. Es cierto que hay una sobreabundancia de textos sobre épocas y lugares concretos (la Britannia de Boudica, la Roma de Julio César o la Guerra Civil entre Mario y Sila, la época del imperio de la dinastía Julia) mientras que otras guerra o espacios están absolutamente abandonados; habéis citado las guerras dacias o las ilirias pero ¿qué hay de las campañas africanas de Mario o de las campañas de Corbulán en Asia o de las campañas contra los samnitas? Estamos hablando de un imperio que, al contrario que la astracanada sangrienta de Hitler, si duró mil años.

  7. Que va Vincent, no me refería al olvido de los historiadores actuales. Es que no se han conservado practicamente testimonios de la época.

    Luego, tienes razón, hay épocas de las que si existe cierto material ( Como las que citas) y se han olvidado por completo.

    Pero es una cuestión de interés del gran público. Cuando se piensa en Roma, todo el mundo piensa en la casa de los Julios. ( Y excluyo a los Claudios con razón, casi nadie se acuerda de Tiberio).

  8. Lo tengo, lo tengo, lo tengo.

    Bastante entretenido de momento, veremos como sigue. Bien recreado, los personajes bastante naturales, y el trasfondo histórico introducido sin palancas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *