Diario de guerra 1914-1918, Ernst Jünger


Ernst Jünger es un escritor alemán nacido en 1895 y muerto en 1898 testigo del terrible siglo XX alemán. En 1914 se alistó en el ejército imperial alemán para huir del instituto y “tener una vida de aventuras”. Vivió en primera línea de combate en la PGM y alcanzó los mas altos honores militares y el grado de capitán de infantería por méritos de guerra. Con su experiencia escribió un libro, Tempestades de Acero, que está considerado como el mejor libro escrito sobre la vida en campaña de la PGM. Murió en 1998 a los 102 años y el año 2010 se editó su Diario de guerra. 1914-1918 que es la base preparatoria de su antecitado libro Tempestades de acero.

Tusquets, que es la que ha editado la mayoría de libros de Jünger, ha editado en español estos diarios preparados por el profesor Helmuth Kiesel y traducidos por Carmen Gauger en lugar del traductor tradicional de Jünger Andrés Sánchez Pascual. El libro consta de los propios diarios, divididos en 14 cuadernos de extensión variable, así como de una amplia relación de anexos que incluyen la biografía de  Jünger en la PGM, notas, ilustraciones del propio Jünger, croquis y mapas militares, escalafón militar alemán de la época guillermina, bibliografía actualizada en español/alemán de la obra de Jünger y sobre Jünger.

El valor de los diarios es que abarcan todo el arco temporal de la PGM, desde noviembre de 1914 hasta agosto de 1918 cuando lo hieren por última vez; en medio de todo ello tenemos su visión de las batallas de Les Epargues, Somme, San Quintín y la retirada hacia la línea Sigfrido, Vimy, Passendaele, Cambrai y los tanques, la ofensiva Ludendorff en marzo de 1918 y Bapaume; siempre desde el punto de vista alemán. Estos diarios fueron la base de la redacción de Tempestades de Acero en 1920 lo que lo hace tan importante. El libro conjuga actividades anodinas en el frente o en reserva como acciones de guerra en primera línea de un soldado que empezó como recluta y acabó como único capitan de su regimiento, el 73º hannoveriano, superviviente de la hornada de 1914.

Resumir el libro en una recensión limitada como esta es injusto pero voy a referirme a dos hechos que hicieron de este libro y de su hijo literario tan especiales en su tiempo y ahora.

Se ha criticado mucho a Jünger la frialdad con que cuenta los hechos de armas y el dandismo con que describe el combate. Al final del diario explica su frialdad objetivista como una cuestión de estilo y de moral (la estética como ética): “Durante toda la guerra he procurado poner mis impresiones por escrito de inmediato (…) es curioso con qué rapidez se desvanecen las impresiones, con qué facilidad adquieren otro matiz ya al cabo de pocos días. El miedo, la debilidad y el desaliento ya se han olvidado en la primera velada de descanso cuando uno cuenta sus impresiones a sus camaradas con una copa por delante. Insensiblemente, uno se estampa el sello del héroe. No soy un corresponsal de guerra, no presento una colección de héroes. No quiero describir cómo habría podido ser sino cómo ha sido.” (pag.422)

El libro de Jünger describe campos de batalla horrendos, seres humanos descuartizados por la primera guerra industrial y conductas poco propias de seres humanos decentes, incluido el mismo autor que explica el goce que le supone matar ingleses cara a cara en el frenesí de la acción.

Otro debe histórico que se le ha echado en cara a Jünger es su apasionado cántico a la épica militarista y al nacionalismo germano que invadió la Alemania guillermina de 1914. En esto no es mas que un hijo de su época, llena de ingenuidad nacionalista e imperialista, en el que reinaba eldulce et decorum est pro patria mori por parte de todos los combatientes europeos. En palabras del propio Jünger: “No es que intente escribir un libro revolucionario (…), he sido educado en el espíritu del cuerpo de oficiales prusiano y soy soldado con el alma y la vida. He luchado 4 años como tirador y como oficial, me han herido 7 veces y poseo muchas cruces y condecoraciones que he ganado en mi puesto. (…) No soy un hombre de pluma, sin embargo espero que muchos, cuando hayan terminado de leer este libro, tengan una idea de lo que hemos llevado a cabo los soldados de infantería. LA INFANTERÍA.”(pag. 423)

Es un libro muy cercano y descriptivo a los hechos militares que narra, un libro que  narra la PGM a lo largo de toda su extensión temporal y desde el punto de vista alemán y con la cercanía del diario escrito día a día desde la trinchera o desde el hospital de sangre.

Y la edición es magnífica. Mas que un aperitivo para leer Tempestades de acero otra vez.

DATOS DEL LIBRO

  • Nº de páginas: 672 págs.
  • Editoral: TUSQUETS EDITORES
  • Lengua: CASTELLANO
  • ISBN: 9788483834794

4 pensamientos en “Diario de guerra 1914-1918, Ernst Jünger

  1. 73.º de Infantería de Hannover, uno de los regimientos de guarnición en Gibraltar, como indica el nombre de esa plaza británica en su bandera.

  2. Son muy divertidos los cuatro relatos de Gunther Grass en “Mi siglo” sobre un hipotético encuentro entre Remarque y Jünger.
    Hace tiempo leí los dos volúmenes de Jünger sobre la Segunda Guerra Mundial. Me pareció un poquito hipócrita, aunque es cierto que escribe muy bien. Es probable que este Diario sea más inmediato, más seco.
    Andrés Sánchez Pascual, por cierto, era sordo como una tapia ya de mayor y le encantaba ver las piernas de las alumnas más jovencitas en primera fila cuando daba clase. Batallitas.

  3. Gracias por la reseña Viçent.
    Bueno, no puedo decir otra cosa que: ¡magnifico libro!
    Jünger huyó de la escuela enrolándose en la Legión Extranjera francesa…
    Creo que este diario (aparte de los interesante que nos escribe el autor) tiene un plus añadido: los comentarios-notas son “exquisitas” hacen más abierto, cercano e informativo el diario.
    Debemos de estar de enhorabuena todos los aficionados, profesionales e investigadores de la Gran Guerra por esta obra (creo que los profanos también disfrutaran) que ve la “luz” en la lengua de Cervantes.

    Saludos

  4. Jünger está marcado por su fama de autor difícil y militarista prusiana; de los que despreciaban “al cabo bohemio” pero estos diarios son el primer texto que escribió y que le sirvió de guía para escribir el libro que le dio fama mundial: Tempestados de acero. Mas allá de los devotos de la obra de Jünger o de la literatura de guerra; este es un libro fresco y sin pulir de un militar alemán que amaba a su patria y luchó durante 4 años en una guerra llena de fango y de cadáveres en descomposición.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *