FELIPE II, Geofrey Parker

FELIPE II: La biografía definitiva

“Y tras eso, estoy temblando de terror de lo que traerá el primer correo de Flandes”

F. II

Tratar con detenimiento en un solo libro la vida y el gobierno de Felipe II resultaría imposible. Como indica el autor, apoyado por testimonios innumerables del propio rey, Felipe II fue el  burócrata por excelencia. Auténtico grafómano, produjo una cantidad de documentos desbordante a la que el autor se ha enfrentado con tesón y constancia. Pero como dijo el mismo rey, “Los hombres no somos dioses”, en referencia a las limitaciones materiales que tiene cualquier ser humano. Y como Parker no tiene una vida para dedicársela entera a estudiar la de Felipe II, quizás por eso se concentra especialmente en varios puntos:

-La rutina diaria del rey, su personalidad, sus gustos y costumbres.

-Don Carlos.

-La rebelión de Flandes.

-Antonio Pérez, las “facciones” y el asesinato de Escobedo ( “El verdinegro”)

-Las relaciones con Isabel Iª ( La empresa de Inglaterra)

En un libro con más de 1.000 páginas de texto y un tipo de letra bastante menuda, sorprende que Lepanto se trate prácticamente de pasada y que los asuntos mediterráneos no reciban casi atención (Se menciona que el asedio de Malta comienza…pero no que termina) mientras que sí hay un seguimiento detallado de la evolución de la rebelión en Flandes, de las comunicaciones con los comandantes sobre el terreno, de las posturas ante la misma, de las soluciones que se estudiaron…Igualmente en el resto de asuntos que he destacado, hay un estudio pormenorizado, con gran inclusión de fragmentos de cartas de la época, lo que hace más llamativa la ausencia de información sobre otros temas fundamentales del reinado de Felipe II.

El Mediterráneo apenas aparece de pasada en el libro y los asuntos de Francia se mencionan, pero no se profundiza excesivamente en ellos. La relación con el Imperio se queda en lo anecdótico. Supongo que al autor no le quedó más remedio que titular el libro “Felipe II” a secas, porque “Felipe II y la rebelión de Flandes” ya lo había usado. Más bien parece que el libro es el producto de ampliar sus investigaciones sobre los temas en los que ha demostrado ( Y vuelve a demostrar en este libro) ser un experto de primer orden:  La relación de Felipe II con Flandes e Inglaterra.

Y es un asunto curioso, como lo es la postura del autor. Toda la responsabilidad en las alteraciones de Flandes, en el fracaso de la pacificación, y en la guerra con Inglaterra, pertenece por completo a Felipe II. Naturalmente, es una biografía de Felipe II y hay que explorar su parte de responsabilidad y su actuación, pero el autor escoge cuidadosamente los testimonios de los personajes de la época para acusar directamente al Austria de ser el causante de la ruptura de las hostilidades en ambos casos. ¡Una postura muy poco ecuánime ¡ No solo esto, la responsabilidad de romper hostilidades con los otomanos…

¡También fue suya ¡

Estas aventuradas conclusiones, que al fin y al cabo son un asunto anecdótico, no quitan valor al libro. El autor nos expone claramente las pruebas acusatorias, y somos libres de llegar a conclusiones distintas. Por ejemplo, en el caso de Inglaterra, señala muy adecuadamente la renuncia de Felipe II a mantener embajadores ingleses en su corte, y su apoyo, tibio pero evidente, a todo tipo de complots y rebeliones contra el trono inglés. ¿No justificaba Felipe II su hostilidad contra Inglaterra  en el apoyo de Isabel Iª a sus propios rebeldes? Honestamente, el autor no deja de señalar que el poder español era demasiado grande, demasiado católico, y demasiado cercano como para que el gobierno protestante inglés pudiese permanecer tranquilo y neutral. Y esta es su gran virtud: Que no pretende que aceptemos sin más sus tesis, sino que nos aporta la documentación en la que basa su juicio. Una gran diferencia con otros autores que, como señala el mismo, han levantado tesis, juicios y acusaciones sin más apoyo que el de sus razonamientos, ignorando olímpicamente la necesidad suprema de todo historiador: Apoyar en los hechos sus opiniones.

Y esto es lo que hace el autor, concienzuda y minuciosamente: Exponer, con una abundancia de fuentes documentales apabullante, su visión de quién fue Felipe II.

Como detalle interesante, la biografía no sigue una secuencia cronológica lineal. Ocasionalmente se intercalan apartados sobre aspectos genéricos de la vida del rey ( Arte, viajes, construcciones, relación con la justicia…)

Así pues y en resumen, una biografía asimétrica, con omisiones llamativas, pero con todo, de un nivel apabullante.

DATOS DEL LIBRO

  • 15.0×23.0cm.
  • Nº de páginas: 1500 págs.
  • Editorial: PLANETA
  • Lengua: ESPAÑOL
  • Encuadernación: Tapa dura
  • ISBN: 9788408094845
  • Año edicón: 2010
  • Plaza de edición: BARCELONA

5 pensamientos en “FELIPE II, Geofrey Parker

  1. Parece que el libro tiene buena prensa, desde luego parece una biografía descomunal, me gustaría leerla para poder compararla con la de mi siempre admirado Manuel Fernández Álvarez.

    Según comentas Uro, el autor estadounidense se centra en esos cinco grandes bloques que sin duda fueron los ejes fundamentales del reinado de Felipe II. Hay un poco de todo, política interna, con el caso de la figura de Don Carlos y del famoso secretario Antonio Pérez y de asuntos relacionados con el Imperio, caso de Flandes y de las relaciones con Inglaterra. Me imagino que también tratara en profundidad el levantamiento morisco de 1568, el annus horribilis del reinado de Felipe II, un año marcado además por la muerte del heredero, de la revuelta con mayúsculas en los Países Bajos, etc..

    En cuanto a la responsabilidad de Felipe II en los sucesos que mencionas desde luego que la tuvo, pero ¿acaso podía haber actuado de diferente forma? Cohesionar un Imperio, usando la religión como eje vertebrador del mismo, no era tarea fácil. El Duque de Alba empleó la mano dura contra una parte de la nobleza holandesa que se presentaba de manera levantisca contra su Señor Felipe II, la situación no era desde luego halagüeña para la diplomacia, a pesar de que también se empleó con resultados no satisfactorios.

    Inglaterra, pues más de lo mismo, fracasado el intento de reubicar a los anglosajones en la órbita hispánica, malogrado el matrimonio con Isabel I y la ayuda a los católicos de las islas.. ¿qué podía hacer Felipe II sino usar la fuerza para acabar con la molesta isla que tanto daño estaba haciendo con sus intromisiones en Flandes? Acabar con su flota y ocupar Inglaterra.

    ¿Responsabilidad? Desde luego, pero es que mantener un Imperio como el de Felipe II no se conseguía solamente con una buena diplomacia, algo que poseía por cierto, los intereses geoestratégicos de esos inmensos territorios requerían a veces de la fuerza de las armas, algo que Felipe II sabía muy bien.

    Un saludo.

  2. Clarividente reseña, Urogallo, a pesar de que parece voluntariamente ¿sesgada?
    Si tuvieras que elegir entre la de Fdez. Álvarez y esta de Parker ¿cuál recomendarías primero para empezar a leer?

    Saludos y gracias de antemano.

  3. Querido Tasos, me permito decir que Fdez Alvárez da una mejor visión de conjunto, y que Parker es infalible en el detalle. Si te interesan los aspectos que destaco, no saldrás decepcionado.

    ¿ Es Estadounidense?

    Pues no te creas David L. El tema de los moriscos tampoco me parece muy detalladamente tratado, sobre todo para el lector acostumbrado a la importancia que se le da en otras biografias ( Como la de Walsh)

    Deriva el hombre entre la aceptación de lo evidente ( Que una gran potencia siempre tendrá complicaciones en su periferia) la crítica a Alba, y la evidencia absoluta de que si Felipe II de verdad se hubiese implicado a fondo ( Anegándo Holanda destruyéndo los canales) habría ganado la guerra. Su problema fue querer nadar y guardar la ropa…El problema de tantos otros grandes imperios que han sido y dejaron de ser.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *